Es noticia
Menú
El conseguidor de mascarillas se quedó con 24 de los 35 millones que le pagó la Generalitat
  1. España
  2. Cataluña
Lograron una rentabilidad del 500%

El conseguidor de mascarillas se quedó con 24 de los 35 millones que le pagó la Generalitat

Parellada hizo su agosto en marzo de 2020. Mientras Basic Devices facturaba 35 millones a la Generalitat, otra de sus firmas solo gastaba 3,8 millones en aprovisionamientos

Foto: Imagen: EC Diseño.
Imagen: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Roger Parellada, el conseguidor de mascarillas catalán, logró en apenas tres semanas ganancias de 24 millones de euros en una operación de 35 millones con la Administración pública catalana. Ocurrió entre el 20 de marzo y el 16 de abril de 2020, aprovechando la escasez de material médico por culpa del covid y las facilidades dadas por la Generalitat de Cataluña. Mientras que Basic Devices, la sociedad pantalla con sede en Vilafranca del Penedès facturaba 35 millones a la Generalitat, según consta en la factura a la que ha accedido El Confidencial, otra empresa controlada por los Parellada, el Institut de Radiofarmàcia Aplicada de Barcelona (IRAB), se gastaba 3,8 millones en aprovisionamientos. Si se suma otro millón de gastos y se descuentan los 6,074 millones de euros que en teoría se pagaron de IVA, queda un beneficio en la operación de 24 millones.

Contabilizando solo lo gastado, Parellada y sus socios multiplicaron por seis lo invertido. Un beneficio de más del 500% en menos de un mes. Y cobrando por adelantado, ya que la Generalitat abonó los 35 millones de euros antes de que se entregase la mercancía.

placeholder Pinche para ver el documento completo.
Pinche para ver el documento completo.

En comparación, los comisionistas del Ayuntamiento de Madrid, Luis Medina y Alfonso Luceño, solo ganaron 5,1 millones de euros en una operación de 11 millones. Mucho menos margen. Y Roger Parellada no tuvo suficiente. Un año después, IRAB se convertía en proveedor de la Generalitat y conseguía un contrato con la Administración catalana por valor de 1,9 millones de euros adicionales. No es la única diferencia. Mientras Medina y Luceño compraban Rolex y coches de lujo, Roger Parellada montaba una sociedad opaca en Singapur para proteger sus beneficios del fisco. Para mayor contexto, la empresa de la que cobró el hermano de Isabel Díaz Ayuso obtuvo un millón de beneficio. Cifras muy menores comparadas con el lucro de la operación catalana.

En otro paralelismo de ambas operaciones, la dimensión de lo logrado por el conseguidor catalán equivaldría a que los dos intermediarios encausados en los juzgados madrileños se hubieran embolsado no menos de 15 millones. Sin embargo, el contrato de las mascarillas catalanas no ha merecido el mismo interés público. La Oficina Antifraude de la Generalitat archivó su investigación tras una actuación de trámite y pese a expresar numerosas reservas.

Se ha preguntado a Roger Parellada, sus abogados y a los directivos de IRAB por la relación entre los 3,8 millones gastados por esta empresa y la compra del material hospitalario para la Generalitat. No ha habido respuesta. Sin embargo, hay demasiados vínculos entre las dos operaciones. De hecho, esa compra de material explica cómo IRAB pasó de facturar 551.691 euros en 2019 a 4,5 millones en 2020.

placeholder Pinche para ver el documento completo.
Pinche para ver el documento completo.

No solo eso. En la factura que se remitió a la Generalitat, aparece un número de cuenta del Banco Sabadell que sí corresponde a Basic Devices y a la que tenían acceso Roger Parellada, su padre, Josep Maria Parellada, un censor de cuentas jubilado que ha actuado de testaferro como administrador único de esta empresa sin actividad, y Marc Jiménez Hermoso, colaborador habitual de Roger Parellada en diversos proyectos empresariales y consejero de IRAB desde 2021. En la factura, el 'mail' de contacto es sales@tech4science.eu. Tech4Science es una sociedad que tiene el 10% de IRAB.

Y hay más. La entonces secretaria de Economía, Natalia Mas Guix, envió un 'mail' al que ha accedido El Confidencial donde anunciaba en inglés a "los representantes y socios internacionales" de Basic Devices el pago de los 35 millones. Pues bien, el destinatario del correo fue Roger Rovira Camprubí, quien entonces era administrador de IRAB, también a una dirección de correo de Tech4science SL.

placeholder Pinche para ver el documento completo.
Pinche para ver el documento completo.

Responsables lejos

Todos los directivos de IRAB que participaron en la operación ya no están en el grupo ni en sociedades vinculadas a los Parellada. Roger Rovira ahora trabaja para Roche. La apoderada de IRAB, una exjefa de gabinete de Sanidad en los tiempos de los recortes de Artur Mas, Mireia Alabart, también dejó la empresa tras la firma del contrato de 1,9 millones en 2021. Ahora Alabart dirige una pequeña consultora y es miembro del PDeCAT en Esplugues, donde en 2018 estuvo imputada por malversación de fondos del partido. Dado su gran golpe, Roger Parellada ha vuelto a restringir su grupo de confianza a su hermano, Marc Parellada, director de una de las firmas opacas que controla en Singapur, su padre y su madre, Maria Teresa Ferré, a la que usa de testaferro en diversas sociedades 'holding' (ver gráfico).

Que el administrador de IRAB fuese el interlocutor de la Conselleria de Economía encaja con la idea de que IRAB actuase como verdadero proveedor. También con la contabilidad: IRAB se gasta 3,8 millones en aprovisionamientos que luego desaparecen de las existencias en el balance, donde solo quedan 53.197 euros a final de año, según consta en las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. La razón es que el dinero se gastó en el material médico que se entregó a la Generalitat, que no podía quedar en los almacenes de IRAB.

Denuncia y comparecencia

Las anomalías fueron tales que una vez pagado el dinero, la Generalitat denunció a Roger Parellada por estafa ante los Mossos, tal y como en su día destapó 'El País'. La Generalitat congeló la cuenta del Banco Sabadell donde se había depositado el dinero público. La denuncia se retiró dos días después, tras una reunión de más de cinco horas celebrada el domingo 22 de marzo de 2020 por la tarde entre Roger Parellada y el número dos de Economía entonces, el secretario general, Albert Castellanos, supuestamente gracias a haber presentado documentación y garantías adicionales nunca explicadas. También se liberaron los fondos bloqueados.

El escándalo provocó que la Oficina Antifraude de Cataluña abriese una investigación y que el 'conseller' de Salut, Josep Maria Argimon, en aquel 2020 gerente del Institut Català de Salut (ICS), la empresa pública que había elegido a Roger Parellada como proveedor, tuviese que ir al Parlament a dar explicaciones. En su comparecencia en sede parlamentaria, el 'conseller' ocultó los vínculos de IRAB con la operación, incluyendo el contrato posterior de 1,9 millones de euros para una empresa que hasta entonces nunca había sido proveedora de la Generalitat.

Antifraude ha alertado de "riesgo tributario" respecto al IVA de la operación

El pasado 23 de mayo, la Oficina Antifraude cerraba la investigación en falso, pese a que "las respuestas analizadas no aportan ninguna información adicional o complementaria sobre los motivos que llevaron al ICS a seleccionar a la referida empresa, ni sobre el número ni contenido de los contactos preliminares", según reconocía en su propio comunicado. También añadía: "El 23 de abril de 2020 entró en vigor una modificación de naturaleza tributaria que establecía aplicar el tipo de cero por ciento del impuesto sobre el valor añadido a las entregas de bienes, importaciones y adquisiciones intracomunitarias, siempre que sus destinatarios fueran entidades de derecho público, clínicas o centros hospitalarios o entidades privadas de carácter social (…). Aunque el abono del precio, con el IVA soportado correspondiente, se realizó en fecha anterior a la entrada en vigor de la mencionada normativa, lo cierto es que se entregó al ICS material sanitario importado hasta mayo de 2020", por lo que desde Antifraude "se ha inferido un riesgo tributario". Si Roger Parellada y sus socios no ingresaron el IVA de la operación, la Generalitat debería reclamarles seis millones de euros que ahora estarían en Singapur.

Roger Parellada, el conseguidor de mascarillas catalán, logró en apenas tres semanas ganancias de 24 millones de euros en una operación de 35 millones con la Administración pública catalana. Ocurrió entre el 20 de marzo y el 16 de abril de 2020, aprovechando la escasez de material médico por culpa del covid y las facilidades dadas por la Generalitat de Cataluña. Mientras que Basic Devices, la sociedad pantalla con sede en Vilafranca del Penedès facturaba 35 millones a la Generalitat, según consta en la factura a la que ha accedido El Confidencial, otra empresa controlada por los Parellada, el Institut de Radiofarmàcia Aplicada de Barcelona (IRAB), se gastaba 3,8 millones en aprovisionamientos. Si se suma otro millón de gastos y se descuentan los 6,074 millones de euros que en teoría se pagaron de IVA, queda un beneficio en la operación de 24 millones.

Generalitat de Cataluña Administraciones Públicas Cataluña
El redactor recomienda