Es noticia
Menú
Pedro Sánchez baraja finales de agosto para la crisis que reducirá la estructura del Gobierno
  1. España
Tras la gira por iberoamérica

Pedro Sánchez baraja finales de agosto para la crisis que reducirá la estructura del Gobierno

En el PSOE apuntan que Nadia Calviño podría asumir más competencias en el reajuste. Yolanda Díaz tendrá que pactar con Ione Belarra cualquier retoque en las carteras de Podemos

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con las vicepresidentas primera y segunda del Ejecutivo, Nadia Calviño (c) y Yolanda Díaz. (EFE/Emilio Naranjo)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con las vicepresidentas primera y segunda del Ejecutivo, Nadia Calviño (c) y Yolanda Díaz. (EFE/Emilio Naranjo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Hace poco más de un año, Pedro Sánchez sorprendía con una remodelación del Gobierno que muchos de los afectados no esperaban. La salida de su jefe de gabinete, Iván Redondo, fue de las más sonadas. Con el tiempo se supo que a ministros que creían contar con la confianza del presidente se les comunicó su cese minutos antes de que se publicase en la prensa. Otros cambiaban de cartera a regañadientes y algunos mantuvieron el pulso y ganaron. Aquella crisis se produjo tras una gira de Sánchez por Estonia, Lituania y Letonia. En la cabeza del inquilino de la Moncloa estaría ahora repetir el 'modus operandi' de julio de 2021, según señalan a El Confidencial fuentes socialistas. En estos momentos, salvo cambios de última hora, el calendario para los movimientos en el Consejo de Ministros estaría previsto para la semana del 23 de agosto, tras el viaje que el jefe del Ejecutivo hará a Colombia, Ecuador y Honduras que acaba el 27. Quiere irse con los deberes hechos y anunciarlos a su vuelta.

Sánchez, no obstante, ha negado durante su visita a La Palma que vaya a abordar estos cambios y ha achacado el ruido a "intoxicaciones". "No entra en mis planes hacer ninguna crisis de Gobierno", ha declarado este martes. El jefe del Ejecutivo ha tratado de alejar los tambores de una nueva reestructuración, pero lo cierto es que el año pasado dijo exactamente lo mismo y no se cumplió. Aseguró el 1 de julio de 2021 que no estaban entre sus planes estos movimientos, pero poco más de una semana después dio un giro de 180 grados a su equipo, con la salida de pesos pesados como Carmen Calvo o José Luis Ábalos, entre otros. Ya durante este curso, el pasado mes de junio, respaldó a los equipos en Moncloa y Ferraz. Pero a mediados de julio, tras la dimisión de Adriana Lastra, cesó a los portavoces del partido y del grupo parlamentario del PSOE, Felipe Sicilia y Héctor Gómez. En su lugar designó a Pilar Alegría y Patxi López.

Foto: El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la exvicesecretaria Adriana Lastra y la presidenta del partido, Cristina Narbona. (EFE/Sergio Pérez)

El presidente quiere arrancar el nuevo curso con un equipo renovado que impulse una remontada en las encuestas de cara a las municipales y autonómicas de mayo de 2023. Se da por descontado que habrá ministros que abandonen su cartera para ser candidatos, aunque según fuentes cercanas a Ferraz, “no entrarán todos los que salgan”. La sensación en el partido es que habrá una reducción de la estructura del Ejecutivo. Parece que en tiempos de crisis es poco sostenible mantener 22 ministerios, aunque se trate de una coalición de dos partidos. El ajuste podría conllevar que se agrupasen carteras, como por ejemplo en el caso de la vicepresidenta Nadia Calviño, que estaría llamada a asumir nuevas funciones. La responsable económica de Sánchez es un valor al alza, ya que, según reconocen sus compañeros, ha sabido evolucionar de un perfil técnico a uno político. “Ahora da la batalla en el Congreso. No se esconde”.

Sánchez busca el efecto contrario que en su anterior catarsis ministerial. El nombramiento del veterano Patxi López como portavoz en el Congreso marca la tendencia. Quiere comunicadores con tablas capaces no solo de transmitir y defender la acción de gobierno, sino contrarrestar a la oposición. “Debe encontrar su Pepe Blanco”, asegura un exdirigente socialista que asesora con frecuencia al presidente. En esta línea se ha planteado que Antonio Hernando salga del gabinete presidencial para ocupar el Ministerio de Interior en sustitución de Fernando Grande-Marlaska. Es una de las muchas quinielas que se hacen. Hay mucho nerviosismo entre los ministros. Incluso los que se fueron de vacaciones convencidos de que volverían en septiembre a su cargo, hoy no lo dan por seguro.

El titular de Interior ya estuvo en la picota para ser sustituido, pero resistió. Ahora se le sitúa como candidato a la alcaldía de Madrid. Los sondeos internos auguran un descalabro sin precedentes en la capital, por lo que hay dudas sobre el salto de la delegada del Gobierno, Mercedes González. Los socialistas saben que es una plaza difícil, pero también consideran que los últimos escándalos han debilitado al alcalde, José Luis Martínez-Almeida, y que un rival popular y bien valorado podría movilizar a sus votantes. Aquí entra la ministra de Defensa, Margarita Robles, que ya sonó para los anteriores comicios madrileños. Moncloa llegó a hacer sondeos para medir su tirón. Ella nunca ha querido dar este paso.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, rodeado de la cúpula del PSOE ratificada en el Comité Federal. (EFE/Mariscal)

Robles, pese a ser de las ministras más valoradas, está ahora más débil por su pulso con el titular de Presidencia, Félix Bolaños, a cuenta del caso Pegasus. El hombre fuerte de Sánchez tampoco está en su mejor momento, según los fontaneros monclovitas. El caso del espionaje a los móviles del presidente le pesa como una losa y sus últimas negociaciones parlamentarias han llevado al Gobierno a hacer de cada votación en el Congreso una cuestión de confianza. En el Partido Socialista de Madrid (PSOE-M) ha empezado a sonar su nombre entre los candidatos para la capital, ya que sería de los pocos que suscitarían “cierto consenso” en una organización muy viciada.

En el PSOE-M ha empezado a circular el nombre de Bolaños para competir con Almeida

El baile de nombres no cesa. La responsable de Sanidad, Carolina Darias, es de las que, con su homóloga en Educación, Pilar Alegría, pasarían a ser candidatas. La primera se da por hecho que peleará por el Ayuntamiento de Las Palmas. En el caso de la segunda, se llegó a especular con que sustituyese al díscolo Javier Lambán. Si acaba saliendo será para volver a su tierra, Zaragoza. Hay mucha incertidumbre y pocas certezas. El presidente estaría ultimando en sus vacaciones en La Mareta todos los cambios. En la anterior remodelación hubo varias listas de ministrables que fueron entrando y saliendo de los borradores.

En el ala morada del Gobierno, el presidente no entrará. Las relaciones entre Yolanda Díaz y Podemos no pasan por su mejor momento. Desde el lanzamiento por parte de la vicepresidenta de la plataforma Sumar, las tensiones se han acrecentado. Díaz no tiene poder sobre los ministerios de Igualdad y Derechos Sociales, como se demostró con el cese fulminante de su mano derecha, Enrique Santiago. Ione Belarra aprovechó un viaje a Estados Unidos de la titular de Trabajo para destituir al dirigente del PCE como secretario de Estado. Cualquier movimiento está supeditado a una negociación previa entre Díaz y Belarra, y posteriormente entre Díaz y Sánchez. El pulgar, en definitiva, lo levantaría Pablo Iglesias.

Foto: Yolanda Díaz, Pablo Iglesias e Ione Belarra. (EFE/Pool/Mariscal)

Desde Podemos, hay diputados que aventuran que Ione Belarra e Irene Montero pueden ser las primeras que abandonen la bancada azul según se acerquen las elecciones generales. El futuro del partido es muy incierto, dado que parece imposible la integración en Sumar. Las encuestas dan un pésimo resultado a los morados, que habrían sufrido el efecto del socio menor, que siempre es el que más sufre en las coaliciones. A partir de septiembre, tendrán que medir si les da más rédito romper con el PSOE o seguir desgastando al Gobierno desde dentro.

La hoja de ruta de Sánchez pasa por volver con nuevas caras y mensajes para adelantarse al PP en la iniciativa y en los sondeos. El nuevo equipo empezaría a andar el próximo mes con el objetivo de llegar a la cita de Naciones Unidas del día 20 con el grupo engrasado. La primera batalla serán los presupuestos generales del Estado, que ya defenderá la nueva alineación.

Hace poco más de un año, Pedro Sánchez sorprendía con una remodelación del Gobierno que muchos de los afectados no esperaban. La salida de su jefe de gabinete, Iván Redondo, fue de las más sonadas. Con el tiempo se supo que a ministros que creían contar con la confianza del presidente se les comunicó su cese minutos antes de que se publicase en la prensa. Otros cambiaban de cartera a regañadientes y algunos mantuvieron el pulso y ganaron. Aquella crisis se produjo tras una gira de Sánchez por Estonia, Lituania y Letonia. En la cabeza del inquilino de la Moncloa estaría ahora repetir el 'modus operandi' de julio de 2021, según señalan a El Confidencial fuentes socialistas. En estos momentos, salvo cambios de última hora, el calendario para los movimientos en el Consejo de Ministros estaría previsto para la semana del 23 de agosto, tras el viaje que el jefe del Ejecutivo hará a Colombia, Ecuador y Honduras que acaba el 27. Quiere irse con los deberes hechos y anunciarlos a su vuelta.

PSOE Nadia Calviño Margarita Robles Pedro Sánchez
El redactor recomienda