la cadena, en declive

Susana Díaz afronta una gran rebelión en Canal Sur a las puertas de las elecciones

Los trabajadores se plantan, la plantilla declara persona ‘non grata’ al director, Joaquín Durán, mientras aprueba movilizaciones y protestas como en RTVE por una “nefasta” gestión

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

Los trabajadores de Canal Sur estallan. La asamblea de la Radio Televisión Andaluza (RTVA) ha aprobado “por unanimidad”, según fuentes del Comité Intercentros de la cadena pública, declarar persona 'non grata' a Joaquín Durán, director general interino del ente desde hace un lustro. Una reprobación que quieren extender a toda la dirección, ante la sospecha de que el Gobierno intente controlar el incendio forzando la retirada de Durán, en edad ya de jubilación, y designando de nuevo de forma interina a una persona de su equipo, posiblemente Pilar Vergara, como solución hasta que pasen las elecciones andaluzas.

Tras años de avisos, protestas y graves signos de deterioro en la cadena pública andaluza, con la audiencia cayendo en picado hasta 10 puntos en una década, los trabajadores se plantan. No solo reprueban al director sino que quieren que en todas las delegaciones se haga un especie de referéndum, explican los representantes de los trabajadores, para reprobar a toda la cúpula. Iniciarán una ronda de contactos con las entidades sociales y los partidos políticos para presentar el documento 'Recuperar la nuestra'.

Habrá movilizaciones a las puertas del Parlamento el próximo pleno, posiblemente el último antes de las elecciones, y se iniciarán acciones de protesta por parte de los trabajadores como las llevadas a cabo por la Radio Televisión Española (RTVE), en las que la plantilla se vestía de negro para mostrar su indignación con los mandos de la cadena.

Estas acciones no tienen precedentes y los trabajadores están dispuestos a extender estas protestas durante la campaña electoral, avisan fuentes sindicales. Aunque la presidenta Susana Díaz sigue mareando la perdiz, todo apunta a que convocará a finales de septiembre para abrir las urnas a finales de noviembre. Ir sin el apoyo de Canal Sur puede ser complicado para un Gobierno al que toda la oposición acusa, desde hace años, de tener la cadena al servicio de sus intereses políticos.

Cinco años sin hacer nada

La presidenta de la Junta de Andalucía no ha admitido en todos estos años que en Canal Sur tenía un problema cada vez más serio. El consejo de administración del ente público está caducado desde 2014 y el director, Joaquín Durán, está en funciones desde 2013. En estos cinco años, el Gobierno andaluz no ha abierto la renovación en la RTVA alegando que no tenían mayoría en el Parlamento ni posibilidad de llegar a acuerdos.

Los nuevos partidos en la Cámara, Ciudadanos y Podemos, verán terminar la legislatura sin tener participación ni voz en una cadena que sigue gobernándose conforme a los resultados de las elecciones de 2008, en los que el PSOE tuvo mayoría absoluta. Es el atropello más importante a los órganos de extracción parlamentaria que se recuerda en toda la autonomía andaluza. Están caducados el Audiovisual, la Cámara de Cuentas y el Defensor del Pueblo, y el Consultivo se renovó por decreto de la presidenta. El PP, que tiene más sillones de los que realmente le corresponden en estos órganos, no hace mucho ruido con este asunto.

Los sindicatos con representación en la cadena han aparcado las siglas y todos los trabajadores van a una en esta ocasión, aseguran fuentes del Comité Intercentros, que enviará una nota en las próximas horas comunicando las acciones de protesta. Los trabajadores se sumen en el desconcierto y la indignación. La gota que ha colmado el vaso son las últimas decisiones de una dirección que no asume “una gestión nefasta” y que ha decidido suprimir programas históricos de la casa como 'Al Sur' y entregar franjas horarias clave de la radio a personas externas, como es el caso del fichaje del humorista gaditano Yuyu, que dejó la SER tras una jugosa oferta de Canal Sur, la misma cadena que años antes no supo retenerlo. “Es una operación calamitosa que de nuevo tiene el sello de Durán”, avisan desde el comité. Los sindicatos han pedido datos del coste del contrato.

Desconexión de los andaluces

“La opacidad en las decisiones está generando malestar en todos los colectivos y áreas. Es evidente que la dirección nos está llevando a los niveles más bajos de audiencia y, lo que es más grave, de aceptación social de toda nuestra historia”, alertó CCOO en un comunicado días atrás. La secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, se ha visto además en el epicentro de esta polémica cuando en una entrevista en 'El País' días atrás proclamó: “Canal Sur es una rémora para el desarrollo andaluz”. Después matizó que no se refería a los trabajadores sino a la dirección de la cadena, pero ya el malestar y la preocupación por estas afirmaciones de la líder de Podemos, partido que defiende los medios de comunicación públicos, habían corrido como la pólvora entre la plantilla, que señala que hay un abismo cada vez mayor entre Canal Sur y los andaluces que puede acabar con la cadena a medio plazo.

En el documento 'Recuperar la nuestra', los trabajadores alertan de que “tras casi 30 años de historia, Canal Sur deriva hacia un futuro incierto”. “Sin inversiones para adaptarse a los cambios tecnológicos, con una errática programación lejana a los actuales intereses de la plural sociedad andaluza y con la merma continua de una plantilla cada vez más sobrecargada, pudiera parecer que existe un plan para que la RTVA no sea el referente informativo y cultural de calidad que Andalucía merece”, siguen los trabajadores en este documento.

"Tras casi 30 años, Canal Sur deriva hacia un futuro incierto”, advierten los trabajadores, preocupados por la falta de reconocimiento social de la cadena

Más desconexiones locales, una apuesta por los contenidos propios y no las productoras ‘amigas’ o ‘pata negra’, que con personas como Juan y Medio, Toñi Moreno o María del Monte siguen copando los principales programas de televisión. La renovación del consejo de administración y de la dirección “conforme a criterios de méritos y capacidad” o la garantía de “independencia” a los trabajadores, son otras exigencias en este documento, 'Recuperar la nuestra'. La audiencia de la cadena está actualmente en el 8,7%, frente al 16,8% de 2008.

Hace dos años, la Radio Televisión de Andalucía (RTVA) se aseguró una inyección económica de 418,5 millones de euros de fondos públicos de la Junta de Andalucía para el trienio 2017-2019. Así se recoge en el contrato-programa sellado con la agencia pública empresarial que pretende garantizar la estabilidad y la supervivencia de la cadena con una subvención anual de 139,5 millones de euros transferidos desde el Presupuesto autonómico. La plantilla asciende a 1.475 personas, según fuentes oficiales.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios