Es noticia
Menú
Feijóo confronta el modelo de estabilidad de Juanma Moreno con la "crisis" de Sánchez
  1. España
  2. Andalucía
Toma de posesión del presidente andaluz

Feijóo confronta el modelo de estabilidad de Juanma Moreno con la "crisis" de Sánchez

El presidente de la Junta jura su cargo por segunda vez en San Telmo y con un discurso marcado por su "andalucismo renovado" y que rechaza los "privilegios" de otras CCAA

Foto: Juanma Moreno, junto al expresidente Mariano Rajoy y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Julio Muñoz)
Juanma Moreno, junto al expresidente Mariano Rajoy y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Julio Muñoz)

El modelo es Juanma Moreno. Alberto Núñez Feijóo lo ha dejado claro minutos después de que el presidente de la Junta haya jurado su cargo en un acto con unos 600 invitados frente a la fachada del Palacio de San Telmo. El líder nacional del PP ha celebrado la elección de su compañero de filas, con un "modelo de estabilidad, de liderazgo y de gobierno de las mayorías". Y lo ha hecho para contraponer esta fórmula con la "crisis institucional" que, según el dirigente gallego, sufre Pedro Sánchez "en el Gobierno, en las Cortes y ahora en el PSOE".

Lo llamativo es que Juanma Moreno no ha hecho mención a la estabilidad, aunque tampoco le hace falta. Los 58 escaños que logró el pasado 19 de junio, con más de un millón y medio de votos, le han permitido acelerar los plazos y ser de nuevo presidente con plenos poderes en poco más de un mes. Esto, según Núñez Feijóo, es consecuencia de que los andaluces "han entendido la situación política de España y no la quieren en su comunidad". "Vamos a tener la tranquilidad de un Gobierno estable con cuatro años de estabilidad, algo muy envidiado", ha zanjado el político gallego.

Foto: Juanma Moreno saluda tras ser investido presidente de la Junta por segunda vez. (EFE/Julio Muñoz)

El mensaje del presidente nacional del PP, desde uno de los patios del palacio barroco donde tiene la sede la Presidencia de la Junta, iba directamente dirigido a la calle Ferraz de Madrid. Poco después de su intervención en San Telmo comenzó el Comité Federal del PSOE para ratificar los cambios que han revolucionado la cúpula socialista. Como ha recordado Feijóo, esta reforma supone el cese de los dirigentes que el PSOE eligió en su congreso de octubre, "hace nueve meses". "Eso en Andalucía no existe", ha zanjado el dirigente gallego, que aspira a repetir el éxito de Juanma Moreno, sobre todo en lo que respecta a su capacidad para atraer a votantes ajenos al PP para ampliar su mayoría.

Lo que hay en Andalucía, según el líder nacional del PP, es "un presidente muy hecho" que conoce "los anhelos" de su pueblo, que ha sido recompensado por ser "humilde, centrado y tener una enorme sensibilidad social". Todo son alabanzas para "el califa", como Feijóo ha bautizado a Moreno, y ni una mención a esas dos almas del PP, la que encarna el político andaluz y la que representa Isabel Díaz Ayuso, que ha cargado las tintas contra el "delirio comunista" de un Gobierno central que se define "por el nombramiento de Lilith Verstynge". La versión más incisiva del PP que ha mostrado ayuso es el único contraste que ha habido entre modelos populares. Pero la ronda de intervenciones posterior al discurso de Moreno han dejado ver que en el seno del PP hay diferencias sobre un asunto como la financiación autonómica, que vuelve al tablero.

Foto: Ayuso y Moreno, dos líderes con estilos opuestos. (EFE/Mariscal)

Moreno no ha citado la necesidad de reformar el modelo de reparto de fondos en su discurso, pero sí lo hicieron sus compañeros Isabel Díaz Ayuso, Fernando López Miras y Alfonso Fernández Mañueco. Y los tres mostraron que sus prioridades son distintas. La madrileña habló de la densidad de población, el castellanoleonés puso el foco en el envejecimiento, la dispersión poblacional y "el territorio"; y el murciano, alineado con Juanma Moreno, pidió acabar con la infrafinanciación de las regiones más perjudicadas por el actual sistema: Murcia, Andalucía y Valencia. Fernández-Mañueco y Moreno podrán trasladarle a Sánchez sus posiciones en la reunión que mantendrán, por separado, con el presidente en el Palacio de la Moncloa el próximo jueves 28 de julio. También acude ese día Alfonso Rueda, el nuevo presidente de la Xunta de Galicia, en un triple encuentro que no ha sentado bien en el seno del PP.

Vuelta al andalucismo

En su discurso menos político de las últimas semanas, el presidente de la Junta ha mostrado su perfil más andalucista, aunque siempre con adjetivo. "Renovado y alejado de tópicos", ha sido la elección del político malagueño en una intervención con guiños a la juventud "protagonista en la recuperación de este andalucismo orgulloso". Moreno ha sido más optimista que durante el Pleno de investidura, donde insistió en lo complicado del momento económico, y optó por ensalzar las cualidades que él detecta en los andaluces. "Trabajamos duro, pero queremos hacerlo a nuestra manera", ha dicho el líder popular, que se ha mostrado convencido de que "el mundo sería mejor si fuese un poquito menos áspero y más andaluz".

Después de citar a un icono andalucista como Carlos Cano, Moreno ha citado al himno andaluz para recuperar un mensaje clásico de los presidentes andaluces, centrado en la igualdad entre territorios y "rechazando privilegios". "Tendré una voz alta y clara en defensa de lo que necesitan los ocho millones y medio" de andaluces, ha garantizdo el presidente, recogiendo el guante de la cooperación que ha lanzado el ministro Luis Planas, titular de Agricultura, que ha representado al Gobierno central en San Telmo. "Tiene la mano tendida para cooperar en el futuro, una cooperación a la que seguro corresponderá", ha dicho el político valenciano, pero que ha hecho toda su vida política en Córdoba.

placeholder Moreno abraza a sus hijos en presencia de su mujer, Manuel Villena, en San Telmo. (EFE)
Moreno abraza a sus hijos en presencia de su mujer, Manuel Villena, en San Telmo. (EFE)

Ante la fachada barroca del Palacio de San Telmo, Moreno ha congregado a unas 600 personas en un acto que se ha celebrado por primera vez al aire libre y que ha contado con la presencia de los citados presidentes autonómicos del PP y su líder nacional. Pero también de Mariano Rajoy, que fue quien decidió en 2014 la designación de Juanma Moreno como líder del PP andaluz. El malagueño le ha dedicado palabras de cariño, al igual que a Soraya Sáenz de Santamaría, a quien él apoyó en las primarias populares de 2018 frente a Pablo Casado. Moreno también ha saludado a los portavoces de la oposición presentes en el acto, Juan Espadas y Macarena Olona, así como a su antecesora, Susana Díaz, sentada en primera fila por su condición de expresidenta de la Junta.

Moreno ha dedicado palabras de afecto a los consejeros que lo han acompañado en su primer mandato -"os queda un cuarto de hora", ha bromeado-, pero ha citado expresamente a los de Ciudadanos y a Juan Marín. "En un mundo que nos separa mucho, logramos un acuerdo muy satisfactorio y eso ha generado legislatura estable y provechosa", ha expresado el presidente andaluz. Moreno se ha emocionado especialmente al citar a su padre, fallecido hace años, quien "habría estado orgulloso" de ver "al nieto de un jornalero rodeado de personas tan importantes como ustedes". Al tiempo, en ese tono relajado que deja ver con cada vez más frecuencia, ha bromeado con la presencia de sus tres hijos "a quienes nunca he visto tan arreglados".

El modelo es Juanma Moreno. Alberto Núñez Feijóo lo ha dejado claro minutos después de que el presidente de la Junta haya jurado su cargo en un acto con unos 600 invitados frente a la fachada del Palacio de San Telmo. El líder nacional del PP ha celebrado la elección de su compañero de filas, con un "modelo de estabilidad, de liderazgo y de gobierno de las mayorías". Y lo ha hecho para contraponer esta fórmula con la "crisis institucional" que, según el dirigente gallego, sufre Pedro Sánchez "en el Gobierno, en las Cortes y ahora en el PSOE".

Juanma Moreno Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP)
El redactor recomienda