Es noticia
Menú
Génova denuncia que Sánchez haya dejado al Gobierno "con ministros a tiempo parcial"
  1. España
REMODELACIÓN EN FERRAZ

Génova denuncia que Sánchez haya dejado al Gobierno "con ministros a tiempo parcial"

En el PP se desvanece la tesis de un posible adelanto electoral pese al "agotamiento" de Sánchez, y cree que los últimos cambios en el partido no frenarán la sangría de votos en el PSOE

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Biel Alino)
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Biel Alino)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Mientras el PSOE trata de reparar su sala de máquinas, Feijóo insiste en hurgar en la herida que sigue abierta dentro de las filas socialistas. De nuevo en el mes de julio, Sánchez ha ejecutado una profunda remodelación en su equipo, aunque esta vez desde el papel de secretario general del partido. Los cambios han alejado la tesis a la que aún se aferraban algunos mandos de Génova, que veían como escenario plausible un adelanto electoral tras el cambio de paradigma que dejaron las elecciones en Andalucía. La lectura que hacen en la cúpula de la formación es que, aunque Sánchez tenga intención de agotar la legislatura, la crisis de Ferraz no logrará frenar la sangría de votos que azota a los socialistas. "El problema del PSOE es él", repiten diferentes cargos populares.

Sin entrar a valorar los nombres de la nueva ejecutiva del partido, el jefe de los populares ya advirtió durante un acto en Valencia que la "crisis permanente" en la que vive Sánchez le inhabilita para "gestionar la crisis económica" que sacude el país. En privado, fuentes de la dirección van más allá y denuncian que el presidente haya dejado el Gobierno "cojo" y con "ministros a tiempo parcial", porque a partir de ahora "van a dedicar parte de su jornada a revitalizar el sanchismo". No es una circunstancia extraña en política que ministros de un Gobierno compartan funciones con puestos orgánicos en su partido. Sin ir más lejos, María Dolores de Cospedal compaginó sus funciones como ministra de Defensa con la de secretaría general del PP durante el último Gobierno de Mariano Rajoy.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), junto al líder de la Xunta, Alfonso Rueda (d). (EFE/Brais Lorenzo)

Con todo, las voces consultadas subrayan que la "soledad" de Sánchez le obliga a desdoblar cargos para "encontrar a quien le ayude", con el objetivo de insuflar oxígeno a su malherido proyecto. No temen en Génova que esta estrategia pueda revertir la tendencia en favor de Sánchez, ya que "podrá cesar a Adriana Lastra, pero no a Yolanda Díaz". En este punto, el análisis que hacen en el equipo de Alberto Núñez Feijóo es que el PSOE no pierde votos por los cargos que lo compongan, sino por la gestión particular de Sánchez al frente del Gobierno.

En las últimas horas, Sánchez ha dado un giro de timón que se aceleró con la dimisión de la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y que ha terminado con la salida de cargos como Héctor Gómez o Felipe Sicilia, por no mencionar la renuncia de la exministra Dolores Delgado de la Fiscalía General del Estado. El líder socialista ha optado por una profunda remodelación que enterrará a los fieles que lo acompañaron desde que reconquistó la secretaría general del PSOE en 2018 y potenciará perfiles del 'viejo PSOE'. A todas estas salidas se suman las que ya se cobró durante la crisis de Gobierno que ejecutó en julio de 2021, y que se cobró cabezas como la de Carmen Calvo, José Luis Ábalos o Iván Redondo.

Foto: El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (i) y Felipe González (d). (EFE/Biel Aliño)

El 'exlehendakari' Patxi López, que confrontó con Sánchez en primarias, asumirá la portavocía en el Congreso; la titular de Hacienda, María Jesús Montero, asumirá la vicesecretaría general del partido, y la ministra de Educación, Pilar Alegría, se convertirá en altavoz de Ferraz. Además, Miquel Iceta accede al anillo de poder de la dirección socialista al asumir la secretaría de memoria democrática que deja libre Patxi López; y el actual jefe de Gabinete del presidente, Óscar López, formará también parte de una suerte de comité estratégico en la cúpula del PSOE, un órgano pensado para mejorar la táctica del partido de cara a las autonómicas y municipales de 2023.

"Ver cómo tratas al capital humano de tu partido también te define como dirigente", censuran en la nueva dirección popular, que hace meses que dio por zanjado el terremoto interno que acabó con la carrera política de Pablo Casado, apartado precisamente por la presión del partido para coronar en su lugar a Alberto Núñez Feijóo. El gallego no es precisamente amigo de los cambios, y desde su etapa en la Xunta ha estado rodeado de prácticamente el mismo núcleo duro. Algunos de ellos, como el nuevo vicesecretario de Organización, Miguel Tellado; o su jefa de comunicación, Mar Sánchez Sierra, llevan décadas a la sombra del gallego.

Foto: Alfonso Fernández-Mañueco, Alberto Núñez Feijóo y Juanma Moreno en Badajoz junto con la nueva líder del PP en Extremadura, María Guardiola. (EFE/Jero Morales)

El PP está crecido por el buen ritmo que ya avanzan las encuestas y, tras el hito andaluz, se marcan como objetivo "teñir de azul" el resto del mapa autonómico. Creen en el partido que están con "posibilidades reales" de arrebatar otros bastiones a la izquierda como Castilla-La Mancha, Aragón o la Comunidad Valenciana, y atisban también un crecimiento, aún moderado, de la tendencia en País Vasco y Cataluña, donde las siglas del PP hace años que iniciaron una travesía por el desierto. En suma, creen que el mensaje de la "alternativa" al Gobierno en un momento especialmente delicado para los bolsillos de los españoles "ha calado", mientras que el Gobierno "renuncia a cambiar el rumbo de una nave que corre riesgo de chocar contra un iceberg", como denunció el propio Feijóo este jueves.

Génova insiste en que el último cambio de cromos en el PSOE para tratar de revitalizar al partido no es más que un síntoma del "agotamiento" político de Sánchez. De hecho, como publicó El Confidencial, hace tiempo que en el PP se mueve la teoría de que no será el actual jefe del Ejecutivo quien rivalice en las urnas con Feijóo. Con todo, algunas voces del partido procedentes de baronías territoriales advierten sobre el "riesgo" de dar por amortizado a Sánchez antes de tiempo. "El malestar social es imparable, pero él se ha demostrado experto en situaciones complicadas", reconocen.

Mientras el PSOE trata de reparar su sala de máquinas, Feijóo insiste en hurgar en la herida que sigue abierta dentro de las filas socialistas. De nuevo en el mes de julio, Sánchez ha ejecutado una profunda remodelación en su equipo, aunque esta vez desde el papel de secretario general del partido. Los cambios han alejado la tesis a la que aún se aferraban algunos mandos de Génova, que veían como escenario plausible un adelanto electoral tras el cambio de paradigma que dejaron las elecciones en Andalucía. La lectura que hacen en la cúpula de la formación es que, aunque Sánchez tenga intención de agotar la legislatura, la crisis de Ferraz no logrará frenar la sangría de votos que azota a los socialistas. "El problema del PSOE es él", repiten diferentes cargos populares.

PSOE Partido Popular (PP)
El redactor recomienda