El ultimátum de Vox impide a Andalucía aprobar medidas anticovid urgentes
  1. España
  2. Andalucía
NUEVA RUPTURA

El ultimátum de Vox impide a Andalucía aprobar medidas anticovid urgentes

Vox da la coartada perfecta al presidente Moreno para adelantar elecciones en otoño si cumple su nuevo órdago de dejar de apoyarlo tras la acogida de 13 menores inmigrantes

placeholder Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE)
El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE)

El ultimátum dado este jueves por Vox al Gobierno de Andalucía, de PP y Cs, advirtiendo de que a partir de ahora retirarán su apoyo si acoge a 13 menores inmigrantes llegados de Ceuta para aliviar la presión de la ciudad autónoma, tendrá una consecuencia inmediata en los próximos días. Si Vox llega hasta el final y cumple su palabra, el Gobierno andaluz no podrá sacar adelante, como tenía previsto, su reforma de la ley autonómica de salud pública.

El Gobierno de Juan Manuel Moreno planteó esta reforma con carácter urgente después de que decayera el estado de alarma y el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía tumbara la petición de la Junta de confinar el municipio granadino de Montefrío. Decisión que está recurrida ante el Tribunal Supremo. La reforma de esa ley andaluza de salud permitiría al Gobierno restringir la movilidad o derechos fundamentales sin requerir con carácter previo la autorización de los jueces.

Andalucía pide solidaridad al resto de CCAA para acoger a los menores que han llegado a Ceuta

La Junta propuso ese cambio legal hace una semana y está negociando con los grupos parlamentarios. Tanto PSOE como Adelante Andalucía han asegurado que darán su apoyo si no hay “disparates”. Pero no es suficiente. La intención es que salga adelante en el próximo pleno, que se celebra la semana que viene, y para que eso ocurra tendría que hacerse por lectura única, lo que requiere la unanimidad de todos los grupos que se sientan a la Mesa del Parlamento. Vox tiene que dar su apoyo a que se tramite por esa vía. Si se lleva de forma ordinaria, contando con el parón del verano, no vería la luz hasta otoño. El Gobierno andaluz, que ha dejado la iniciativa en manos del grupo parlamentario del PP, tiene claro que necesita tener margen para controlar la pandemia ante nuevos rebrotes este verano, no cuando la vacunación haya logrado la inmunidad de rebaño. Necesita esa reforma legal ahora, no dentro de meses.

Vox asume el coste

Consultado sobre este extremo concreto, Vox deja muy claro que el anuncio que ha hecho hoy supondría efectivamente no apoyar la tramitación de esa ley autonómica. Nunca han sido partidarios de las restricciones en movilidad o cierres de la hostelería y creen que no es un problema explicar ante la opinión pública esta posición. Indican que el Gobierno andaluz ha tenido tiempo de sobra para acometer esta reforma legal, porque se sabía con mucha antelación que el estado de alarma decaería el 9 de mayo, y que esta vía urgente no les gusta ni les parece adecuada. Este partido acaba de estrenar nuevo portavoz parlamentario, Manuel Gavira. Un relevo decidido desde Madrid con el objetivo, señalaron cuando se hizo el cambio, de endurecer su discurso frente al PP y pensando en clave electoral.

El ultimátum de Vox, relacionado con la acogida de menores inmigrantes que el Gobierno ha solicitado a las comunidades tras la llegada de 8.000 personas de forma irregular a Ceuta esta semana, unos 2.000 menores, no afectará a aquellas iniciativas que ya cuenten con el apoyo de este partido o lleven su rúbrica. Esto se traduce en que la reforma fiscal en marcha, plasmada en una proposición de ley que lleva la firma de Vox, no está en peligro. Seguirá adelante sin problemas, aclaran desde este grupo parlamentario. Tampoco están en peligro los acuerdos sellados en el tercer Presupuesto acordado entre PP, Cs y Vox para el ejercicio en vigor, 2021.

Desde el Gobierno andaluz, fuentes oficiales insistieron en que “Andalucía tiene un Gobierno moderado, responsable y serio que cumple la ley y que gestiona. En los próximos meses habrá que debatir y aprobar importantes medidas para el futuro de Andalucía, como la nueva bajada de impuestos o la reforma de la ley de salud pública, entre otras”, admiten. “Andalucía atenderá a 13 menores de los 200 que se han repartido entre las comunidades autónomas. Nos parece razonable pese a la saturación que sufrimos, donde atendemos actualmente a 3.000 menores de los que 1.700 son menores no acompañados, además de ser zona fronteriza y soportar una alta presión migratoria”, señalaron desde la Presidencia de la Junta. “Si Vox va a votar que no a bajar los impuestos a los andaluces porque la Junta ha atendido a 13 niños desamparados, Vox deberá explicarlo a sus electores y ante los ciudadanos”, subrayaron. Pero la reforma fiscal no está en juego, insisten en el partido de Santiago Abascal, la aprobación de la reforma de la ley de salud pública sí que se queda en el aire.

Foto: Un soldado ayuda a un inmigrante a salir del agua. (EFE)

Relato para el adelanto

El aviso de Vox no es nuevo en esta legislatura. Ha ocurrido en la negociación de los dos Presupuestos anteriores, aunque al final siempre llegan a un acuerdo. Saben tensar la cuerda, acaparar la atención, exhibir que tienen la sartén por el mango y después dar vía libre y que todo se resuelva como si nada hubiera pasado. Sin embargo, ahora hay aspectos que hacen que este plantón cobre otro cariz, sobre todo la idea que se ha instalado de que, tras Madrid, Andalucía debería adelantar elecciones a este próximo otoño.

El presidente, Juan Manuel Moreno, insiste en que no va a adelantar las elecciones y este mismo jueves lo dijo, de nuevo, con rotundidad en una entrevista en Telecinco. Su relato es que, aunque las encuestas digan que el PSOE está descabezado, el PP está en el mejor momento electoral y le conviene adelantar los comicios, que tocarían a finales de 2022 o principios de 2023, no lo hará porque antepone los intereses de Andalucía, que están, declara, en la vacunación y en la recuperación económica. Solo pulsaría el botón del adelanto, subraya cada vez que habla de este tema, si no tiene capacidad para sacar adelante sus iniciativas en el Parlamento andaluz y sufre un bloqueo de la acción de su Gobierno porque Vox deje de apoyarlo.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (c), acompañado de los consejeros de Salud, Jesús Aguirre (i), y de Presidencia, Elías Bendodo. (EFE)

Con este ultimátum de Vox, si el PP andaluz cambia de opinión podría construir el relato perfecto. Lo que no está claro es que le interese. En realidad, podrían incluso prorrogar los Presupuestos de 2021 y extenderlos en 2022. Vox sí que ha pedido un adelanto de las elecciones en Andalucía para que el PP deje de gobernar con Cs. Al PP andaluz le interesa mucho más, así lo expresan con nitidez en público y en privado, tener como aliado en una coalición a Cs que a Vox. El partido de Juan Marín es un socio mucho más cómodo y permite a Moreno mantener su discurso de centro derecha moderada. Con todo, Vox admite que dan la coartada perfecta al presidente por si quiere adelantar elecciones y descuentan, avisan fuentes de este partido, que les echarán la culpa de la inestabilidad política en Andalucía. “No nos importa”, dicen, “contamos con ello”.

Una consejera, en la diana

La enésima crisis con Vox en Andalucía vuelve a tener a Cs como protagonista. La tensión entre ambos partidos va a más. El blanco favorito del partido de Santiago Abascal es la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, Rocío Ruiz, que representa el ala de Cs menos entregada al PP. Desde que arrancó la legislatura, los desencuentros con esta consejera, que tiene en su cartera asuntos como la atención a las víctimas de violencia de género, las políticas de igualdad o los menores inmigrantes, han sido de lo más frecuente.

Foto: Inmigrantes subsaharianos en la playa del Tarajal. (EFE)

Vox mandó este jueves un comunicado en el que dejaba claro que dejaría de dar apoyo al Gobierno andaluz tras confirmarse la acogida de 13 menores de centros de Ceuta. No se trata de los que han llegado en esta última entrada, porque con estos hay que intentar primero la reagrupación familiar en sus países de origen y después su regularización. Se trata de dejar plazas libres para los cerca de 2.000 que han llegado esta semana. El Gobierno planteó a las comunidades que hubiera un reparto de 200 menores y Andalucía lo ha aceptado porque nunca el Gobierno de PP y Cs ha puesto en duda la atención a los menores inmigrantes. Al revés, defienden esas políticas de integración. Vox obtuvo en los Presupuestos una partida de 250.000 euros para reforzar la seguridad en los centros que acogen a estos niños, pero no ha obtenido otras conquistas en un tema que es muy sensible, la inmigración, y que el partido de Santiago Abascal convierte en eje de su discurso político, como se vio con claridad en las últimas elecciones de Madrid.

Partido Popular (PP) Ceuta Parlamento de Andalucía Reforma fiscal Santiago Abascal Juanma Moreno Juan Marín
El redactor recomienda