Es noticia
Menú
Ayuso vs. Moreno: el PP andaluz ganó entre la clase trabajadora, que se le escapó en Madrid
  1. España
  2. Andalucía
Las dos almas del PP

Ayuso vs. Moreno: el PP andaluz ganó entre la clase trabajadora, que se le escapó en Madrid

Los sondeos postelectorales del CIS, tras el 4-M y el 19-J, sitúan al presidente de la Junta en una mejor posición que a su compañera madrileña. La comparación entre los dos modelos de éxito del PP deja alguna pistas

Foto: Ayuso y Moreno, dos líderes con estilos opuestos. (EFE/Mariscal)
Ayuso y Moreno, dos líderes con estilos opuestos. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Isabel Díaz Ayuso logró el 44,76% de los votos en Madrid el 4 de mayo de 2021. Juanma Moreno se quedó cerca de su compañera de partido el pasado 19 de junio, con el 43,13% de los sufragios en Andalucía. Algo más de un punto y medio en sus respectivas elecciones separa a los dos modelos de éxito en el PP, aunque rehúyen la competición entre líderes. "Nadie me va a enfrentar ni a Moreno ni a Feijóo y yo no voy a cambiar ni un milímetro mis políticas", dijo la presidenta madrileña el día después de las elecciones andaluzas. El malagueño bromeó al día siguiente con su compañera en una reunión en Génova para celebrar su gran victoria. "En Andalucía tenemos playa", le dijo con sorna. Pero la comparación es inevitable. Y los sondeos que el CIS realizó después de sendas elecciones autonómicas desvela que Moreno fue capaz de lograr una gesta que a Díaz Ayuso se le escapó: ganar entre la clase trabajadora.

"Son modelos antagónicos, uno más populista y otro que apuesta por la moderación", defiende Giselle García Hípola, politóloga por la Universidad de Granada, que reconoce la habilidad de ambos líderes populares por "testar el contexto electoral", es decir, adaptar sus mensajes y su estrategia al contexto andaluz y al madrileño. "El discurso de Ayuso funciona en Madrid porque es Madrid", defiende García Hípola, que expresa sus dudas sobre si el modelo de la baronesa popular funcionaría en el resto de España y señala especialmente zonas como País Vasco o Cataluña.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante el congreso regional. (EFE/Mariscal)
La victoria de Juanma Moreno reajusta los contrapesos del PP ante Ayuso
Ana Belén Ramos Gráficos: EC Diseño / Sección de datos

El malagueño Jesús Jurado, también politólogo procedente de la UGR, comparte la visión de su compañera y ve en esta estrategia dual un resultado de la "federalización" de los partidos después de cuatro décadas de modelo autonómico. Jurado añade además un factor temporal a esa doble fórmula. "Lo de Ayuso fue una repetición electoral en un clima de polarización extrema y en el marco de la pandemia", rememora este politólogo andaluz afincado en Madrid. Hubo, explica, una confrontación entre un modelo "más laxo" y otro más centrado en "la protección" contra el virus. "Si las andaluzas hubieran sido en mayo de 2021, el resultado podría ser diferente", augura Jurado, que apunta a la economía como el principal argumento de la campaña. Por ese motivo, cree, "Moreno se ha centrado en la gestión global y en el futuro económico".

Dentro del partido, aunque rechazan cualquier atisbo de competición, admiten esta diversificación. "Es un debate generado por la izquierda", se queja Alfonso Serrano, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, secretario general de los populares en la comunidad. Hombre de confianza de Isabel Díaz Ayuso, conoce al presidente andaluz desde su etapa madrileña, primero como líder de Nuevas Generaciones y después dentro del Ministerio de Sanidad de Ana Mato, bajo los gobiernos de Mariano Rajoy. "Tocamos la misma partitura, aunque cada uno con su instrumento", ilustra Serrano, que está convencido de que ambos han sido capaces de atraer votantes "a izquierda y derecha del PP".

En el caso de Juanma Moreno, el CIS postelectoral no deja lugar a dudas. El 15,6% de quienes votaron a Susana Díaz en 2018 optaron por el PP el 19-J, unas 150.000 personas. Pero además logró convencer al 64,7% de quienes apoyaron a Ciudadanos, unos 425.000 andaluces, y al 31,4% de los votantes de Vox, unos 125.000. El resultado de esa suma sugiere —y los datos del organismo que dirige José Félix Tezanos lo corroboran— que el éxito de Moreno está por el centro, donde el andaluz logró más éxito que su compañera madrileña. En autoubicación ideológica, el presidente de la Junta funciona mejor que Díaz Ayuso entre los ciudadanos que se autoubican entre el 1 (extrema izquierda) y el 5 (centro). En el resto del espectro ideológico es justo al contrario hasta llegar al 10 (extrema derecha).

Ese éxito le permite a Moreno lograr un hito que a Ayuso se le resiste. El político andaluz resulta ganador entre todas las clases sociales por las que pregunta el CIS, pero es especialmente significativa su victoria entre quienes se autodefinen como miembros de la clase trabajadora y el proletariado. Es el único apartado en el que la presidenta de la Comunidad de Madrid no fue capaz de imponerse a la principal fuerza de izquierda, que en su caso fue Más Madrid, que logró un 23,3% de los apoyos, frente al 23% de Unidas Podemos y el 17,2% del PP de Ayuso. En el caso andaluz, el PP ganó al PSOE —21,8% frente al 18,3%—, que también se vio superado por Por Andalucía, que logró un 18,8% de los votos entre la clase trabajadora.

Para Jesús Jurado, el logro del presidente de la Junta es, más bien, un demérito de la oposición que no fue capaz de presentar "una alternativa clara" al candidato a la reelección. "Esos votantes tienen una menor tasa de participación política y necesitan ver con más claridad la alternativa", explica el politólogo malagueño, que contrasta la situación de la izquierda andaluza el 19 de junio con la madrileña del 4 de mayo de 2021. A la fuga de votos que sufre el PSOE camino del PP hay que sumar la fragmentación de las fuerzas a su izquierda, que se presentaron por separado en Por Andalucía (Podemos-IU) y Adelante Andalucía. En cambio, Más Madrid fue capaz de proyectar una imagen sólida después de su labor de oposición, con una candidata como Mónica García, médico anestesista en un contexto de pandemia. "Tenían también la experiencia de gobierno del Ayuntamiento de Madrid y no cargaban con el lastre de las decisiones del Gobierno central del PSOE y UP", explica este politólogo.

Atendiendo a otras variables, Moreno y Ayuso resultan casi siempre vencedores, pero llama la atención la brecha que es capaz de sacar el andaluz entre los jubilados (19,1 puntos más que el PSOE), los estudiantes (12,6 puntos más) o los parados (12,8 puntos más). La presidenta madrileña solo superó a Más Madrid en 1,4 puntos entre los estudiantes, pero sí logró separarse más entre los parados al sacar 12 puntos a los de Errejón. En el caso de los jubilados, Ayuso superó en 10,5 puntos al PSOE, que sí fue segunda fuerza en este colectivo, una brecha mucho más limitada que la de su compañero en la Junta de Andalucía.

Se entiende así que la mayor diferencia en grupos de edad entre Juanma Moreno e Isabel Díaz Ayuso esté en los mayores de 65 años. El andaluz logró un 42,8% de los apoyos en ese colectivo el pasado 19 de junio, mientras que la madrileña se quedó en el 33,9%. Son 8,9 puntos más para Moreno que, a pesar de este buen dato, ha visto cómo el mayor crecimiento respecto a 2018 en términos de edad le llegó desde los más jóvenes, el grupo de edad de 18 a 24 años. "Son electorados que no tienen las lealtades partidistas que hay entre los más mayores", apunta Giselle García Hípola, que apunta a la "poca memoria" que hay entre los jóvenes en materia política.

"Un tema les tiene que afectar mucho para que recuerden algo", apunta la politóloga granadina, que alaba cómo Susana Díaz puso anuncios en Spotify en 2018 para recordar que el PSOE instauró la gratuidad de las matrículas universitarias para los alumnos que aprueban. Moreno, en su campaña, se dejó ver por el metaverso en un acto con jóvenes en El Puerto de Santa María y emitía sus mítines a través de su cuenta de Instagram. "Su consumo de información política es cada vez menor", cuenta García Hípola sobre este colectivo, que se informan más por TikTok que por medios tradicionales o redes como Facebook. Ayuso, con su defensa de las cañas y la frase sobre Madrid y la dificultad para cruzarse con exparejas, trascendió también esos medios tradicionales para convertirse en una suerte de icono pop que también la llevó a imponerse en el voto entre los más jóvenes, un grupo de edad que lleva años resistiéndose al PP.

"Cada uno adapta sus principios para ampliar sus mayorías", apunta Alfonso Serrano, que cree que lo importante es que el PP sea un proyecto reconocible en toda España. Sobre las amenazas de Moreno a Ayuso en su intento por competir con Madrid, el dirigente de la capital le resta importancia. "Ella está encantada de que las comunidades compitamos para bajar impuestos", asegura Serrano, que se muestra satisfecho porque la competición de Madrid fuera antes con Valencia o Cataluña y ahora sea Andalucía quien lo hace. "Si todos trabajamos por atraer inversiones, acaban viniendo a España", zanja.

Isabel Díaz Ayuso logró el 44,76% de los votos en Madrid el 4 de mayo de 2021. Juanma Moreno se quedó cerca de su compañera de partido el pasado 19 de junio, con el 43,13% de los sufragios en Andalucía. Algo más de un punto y medio en sus respectivas elecciones separa a los dos modelos de éxito en el PP, aunque rehúyen la competición entre líderes. "Nadie me va a enfrentar ni a Moreno ni a Feijóo y yo no voy a cambiar ni un milímetro mis políticas", dijo la presidenta madrileña el día después de las elecciones andaluzas. El malagueño bromeó al día siguiente con su compañera en una reunión en Génova para celebrar su gran victoria. "En Andalucía tenemos playa", le dijo con sorna. Pero la comparación es inevitable. Y los sondeos que el CIS realizó después de sendas elecciones autonómicas desvela que Moreno fue capaz de lograr una gesta que a Díaz Ayuso se le escapó: ganar entre la clase trabajadora.

Juanma Moreno Isabel Díaz Ayuso Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo Elecciones Andalucía
El redactor recomienda