Es noticia
Menú
El plan de SCC contra el independentismo: una mujer ante el "despilfarro" nacionalista
  1. España
  2. Cataluña
Nueva cúpula

El plan de SCC contra el independentismo: una mujer ante el "despilfarro" nacionalista

La entidad de referencia del constitucionalismo prepara ya su estrategia para los próximos años. Estará presidida por la empresaria Elda Mata e impulsará un Observatorio del Despilfarro

Foto: Carteles de SCC en Barcelona con el lema "el 'procés', la gran cagada". (EFE/Quique García)
Carteles de SCC en Barcelona con el lema "el 'procés', la gran cagada". (EFE/Quique García)

Sociedad Civil Catalana (SCC), la entidad de referencia del constitucionalismo en Cataluña, comenzará la próxima semana una nueva etapa con una nueva cúpula, más reducida, que deberá afrontar el futuro inmediato en la nueva coyuntura política. Por primera vez, si el próximo domingo se confirman las expectativas, una mujer se situará al frente de la principal organización constitucionalista de Cataluña, tras ocho presidentes masculinos. Se trata de Elda Mata, una empresaria del sector del turismo y agropecuaria que sustituirá a Fernando Sánchez. Entre sus objetivos está combatir la corrupción y el "despilfarro" de las administraciones independentistas.

En el futuro próximo, SCC potenciará algunos de los mecanismos que ha comenzado a desarrollar en este último mandato. Por ejemplo, en el plan estratégico para el 2022 se prevé la potenciación del Observatorio del Despilfarro y el Observatorio Económico de Cataluña. También elaborará un informe semestral sobre los déficits democráticos en esta comunidad y pondrá en marcha una Plataforma de Afectados por el Nacionalismo, que tratará de denunciar los casos de discriminación por causas ideológicas.

Foto: El presidente de Societat Civil Catalana, Fernando Sánchez Costa. (EFE)

La entidad también tiene en cartera consolidar la Mesa Cívica Constitucionalista “como espacio de coordinación entre entidades”. Este instrumento tiene como objetivo “acabar con el predominio y la instrumentalización independentista de las instituciones públicas y civiles catalanas”. Entre los cometidos de la organización se encuentra contrarrestar la estrategia de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) relativa a la penetración en las asociaciones e instituciones catalanas para impregnarlas de independentismo. “Nuestra transversalidad real nos permite hablar con todos, no depender de nadie y hacer propuestas realistas y efectivas”, exponen en el documento que marca el plan "para ganar al nacionalismo". Esta afirmación sigue la estela de la máxima que ha aplicado su presidente los últimos tres años, Fernando Sánchez: “O SCC es transversal o desaparecerá, porque no tendría sentido”.

Recuperar la Cámara de Comercio

Una de las prioridades será tener “incidencia en los procesos electorales de colegios profesionales, universidades, sindicatos, patronales y asociaciones civiles”. Esa estrategia le valió a la ANC poder controlar instituciones como las principales universidades catalanas e incluso la Cámara de Comercio de Barcelona (aunque los tribunales han dictaminado que no fueron elecciones limpias, sino que el independentismo hizo trampa), poniendo ahora el enfoque en los clubes de fútbol para llevar la ideología independentista y los mensajes secesionistas hasta el deporte base. En este segmento, SCC pondrá en marcha su proyecto ‘La Cámara de todos’, que pretende denunciar “la manipulación de la Cámara y recuperar una institución al servicio de todos”. Las elecciones a la Cámara serán en 2023.

Foto: El exministro del Gobierno de José María Aznar, Josep Piqué. (EFE)

Entre las acciones futuras que prevé, según el plan estratégico, figura también “la denuncia judicial a los municipios adheridos a la Asamblea de Municipios por la Independencia (AMI)”, la entidad que, junto a la ANC y a Òmnium Cultural, se encargó de movilizar al independentismo y tensionar las calles en la última década. Paralelamente, fiscalizará y denunciará “el posicionamiento partidista de entidades civiles, como universidades o colegios profesionales”. También actuará judicialmente para preservar “la neutralidad de los espacios públicos”.

En materia lingüística, uno de los caballos de batalla actuales del independentismo, SCC se propone “defender los derechos y libertades lingüísticas y educativas de todos, normalizando nuestros dos idiomas oficiales”. En este campo, apuesta por la participación activa en la campaña ‘Escuela de todos’ para reivindicar el cumplimiento de la sentencia que obliga a dar un 25% de las clases en castellano. También desplegará un Observatorio para la Convivencia Lingüística, que realizará informes semestrales sobre esta cuestión y prepara un documental sobre los perjuicios de la inmersión lingüística. Por último, se responsabilizará de actuar judicialmente “en favor de las personas y las familias que piden el cumplimiento de las sentencias”. Por otro lado, potenciará la Oficina de Acción Jurídica, que atiende casos no estrictamente de lengua y que ya ejercitó la acción pública en el Tribunal de Cuentas por los gastos en la política exterior entre 2012 y 2017.

Foto: Fernando Sánchez Costa. (Xavier Bell, Wikipedia)

Para las próximas semanas, tiene prevista la presentación y difusión del Decálogo de Reivindicaciones Constitucionalistas y la creación de una Mesa Catalana en Madrid, que realice “reuniones cuatrimestrales entre expertos cercanos a SCC y diputados y senadores en Madrid”. En materia de interlocución política, prevé “la difusión nacional e internacional de informes del prestigioso Observatorio Electoral de Cataluña y la realización de una encuesta anual sobre opinión de los catalanes”. Para el próximo verano, SCC realizará una Escuela de Verano “como espacio de formación cívica y de encuentro de los principales líderes sociales constitucionalistas”, así como cursos “de formación en activismo digital”.

Una mujer al frente

Fernando Sánchez continuará unos meses ayudando a hacer la transición, hasta que la nueva directiva se asiente definitivamente. Elda Mata, la probablemente nueva presidenta de la entidad, convirtió la zona de Girona en la territorial más potente de SCC, a pesar de estar en ‘territorio comanche’, la zona donde más arraigado está el independentismo catalán. Su labor al frente de la organización hizo que el propio Sánchez la incorporase como vicepresidenta segunda de la entidad hace dos años.

A Sánchez le tocó una de las etapas más convulsas de SCC, con tensiones internas y externas, además de una tener que lidiar con la crisis económica y sanitaria. Su antecesor en el cargo, José Rosinyol, salió abruptamente de la presidencia al detectarse que había encargado algunos gastos a empresas cercanas. Tras asumir Sánchez la presidencia, le tocó pacificar la organización, pero poco después llegó la crisis sanitaria, que obligó a la entidad a replantearse su estrategia en medio de la peor crisis de la historia. Ahora, el presidente saliente ha conseguido que se presente una lista unitaria, lejos de cualquier partidismo.

Foto: El presidente de SCC, Fernando Sánchez. (EFE/Alejandro García)

También por primera vez, el máximo ejecutivo de SCC no tendrá relación con la política, ya que Mata proviene del mundo económico. En realidad, el componente empresarial de la nueva presidenta es una de las bazas que tiene a su favor. Prueba de ello es que, a la hora de confeccionar su cúpula, aprovechó para reducir el número de miembros y pidió que no hubiese interferencias políticas. Hasta ahora, en la estructura de SCC habían convivido sectores provenientes de la política, sobre todo de PSC, Ciudadanos y PP. A partir de ahora, la presión política será mucho menor.

Elda Mata llega con el marchamo de puente con el mundo empresarial y de independencia política. A estas dos características hay que añadir, según fuentes internas de la propia SCC, la "capacidad de gestión acreditada". "Elda es, además, una dirigente que proviene de fuera del Área Metropolitana de Barcelona". Las mismas fuentes señalan que su gestión será "continuista, pero con elementos de renovación". A ello ayudará su perfil de gestión. Su prioridad será seguir con el periodo de estabilidad y mantener "un discurso sereno, claro, sin bandazos y creíble". Tras la crisis de los años 18 y 19, el trabajo de SCC se ha encaminado a proyectar la imagen de rigor. Ello, unido al hecho de que en estos momentos el escenario político ha cambiado, “provocan a que se tenga que reenfocar la estrategia”.

Sociedad Civil Catalana (SCC), la entidad de referencia del constitucionalismo en Cataluña, comenzará la próxima semana una nueva etapa con una nueva cúpula, más reducida, que deberá afrontar el futuro inmediato en la nueva coyuntura política. Por primera vez, si el próximo domingo se confirman las expectativas, una mujer se situará al frente de la principal organización constitucionalista de Cataluña, tras ocho presidentes masculinos. Se trata de Elda Mata, una empresaria del sector del turismo y agropecuaria que sustituirá a Fernando Sánchez. Entre sus objetivos está combatir la corrupción y el "despilfarro" de las administraciones independentistas.

Sociedad Civil Catalana Cataluña
El redactor recomienda