Rivera respalda sin fisuras "el oasis de entendimiento" con Díaz en Andalucía

El líder de Ciudadanos ve "la zarpa política" del PSOE en la decisión de apartar a Alaya de los ERE

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

Había ganas de oír al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sentado en la sala de prensa del Parlamento andaluz, donde su partido ha sellado grandes acuerdos con el PSOE de Susana Díaz, para facilitarle su investidura, sacar adelante el próximo Presupuesto, dilatar las medidas de PP y Podemos en la Cámara o hacerse con el control de la comisión de investigación sobre el fraude de los cursos.

Rivera demostró una vez más su habilidad política y dialéctica. Respaldó sin fisuras la estrategia de su partido en Andalucía, defendió una oposición "constructiva", que contrapuso con el papel de PP y Podemos, y se mostró convencido de que ese "oasis de entendimiento" con Susana Díaz en el próximo Presupuesto andaluz es una "buena noticia" que más allá del "ruido" sabrán valorar los votantes el próximo 20 de diciembre. Ni un paso atrás pese al descontento de parte de sus bases en Andalucía o al desgaste evidente al que están sometidos por este pacto con el PSOE andaluz.

Rivera venía muy puesto en los temas andaluces. Sabía lo que se le iba a preguntar y se había preparado bien cómo responderlo. La defensa de su alianza con el PSOE andaluz la contrarrestó con el golpe que asestó a los socialistas por la retirada de la jueza Mercedes Alaya del caso de los ERE. Dijo no tener ninguna prueba de que Susana Díaz haya presionado para retirar a la jueza mediante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Si no, aseguró, habría acudido a los tribunales. Pero se mantuvo firme en su denuncia de que tanto PSOE como PP "ponen y quitan jueces" en los ERE o el caso Gürtel y lo elevó a la categoría de "escándalo".

"Lo que ha pasado con Alaya y los jueces de la Gürtel es incompatible con la separación de poderes", sostuvo. Defendió una reforma profunda que garantice la separación de los políticos y la justicia para que "los jueces escojan a los jueces y la política saque la zarpa de la justicia" y se acaben "los mangoneos políticos". Es una de las reformas que defenderá el próximo noviembre en Cádiz, cuna de la primera Constitución española y elegida simbólicamente por Ciudadanos para presentar su programa de reformas. "Hay quien cree en Papá Noel y los Reyes magos", respondió claramente cuando se le interrogó sobre si estaba poniendo en duda la independencia judicial.

Le tocó al portavoz andaluz, Juan Marín, anunciar que pedirán la comparecencia de Susana Díaz y la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, en la comisión de investigación de los cursos de formación que Ciudadanos, con el voto del PSOE, preside en el Parlamento andaluz. Los socialistas también habían anunciado la solicitud de comparecencia de la ministra. Rivera respaldó esta decisión al igual que el pacto que permitirá a Susana Díaz ganar un año de estabilidad y sacar adelante sus Presupuestos autonómicos de 2016. No cree que esa alianza con los socialistas en una comunidad donde este partido lleva gobernando más de tres décadas le pase factura electoral o le cobre un precio alto en sus aspiraciones como candidato a las generales. 

"Lo veremos el 20 de diciembre. Estoy muy satisfecho con el trabajo hecho", defendió. Aludió a encuestas que pronostican "una caída de hasta 13 diputados" del PP en Andalucía respecto al histórico resultado de 2011 y confió en el triunfo de Ciudadanos en las urnas. "Lo cómodo es quedarse en un rincón, decir que no a todo y salirse del Parlamento. Hay que mojarse", defendió.

Su mensaje más reiterado fue que los andaluces sabrán que, tras la bajada de dos puntos del IRPF pactada en el Presupuesto, el alivio que noten en sus bolsillos a final de mes es obra de Ciudadanos. "Nuestra labor no es cómoda, es responsable. He ejercido la oposición ocho años al independentismo en Cataluña y eso no es cómodo", insistió el líder de Ciudadanos. Tampoco se fajó sobre el papel de su partido facilitando el veto a la oposición en el Parlamento andaluz. Respaldó que Ciudadanos mantuviera durante semanas una posición favorable a los intereses del Gobierno y en contra de la oposición porque había que pedir "un informe jurídico". Eso sí, admitió que como grupo de la oposición en el Parlamento catalán no le gustaba que sus iniciativas llevaran meses guardadas en un cajón.

En este escenario de acuerdos con los socialistas, Albert Rivera volvió a dejar claro que descarta que su partido entre en el Gobierno de Susana Díaz. "Ciudadanos no quiere sillas, quiere cambios", reivindicó. Que haya un acuerdo rápido con el Presupuesto andaluz, que haya un "oasis de entendimiento" lo consideró "una buena noticia" en mitad de tanta trifulca política y un avance de lo que deberá de ocurrir en el Congreso después de la cita de diciembre. Rivera va a por los votos del PP en Andalucía y lo tiene muy claro. "Ciudadanos ha conseguido en seis meses más de los que consiguió [Javier] Arenas en 30 años de oposición inexistente", soltó como broche final.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios