El universo de Redondo en Moncloa se desvanece: "Dejamos descubierto al jefe"
  1. España
caerán muchos más

El universo de Redondo en Moncloa se desvanece: "Dejamos descubierto al jefe"

La caída de Iván Redondo obliga al desmontaje de la superestructura que llevó a Semillas. El nuevo secretario de Estado de Comunicación será un exdiputado del PSC, Francesc Vallès

placeholder Foto: Iván Redondo. (EFE)
Iván Redondo. (EFE)

La superestructura de poder que Iván Redondo montó en el edificio Semillas de la Moncloa se desmorona. La mayoría de colaboradores monclovitas del consultor donostiarra, más de un centenar, comenzó este lunes a hacer las maletas, algunos entre llantos, aseguran fuentes consultadas por este periódico. A todos ha descolocado la abrupta despedida del exjefe de gabinete, que el sábado les dejó una nota manuscrita: "Además de saber ganar, saber perder, hay que saber parar". Tras Redondo, ayer se confirmó el cese del secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. Y caerán muchos más como castillo de naipes.

La entrada de Óscar López como nuevo jefe de gabinete de la Presidencia será "contrarrevolucionaria", aseguran en Ferraz. Si Redondo convirtió Moncloa en una gran consultora política y de comunicación, López tirará de la cantera del partido para poblar los despachos con colaboradores con pedigrí socialista. El nuevo secretario de Estado de Comunicación será Francesc Vallès, exdiputado del PSC. "Se acabaron los tiempos de los gurús", repiten en la sede central, donde siempre hubo ruido de sables contra Redondo. "Estamos a su disposición", deslizaba ayer uno de los cargos que ya sabe que será cesado en los próximos días en alusión a López, quien ayer presenció su primera rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Foto: Pedro Sánchez e Iván Redondo en 2019. (EFE)

Sánchez ha garantizado su continuidad a un reducido grupo de colaboradores monclovitas, entre los que están el jefe de la Oficina Económica, Manuel de la Rocha, o el director de la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo, Diego Rubio. Son muchos los que esperan aún la llamada salvadora. La principal incógnita ahora es qué papel asumirá el adjunto al jefe de gabinete, Paco Salazar.

La transformación del gabinete de Presidencia iniciada por Redondo en 2018 fue radical. El cuerpo de funcionarios de élite (abogados y economistas del Estado, diplomáticos, técnicos de la alta administración), que históricamente ha dominado en Moncloa, fue sustituido por un ejército de publicistas, expertos de 'marketing' político y electoral, sociólogos, mineros de datos y guionistas de publicidad. Muchos de ellos intuyen que no seguirán. Como tampoco mantendrán nómina pública los tres socios de la consultora Redondo & Asociados: Fran Gómez, que fue el director de Comunicación de la Junta de Extremadura cuando Redondo gobernó con José Antonio Monago, Carmen Galbete y Alfredo Franco. A la única que no llevó a Moncloa fue a su mujer, Sandra Rudy.

Foto: Foto: EFE Opinión

Lo cierto es que Moncloa se ha instalado en un periodo de interregno. Los cargos salientes con más galones están intentando pactar una transición ordenada que evite dejar sus muchos proyectos a la intemperie, según corroboran a El Confidencial varios de ellos. Reclaman tiempo para cerrar tareas y encarar un traspaso pacífico. "No podemos dejar al jefe al descubierto", aseguran. Hay demasiados asuntos que han quedado por rematar en este movido curso político. En sus manos están los movimientos de Pedro Sánchez, su agenda y cuestiones operativas pendientes de acabar de perfilar: desde el viaje a EEUU del presidente de la próxima semana, hasta el despacho con Felipe VI en Miravent, pasando por la Conferencia de Presidentes prevista para final de mes.

Pero la única incertidumbre es si los relevos se producirán de golpe o en cascada. Esto es, si revolucionar ya las estructuras en las que se determinan buena parte de las líneas estratégicas, comunicativas y operativas o templar los cambios con la vista puesta en septiembre, a hacer un recambio más ordenado en el tiempo aunque listo ya para arrancar el nuevo curso político.

Así es el nuevo gabinete de Sánchez

La memorias por escribir de Iván Redondo

La comunicación es una de las piedras angulares del Ejecutivo y la nueva portavoz, Isabel Rodríguez, se ha estrenado mostrando de forma elegante unas intenciones centradas en mantener el control total del relato. Para ello, ha citado en sus dos primeros días al exlíder de los socialistas Alfredo Pérez Rubalcaba, quien le habría dejado escrito un decálogo para orientarla tras haber asumido la portavocía del Gobierno regional de Castilla-La Mancha en el que decía: "Nunca des un titular: da el titular que tú quieres dar". Premisa que no dudó en seguir con todas las consecuencias, sorteando todas las preguntas de los medios de comunicación e incluso evitando responder sobre cuestiones comprometidas. Rodríguez ya compartió con Vallès labores de dirección del grupo socialista en el Congreso.

El ya exjefe de gabinete de Pedro Sánchez, hasta el pasado sábado su hombre fuerte, con el que reconquistó, primero, la secretaría general del PSOE y, después, alcanzó el Gobierno, ha deslizado entre sus allegados su intención de escribir unas memorias sobre su paso por la Moncloa. Unas intenciones que entre quienes deberán pilotar ahora la remodelación en Moncloa se ha interpretado en clave de amenaza para propiciar una transición tranquila y ordenada. No eran pocos sus rivales, luchas de poder principalmente que se tradujeron en pulsos con Ferraz y dentro del Gobierno con ministros como Carmen Calvo.

La superestructura de poder que Iván Redondo montó en el edificio Semillas de la Moncloa se desmorona. La mayoría de colaboradores monclovitas del consultor donostiarra, más de un centenar, comenzó este lunes a hacer las maletas, algunos entre llantos, aseguran fuentes consultadas por este periódico. A todos ha descolocado la abrupta despedida del exjefe de gabinete, que el sábado les dejó una nota manuscrita: "Además de saber ganar, saber perder, hay que saber parar". Tras Redondo, ayer se confirmó el cese del secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. Y caerán muchos más como castillo de naipes.

Moncloa Iván Redondo Pedro Sánchez
El redactor recomienda