TRAS EL ANUNCIO DE SU VIAJE A BRUSELAS

La oposición carga contra Susana Díaz por usar medios públicos para liderar el PSOE

La líder socialista sigue compaginando su agenda como presidenta y mandamás socialista. Este jueves recibe a Miquel Iceta en Sevilla y se someterá a sesión de control en el Parlamento

Foto: Susana Díaz, en la sesión de control al Gobierno en el Parlamento andaluz el pasado 17 de marzo. (EFE)
Susana Díaz, en la sesión de control al Gobierno en el Parlamento andaluz el pasado 17 de marzo. (EFE)

Todo apunta a que Susana Díaz tiene planeado pasar los próximos meses "centrada" en Andalucía, como ella defiende. Pero la oposición política, y muchos dirigentes socialistas lo admiten, la sitúa en una evidente campaña para mejorar su imagen y llegar a liderar el PSOE. Y si es posible con un amago de primarias sin rivales, como pasó en Andalucía, mejor. Su plan podría ser perfecto si no fuera porque sus rivales andaluces en PP, Podemos e IU ya han empezado a martillear acusándola de valerse de su cargo como presidenta andaluza, de los recursos públicos y medios institucionales, a favor de su campaña de imagen y de su aspiración de "coser" el PSOE. Parece complicado que pueda mantener este tren los próximos seis meses, en caso de que sea en mayo cuando se convoque el congreso federal y cuando, por fin, asuma sin rodeos que será candidata más allá de su "estoy a disposición del partido, haré lo que quieran mis compañeros".

Con estos antecedentes, se antoja aún más difícil que pueda compaginar sin problemas la presidencia de la Junta y la secretaría general del PSOE, aunque ella ya haya defendido públicamente que es posible y algunos líderes socialistas lo hayan respaldado. No hay precedentes. Sí de compaginar la presidencia del Gobierno central y el mando del partido. Pero muchos se preguntan cómo, por ejemplo, en un próximo debate sobre la financiación autonómica, podría Susana Díaz defender los intereses de Andalucía por encima de otros territorios si es líder del PSOE.

PP, IU y Podemos coincidieron en alzar la voz y advertir de que no piensan tolerar que la presidencia de la Junta sea un trampolín para que Susana Díaz se convierta en secretaria general del PSOE. Desde el equipo de la baronesa, se muestran totalmente tranquilos. Aseguran que la separación de tareas se vigila de forma "escrupulosa" e ironizan con la imposibilidad de que la socialista se desdoble en dos personas distintas. Si acude a una entrevista en una televisión —en los últimos 15 días ha visitado los platós de Telecinco, La Sexta y Canal Sur—, su cuenta institucional y su equipo la promocionan. "Acude como presidenta de la Junta", explican, aunque después la mayoría de las preguntas arrumben la gestión y se centren en lo orgánico y en la cuestión socialista. Si el Gobierno central reúne a los agentes sociales para abordar la reforma del Pacto de Toledo, ella cita en San Telmo a la Asociación de Viudas de Andalucía para garantizarles que peleará por que sus pensiones sigan siendo contributivas. "Es su deber", insisten.

PP, IU y Podemos advierten de que no piensan tolerar que la presidencia de la Junta sea un trampolín para que Díaz se convierta en secretaria general del PSOE

En su agenda de este jueves, tiene previsto comparecer en la sesión de control en el Parlamento andaluz y reunirse con el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. La reunión, aclaran desde su equipo, no se celebrará en San Telmo, aunque al parecer era la intención inicial. No sería nada raro. Sus antecesores en el cargo se han reunido con dirigentes socialistas en la sede del Gobierno andaluz. Pero las circunstancias ahora son diferentes. Ella se sabe vigilada en este sentido y la recomposición de relaciones con el PSC es crucial si quiere llegar a la secretaría general.

Este miércoles, mientras los portavoces de la oposición arremetían contra Susana Díaz en el Parlamento andaluz acusándola de aprovecharse de su papel institucional indebidamente, ella acudía en Madrid a la presentación de un libro del hijo del socialista Guillermo Fernández Vara. Allí volvía a defender que está centrada en Andalucía y que cuando habla como jefa de la oposición lo hace porque representa a los andaluces, que son millones de españoles. Acudía acompañada de parte de su equipo en San Telmo, entre ellos el secretario general de la Presidencia, Máximo Díaz-Cano, y uno de los periodistas de su equipo de prensa. ¿Iba como presidenta o como secretaria general del PSOE-A? "A título personal", indican desde el Gobierno andaluz. No iba nadie estrictamente del partido con ella. ¿Se pagó el viaje con recursos públicos? Tampoco hay una respuesta clara a eso, aunque se da por hecho que sí. El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, negó a preguntas de este periódico que haya ninguna campaña de imagen. "Es un invento", subrayó, tildando estas acusaciones de "demagogia" y asegurando que no hay ningún uso de recursos públicos o institucionales. "Absolutamente falso", respondió Vázquez, "la presidenta le saca a la oposición siete cuerpos de ventaja y ante eso solo saben embarrar el terreno de juego y hacer demagogia".

La gota que ha colmado el vaso ha sido su próximo viaje a Bruselas. El portavoz del Gobierno anunció su agenda institucional tras el Consejo de Gobierno del pasado martes. La mayoría de los actos se desarrollará en la jornada del próximo miércoles 30. La presidenta se reunirá con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y con tres miembros del Colegio de Comisarios de la Comisión Europea: Federica Mogherini, vicepresidenta de la CE y alta representante para la política exterior de la UE; Corina Cretu, comisaria de Política Regional, y Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos. Se incluye además una reunión con Gianni Pittella, presidente del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, y una intervención ante los diputados socialistas en la Eurocámara. El objetivo declarado del viaje es "la defensa de los intereses generales de Andalucía ante la UE, dejando claro que es hora de poner fin a la política de austeridad a ultranza que tanto daño ha causado a los países del sur de Europa". En su agenda, pero aún no está cerrado, se prevé un encuentro con militantes socialistas. Un mitin en Bruselas que presente a Díaz ante los referentes de la socialdemocracia europea, justo ahora que en su próxima conferencia política el PSOE planea llevar el debate sobre el proyecto más allá de las fronteras españolas.

Coincidirá en Bruselas con el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno Bonilla, que también lleva una apretada agenda de reuniones y encuentros. Ambos equipos se han intercambiado reproches por contraprogramarse. Queda claro que 'la política exterior' de Andalucía es una pieza codiciada. En esos ataques cruzados, los socialistas deslizan que el líder de los populares andaluces suele viajar a Madrid como senador para resolver asuntos del partido, insistiendo en esa línea difusa entre lo institucional y lo orgánico. Esa confusión es complicada de desenmarañar, pero mantenerse a salvo de las críticas de la oposición y que en los andaluces —que salen a la calle a quejarse por la mala gestión de la Sanidad o la educación— no cale la acusación de que Susana Díaz es "una presidenta a medias" es una tarea complicada. "Una presidenta medio presente es una presidenta ausente", advirtió desde IU Antonio Maíllo. Y esto lo van a escuchar mucho.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios