Es noticia
Menú
Sánchez entrega a Junqueras una malversación a la carta que le acerca a las urnas
  1. España
PARA REBAJAR LAS PENAS DE INHABILITACIÓN

Sánchez entrega a Junqueras una malversación a la carta que le acerca a las urnas

El objetivo de los republicanos pasa por reducir las penas de inhabilitación asociadas a la malversación para que dirigentes como Oriol Junqueras y Marta Rovira puedan concurrir a los próximos comicios electorales

Foto: El presidente de ERC, Oriol Junqueras. (EFE/David Borrat)
El presidente de ERC, Oriol Junqueras. (EFE/David Borrat)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Gobierno tiene intención de reformar el delito de malversación de forma paralela al de sedición, como confirmaba este martes el presidente Pedro Sánchez. ERC va a presentar una enmienda a la reforma del Código Penal para lograr así cerrar el círculo y no solo facilitar la vuelta de dirigentes independentistas fugados con la sustitución del delito de sedición por el de desórdenes públicos agravados, sino también rebajar las penas de inhabilitación a los acusados de malversación para que puedan volver a la primera línea política. El objetivo de los republicanos pasa por reducir las penas de inhabilitación asociadas a la malversación para poder concurrir a los próximos comicios electorales.

Dirigentes de ERC como Oriol Junqueras o Marta Rovira podrán acelerar su vuelta a la vida institucional, presentándose en listas electorales, si se reforma el delito de malversación y por su aplicación retroactiva quedan exculpados. Sobre el exvicepresidente de la Generalitat y actual presidente de ERC, Oriol Junqueras, pesa una condena de inhabilitación absoluta de 13 años. El tribunal del procés fijó hasta el 5 de julio de 2031 la imposibilidad de ser elegido para un cargo público. La secretaria general de ERC, Marta Rovira, huida en Suiza, incluso podría hacerlo solo con la reforma del delito de sedición, ya que sobre ella no pesa la condena de malversación. Con todo, la desaparición del delito de sedición ha llevado a algunos magistrados a considerar que la malversación también se vería afectada y tendría que decaer. La enmienda de ERC ofrecería así un doble blindaje.

Foto: Pedro Sánchez con Gabriel Rufián, portavoz de ERC, en una foto de archivo. (EFE/J.J. Guillén)

Desde el Ejecutivo, ya se ha comenzado a hacer pedagogía sobre una cuestión que ha encendido todas las alertas dentro del PSOE, al considerar que esta cesión a los republicanos tendría un coste electoral mucho mayor al de reformar la sedición por vincularse a la corrupción. Es por ello que Sánchez, en conversación informal con los periodistas durante los actos institucionales por el aniversario de la Constitución, aseguraba que no habrá una rebaja de las penas por este delito ni tampoco retrocesos en la lucha contra la corrupción. Lo que habrá es una reforma ad hoc que beneficie a los dirigentes que lideraron el procés.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, insistió después en otra conversación informal con periodistas que la hipotética reforma no afectaría a la "corrupción política", dando a entender que se ajustaría a los delitos en el marco del procés u otras situaciones donde se considere que no hay lucro personal ni de ningún otro tipo. La frase más repetida por ministros socialistas respecto a esta reforma es que se debe enfocar dentro del "derecho comparado", por lo que argumentan que, como con el delito de sedición, los cambios se orientarían a una homologación con la legislación de otros países europeos. Concretamente, estas mismas fuentes apuntaron a la legislación de países como Portugal, Italia o Francia. El mismo argumento utilizado para justificar la supresión del delito de sedición que se tramita de urgencia en las Cortes.

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián. (EFE/Chema Moya) Opinión

"Con la corrupción política, cero empatía", concluyen desde el Gobierno, a la espera de analizar la letra pequeña de la enmienda que va a presentar ERC. El PSOE también presentará enmiendas, pero no para reformar la malversación, sino para que queden excluidos del delito de desórdenes agravados los piquetes. Como ejemplo de esta separación entre corrupción política y malversación, un ministro socialista que ha estudiado las posibilidades de esta reforma apunta al caso de un alcalde que dedique fondos europeos a pagar las nóminas de funcionarios municipales. Un caso en el que habría malversación, entienden estas mismas fuentes, pero no corrupción política.

División en el independentismo

Mientras en Madrid la clase política hervía con el alcance de la malversación, en Barcelona la polémica ha pasado prácticamente desapercibida. Buena parte del independentismo no reconoce a ERC la victoria de derogar la sedición e incluso se estaba manifestando ayer a las puertas del Palau, acusando a Pere Aragonès de "colaboracionista" traidor y de piedra de toque del autonomismo. Menos aún le va a hacer la ola por una enmienda para una “reforma quirúrgica” de la malversación que, además, se tendrá que conjugar con otras enmiendas que se presenten, entre ellas, la del propio PSOE.

Foto: Miembros de la ANC participan en la manifestación de la Asamblea Nacional Catalana en contra de la derogación del delito de sedición en Barcelona. (EFE/Marta Pérez)

JxCAT se alineó con la manifestación que había convocado la ANC, que pinchó en términos de convocatoria: según la Guardia Urbana de Barcelona, solo asistieron 4.500 personas. Eso sí, estaban Laura Borràs, presidenta de JxCAT, y el secretario general del partido, Jordi Turull. En la calle, las protestas nunca versaron sobre la malversación, sino sobre el modo en que se espera derogar la sedición.

El independentismo más purista se plantó en la calle, en donde les acompañaron hasta destacados miembros de la CUP como el diputado Carles Riera, mientras el pragmático se instaló en los despachos donde ya se había pactado el alcance de la reforma de malversación, que parece muy acotada en las conversaciones con el PSOE.

Foto: El presidente de ERC, Oriol Junqueras. (EFE/Javier Cebollada) Opinión
El desguace de la malversación
Gonzalo Quintero Olivares

Las críticas de JxCAT se centran en que se está desmovilizando la calle. El planteamiento de ERC es que el pulso social ha cambiado en Cataluña y que la declaración unilateral de independencia no puede activarse como si se tratase de pulsar un interruptor de la luz. El presidente de ERC, Oriol Junqueras, sigue muy comprometido con sus lugartenientes, Lluís Salvadó y Josep Maria Jové, que afrontan un juicio con importantes penas de cárcel por haber formado parte de la segunda línea que impulsó el intento de sedición de octubre de 2017.

Oriol Junqueras no solo quiere librar a sus hombres de confianza de la cárcel, sino también poder volver a presentarse en una lista electoral, ya que la derogación de la sedición le dejaría sin penas de inhabilitación. La jugada se redondearía con la derivada de que la secretaria general de ERC, Marta Rovira, podría volver a España, siguiendo los pasos de Meritxell Serret y Anna Gabriel. Si toda la presión que la ANC puede ejercer desde la calle es la de la jornada de ayer, Junqueras y los suyos pueden estar tranquilos. Además, las encuestas auguran que hoy por hoy ERC mantendría sus 13 diputados, de manera que Junqueras y Sánchez están tejiendo una alianza más a largo plazo, que trascienda incluso la legislatura y que permita una mayoría progresista en España cuatro años más.

El Gobierno tiene intención de reformar el delito de malversación de forma paralela al de sedición, como confirmaba este martes el presidente Pedro Sánchez. ERC va a presentar una enmienda a la reforma del Código Penal para lograr así cerrar el círculo y no solo facilitar la vuelta de dirigentes independentistas fugados con la sustitución del delito de sedición por el de desórdenes públicos agravados, sino también rebajar las penas de inhabilitación a los acusados de malversación para que puedan volver a la primera línea política. El objetivo de los republicanos pasa por reducir las penas de inhabilitación asociadas a la malversación para poder concurrir a los próximos comicios electorales.

Oriol Junqueras Pedro Sánchez
El redactor recomienda