Susana Díaz ejerce de 'jefa' de la oposición a Rajoy: "Se acabó el absolutismo"
  1. España
  2. Andalucía
caos en el PSOE

Susana Díaz ejerce de 'jefa' de la oposición a Rajoy: "Se acabó el absolutismo"

La presidenta de la Junta sube el tono de la confrontación por encima de la gestión de su Gobierno y sitúa las demandas al PP como el gran motor de su gabinete

Foto: Susana Díaz. (EFE)
Susana Díaz. (EFE)

El Gobierno andaluz está entregado a la confrontación con Mariano Rajoy. Susana Díaz quiere coger la bandera de la oposición, a pesar de que no tiene escaño en el Congreso. Desde Andalucía, ejerce como líder del PSOE y marca el discurso del partido. No importó que el portavoz socialista, Antonio Hernando, defendiera hasta horas antes un acuerdo con el PP. Finalmente, "se acabó la mayoría absoluta y el absolutismo", sostuvo la líder andaluza, llamando a Rajoy a "buscar el acuerdo con el resto de fuerzas políticas". Como aviso a navegantes, esgrimió la derogación de la Lomce promovida por el PSOE en el Congreso. Los socialistas van a tener difícil no caer en errores y cambios de estrategia, como ha ocurrido con el caso del exministro del Interior, mientras no haya un liderazgo claro dentro del partido. Y es una obviedad que Susana Díaz pelea por ocupar ese espacio. De momento, "como presidenta de Andalucía", advierte su equipo

La confrontación frente al PP ocupó más tiempo que la gestión propia de Andalucía en el último consejo de gobierno del pasado martes. La solicitud de convocatoria urgente de la comisión general de las Comunidades Autónomas del Senado para pedir explicaciones por los recortes en la Ley de Dependencia es el último capítulo. Hay una lista previa de avisos, exigencias, demandas y plantones ante Rajoy abanderados por Díaz. "Estamos en un tiempo distinto. Tienen que empezar a gobernar de otra manera, porque no tienen mayoría absoluta", insistió la dirigente andaluza durante un acto en Sevilla. Eso sí, no quiso opinar sobre el castigo a los diputados rebeldes en el grupo socialista. Eso, advirtió, es cosa de la gestora, a la que felicitó porque está haciendo "un buen trabajo". La dirigente andaluza quiere tener la voz de la oposición al PP, pero no mancharse ni desgastarse en los asuntos orgánicos.

El Gobierno andaluz lleva semanas exigiendo la derogación de la ley de educación (Lomce) ya tumbada por el Congreso. El equipo de la presidenta se apresuraba a escribir dos mensajes en su cuenta de Twitter para ponerse al frente de la derogación y del pacto contra la violencia de género. No es solo el único asunto que alimenta la batalla con Rajoy. La aprobación de la jornada de las 35 horas en Andalucía, que el Gobierno ya ha dado por hecho que va a recurrir porque invade competencias estatales, está dando mucho juego a la dirigente socialista para jugar ese papel frente al PP.

35 horas o los recortes de Bruselas, todo vale

La negociación de la jornada laboral con los funcionarios estuvo enquistada durante meses. La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, rechazó la restitución de las 35 horas advirtiendo de que no había disponibilidad presupuestaria para una medida cuyo coste, para 250.000 empleados públicos, es "incalculable", según admitió Hacienda meses atrás. Pudo la presión de los sindicatos, sobre todo de CSIF, que insinuó al Gobierno andaluz que debía aprobar esa medida como guiño electoral, a sabiendas de que el PP, como ya ha hecho en otras comunidades, iba a paralizarla ante el Constitucional. Ahora, Susana Díaz exige a Rajoy que no recurra y extienda esas 35 horas a todos los funcionarios españoles. Una medida de elevado coste que no permitiría Bruselas, que exige 5.500 millones de euros de recortes.

Hay más. A los recortes en dependencia y las 35 horas, el Gobierno socialista andaluz ha ido sumando demandas en los últimos días. Algunas llevan meses en el discurso, pero ahora las exigencias suenan más fuerte. La presidenta de la Junta urge a la reunión de la Conferencia de Presidentes y el Consejo de Política Fiscal y Financiera para abordar de manera inmediata la reforma del sistema de financiación. Rajoy no convoca a los presidentes desde 2012 y ha gobernado con la comodidad del rodillo de la mayoría absoluta, ignorando las reclamaciones de las autonomías. Eso, advierten desde el Gobierno andaluz, tiene que acabar ya. El portavoz del Ejecutivo autonómico, Miguel Ángel Vázquez, advirtió de que el Ejecutivo de Mariano Rajoy da muestras de que "no ha entendido de qué va esta legislatura". "El diálogo tiene que ser de verdad y no de boquilla", avisó.


El Presupuesto, en el aire

Susana Díaz, como el resto de barones socialistas, dejó claro que no piensa asumir recortes en el Presupuesto andaluz para 2017. La negociación de las cuentas del Estado está en el aire y los socialistas insisten en calificar de “imposible” un acuerdo con el PP, por más que Rajoy haya transmitido en Bruselas que está dispuesto a convocar elecciones en primavera si no saca adelante la ley presupuestaria. Desde el Gobierno andaluz lo califican de “chantaje” y sostienen que no piensan ceder en sus posiciones.

Sus rivales políticos enmarcan estas posiciones en un intento de la socialista de presentarse como líder de la oposición al PP desde Andalucía. Desde PP, Podemos e IU, coinciden en que Susana Díaz piensa más en su salto nacional y en rehabilitar su imagen para tomar las riendas del partido, tratando de quitarse el estigma de haber sido la promotora en las filas socialistas de la caída de Pedro Sánchez y de la abstención para que gobierne el PP. Su portavoz en el Gobierno niega tajantemente esta operación, y asegura que todas estas reivindicaciones que ahora vuelven a aparecer con fuerza llevan años en la agenda política del Gobierno andaluz. “Todo es antiguo, el PP no quiere asumir que la realidad ha cambiado y les toca gobernar sin mayoría absoluta. Que trabajen, se arremanguen y pacten. Tienen que aprender a hablar mucho y tememos que van a optar por negociar por debajo de la mesa con sus afines en la derecha nacionalista e independentista”, advirtió el portavoz del Gobierno de Susana Díaz.

Mientras sube el ruido de la confrontación al PP, el Ejecutivo autonómico puede apuntarse como un tanto importante tener ya tramitándose en el Parlamento su Presupuesto para 2017 gracias al apoyo de Ciudadanos. Pese a la incertidumbre por las exigencias de Bruselas y porque las comunidades aún debe pactar con el ministro Cristóbal Montoro el techo de gasto, las cuentas autonómicas caminan hacia su aprobación sin sobresaltos. Un logro político que quedó tapado en la Cámara autonómica por problemas de gestión en la Sanidad andaluza o por retrasos en políticas clave, como los planes de empleo que deben gestionar los ayuntamientos andaluces, que Susana Díaz anunció en las últimas elecciones municipales de mayo de 2015 y entrarán en vigor el primer trimestre de 2017.

Susana Díaz Mariano Rajoy Noticias de Andalucía Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda