Es noticia
Menú
Buckingham invita personalmente a Juan Carlos I y a los reyes abdicados de Bélgica y Países Bajos
  1. España
Moncloa y Zarzuela organizarán el traslado

Buckingham invita personalmente a Juan Carlos I y a los reyes abdicados de Bélgica y Países Bajos

La representación oficial de España será de don Felipe y doña Letizia, y las presencias de los Reyes eméritos, de la princesa Beatriz de los Países Bajos y de Alberto y Paola de Bélgica tendrán carácter familiar

Foto: El rey Juan Carlos saluda a la prensa el 23 de mayo de 2022. (EFE/Lavandeira jr.)
El rey Juan Carlos saluda a la prensa el 23 de mayo de 2022. (EFE/Lavandeira jr.)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Juan Carlos I asistirá al funeral de Estado de la fallecida Isabel II. La decisión responde positivamente a una nota verbal del Foreign Office británico a la Embajada de España en Londres, en la que se comunica la invitación a los reyes don Felipe y doña Letizia, así como al Rey abdicado y a doña Sofía.

Se trata, según fuentes consultadas por El Confidencial, de una invitación al funeral de Isabel II —que se celebrará el próximo lunes 19 en la Abadía de Westminster— de carácter personalísimo, que se ha hecho extensiva también a la monarca abdicada de los Países Bajos, la ahora princesa Beatriz de Orange Nassau, que renunció el 30 de abril de 2013, y a los reyes de los belgas Alberto II y la reina Paola. Aquel abdicó el 21 de julio de 2013, poco tiempo después que la reina holandesa.

Foto: Juan Carlos I. (EFE/Lavandeira Jr)

En el caso del reino de Dinamarca, la invitación de la Casa Real británica se ha formulado al príncipe heredero, Federico, conde de Monpezat, y a su esposa Mary Elizabeth, pero no a la reina Margarita II, en consideración a su edad (82 años) y a su salud, para así evitarle tener que excusar su asistencia.

En las próximas 48 horas, el Gobierno y la Casa del Rey deben acordar los términos de la logística del traslado de don Juan Carlos desde Abu Dabi hasta Londres, ya que doña Sofía viajará con los Reyes, siempre sobre la base indiscutible de que la representación del Estado la asume don Felipe y que sus padres son invitados por razones familiares.

El protocolo de la Casa Real británica determinará los sitios de cada uno de los invitados a la ceremonia fúnebre, pero don Felipe y don Juan Carlos no aparecerán cercanos, sino muy distanciados, con difícil probabilidad de que sean fotografiados juntos por primera vez desde enero de 2020, con motivo del funeral de la infanta Pilar.

Nada obsta la presencia del padre del Rey en territorio británico, tampoco la pendiente sentencia sobre una demanda de acoso interpuesta por Corina Larsen. Se trata de una reclamación civil que no afecta en absoluto a la libertad de movimientos del Rey abdicado. Por otra parte, Juan Carlos I está libre de cualquier responsabilidad penal o de otra naturaleza tras el archivo en marzo pasado de las tres diligencias indagatorias practicadas por el ministerio fiscal.

Foto: El nuevo rey de Inglaterra, Carlos III. (Reuters/Henry Nicholls)

La ausencia de Juan Carlos I en las exequias de la reina Isabel II hubiese sido muy voluminosa, porque pocos miembros de la realeza europea están más vinculados a la familia real de los Windsor que la española, y especialmente, además del Rey emérito, su esposa, doña Sofía.

Por otra parte, don Juan Carlos tiene un deber de agradecimiento hacia el padre de Carlos III de Inglaterra, fallecido hace año y medio: Felipe de Edimburgo se plantó en Madrid nada menos que el 22 de noviembre de 1975 para estar presente en la proclamación ante las Cortes franquistas de Juan Carlos I como rey de España. El efecto legitimador de la Corona británica en aquellos momentos, con otras presencias institucionales, fue decisivo y ofreció al padre de Felipe VI una singular proyección internacional. El Rey emérito lamentó especialmente la muerte del marido de la reina Isabel II, que se produjo el 9 de abril del pasado año. No se celebraron funerales de Estado y fue enterrado en Windsor el día 17 de ese mes.

Isabel II condecoró al Rey con la gran orden de la reina Victoria, de la que ambos eran tataranietos

Por otra parte, cuando los Reyes eméritos, en plenitud institucional y personal, visitaron oficialmente el Reino Unido en 1986, fueron alojados por la fallecida reina Isabel en el castillo de Windsor y la soberana condecoró al rey de España con la gran orden de la reina Victoria, de la que ambos eran tataranietos. No solo: Juan Carlos I fue el primer rey que se dirigió conjuntamente a los comunes y los lores en el gran salón del Parlamento de Westminster, en el que Carlos III hizo ayer su primer discurso parlamentario. El gran salón —denominado Westminster Hall— es una de las estancias más antiguas de Londres, porque data de 1097.

La reina Isabel II y su marido, Felipe de Edimburgo, devolvieron la visita a los reyes de España en 1988. Visitaron varias ciudades y quedó sellada entre ambas familias un pacto de unidad a pesar del disenso irreductible acerca de la soberanía británica en el Peñón de Gibraltar. Los Windsor y los Borbón, sin embargo, no se han distanciado por esa cuestión, pese a que los reyes de España no acudieron a la boda del hoy rey de Inglaterra con Diana Spencer al prever —y así sucedió— que el nuevo matrimonio comenzaría su viaje nupcial por la colonia en suelo español.

placeholder La reina Isabel y el Rey emérito juntos durante una visita en 1988. (Georges De Keerle/Getty Images)
La reina Isabel y el Rey emérito juntos durante una visita en 1988. (Georges De Keerle/Getty Images)

Después de la abdicación de Juan Carlos I, la reina Isabel II invitó a un viaje de Estado al Reino Unido a Felipe VI y a la reina consorte, que se desarrolló entre los días 11 y 14 de julio de 2017. Don Felipe se dirigió a una representación de las dos cámaras británicas ante las que afirmó: "Somos dos de los países más antiguos de Europa y del mundo. Somos monarquías parlamentarias con una vocación y un firme compromiso con la pluralidad y la diversidad que enriquecen a nuestras sociedades. Nuestros países crearon los dos grandes imperios mundiales de proyección atlántica y visión universal. Nuestras lenguas son los principales idiomas de comunicación internacional. Compartimos, en fin, una historia en común y nos unen la estima y los afectos personales que ligan sólidamente a nuestras sociedades. Y compartimos además nuestro respeto a la soberanía nacional y a la legalidad que democráticamente nos hemos dado como la piedra angular sobre la que se basa todo Estado de derecho que garantiza la convivencia pacífica y armoniosa de nuestros ciudadanos".

Foto: La reina Isabel de Inglaterra y el duque de Edimburgo, con la roca de Gibraltar al fondo en 1954. (Cedida)

Se consideró que el nuevo rey de España mantenía así la vinculación estrechísima entre los dos países y entre las dos monarquías parlamentarias, efectivamente, las más antiguas del mundo occidental. Pero es que además de los lazos familiares de Juan Carlos I y doña Sofía —esta, por proximidad de parentesco con Felipe de Edimburgo, de soltero príncipe de Dinamarca y de Grecia—, Alfonso XII cursó sus estudios militares en la mítica academia inglesa de Sandhurst, lo que le permitió dominar el inglés —además del francés— y mantener una estrecha relación hasta su muerte en 1885 con el Reino Unido.

Su hijo, Alfonso XIII, además de matrimoniar con Victoria Eugenia de Battenberg —hija de la princesa Beatriz, la menor de los vástagos de la reina Victoria—, logró que su hijo Juan, padre de Juan Carlos I, realizase sus estudios navales en la academia inglesa de Dartmouth y prácticas en el buque Iron Duke, hasta el punto de que el rey Jorge V le nombró teniente de navío honorario. De haber continuado su carrera en la Armada británica, hubiese obtenido la nacionalidad. En la actualidad, la princesa de Asturias, Leonor de Borbón y Ortiz, cursa estudios en el centro Atlantic College, situado a pocos kilómetros de la ciudad galesa de Cardiff.

Juan Carlos I asistirá al funeral de Estado de la fallecida Isabel II. La decisión responde positivamente a una nota verbal del Foreign Office británico a la Embajada de España en Londres, en la que se comunica la invitación a los reyes don Felipe y doña Letizia, así como al Rey abdicado y a doña Sofía.

Rey Don Juan Carlos Isabel II
El redactor recomienda