polémica con vox

Siete meses de carrera meteórica: así es la "guerrera" de Igualdad que Vox no quiere

Participó por primera vez en un acto de Cs en junio, y en siete meses es diputada y consejera andaluza. Sus críticas al fariseísmo de la Semana Santa han provocado que pidan su cese

Foto: La nueva consejera andaluza de Igualdad, Rocío Ruiz. (EFE)
La nueva consejera andaluza de Igualdad, Rocío Ruiz. (EFE)

A Rocío Ruiz (Huelva, 1965) la invitaron en junio de 2018, hace solo siete meses, a participar en una mesa redonda organizada por Cs Aljaraque. No era la primera invitación que recibía y al principio mostró cierto recelo porque nunca se había significado con ningún partido político. Aceptó. El cartel de aquel acto, 'Adolescencia y redes sociales: De los límites parentales al ciberacoso', la presentaba como la directora del Instituto Pérez Mercader de Aljaraque (Huelva) y licenciada en Ciencias de la Educación. Compartió charla con la entonces diputada Marta Escribá y con otros expertos.

Fue su primer acto con Ciudadanos. Gustó mucho y ella se sintió cómoda. “Lo vimos claro, tenía fuerza, transmitía mucho, es una guerrera y muy conocida por su papel como directora del instituto, uno de los que más hacen en innovación educativa, que logra siempre estar entre los que obtienen mejores notas de selectividad de la provincia, siempre promovía intercambios de alumnos con Francia, Inglaterra, era una referencia en este mundo en la provincia onubense”, cuentan desde su agrupación de Cs en Aljaraque. A ellos les debe el fichaje.

Siete meses con Cs

Poco a poco, la directora de instituto fue aproximándose al partido. Eso sí, nadie le podía decir entonces que entraría como número uno en la lista electoral en Huelva y menos aún que sería consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en el primer Gobierno de PP y Cs en Andalucía. El ascenso político de Ruiz ha sido meteórico. Cs la pone como ejemplo de su apuesta por personas relevantes de la sociedad civil, activas, comprometidas, que se estrenan en política. Encandiló y Albert Rivera dio el visto bueno definitivo. Nunca antes había participado en política.

Su estreno como consejera de Igualdad no ha podido ser más accidentado. Un artículo suyo, publicado en 2013 en el ya desaparecido 'Diario de Huelva', donde criticaba el fariseísmo de la Semana Santa, la ha puesto en el punto de mira. Definió hace cinco años las procesiones como “desfiles de vanidad y rancio populismo cultural” y criticó “la doble moral” de muchos fieles de estas cofradías. El artículo no va de medias tintas. Se posiciona sin ambages en contra.

Su opinión, como miembro de la sociedad civil que ni tenía cargo público ni aspiraba a tenerlo, fue rescatada por Vox para exigir explicaciones al Gobierno de Juan Manuel Moreno. Uno de los puntos del acuerdo con este partido habla de proteger la Semana Santa. Santiago Abascal fue más allá y pidió su cese, anunciando una reprobación que aún no se ha registrado en el Parlamento andaluz.

¿Por qué se disculpó?

Su gestión de la crisis genera dudas. La consejera pidió disculpas, hasta cuatro veces, a quien haya podido ofender su opinión. “No representa ni lo que pienso ni lo que defenderé”, dejó escrito. ¿Por qué dijo eso? ¿Escribió lo que no pensaba, es que ahora piensa otra cosa o es que rectifica por el cargo? Ahí no hay respuestas de nadie de su círculo más cercano. “Le salió de dentro disculparse con quienes había ofendido”, dicen, añadiendo que Ruiz volvería a hacerlo. Niegan que le exigieran desde Cs dar un paso atrás. Tampoco desde el PP. El presidente Moreno la ha respaldado: “No tenemos por qué hacer un drama”.

Para muchos, ha sido casi peor la rectificación que el artículo, que sigue agitando las redes sociales promovido por quienes piden la cabeza de una mujer que representa la Consejería de Igualdad, justo esa que Vox no quería que apareciera en el organigrama de la Junta. También, al margen de la cartera de Salud y Familias, es esta diputada de Cs quien tiene las políticas de conciliación.

De ella dicen quienes la conocen que deberá limar su vehemencia para no llevarse sustos en política

Ruiz colaboraba “habitualmente” con el periódico de donde ahora han rescatado el artículo sobre la Semana Santa. No sabemos si saldrán más artículos controvertidos, aunque cree que no. De ella dicen quienes la conocen que deberá limar su vehemencia para no llevarse sustos en política. Pese a no tener experiencia, se notan sus años como profesora, no teme hablar en público. Lo demostró en un acto en la campaña donde se midió con veteranos de PSOE y PP invitados por las Escuelas Católicas de Andalucía, y llamó la atención por la contundencia de sus argumentos y su desenvoltura en el debate. En las clases de oratoria que reciben los diputados de Cs, ella destacaba.

Consejera feminista

Antes de ser directora de instituto, cargo que desempeña desde hace 14 años, trabajó en el colegio Onuba del barrio del Torrejón, una de las zonas más desfavorecidas de Huelva capital. Suma 28 años de carrera profesional.

En su muro de Twitter se leen combativos mensajes cuando de nuevo hay que lamentar en España el asesinato de una mujer a manos de su pareja o expareja. “Ni una más, ni una menos. Lucharemos con nuestra voz, con nuestras leyes, con nuestra fuerza. Hombres y mujeres. Mis condolencias a la familia”, dejó escrito el pasado 13 de enero. Se declara feminista. Pero insiste, una y otra vez, en que es “moderada”, asustada por que le cuelguen la etiqueta de radical. “Ella no es tibia. Es de las que decían que cada niño que fracasaba escolarmente le dolía. Que la tasa de abandono no era una cifra sino muchas historias personales. Era directora del instituto las 24 horas del día”, recuerdan sus compañeros. “Tiene compromiso”, añade otra compañera.

Gestionará igualdad, donciliación y políticas sociales, y conoce de primera mano la realidad de la discapacidad y la dependencia

Ha liderado proyectos educativos europeos de intercambio sobre educación no sexista. Si Vox escarba ahí, tampoco le gustará. Es socia de la fundación Laberinto en Huelva, para personas con discapacidad, y de la red Aspapronias, padres que apoyan a las familias con hijos con discapacidad. Tiene experiencia en reeducación de menores en centros de acogida y coordinó durante ocho años programas de mediación en el ámbito escolar. En Cs, consideraron que, pese a no tener experiencia en política, “su perfil encajaba a la perfección en una consejería que lleva asuntos como la dependencia y el resto de políticas sociales”.

Azote del PSOE

Vox pidió su cabeza cuando no hacía ni 24 horas que había llegado al cargo. Y eso que posiblemente compraría cada uno de los mensajes que esta profesora ha dado en la campaña y que tenían en el punto de mira, la mayoría de las veces, la corrupción del PSOE. De hecho, en Cs están convencidos, porque aseguran tener pruebas, de que fueron los socialistas quienes hicieron circular el ya famoso artículo.

Vox pidió su cabeza cuando no llevaba ni 24 horas en el cargo. Y eso que posiblemente compraría cada uno de los mensajes que ha dado en campaña

Durante la campaña electoral, Ruiz fue muy dura: “Los corruptos para el PSOE son una especie protegida”. En Aljaraque, donde ella era directora de instituto, se produjo el bochornoso episodio de la presunta compra de votos para evitar una moción de censura contra la alcaldesa socialista. Nueve minutos y 50 segundos de grabación permiten oír a un sindicalista, supuesto enviado del presidente de la Diputación de Huelva y secretario general del PSOE, Ignacio Caraballo, ofrecer un puesto en la empresa de Aguas de Huelva a la mujer de uno de los que tenían que votar la moción. Caraballo, junto al sindicalista y los ediles de Sí se Puede, que participaron en este episodio, está procesado por cohecho y deberá sentarse en el banquillo. Pese a que está procesado, Susana Díaz no pidió su dimisión, como dicta el Código Ético.

La consejera de Igualdad dice no ser ni de derechas ni de izquierdas, y se define como “liberal, progresista y europeísta”, así lo sostiene en una entrevista durante la campaña en ‘Viva Huelva’. Ya se puede colgar algún galón en Cs. En Huelva, donde el partido expulsó a dos concejales en el ayuntamiento y ha tenido años muy movidos de peleas internas, Cs quedó en las andaluzas en tercer lugar. Sin embargo, en Aljaraque, el pueblo que vio nacer su carrera política, Cs ganó a ocho puntos de distancia del siguiente partido, el PP. Es, además, con el 26,26% de los votos, el municipio donde han ganado los de Rivera con mejor porcentaje. ¿Aguantará o se hará un Ruth Beitia?, preguntamos a varios compañeros de Ruiz. "¿Renunciar? ¿Dejarlo? Se ve que no la conoces. La política es dura, pero ella tiene tres décadas de gestión pública y sabe a lo que viene", dice un diputado de Cs. De momento, Ruiz es el objetivo favorito de Vox. Y quizá también, por lo que dicen, del PSOE.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios