Es noticia
Menú
Argelia da marcha atrás y autoriza el comercio con España
  1. España
Suspendido desde el 9 de junio

Argelia da marcha atrás y autoriza el comercio con España

Cinco días después de haber confirmado la suspensión de los intercambios hispano-argelinos, Argel rectifica, quizá por temor a unas posibles sanciones de la Comisión Europea por discriminar a un Estado miembro

Foto: El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune. (Reuters/Archivo/Ramzi Boudina)
El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune. (Reuters/Archivo/Ramzi Boudina)

Menos de una semana después de haber confirmado por escrito que el comercio con España estaba suspendido desde el 9 de junio pasado, las autoridades de Argelia dan marcha atrás y restablecen una situación de aparente normalidad.

La Asociación Profesional de la Banca y de las Entidades Financieras (APBEF) publicó el jueves por la noche una orden, la tercera en 50 días, que anula las dos anteriores. La APBEF es la patronal bancaria en un país en el que la mayoría de la banca es pública y está además supervisada por el Ministerio de Finanzas. Sus instrucciones son de obligado cumplimiento.

placeholder Pinche para leer la orden de la APBEF.
Pinche para leer la orden de la APBEF.

“Tengo el honor de informarle de que, tras la evaluación del presente mecanismo, y tras consultar a los agentes del comercio exterior afectados, las medidas cautelares” con relación a España “ya no son necesarias”, escribe el director de la APBEF, Rachid Belaid, en una circular dirigida a los directores de bancos.

Las medidas a las que alude consistían en congelar las operaciones bancarias con España, lo que, en la práctica, impedía los intercambios comerciales. La APBEF las impuso, mediante una primera circular, el 8 de junio, el mismo día en que el presidente argelino, Abdelmajid Tebboune, rompió el tratado de amistad con España suscrito en 2002. En una segunda circular, la APBEF precisó el pasado sábado que quedaban exentas de esa sanción las operaciones comerciales cerradas antes del 9 de junio.

Foto: Abdelmadjid Tebboune, presidente de Argelia. (EFE/Etorre Ferrari)

En 2019, antes de la pandemia, España era un socio importante de Argelia. Era su cuarto proveedor de bienes y servicios, por detrás de Francia e Italia, pero por delante de Alemania.

La primera orden de la patronal bancaria dio pie al ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, para denunciar el 10 de junio en Bruselas, ante la Comisión Europea, la discriminación de España por Argelia. Incumplía así, según Albares, el acuerdo de asociación Argelia-Unión Europea de 2005.

Foto: Vista general del puerto comercial de Argel. (EFE/EPA/Mohamed Messara)

El jefe de la diplomacia española logró ese mismo día el pleno respaldo de la Comisión Europea. Un comunicado conjunto del alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, y del vicepresidente encargado del comercio, Valdis Dombrovskis, señaló que las medidas argelinas “parecen ser, a primera vista, una violación del acuerdo de asociación”. “Esto implica un tratamiento discriminatorio de un Estado miembros de la UE”. Desde entonces, Bruselas no se ha vuelto a manifestar sobre este asunto.

Esta amonestación no bastó, aparentemente, para amilanar a las autoridades argelinas, que el 23 de junio ratificaron su postura por escrito, añadiendo algunas precisiones. Su brusco cambio de parecer del jueves por la noche “debe obedecer a las advertencias formuladas desde la Comisión Europea”, que ostenta la competencia del comercio exterior de la UE y se encarga además de velar por el respeto de los acuerdos de asociación, señala una fuente diplomática no oficial.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la República de Argelia, Abdelmadjid Tabboune. (EFE/Fernando Calvo)

No está claro, sin embargo, si la marcha atrás de Argelia en el pulso que echa a España es meramente táctica, para sortear posibles sanciones de la Comisión, o supone una rectificación en toda regla que va a permitir la reanudación del comercio bilateral, que está bajo mínimos. Las empresas españolas exportadoras a Argelia darán pronto una respuesta sobre cuál es la grado de sinceridad del volantazo argelino.

La crisis con Argelia se desató nada más conocerse, a través de un comunicado de la Casa Real de Marruecos, la carta que el presidente Pedro Sánchez había remitido, el 14 de marzo, a Mohamed VI en la que daba su respaldo a la solución que propugna Rabat para resolver el conflicto del Sáhara Occidental concediendo una autonomía al territorio y sin celebrar un referéndum de autodeterminación de los saharauis.

El encontronazo hispano-argelino ha afectado a todo el comercio y a algunos contratos, excepto a los hidrocarburos que Argelia exporta. El suministro de gas es hoy en día el único vínculo comercial que se mantiene, pero desde principios de año España ha reducido sus compras a Argelia y EEUU se ha convertido, de lejos, en su primer suministrador. Su gas natural licuado (GNL), que llega en metaneros a las plantas de regasificación, es más caro que el argelino.

Menos de una semana después de haber confirmado por escrito que el comercio con España estaba suspendido desde el 9 de junio pasado, las autoridades de Argelia dan marcha atrás y restablecen una situación de aparente normalidad.

Argelia
El redactor recomienda