pactos en andalucía

Granada, Almería, Málaga: la pinza de Rivera y Susana Díaz para desalojar al PP andaluz

El PP asume que tras Granada perderá más alcaldías clave, teme por Málaga y Almería y habla ya de "una confluencia electoral" con Albert Rivera y Susana Díaz al frente

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el líder de Ciudadanos, Juan Marín. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el líder de Ciudadanos, Juan Marín. (EFE)

Las elecciones municipales de hace un año arrojaron un mapa político mixto en Andalucía. Ciudadanos, que había facilitado la investidura de Susana Díaz, hizo un juego de equilibrios. Entregó al PP aquellas alcaldías donde este partido había sido la lista más votada, lo que permitía a Albert Rivera acudir a las elecciones con el marchamo de hombre de centro, líder de un partido que da paso a izquierda y derecha según las circunstancias. Ese equilibrio está a punto de romperse después de que PSOE y Ciudadanos han sellado este miércoles un acuerdo definitivo que descabalga al PP de la alcaldía de Granada.

La decisión, indican fuentes de Ciudadanos, se adoptó en Madrid después de que el exregidor José Torres Hurtado fuera detenido en una operación contra la corrupción urbanística. La autoridad del presidente del PP-A, Juanma Moreno Bonilla, se vio afectada por la resistencia del alcalde a dimitir. En esos cinco días, PSOE y Ciudadanos fueron capaces de cerrar un acuerdo con Susana Díaz y Albert Rivera como interlocutores principales. Los movimientos posteriores de los populares, con dimisiones y una candidata a la alcaldía sin mancha, no han logrado deshacer esa rúbrica.

Granada, Almería, Málaga: la pinza de Rivera y Susana Díaz para desalojar al PP andaluz

Detrás de este acuerdo en Granada no hay un episodio aislado sino un ambicioso plan político. Dirigentes del PSOE andaluz admiten que aspiran a ir moviendo fichas hasta hacerse con otras alcaldías donde la debilidad del pacto de PP y Ciudadanos, con una relación muy tensa en Andalucía, es cada día más evidente. La interlocución de sus dirigentes regionales, Juanma Moreno y Juan Marín, que se enfrentan con dureza en el Parlamento, no es fluida. Es el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, quien se ha convertido en el principal interlocutor en la comunidad andaluza. Pero por encima, dirigentes de PSOE y Ciudadanos mueven sus fichas con mucha más facilidad. La relación de Susana Díaz y Albert Rivera es buena, tanto como la del líder de la formación naranja con Pedro Sánchez tras los últimos meses y su acuerdo nacional.

Granada no es un caso aislado. El PSOE ha trazado un plan ambicioso para hacer tambalear todo el poder municipal del PP. Ciudadanos tiene la llave

Tras Granada, se rompió el acuerdo en la alcaldía de Mijas. El alcalde de Ciudadanos cesó a los ediles del PP por “irregularidades”, “guerra sucia” y “deslealtades”, según fuentes del partido naranja. Ahora está también en la cuerda floja otra gran localidad, Roquetas de Mar, en Almería, donde Ciudadanos emite señales de que la relación con el histórico popular Gabriel Amat, siempre cercado por mil asuntos turbios eternamente paralizados en los tribunales, empieza a ser “muy complicada”. En este escenario, los socialistas se frotan las manos. Lo ocurrido en Jaén fue motivo de una gran bronca. Allí el PP gobierna ahora con los exconcejales de Ciudadanos, después de que fueran expulsados de su formación y decidieran continuar como tránsfugas junto al alcalde popular. Desde el núcleo duro del PSOE andaluz, admiten que ahora ambicionan las alcaldías de Almería y Málaga y que la gran meta política sería la Diputación malagueña, la auténtica joya de la corona.

El presidente del PP andaluz admite su temor a que PSOE y Ciudadanos sigan avanzando hasta descabalgar a su partido de todas aquellas instituciones donde ganaron sin mayoría absoluta. Señalan que el acuerdo de Albert Rivera y Pedro Sánchez ha escorado a Ciudadanos hacia los socialistas y no descartan que ese acuerdo haga tambalear todo el poder municipal del PP en Andalucía. “Todo es posible”, ha admitido Moreno Bonilla sobre este asunto, no sin señalar que sería “una absoluta sinrazón”.

Operación De la Torre o cómo “salvar la alcaldía”

El líder regional del PP, en un desayuno organizado por la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla, ha quitado trascendencia a la decisión del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, de no encabezar la candidatura al Congreso como número uno. Dijo no sentirse desautorizado, aunque de nuevo su apuesta por la renovación queda en entredicho. Sí que había tanteado al alcalde antes de hacer la oferta en público el pasado lunes en el programa de Carlos Alsina en Onda Cero y encontró resistencias. Aun así, Moreno se lanzó y de nuevo ha chocado con el muro de la vieja guardia. Génova, admiten fuentes de la dirección andaluza, tampoco ayuda.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. (EFE)
El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. (EFE)

El portazo del alcalde malagueño ha sentado, de nuevo, muy mal. Desde la cúpula andaluza del PP critican su “falta de generosidad” y lamentan que haya rechazado una salida “airosa”. “Va a terminar saliendo por la puerta de atrás y se arrepentirá”, apuntan fuentes del PP. De la Torre ya renunció a su acta de senador la pasada legislatura y no muestra ningún interés por un recambio. La oferta a De la Torre, que tiene 73 años y este junio batirá el record de alcalde más longevo en Málaga (también es el que lleva más tiempo al frente del Gobierno de una gran ciudad española, con 16 años en la alcaldía), era una jugada a varias bandas. Desde la dirección del PP andaluz admiten su temor a que la actitud del alcalde, con relaciones cada vez más tensas con Ciudadanos, acabe poniendo en manos del PSOE esta plaza política clave. Este jueves se estrena una nueva comisión de investigación, sobre Art Natura, el museo ‘fantasma’, y Ciudadanos prepara la artillería pesada. Ya hay otra comisión abierta sobre Limasa, la empresa municipal de limpieza. “La ciudad lleva un año paralizada. No se cumplen los acuerdos con Ciudadanos. Cada vez la situación es más insostenible”, admiten fuentes del PP andaluz.

La dirección del PP-A se niega a que Villalobos sea número uno, pero la malagueña tiene el aval de Génova y sigue moviéndose

“Las relaciones con De la Torre son cada vez más complicadas. No cumple nada de lo que se firmó en el acuerdo de investidura. No soporta las comisiones de investigación. Hay cada vez más tensión, pero de ahí a que vayamos a romper el pacto de gobierno queda un trecho. De momento, no”, coinciden desde la dirección de Ciudadanos en Andalucía. Tanto este partido como el PP admiten que la salida del actual alcalde ha estado sobre la mesa como una opción para dar oxígeno a ese acuerdo en la alcaldía. Pero De la Torre hace oídos sordos. Moreno Bonilla ha vuelto a dejar claro que Celia Villalobos seguirá como número dos. “Es una política de raza con la que he hablado y ha asumido que irá de dos”, ha dicho sobre la candidata malagueña que, no obstante, ya ha desenfundado sus armas y ha dejado claro que quiere recuperar su primer puesto. El líder del PP andaluz busca nuevos nombres tras la renuncia de García Urbano, alcalde de Estepona.

Las presiones para que acelere la renovación se enfocan en Sevilla y Málaga. Moreno Bonilla recibió este martes, durante un desayuno donde supuestamente la mayor parte del auditorio era afín, visibles presiones en forma de preguntas y lamentaciones sobre la falta de renovación en estas provincias y la petición de que se desprenda de “las camisas viejas”. En primera fila atendía quien es número uno al Congreso por Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y en otra mesa, parte de su grupo municipal, con Beltrán Pérez y Virginia Pérez como cabezas más visibles, empujando por el cambio. Aquí la guerra de verdad llegará al designar candidato a la alcadía. En Málaga se libra ya.

No hay instrucciones de Albert Rivera

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

Gonzalo Sichar, portavoz de Ciudadanos en la Diputación de Málaga, la muleta de Elías Bendodo en el Gobierno de la institución supramunicipal, niega que exista cualquier instrucción de la dirección regional o nacional de Ciudadanos para una moción de censura contra el PP. “No hay nada de eso. Nosotros solo decimos en lo que estamos de acuerdo con el Gobierno del PP y en lo que no. Este tipo de mensajes no aportan estabilidad a la provincia y creo que vienen por parte del PP, interesados en recoger el voto de centro-derecha que puede tener Ciudadanos”, destacó Sichar en declaraciones a El Confidencial.

El representante del partido de Albert Rivera también deja claro que tampoco han recibido ninguna propuesta del PSOE, “ni oficial, ni extraoficial”, para desbancar a Bendodo. Además, recuerda que la declaración como investigado por presunto tráfico de influencias y prevaricación en la construcción de la piscina ilegal de Francisco Conejo, número tres de Susana Díaz y portavoz socialista en la Diputación, invalidaría la candidatura de Conejo como presidente. “Lo que está claro es que el PSOE tiene ganas, pero no existe ninguna propuesta. A lo mejor tendrían una opción B, pero tampoco apoyaríamos al diputado Luis Guerrero [el cargo político que investiga el TSJA por cobrar del Centro Andaluz del Flamenco sin ni siquiera saber dónde estaba el centro de trabajo del que recibía la nómina]”.

La opción que desea el PP de Andalucía es la de aupar a Bendodo, presidente del PP de Málaga, al frente de la alcaldía, una aspiración política que jamás ha ocultado. “Quieren preparar la operación relevo a De la Torre y el problema es que le han señalado ya la salida. Si el PP quiere tener un delfín, tampoco se puede preparar en la campaña de 2019 sin rodaje previo. El momento debería ser pronto, pero la han fastidiado con las formas. Han visto la ocasión tras el no de García Urbano y el alcalde de Antequera para intentar proponer al alcalde y eso es un error”, subrayan fuentes de Ciudadanos en Málaga.

Ciudadanos cree que en la operación relevo del alcalde de Málaga "han fallado las formas", aunque su dirección en Andalucía apoya que salga De la Torre

La opción de Bendodo planteaba varios problemas importantes para los intereses populares. En primer lugar, habría que elegir a otro presidente de la Diputación de Málaga. Y en segundo término, el portavoz de Ciudadanos en el ayuntamiento malagueño, Juan Cassá, entendería que con la propuesta de Bendodo como alcalde se rompería el acuerdo de investidura con el PP alcanzado el pasado mes de mayo. Cassá entonces tendría las manos libres para dejar paso a María Gámez, la portavoz del PSOE, como alcaldesa, una opción que Cassá no ve con malos ojos.

El representante municipal de Ciudadanos mantiene una relación fluida con Bendodo, aunque no descarta dar su apoyo a Gámez si hay otro candidato que no fuera De la Torre. “El contador se pondría a cero y se volvería a hablar con todos los partidos políticos”, avisan fuentes de Ciudadanos, que valoran la función de árbitro y de puente de Elías Bendodo, en su función de portavoz del PP de Andalucía, con Juan Marín, el líder de Ciudadanos en Andalucía.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios