Es noticia
Menú
Argel confirma por escrito que cortó el comercio con España y no teme sanciones de Bruselas
  1. España
Se mantiene la tensión

Argel confirma por escrito que cortó el comercio con España y no teme sanciones de Bruselas

La empresa argelina Sonatrach y el Ministerio de Transición Ecológico dan versiones contradictorias sobre un problema en el gasoducto Medgaz. Las discrepancias ilustran la persistente tensión entre Madrid y Argel

Foto: El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune. (EFE/Ettore Ferrari)
El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune. (EFE/Ettore Ferrari)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Argelia confirma que ha suspendido todo el comercio con España y se arriesga a una reprimenda de la Comisión Europea a menos que las ansias por comprarle gas de varios Estados miembros no paralicen el castigo que desea infligirle el Gobierno español.

La Asociación Profesional de Bancos y Establecimientos Financieros argelinos (ABEF) precisó el sábado en una circular que la suspensión del comercio de bienes y servicios desde y hacia España no tiene efecto retroactivo. No afecta, por tanto, a las mercancías domiciliadas o expedidas antes del 9 de junio de 2022, el día en que la ABEF ordenó la suspensión de las domiciliaciones bancarias. La víspera, el presidente argelino, Abdelmajid Tebboune, había cancelado el tratado de amistad y cooperación con España de 2002.

placeholder  Pinche en la imagen para leer la circula de la ABEF.
Pinche en la imagen para leer la circula de la ABEF.

La ABEF es la patronal de la banca, un sector en el que las entidades públicas son muy mayoritarias en Argelia. Está, en cierta medida, tutelada por el Ministerio de Finanzas. Su anterior circular, el 8 de junio, dio pie al ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, para denunciar en Bruselas ante la Comisión Europea la discriminación de España por Argelia. Incumplía así, según Albares, el acuerdo de asociación Argelia-Unión Europea de 2005.

La crisis con Argelia se desató nada más conocerse, a través de un comunicado de la Casa Real de Marruecos, la carta que el presidente Pedro Sánchez había remitido, el 14 de marzo, al rey Mohamed VI en la que daba su respaldo a la solución que propugna Rabat para resolver el conflicto del Sáhara Occidental concediendo una autonomía al territorio sin celebrar un referéndum de autodeterminación de los saharauis.

El ministro Albares obtuvo, el 10 de junio, el pleno respaldo de la Comisión Europea. Un comunicado conjunto del alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, y del vicepresidente encargado del comercio, Valdis Dombrovskis, señaló que las medidas argelinas "parecen ser, a primera vista, una violación del acuerdo de asociación (...)". "Esto implica un tratamiento discriminatorio de un Estado miembro de la UE (...)". Por ahora, Bruselas se ha conformado con amonestar a las autoridades argelinas.

Foto: El ministro de Exteriores, José Manuel Albares. (EFE/Zipi Aragón)

La difusión, el sábado pasado, de esta segunda circular de la ABEF da más argumentos a la diplomacia española para quejarse en Bruselas. Argel no parece, sin embargo, temer las gestiones españolas. El lunes 18 de julio, poco antes de dimitir, el primer ministro italiano, Mario Draghi, viajó a Argel para ahondar aún más la relación energética entre ambos países. Tebboune hizo, por su parte, en mayo una visita de Estado a Italia.

Draghi ha logrado que en poco tiempo Argelia se convierta en el primer proveedor de gas a Italia, a la que le suministrará este año unos 25.000 millones de metros cúbicos. Supera así a Rusia. El primer ministro dimisionario apostaba incluso por, a medio plazo, reexportar una parte de esos hidrocarburos para abastecer a Alemania y Austria. Francia también compra gas argelino —el 7 de julio se anunció la renovación del contrato Sonatrach-Engie— que le llega, primero, a través del Medgaz, el único gasoducto que enlaza hoy en día a España con Argelia, y después a través de dos pequeños tubos que cruzan los Pirineos por el País Vasco y Navarra.

El Medgaz sufrió ayer domingo una avería "del lado español" de su recorrido que supuso una "ruptura momentánea del abastecimiento de gas a España", según anunció Sonatrach, la empresa pública argelina y su principal propietaria. Tanto el Ministerio para la Transición Ecológica español como Enagas, la empresa pública que gestiona el sistema gasista español, desmintieron a Sonatrach.

Foto: Mario Draghi y el presidente de Algeria, Abdelmadjid Tebboune. (EFE/EPA/APS)

Durante los "trabajos de mantenimiento en la estación de compresión de Beni Saaf (Argelia), se ha producido el cese temporal —de dos horas de duración— de los flujos que parten desde la planta de Argelia hacia Almería", según un comunicado de Enagas. "Esto ha provocado una disminución —que no cese— en los caudales de entrada a España", concluye el texto.

Esta contradicción entre ambos comunicados, el español y el argelino, sorprende. Sonatrach, que obedece instrucciones del Ministerio de Energía, podría quizás haber exagerado la gravedad del problema técnico para recordar al Gobierno español su vulnerabilidad energética y tensar un poco más la cuerda entre ambas capitales.

El suministro de gas es el único vínculo comercial que no ha resultado afectado por la crisis bilateral, pero desde principios de año España ha reducido sus compras a Argelia y EEUU se ha convertido de lejos en su primer suministrador. Su gas natural licuado (GNL) que llega en metaneros a las plantas de regasifiación es más caro que el argelino.

Foto: Un gasoducto. (Reuters/Hannibal Hanschke)

No solo la banca argelina precisa explicaciones sobre cómo poner fin al comercio con España. Hasta los servicios aduaneros necesitan saber cómo poner fin a la relación con un país que antes de la pandemia era el cuarto socio de Argelia. Por eso, la subdirección de Aduanas del puerto de Argel envió, el 23 de junio, una solicitud aclaratoria a la dirección general de Aduanas. "Mis servicios dudan de cómo han de despachar las mercancías importadas" desde España en al menos tres casos, indica el subdirector a sus superiores.

Pide instrucciones sobre qué hacer con las mercancías que fueron enviadas a Argelia antes del 9 de junio y, sobre todo, pregunta si ha de abrir las puertas a los productos españoles exportados desde puertos de otros países y a los europeos enviados a Argelia desde puertos de España. El diario digital argelino 'TSA', que desveló la nota de la aduana, precisó que, tres semanas después de enviarla, la subdirección no había recibido respuesta alguna.

En otros ámbitos, las cosas están más claras. El Gobierno argelino canceló un contrato con la empresa española Plysa, filial de Air Nostrum, para la puesta a disposición de siete aviones Trush 71OP adaptados para apagar incendios forestales, según reveló el 18 de julio 'Mena Défense', un diario digital argelino. El año pasado, Plysa jugó un papel importante en la lucha contra los incendios que asolaron Argelia durante el verano. Se trata "de una decisión política", aseguró 'Mena Défense', "que corre el riesgo de tener consecuencias sobre el terreno este verano".

Argelia confirma que ha suspendido todo el comercio con España y se arriesga a una reprimenda de la Comisión Europea a menos que las ansias por comprarle gas de varios Estados miembros no paralicen el castigo que desea infligirle el Gobierno español.

Argelia Unión Europea Comisión Europea
El redactor recomienda