Es noticia
Menú
La guerra fría con Argelia desemboca en un bloqueo portuario a los exportadores españoles
  1. Empresas
BOICOT A PRODUCTOS ESPAÑOLES

La guerra fría con Argelia desemboca en un bloqueo portuario a los exportadores españoles

Decenas de contenedores varados en los puertos por el veto argelino a las transacciones bancarias. Los empresarios señalan al Gobierno por el pacto con Marruecos y denuncian falta de apoyo diplomático

Foto: Vista general del puerto comercial de Argel. (EFE/EPA/Mohamed Messara)
Vista general del puerto comercial de Argel. (EFE/EPA/Mohamed Messara)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Argelia está aplicando un bloqueo encubierto a los productos españoles que tiene varados en decenas de contenedores en los puertos de Orán o Argel y remesas de pedidos sin embarcar por ausencia de garantías en la entrada por las aduanas y el cobro de las transacciones. Empresarios exportadores con el país norteafricano atribuyen las retricciones de los flujos comerciales directamente a la crisis abierta con España por el pacto suscrito por el Gobierno con Marruecos y reprochan falta de respuesta diplomática para una situación que les está generando cuantiosas pérdidas económicas y pérdida de posicionamiento frente a otros competidores europeos.

El 8 de junio, tras conocerse el giro en las relaciones entre el Ejecutivo de Pedro Sánchez y Mohamed VI de Marruecos, con la cuestión del Sáhara como eje central, las autoridades argelinas anunciaron la suspensión del tratado de cooperación firmado entre España y Argelia en 2002. El acuerdo no contempla temas comerciales porque es una competencia comunitaria. Las relaciones comerciales se rigen por el Acuerdo de Asociación entre la UE y Argelia, que entró en vigor en septiembre de 2005. Sin embargo, aquel anunció coincidió con la emisión de una carta de la ABEF (Asociación de Bancos y Establecimientos Financieros de Argelia) en la que requería a sus asociados, las entidades financieras del país, la congelación de las domiciliaciones bancarias para el pago de las operaciones de comercio exterior (importación y exportación) con España.

Foto: El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune. (EFE/EPA/Ettore Ferrari)

La carta se dirigía a todos los directores de los bancos y establecimientos financieros argelinos y en ella se solicitaba que la congelación de las domiciliaciones bancarias que afecten al comercio con España comenzase a aplicarse a partir del 9 de junio, lo que imposibilitaría las exportaciones desde España a Argelia desde esa fecha. En principio, se podría entender que las domiciliaciones, obligatorias en el país para comerciar con el exterior, ya hechas con anterioridad a esa fecha no deberían quedar afectadas, pero se están produciendo problemas igualmente.

La presión ejercida desde la Comisión Europea, advirtiendo a Argelia del incumplimiento de los tratados, derivó en la destitución del ministro de Finanzas, Abderramán Rauya, considerado el responsable de paralizar las transacciones comerciales, en una aparente marcha atrás del régimen que preside Abdelmajid Tebboune. La realidad, según relatan a El Confidencial exportadores españoles afectados por las restricciones y cámaras de comercio como la de Alicante o Valencia, es que el bloqueo bancario se mantiene más de un mes después, lo que tiene paralizada la entrada en Argelia de productos con certificado de origen de España. Hay en juego casi 3.000 millones de euros en ventas, cifra que se rozó en el ejercicio de 2019, antes de la pandemia.

Exportadores han comenzado a agruparse para advertir de las pérdidas del bloqueo

Empresas como la de Antonio Fayos son todavía víctimas de la ruptura de relaciones con esa directriz del pasado 8 de junio. “Tengo 23 contenedores, de dos envíos, en el puerto de Orán paralizados”, explica el empresario. El Grupo Fayos tiene una larga trayectoria exportadora de mármol y aunque el país argelino no es su principal mercado, sí puede marcar la diferencia entre terminar el ejercicio con un buen resultado o un problema. “Nosotros exportamos materia prima, bloques de piedra, que luego se transforman en el país. Es la apuesta del Gobierno de Argelia. Quieren darle valor allí. Es un mercado potente, porque el país tiene dinero y está creciendo, pero no hay nada que hacer”, comenta entre fuertes críticas a la actuación del Gobierno de Pedro Sánchez y a la diplomacia española por el efecto sobre la relación con Argelia de los acuerdos con Marruecos.

El valor estimado de las mercancías bloqueadas es de unos 60.000 euros. El hándicap es que repatriar los contenedores implica decir adiós a beneficios. “Son 1.500 euros llevar y otros 1.500 euros traer cada contenedor”, lamenta, y la única ayuda que ha encontrado es una línea de financiación de la Generalitat. “Preguntas y silencio. Lo están mirando”. La paradoja es que sus contenedores de mármol se enviaron en dos fletes de fecha diferente: el primero el día 1 de junio y el segundo salió el mismo 9, a pesar de tratar de desembarcarlo hablando con el transitario. El resultado es el mismo y todo sigue allí. El reloj juega en su contra, porque cada día y cada contenedor parado suponen dinero perdido. Esta situación le obligará a buscar nuevos mercados y dejar en el dique un trabajo de comercialización y misiones de tres años; pero Antonio Fayos no gozará de tiempo para pensar nuevas estrategias. La alternativa seguramente será Egipto.

placeholder El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares (i), y el ministro de Agricultura, Luis Planas. (EFE/Kiko Huesca)
El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares (i), y el ministro de Agricultura, Luis Planas. (EFE/Kiko Huesca)

Alfonso Tapia es un consultor comercial que ejerce en Argelia la representación del Instituto Valenciano de Competitividad (Ivace) para asesorar a empresarios valencianos con intereses en el país magrebí. En las últimas semanas, ha montado una plataforma que agrupa a más de 50 empresas españolas, de la Comunidad Valenciana, Aragón o Castilla-La Mancha, todas ellas afectadas por el bloqueo encubierto de las relaciones comerciales, que apenas tiene reflejo en el debate de la opinión pública, pero que les está haciendo perder millones de euros. "Cualquier producto con certificado de origen español está parado. Muchos clientes están con la mercancía varada, casi no hay barcos que operan con España, y además es caro devolver la mercancía. La gente está muy quemada. Hay exportadores a la desesperada que están tratando de usar filiales extranjeras en otros países para intentar introducirlos, pero tampoco está funcionando", dice Tapia.

Este consultor explica que la respuesta del Gobierno de España es que están trabajando con una "diplomacia silenciosa". "Pero por ahora no notamos avances con esa diplomacia", se queja. El Confidencial se ha puesto en contacto con la Secretaría de Estado de Comercio para conocer cifras oficiales del alcance de la congelación de las transacciones de las exportaciones y las medidas que está adoptando el Gobierno. Sin embargo, al cierre de esta edición no había respuesta, solo una promesa de que el asunto estaba en fase de valoración.

Foto: El ministro de Exteriores, José Manuel Albares. (EFE/Zipi Aragón)

Antes de estallar la crisis, Tapias trabajaba en la preparación de una misión comercial de empresarios valencianos a Argelia para estrechar lazos con los importadores. El viaje, que tenía el apoyo de la Generalitat, fue abortado a raíz de la crisis abierta con Argelia por recomendación del Ministerio de Exteriores. "Ahora mismo es una situación que está generado problemas incluso a los argelinos, porque hay carestía de componentes o productos como esmaltes. Esperemos que ahora que ha pasado la fiesta del cordero a ver si empujan los propios argelinos. Les faltan productos químicos y materias primas, a ver si aprietan", insiste.

Un mercado cerrado

José Vicente Montesa es uno de los exportadores de materias primas desde España a Argelia. Su empresa de Manises (Valencia), Pastas y Barbotinas Cerámicas, proporciona a un distribuidor argelino la pasta de tierra necesaria para fabricar el 'tajine', el clásico recipiente de barro de cocina que se emplea en el norte de África para cocer alimentos. Montesa tiene un pedido de 15 contenedores sin salir del puerto de Valencia porque no tiene garantías de cobro por parte del banco argelino, pese a que su importador está comprometido a desembolsar el pedido. "Llevo mucho cabreo. Estamos perdiendo mercado que están ocupando los italianos, portugueses y franceses gracias a que nuestro Gobierno ha cabreado al Gobierno argelino. Nos la han metido doblada", se queja. Montesa tenía en Argelia un mercado en crecimiento. Su previsión para 2022 era mandar hasta un centenar de contenedores al puerto de Argel. Ahora es un negocio cerrado para él.

Los empresarios con intereses en Argelia son muy críticos con el giro diplomático de Sánchez

Las trabas bancarias están lastrando a los exportadores, pero también han dejado tocado el negocio del transporte marítimo entre los dos países. José Ruiz es un transitario con años de experiencia que tiene entre sus clientes al citado Grupo Fayos. Su empresa movía una media de 300 contenedores mensuales en la línea abierta entre Alicante y Orán, una de las rutas más antiguas y activas entre los dos países. Además de Fayos, hay otras cuatro empresas afectadas, con un total de 30 contenedores que siguen varados en el puerto vecino. “Las consecuencias son graves. Era un país que suponía una válvula de escape para materiales y materia prima” de Alicante, comenta.

Su preocupación son las demoras que se han empezado a generar cuando la mercancía llega a su destino. “En un plazo de 30 a 60 días, la mercancía pasa a ser calificada como abandono y la absorbe el puerto. Eso significa que las autoridades argelinas te pueden reclamar un dinero y es una cantidad alta que se fija por día y por contenedor. La autoridad portuaria se la traslada a la naviera, ella a mí y a mí me tocaría al transportista. Una ruina en cualquier caso”.

"Estamos perdiendo mercado que están ocupando los italianos, portugueses y franceses"

La frustración mayor procede del bloqueo sistemático sufrido por el simple hecho de ser mercancía española, un punto que confirman empresarios, intermediarios y entidades. “Resulta imposible obtener la documentación”, las B/L o conocimiento de embarque que contiene la declaración general de las mercancías transportadas. Sin ellas, tampoco se podrá facilitar la repatriación de la mercancía, que es el consejo que las cámaras de comercio están dando.

Las quejas llegan a las cámaras

Ahora solo resta una mínima conexión entre los puertos de Alicante y Orán para terminar de llevar las mercancías que cuentan con 'crédito documentado' antes de la famosa circular. Luis Ferrero, jefe del Área Internacional de la Cámara de Comercio alicantina, explica que las compañías pueden optar por esta opción, que es más cara pero que cuenta con el aval del Banco de España, aunque lo habitual es operar vía 'remesa documentaria', donde el exportador adelanta el 120% del valor de la mercancía.

“Por supuesto que estamos operando a un nivel mucho más bajo. Antes movíamos un barco cada 10 días con unos 100 contenedores y ahora sale un barco cada 20 días y con un 10% de la carga”, comenta José Carlos Rodríguez, de la naviera Maghreb Container International (MCI). La compañía es consciente de que se ha iniciado una cuenta atrás, aunque aún no tiene fecha de fin. “Vamos a seguir con la línea con Argelia mientras haya mercancías y veremos otros puertos alternativos”.

Foto: Contenedores en el puerto de Argel. (EFE/STR)

Al final de este hilo, las quejas están acabando en las instituciones camerales. La de Alicante llevará atendidas unas 30 desde que empezara el conflicto. “Trasladamos toda la información a la oficina comercial de la embajada de España en Argelia, pero la situación es complicada”, en referencia a las posibles soluciones, según apunta Ferrero.

También Vicente Mompó, responsable de internacional de la Cámara de Comercio de Valencia, confirma que reciben quejas de exportadores "todos los días". "Las empresas se están apoyando en sus importadores argelinos, que son los que están haciendo presión porque se quedan sin suministro. Pero oficiosamente están paralizando todos los productos que llegan con certificado de origen español. La justificación es encubierta, porque es un tema contra el Gobierno de España", dice.

La recomendación oficial es de retorno de la mercancía y advierten de los riesgos de triangular, es decir, intentar llegar vía otros países como Marruecos, Túnez o Italia. La picaresca está funcionando en dos direcciones, según apuntan algunos empresarios y todos piden una mayor fuerza de la diplomacia española para revertir un bloqueo del que son ajenos. “No ha habido un error del empresario o un socio no fiable. Era una relación que se empezaba a consolidar y de mutuo beneficio”, reclama José Ruiz. “Alguien tendría que hablar con las autoridades argelinas para dar una solución que creo que perjudica a ambas partes”, concluye.

Argelia está aplicando un bloqueo encubierto a los productos españoles que tiene varados en decenas de contenedores en los puertos de Orán o Argel y remesas de pedidos sin embarcar por ausencia de garantías en la entrada por las aduanas y el cobro de las transacciones. Empresarios exportadores con el país norteafricano atribuyen las retricciones de los flujos comerciales directamente a la crisis abierta con España por el pacto suscrito por el Gobierno con Marruecos y reprochan falta de respuesta diplomática para una situación que les está generando cuantiosas pérdidas económicas y pérdida de posicionamiento frente a otros competidores europeos.

Noticias de Comunidad Valenciana Argelia
El redactor recomienda