Es noticia
Menú
Argelia advierte a España: ni una gota de gas argelino a Marruecos o se rompen los contratos
  1. España
CRISIS POR EL APOYO A RABAT

Argelia advierte a España: ni una gota de gas argelino a Marruecos o se rompen los contratos

El Ministerio de Transición Ecológica anuncia la reactivación, en sentido contrario, del gasoducto Magreb-Europa para ayudar a Marruecos a colmar su déficit energético provocado por las sanciones argelinas

Foto: Una planta de tratamiento de gas en Argelia, en una imagen de archivo. (Reuters/Bensemra)
Una planta de tratamiento de gas en Argelia, en una imagen de archivo. (Reuters/Bensemra)

Ni un metro cúbico de gas argelino a Marruecos o Argelia podrá legalmente romper los contratos de suministro a España. El Ministerio de Energía argelino formuló el miércoles esta advertencia al Gobierno español justo el día en que se reactiva el gasoducto Magreb-Europa (GME) que el presidente argelino, Abdelmajid Tebboune, cerró el 30 de octubre pasado.

“Cualquier envío de gas natural argelino suministrado a España, cuyo destino no sea el previsto en los contratos, se considerará como un incumplimiento de los compromisos contractuales y, en consecuencia, podría llevar a la rescisión del contrato que vincula a Sonatrach [empresa pública argelina de hidrocarburos] con sus clientes españoles”, sobre todo Naturgy, indicó el Ministerio de Energía de Argelia en un comunicado.

Foto: El rey Mohamed VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Mariscal)

Horas antes de que se publicase este comunicado, la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, comunicó a su homólogo argelino, Mohamed Arkab, que había autorizado que, el miércoles 27 o el jueves 28, volviese a funcionar, pero en sentido inverso, el GME.

Ribera consideró, probablemente, que debía informar a Arkab por cortesía. Construido en 1995, el GME, también llamado con el nombre del empresario catalán que lo impulsó (Duran Farell), era en origen un proyecto tripartido que consistía en suministrar gas argelino a España atravesando Marruecos. Rabat se quedaba con una pequeña parte de esos hidrocarburos y cobraba además un peaje.

"España respondió favorablemente a nuestra solicitud de ayuda a Marruecos para garantizar su seguridad energética"

Desde su cierre por Tebboune para castigar a Rabat por su espionaje masivo de móviles argelinos, Marruecos padecía un grave déficit energético. Para colmarlo, pidió a finales del año pasado la ayuda del Gobierno español, pese a que aún duraba la crisis bilateral. Este se mostró de inmediato dispuesto a ayudarlo. Para poder invertir el flujo del gas, era necesario hacer una adaptación técnica poco costosa.

“España respondió favorablemente a nuestra solicitud de ayuda a Marruecos para garantizar su seguridad energética”, afirmó el 6 de abril Leila Benali, la ministra marroquí de Transición Energética. “Marruecos podrá, por tanto, en total transparencia, comprar gas natural licuado (GNL) en los mercados internacionales, regasificarlo en una planta en España [probablemente en Huelva] y hacerlo llegar a su territorio a través del gasoducto magrebí”, añadió. Anunció que el suministro llegaría antes de que concluya el Ramadán (mes de ayuno de los musulmanes), muy a principios de mayo.

Foto: Pedro Sánchez y Mario Draghi. (EFE)

Marruecos no puede descargar el GNL en ninguno de sus puertos porque carece de plantas de regasifiación, aunque tiene una en proyecto que, probablemente, no estará lista antes de cinco años. De ahí que el único país que podía resolver el problema energético que le causó Argelia hace seis meses era España.

Las autoridades de Argelia conocían el proyecto, sobre todo a través de la prensa, pero no mostraron preocupación alguna. “Sabemos que no será gas argelino el que será suministrado a Marruecos desde España y, por tanto, no ponemos reparos”, comentó en enero una fuente diplomática argelina.

"En ningún caso el gas adquirido por Marruecos tendrá procedencia argelina"

Fuentes del departamento que dirige Ribera señalan que "en ningún caso el gas adquirido por Marruecos tendrá procedencia argelina. La activación de este mecanismo se ha hablado con Argelia durante los últimos meses y hoy [este miércoles] ha sido comunicada al ministro argelino".

Desde que el 18 de marzo se dio a conocer la carta del presidente Pedro Sánchez alineándose con Marruecos en el conflicto del Sáhara Occidental, Argelia está más suspicaz. Por eso ha respondido al anuncio de Teresa Ribera formulando una advertencia.

Foto: Foto: Pixabay/Leuchtturm81.

Es, sin embargo, poco probable que la amenaza argelina se ponga en práctica, por dos razones. La primera es que el Ministerio de Transición Ecológica de España vigilará que el gas argelino no se cuele en ese gasoducto. La segunda, que aunque Argelia quiera sancionar al Gobierno español por dejar de ser neutral en el conflicto sahariano, no tiene a corto plazo un cliente alternativo al que vender todo lo que suministra a España a través del gasoducto Medgaz, que enlaza directamente los dos países y desemboca en Almería.

Lo que sí intenta Argelia hacer con España es subir el precio del gas para acercarlo al de los mercados internacionales, según dejó caer el 1 de abril Toufik Hakkar, presidente de Sonatrach. El empeño en aumentarlo obedece ante todo a razones políticas. Una semana después, Teresa Ribera acabó reconociendo que se estaba negociando un incremento del precio y formuló el deseo de que fuese “moderado”.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una visita oficial a Argelia en 2020. (EFE/Moncloa/Fernando Calvo)

Desde principios de año, la dependencia energética de España con Argelia tiende, sin embargo, a reducirse. El vecino argelino ha sido, históricamente, el primer proveedor de España, al que llegó a proporcionar años atrás el 60% del gas que consumía, pero ahora ha sido superado por EEUU mientras Argelia refuerza su relación con Italia. Le enviará, de aquí a 2024, unos 9.000 millones más de metros cúbicos al año a través del gasoducto TransMed, que pasa por Túnez y desemboca en Sicilia.

Las importaciones españolas de GNL de EEUU se han incrementado un 460% en el primer trimestre de este año con relación al mismo periodo de 2021. En estos primeros tres meses de este año, casi el 37% del gas consumido en España era estadounidense —en marzo, ese porcentaje fue del 43,3%—, mientras que el argelino solo supuso un 26,1%, un mínimo histórico.

El gas importado a través de un gasoducto sale más barato porque su precio se establece en un contrato de larga duración

En regla general, el gas importado a través de un gasoducto sale más barato porque su precio se establece en un contrato de larga duración y no requiere regasificarlo, como sucede con el GNL cuando llega a un puerto español. En algunos momentos, excepcionales, el GNL puede resultar, sin embargo, más económico.

La crisis diplomática con Argelia ha dado al traste con el sueño, esbozado en voz alta por el presidente Sánchez, de convertir España en un 'hub' energético que ayude a atenuar la dependencia del gas ruso de los países de Europa central. Para alcanzar ese objetivo se requería construir un gasoducto como el MedCat, entre Cataluña y el Mediodía francés, y ahondar la relación con Argelia. Esta pata del sueño está quebrada.

Ni un metro cúbico de gas argelino a Marruecos o Argelia podrá legalmente romper los contratos de suministro a España. El Ministerio de Energía argelino formuló el miércoles esta advertencia al Gobierno español justo el día en que se reactiva el gasoducto Magreb-Europa (GME) que el presidente argelino, Abdelmajid Tebboune, cerró el 30 de octubre pasado.

Argelia Gas natural
El redactor recomienda