Es noticia
Menú
Argelia tensa aún más la cuerda con España y rompe el tratado de amistad bilateral
  1. España
Crisis con Argelia

Argelia tensa aún más la cuerda con España y rompe el tratado de amistad bilateral

La declaración de Pedro Sánchez en el Congreso provoca una airada reacción argelina. Argel deja caer que en breve podría tomar más medidas contra el vecino español

Foto: El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune. (Reuters/Ministerio de Exteriores ruso)
El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune. (Reuters/Ministerio de Exteriores ruso)

Se agrava la crisis con Argelia y apenas se obtienen logros con Marruecos.

La presidencia de la República argelina anunció el miércoles por la tarde que “suspendía de inmediato el tratado de amistad y cooperación” concluido con España el 8 de octubre de 2002. Argel agrava así la crisis con España, que empezó el 19 de marzo, justo después de que se hiciese pública parte de la carta que el presidente Pedro Sánchez envió al rey Mohamed VI alineándose con Marruecos en el conflicto del Sáhara Occidental.

Argel sopesaba esta decisión desde hace semanas, pero la tomó el mismo miércoles por la mañana después de escuchar la comparecencia de Sánchez en el Congreso y la del portavoz del PSOE, Hector Gómez. El primero ignoró a Argelia en su intervención dedicada a explicar la nueva era que se abre con Marruecos -no la mencionó ni una sola vez- y el segundo llegó a afirmar desde la tribuna de oradores que España sigue manteniendo una “relación estrecha”, una “relación extraordinaria” con su vecino argelino.

Foto: El presidente de Argelia, Abdelmajid Tebboune. (Reuters/Ramzi Boudina)

“La declaración de Pedro Sánchez de hoy ha sido la gota que ha colmado el vaso”, afirmó desde Argel una fuente diplomática de alto nivel. “Se jactó además de haber vendido el Sáhara Occidental al ocupante marroquí”, añadió. “La España de Pedro Sánchez ya no es un socio creíble para Argelia”, advirtió. “Otras medidas podrían seguir a corto plazo”, concluyó, pero sin especificar cuáles.

La decisión anunciada el miércoles es ante todo simbólica y tiene poco alcance práctico, ya que los contactos políticos y diplomáticos entre ambos países están interrumpidos desde marzo pasado. No hay visitas ministeriales ni tampoco los ministros se hablan por teléfono porque los argelinos se niegan a ello.

El comunicado de la presidencia de la República argumenta su decisión afirmando que “las autoridades españolas están embarcadas en una campaña para justificar la posición que han adoptado sobre el Sáhara Occidental, violando sus obligaciones legales, morales y políticas como potencia administradora del territorio, que incumben al Reino de España hasta que se declare su descolonización” por las Naciones Unidas. La diplomacia española niega que España sea la potencia administradora aunque así lo afirmara Hans Corell, jefe de la asesoría jurídica de la ONU, en un dictamen que le fue solicitado en 2002. ENAIRE, una empresa pública española, sigue, por ejemplo, gestionando el espacio aéreo del Sáhara Occidental.

Foto: José Manuel Albares y Josep Borrell. (EFE/Kiko Huesca)

El 18 de marzo de 2022, cuando se desveló la carta de Sánchez a Mohamed VI, “el actual gobierno español dio su total apoyo a la ilegal e ilegítima fórmula de autonomía interna propugnada por la potencia ocupante”, prosigue el texto presidencial. Intenta ahora “promover un hecho consumado colonial utilizando argumentos falaces”, añade.

"Esta actitud del Gobierno español viola la legalidad internacional que le impone su estatuto de potencia administradora y los esfuerzos de las Naciones Unidas y del nuevo enviado personal del Secretario General, y contribuye directamente al deterioro de la situación en el Sáhara Occidental y en la región", concluye el comunicado.

Foto: Amar Belani, embajador encargado del Sáhara Occidental en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Argelia. (APS)

Con una inusual rapidez, el Gobierno de España reaccionó mediante otro comunicado en el que “lamenta” la decisión argelina. Reitera su "adhesión estricta a los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas" incluido el "respeto del derecho inalienable de los pueblos a disponer de ellos mismos". Esta última frase parece ser un guiño a la población saharaui con el que dar satisfacción a Argelia.

Considera, por último, "Argelia un país vecino y amigo y reitera su plena disponibilidad para seguir manteniendo y desarrollando las especiales relaciones de cooperación entre los dos países (...)".

Foto: El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, visita Italia. (EFE/Ettore Ferrari)

Fuentes diplomáticas argelinas, en respuesta a la reacción de Moncloa, consideran que "si la España de Pedro Sánchez respetara realmente los principios y valores de la Carta de la ONU, y en particular el respeto del derecho inalienable de los pueblos a la autodeterminación, no habría traicionado la causa saharaui vendiendo a este pueblo al ocupante marroquí". "¿Dónde está el apego de Pedro Sánchez a la legalidad internacional? Reconoce el derecho de Marruecos a conceder la autonomía a un territorio que no le pertenece y sobre el que no ejerce ninguna soberanía. Para nosotros este comunicado [el del Gobierno español] está lleno de palabras vacías y constituye un no evento".

Varias medidas adoptadas recientemente por Argel sí dañan a la economía española, como su empeño en disuadir a todos sus operadores económicos en que sigan importando productos españoles. Desde el Ministerio de Comercio se les ha pedido que busquen mercados alternativos donde hacer sus compras, según fuentes del sector en Argel.

Foto: La portavoz del Grupo Popular, Cuca Gamarra. (EFE/Naranjo)

Este veto a los productos españoles no figura en un comunicado ni en una orden. Las autoridades argelinas han actuado con sigilo porque saben que su decisión incumple el acuerdo de asociación entre Argelia y la Unión Europea de 2005. Este prohíbe las restricciones no tarifarias y las discriminaciones como las que empieza ahora a practicar Argelia con los productos españoles, perjudicados con relación al resto de la UE.

El 19 de marzo, Argel llamó a consultas a su embajador en España, Said Moussi, y después anunció otras medidas como la suspensión de las repatriaciones de inmigrantes irregulares; vetó el incremento de los vuelos entre los dos países —solo hay uno a la semana entre Madrid y Argel—, y Toufic Harrak, el presidente de Sonatrach, el mastodonte de los hidrocarburos, dejó caer que sería a España a quien más subiría los precios del gas. La negociación está en curso.

Está ahora por ver cuál será la siguiente.

El PP pide la comparecencia de Albares

El movimiento de Argel ya ha tenido su réplica en la política nacional y el PP de Alberto Núñez Feijóo ha solicitado la comparecencia en el Congreso del ministro de Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, para que explique el contexto que envuelve esta decisión.

Los populares entienden que esta suspensión, según fuentes del grupo en la Cámara Baja, "es una muy mala noticia para nuestro país, obedece a la ausencia de una verdadera política exterior con sentido de Estado, así como a los giros unilaterales y los bandazos del presidente del Gobierno, porque allí donde hay un problema, en lugar de resolverlo, genera tres".

Se agrava la crisis con Argelia y apenas se obtienen logros con Marruecos.

Argelia Pedro Sánchez Rey Mohamed VI
El redactor recomienda