Es noticia
Menú
Sánchez pide a sus ministros que ejerzan de 'coportavoces' y pararrayos tras el 19-J
  1. España
"NECESITA MÁS PARAPETOS"

Sánchez pide a sus ministros que ejerzan de 'coportavoces' y pararrayos tras el 19-J

El objetivo pasa por "reforzar" la comunicación y los perfiles para que la acción desplegada por el Ejecutivo llegue a la calle. Ferraz y el grupo parlamentario se cuestionan mutuamente

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, durante la sesión de control al Gobierno este miércoles en el Congreso. (EFE/Emilio Naranjo)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, durante la sesión de control al Gobierno este miércoles en el Congreso. (EFE/Emilio Naranjo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El análisis en las filas socialistas sobre la debacle electoral en Andalucía va tomando cuerpo y todos los focos se centran en la conclusión que ya esbozó el secretario general y presidente del Gobierno en la ejecutiva de su partido este lunes: la necesidad de reforzar la comunicación. Pedro Sánchez reclamó más peso político para hacerse escuchar y trasladar la acción del Ejecutivo. "No solo estar", rodeándose así de más perfiles que ejerzan de pararrayos con un mayor arrojo frente al asedio de la oposición. "Tenemos que proteger al presidente", explica un miembro de la cúpula socialista, mientras otro alto cargo señala que deben producirse movimientos para que Sánchez cuente con más escuderos que le paren los golpes. "Necesita más parapetos", señalan estas mismas fuentes. A partir de ahí, ya nadie descarta cambios en las portavocías, una posibilidad que sobrevuela tanto en el partido como en los grupos parlamentarios.

En Ferraz apuntan al Congreso, y desde el grupo parlamentario devuelven la pelota al partido, con reproches cruzados y cuestionándose mutuamente. Quienes interpretan que las consignas del presidente iban dirigidas al portavoz del Congreso, Héctor Gómez, lo justifican porque es una visión "que está en el ambiente", poniendo en duda su poco conocimiento público e, incluso, en los territorios. "No se le conoce y Sánchez necesita quien lo proteja en el Congreso", indica un miembro de la dirección socialista. También hay quien apunta que se habría sondeado la recolocación del portavoz en segundos escalafones del Ministerio de Exteriores.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene durante la sesión de control en el Congreso este miércoles. (EFE/Emilio Naranjo)

Un escenario que niegan tajantemente desde el entorno de Gómez, al mismo tiempo que atribuyen a "interpretaciones interesadas" que el "refuerzo" comunicativo tenga como destinatario el grupo socialista en el Congreso. En su descargo, estas mismas fuentes defienden que no se trata solo del grado de conocimiento o desconocimiento, sino en el mensaje que se fija. Tras ello, se ponen en duda las explicaciones dadas desde Ferraz por el portavoz Felipe Sicilia sobre el batacazo en las elecciones andaluzas.

El portavoz de los socialistas en el Congreso sustituyó en el cargo a Adriana Lastra el pasado mes de septiembre. Al Congreso había llegado apenas dos años antes, proveniente del Instituto de Turismo de España. Con bagaje profesional y académico, además de experiencia de gestión por encima de la orgánica e institucional, era el perfil idóneo que buscaba su jefe de filas dentro de la renovación parlamentaria antes del XX Congreso Federal. Una confianza del presidente del Gobierno que se mantendría, según subrayan otras fuentes de la dirección del grupo.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un pleno del Congreso junto a las vicepresidentas Nadia Calviño (c) y Yolanda Díaz. (EFE/Emilio Naranjo)

Otro dirigente socialista zanja que los cambios, de producirse, no estarían madurados ni por el secretario general, sin inclinarse sobre si afectarían más a Ferraz o al grupo parlamentario. Eso sí, considera que la decisión se tomaría de cara al inicio del próximo curso político, en septiembre. Lo cierto es que la necesidad de reforzar la comunicación pedida por el presidente ha dado lugar a diferentes interpretaciones en el grupo de WhatsApp de la ejecutiva, según reconoce uno de sus miembros.

Portavocía coral

En lo que sí coinciden todas las fuentes consultadas, también en Moncloa, es en la pretensión de que haya más ministros que respalden la labor de portavocía ejercida por la titular de Política Territorial, Isabel Rodríguez. Que los miembros del Consejo de Ministros no se limiten a comunicar sobre las cuestiones concretas de sus departamentos y políticas sectoriales, sino que trasladen una visión más de conjunto. Con una estrategia cohesionada. Esto es, actuar de pararrayos de Sánchez. Una suerte de coportavoces oficiosos, que sirvan de escuderos contra el PP y para incidir en la línea política del Ejecutivo. Conectar más para hacer que las medidas del Gobierno lleguen en positivo y remar juntos.

Un miembro de la dirección pone como ejemplo a la ministra de Educación, Pilar Alegría, a quien atribuye una gran capacidad de comunicación, pero que no estaría aprovechada al centrarse solamente en asuntos relacionados con su ministerio. Colectivizar la portavocía, sin poner en duda que esta función siga recayendo oficialmente en Rodríguez. Tras la salida del Gobierno hace casi un año de José Luis Ábalos y Carmen Calvo, este papel se ha limitado a la titular de Hacienda, María Jesús Montero. La transversalidad de su departamento influye, pero también que fue la encargada de asumir este rol hasta la remodelación del pasado verano.

Sin el éxito esperado hasta ahora, se está tratando que las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera eleven su perfil para desempeñar el mismo cometido. Vender gestión y parar los golpes de la oposición, con un Alberto Núñez Feijóo cada vez más centrado en cuestionar la línea económica del Gobierno para presentarse como alternativa en la actual situación. Los nuevos ministros tras la remodelación del Ejecutivo siguen teniendo un bajo grado de conocimiento público y cunde la sensación de que no acaban de despegar. Algunos de ellos, como Pilar Llop (Justicia), Raquel Sánchez (Transportes) o Diana Morant (Ciencia), están por debajo de la barrera del 75% de desconocimiento entre la población.

Vender gestión sin compartir medallas con UP

El objetivo, ahora que se trata de revitalizar la agenda legislativa con medidas sociales y de lucha contra la inflación, es intensificar la comunicación con más pedagogía para que la acción desplegada por el Ejecutivo llegue a la calle. Que se asocie al Gobierno y, sobre todo, al presidente Pedro Sánchez. De ahí el cuidado que ya se está teniendo para que las medidas del plan de choque que se incluirán en la prórroga del decreto anticrisis no se filtren, ni siquiera internamente, para evitar que Unidas Podemos las traslade a la sociedad como propias. En Moncloa, se ha valorado que sea el propio presidente quien se encargue de explicar públicamente el contenido del decreto tras el Consejo de Ministros extraordinario de este sábado en el que se aprobará.

La muestra de este creciente celo entre los socialistas es que la rebaja del IVA de la luz del 10% al 5%, anunciada por Sánchez este miércoles, no se comunicó a sus socios de coalición hasta unos minutos antes de hacerse pública.

Foto: El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta del partido, Cristina Narbona, y la vicesecretaria general, Adriana Lastra, este lunes durante la ejecutiva socialista. (EFE/Sergio Pérez)
El PSOE entierra la autocrítica para blindar a Sánchez tras el 19-J y se resiste a los cambios
Iván Gil Infografía: R. Márquez y D. Ojeda Datos: Unidad de Datos

Para aplacar la sensación de cambio de ciclo tras los comicios andaluces y pasar página, no solo se pretende redoblar la iniciativa del Ejecutivo, sino también del Congreso. La intención de los grupos que sostienen al Gobierno de coalición pasa por habilitar el mes de julio para plenos y comisiones. Tomar la iniciativa y trasladar el mensaje de que el Gobierno no se va de vacaciones mientras la situación económica empeora por la inflación. También ante la amenaza de una creciente inflamación social. Desde la Plataforma por la Defensa del Transporte por Mercancías, se está planteando una nueva huelga. Con la habilitación de plenos y comisiones en julio, se pretende acelerar la ley de vivienda y desbloquear otras como la de memoria democrática y la reforma de la denominada ley mordaza.

"El Gobierno tiene ánimo de hablar de otras cosas que no sean Andalucía", ironizan desde la dirección de uno de los grupos parlamentarios que forman parte del bloque de investidura. Algo por lo que se felicitan, reconociendo la voluntad de acelerar la aprobación de leyes. A un año y medio de que remate la legislatura, y con la celebración de las autonómicas y municipales en el mes de mayo, el margen para legislar se limita prácticamente a solo dos periodos de sesiones más. Antes de ello, los presupuestos serán la clave de bóveda y el Gobierno lo fía todo a su aprobación.

El análisis en las filas socialistas sobre la debacle electoral en Andalucía va tomando cuerpo y todos los focos se centran en la conclusión que ya esbozó el secretario general y presidente del Gobierno en la ejecutiva de su partido este lunes: la necesidad de reforzar la comunicación. Pedro Sánchez reclamó más peso político para hacerse escuchar y trasladar la acción del Ejecutivo. "No solo estar", rodeándose así de más perfiles que ejerzan de pararrayos con un mayor arrojo frente al asedio de la oposición. "Tenemos que proteger al presidente", explica un miembro de la cúpula socialista, mientras otro alto cargo señala que deben producirse movimientos para que Sánchez cuente con más escuderos que le paren los golpes. "Necesita más parapetos", señalan estas mismas fuentes. A partir de ahí, ya nadie descarta cambios en las portavocías, una posibilidad que sobrevuela tanto en el partido como en los grupos parlamentarios.

Pedro Sánchez
El redactor recomienda