Es noticia
Menú
Sánchez activa el modo electoral y no justifica ante los suyos los cambios en Ferraz
  1. España
COMITÉ FEDERAL

Sánchez activa el modo electoral y no justifica ante los suyos los cambios en Ferraz

El objetivo de la remodelación es fusionar el partido con Moncloa, para trasladar la acción de Gobierno. Y fue precisamente a lo que se orientó el discurso del presidente del Ejecutivo, centrado en la gestión y la hoja de ruta electoral

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, rodeado de la cúpula del PSOE ratificada en el Comité Federal. (EFE/Mariscal)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, rodeado de la cúpula del PSOE ratificada en el Comité Federal. (EFE/Mariscal)

Pedro Sánchez ha puesto al PSOE en modo de campaña electoral. Pasando de puntillas por la crisis orgánica, el jefe de filas de los socialistas ha exhortado a los suyos en el comité federal, que ratificará la remodelación de la cúpula, a "meter una marcha más". Afrontar desde ya el proceso electoral, con la vista puesta en mantener el poder territorial en las municipales y autonómicas de dentro de diez meses. La primera parada en las urnas que determinará si Sánchez llega con oxígeno a las generales, previstas para finales del próximo año. Las referencias a los cambios apenas han ocupado una mínima parte del discurso del secretario general, agradeciendo el trabajo realizado a quienes salen de sus cargos y alentando a sus sustitutos que "ya sabéis que nos toca ir a por todas". Sin justificar su propuesta de cambios, llevaba previamente a la ejecutiva, Sánchez llamó a poner en valor la "resistencia y el avance", asociando ambos conceptos a las siglas del partido.

La gran parte del discurso del presidente del Gobierno y líder del PSOE se ha centrado en la gestión, tanto en los retos inmediatos, como la lucha contra los incendios, como en la transición ecológica y las respuestas a los desafíos del cambio climático o la situación económica. "Gobernamos para proteger y para transformar", arengó, introduciendo algunos lemas ya utilizados en el debate sobre el estado de la nación como que "iré a por todas para defender el interés de la mayoría social"; "estaremos siempre del lado de quienes más lo necesiten, aunque resultemos incómodos para los poderosos" o "no vamos a hacer como el PP en anteriores crisis, ser fuerte con los débiles y débil con los fuertes".

Foto: El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante un acto de la campaña electoral en Andalucía. (EFE/Álvaro Cabrera)

De la hora que duró el discurso, cincuenta minutos se dedicaron a sacar pecho por la acción del Ejecutivo. Sánchez intenta así evitar que la crisis orgánica sea leída como una señal de debilidad, la última rectificación del rumbo con las encuestas en contra y visibilizando que ni la remodelación del Ejecutivo del pasado año ni el congreso federal de Valencia han funcionado como se esperaba.

Balance, poniendo el valor, los avances, y mirada al futuro, a modo de resumen de las ideas fuerzas ya desplegadas en el debate sobre el estado de la nación. Gestión, gestión y gestión, poniéndola por delante de las referencias la crisis orgánica en Ferraz, el principal motivo del cónclave convocado este sábado. El objetivo ahora es fusionar el partido con Moncloa, para trasladar la acción de Gobierno, y fue precisamente a lo que se orientó el discurso de Sánchez, centrado en la hoja de ruta del Ejecutivo. La llevada a cabo y que queda por desarrollar. De ahí que anunciase que la próxima semana se presentarán en el Congreso las propuestas de ley para implantar un impuesto a la banca y otro a los beneficios de las energéticas. "Vamos a por todas" fue la frase más repetida, con vistas al proceso electoral de 2023, porque "desde este momento la prioridad es clara, ganar las elecciones municipales y donde se celebren las autonómicas". "Vamos a ganar trabajando juntos como equipo", concluyó.

"Desde este momento la prioridad es clara, ganar las elecciones municipales y donde se celebren las autonómicas"

El jefe de filas de los socialistas ha presidido el comité federal flanqueado ya por la nueva cúpula, con la flamante vicesecretaria general, María Jesús Montero, a su izquierda, y el ratificado secretario de Organización, Santos Cerdán, a su derecha, además de la nueva portavoz del PSOE, Pilar Alegría. Una puesta en escena previa a que se ratificasen sus nombramientos por parte de sus integrantes.

Las distintas federaciones ya dieron cuenta de su respaldo a los cambios propuestos por el secretario general antes de su entrada al cónclave. "Respaldo a los cambios" en la dirección, con el objetivo de "reforzar", "impulsar" y "salir más fuertes", de cara al proceso electoral de 2023, fueron algunos de los argumentarios que se repitieron entre los barones antes de participar en el comité federal, máximo órgano entre congresos. La nota menos optimista la dio el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien advirtió que "vienen curvas", en referencia a las turbulencias económicas, y evitó dar un respaldo explícito a la remodelación de la ejecutiva, atribuyendo al secretario general "quien tiene que decidir si son útiles". Con todo, sí señaló que se apuesta por valores seguros y que los socialistas no deben "meterse en aventuras" de cara a las municipales y autonómicas.

placeholder El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. (EFE/Jesús Monroy)
El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. (EFE/Jesús Monroy)

La supervisión de la campaña, programa y candidatos, precisamente, quedará bajo el mando de un comité estratégico fusionado con la Moncloa. Un órgano de nueva creación al margen de la ejecutiva, con cinco ministros, el secretario de Organización, los portavoces y el jefe del Gabinete de la presidencia del Gobierno, Óscar López, concebido para coordinar todo el proceso electoral. Entre sus integrantes, algunos nombres han sonado como candidatos para las elecciones de mayo, aunque en su mayoría se han autodescartado.

Además de la creación del nuevo comité de dirección, se ratificarán en el comité federal la sustitución de los portavoces en el Congreso y Ferraz. Los cargos de Felipe Sicilia y Héctor Gómez serán ocupados por figuras veteranas del PSOE clásico a las que se les atribuye un mayor conocimiento público, según las encuestas, y, como señala un miembro de la dirección, "más garra". Se trata del 'exlehendakari' Patxi López, para la portavocía del Congreso, y de la titular de Educación, Pilar Alegría, para la de Ferraz. El altavoz del partido también será reforzado con la exportavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien se convertirá en número dos como vicesecretaria general, en sustitución de Adriana Lastra.

Sánchez pasa por alto los cambios, intentando evitar que la crisis orgánica sea leída como una señal de debilidad, la última rectificación

El nuevo comité de dirección, que emula al comité estratégico creado por Felipe González en 1993 para afrontar las elecciones generales de aquel año, asume 'de facto' el control político del partido. Un control que se entrega a la Moncloa en detrimento de la ejecutiva salida del 40 congreso federal del PSOE, que se celebró el pasado mes de octubre. De sus nueve integrantes, además de Sánchez, cinco son ministros (Félix Bolaños, María Jesús Montero, Isabel Rodríguez, Pilar Alegría y Miquel Iceta) y un sexto es el jefe de Gabinete de la presidencia del Gobierno, Óscar López. Lo completan Patxi López; el secretario de Organización, Santos Cerdán, y la portavoz en el Senado, Eva Granados. Lo presidirá Pedro Sánchez.

Foto: María Jesús Montero, Juan Espadas y Pedro Sánchez en un acto de la campaña andaluza en Jaén. (EFE/José Manuel Pedrosa)

La revolución orgánica en el PSOE, extendiéndose a los grupos parlamentarios, es más propia de un congreso que de un comité federal. Una remodelación enfocada a afrontar la carrera de fondo hasta las generales con lo que se considera valores más seguros y con "legitimidad". Conectando al partido con la Moncloa y los territorios, dado que el primer hito del proceso electoral de 2023 serán las municipales y autonómicas del próximo mes de mayo.

Sobre el plan de contingencia contra la crisis energética que se discutirá la próxima semana en Bruselas, avanzó que "defenderemos nuestros intereses frente a soluciones impuestas", en línea con lo anunciado por la vicepresidenta de Transición Ecológica, contraria a que recortar el consumo en un 15%. Frente a ello, se ofrece aumentar la capacidad de suministro a otros países más dependientes del gas ruso, "pero no podemos aceptar imposiciones sin debate ni consulta y con un efecto lesivo para el tejido industrial y sin beneficio claro para nadie"

Pedro Sánchez ha puesto al PSOE en modo de campaña electoral. Pasando de puntillas por la crisis orgánica, el jefe de filas de los socialistas ha exhortado a los suyos en el comité federal, que ratificará la remodelación de la cúpula, a "meter una marcha más". Afrontar desde ya el proceso electoral, con la vista puesta en mantener el poder territorial en las municipales y autonómicas de dentro de diez meses. La primera parada en las urnas que determinará si Sánchez llega con oxígeno a las generales, previstas para finales del próximo año. Las referencias a los cambios apenas han ocupado una mínima parte del discurso del secretario general, agradeciendo el trabajo realizado a quienes salen de sus cargos y alentando a sus sustitutos que "ya sabéis que nos toca ir a por todas". Sin justificar su propuesta de cambios, llevaba previamente a la ejecutiva, Sánchez llamó a poner en valor la "resistencia y el avance", asociando ambos conceptos a las siglas del partido.

PSOE Pedro Sánchez Emiliano García-Page
El redactor recomienda