Es noticia
Casado se prepara para (al menos) dos años en la oposición
  1. España
REUNIONES DE LÍDERES POLÍTICOS

Casado se prepara para (al menos) dos años en la oposición

El líder del PP se entrevista hoy con Sánchez, mientras el presidente oficializa las negociaciones con Ciudadanos que le permitirán tener oxígeno para alargar la legislatura

Foto: Pedro Sánchez y Pablo Casado, en un pleno del Congreso de los Diputados. (EFE)
Pedro Sánchez y Pablo Casado, en un pleno del Congreso de los Diputados. (EFE)

Cuando Pablo Casado salga hoy de la Moncloa, debe tener claro que es probable que le queden al menos dos años en la oposición. Que si, como parece, Pedro Sánchez consigue aprobar los Presupuestos para 2021, el presidente del Gobierno tendrá oxígeno para seguir dos años en la Moncloa.

Es verdad que Mariano Rajoy aprobó unos Presupuestos en 2018, creía que se aseguraba la legislatura y a las pocas semanas le cayó encima una moción de censura que lo sacó de la Presidencia. Pero también lo es que entonces había una mayoría alternativa a la del PP, mientras que ahora es imposible que el principal partido de la oposición reúna los 176 diputados.

Foto: La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero (c-i), y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. (EFE)

Además, los acontecimientos de las últimas semanas han demostrado que el Gobierno de coalición tiene pretensión de durar. Porque Sánchez no tiene otra opción, porque sabe que Unidas Podemos está débil y precisa aferrarse al Gobierno y porque Pablo Iglesias necesita que salga bien la experiencia y le viene bien ganar tiempo. A la sombra del Gobierno, afronta mejor lo que le viene.

Se ha demostrado con el giro vertiginoso de Unidas Podemos, al pasar del no absoluto a Ciudadanos al sí, con el único regate de formar antes un acuerdo de principios con el PSOE para negociar luego con otros partidos.

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE) Opinión
La 'solución Arrimadas'
Isidoro Tapia

Todo esto se lo han dicho a Casado hace meses y solo en los últimos tiempos empieza a dar muestras de haber entendido que no era una carrera de 100 metros sino, como mínimo, una carrera de fondo. Y debe adaptar la estrategia a ese contexto.

Ciudadanos, con sus 10 diputados, ha transformado por completo la legislatura corta y ha pasado de ser irrelevante a ser decisivo. Inés Arrimadas ha salido a jugar y ha cambiado el paso a Casado. Este miércoles, se oficializará el inicio de las conversaciones presupuestarias del Gobierno con Ciudadanos. El inicio oficial, porque en realidad ya empezaron hace tiempo.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su videoconferencia con Inés Arrimadas. (EFE)

Si Arrimadas no hubiera dado ese giro, el futuro de Sánchez estaría ahora en manos de ERC que, como única vía posible para aprobar los Presupuestos, tendría en su mano la capacidad de vetar, de poner el pulgar hacia abajo y acabar con el Gobierno de coalición.

Este miércoles, Sánchez podrá empezar a constatar que puede tener, al menos, dos años por delante como presidente. Tiene encarrilada la posibilidad de aprobar los Presupuestos con Unidas Podemos, Ciudadanos, PNV y otros partidos minoritarios del Congreso. Y esperar a que en el futuro ERC esté en condiciones de pactar.

Llega aquí después de un giro prolongado desde aquel momento en que no hablaba con ningún partido ni presidente autonómico, cuando la pandemia le desbordaba, al momento actual en el que juega la carta de la reconstrucción y el diálogo y en una semana incluye a los empresarios, a los líderes de los partidos y a los presidentes autonómicos.

Foto: Sánchez y Casado, en su reunión del pasado febrero en Moncloa. (EFE)

Puede hacer un Presupuesto de gasto porque tiene que contabilizar los ingresos que vendrán de Europa y solo tiene que posponer medidas pactadas en diciembre con Iglesias, como las fiscales. Ya habrá tiempo. Sánchez también puede permitirse lo que solo es un juego estratégico: emplazar al PP a que apoye los Presupuestos y aislarlo como el único partido (al margen de Vox) que no negocia las cuentas. Pero sabiendo que no tiene sentido para el PP apoyar los Presupuestos.

No obstante, el PP sí tiene muy claro lo obvio; que los Presupuestos son el principal instrumento legislativo y político de un Gobierno y no tendría sentido que la oposición los apoyara, incluso en una situación tan delicada como la actual. Explican en el PP que el actual sistema constitucional establece que son los gobiernos los que los tienen que elaborar como instrumento de sus políticas, y en ese esquema debe haber una oposición que quedaría anulada si apoyara las cuentas. La oposición pasaría a ser Vox, con todos los problemas que tendría eso.

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)

Otra cosa son las renovaciones de instituciones, que provocan más dudas y contradicciones en el PP. En principio, la posición de Casado es la del no, con solo algún matiz respecto al Tribunal Constitucional, pero no es fácil de sostener en el tiempo la negativa a renovar órganos constitucionales que han sobrepasado en años su mandato tasado. Para el Consejo General del Poder Judicial, el Gobierno propone incluir en el pacto el compromiso de estudiar una reforma del sistema de elección para la próxima renovación.

Para el defensor del pueblo, Sánchez pone sobre la mesa el nombre de Ángel Gabilondo. Aunque, en este caso, el PP no ganaría nada porque la oposición a Isabel Díaz Ayuso quedaría en manos de José Cepeda, situado por Sánchez para sustituir a Gabilondo, precisamente por ser mucho más 'aguerrido'.

Si Casado ha entendido que la legislatura va para largo, no tendría mucho sentido el bloqueo. Ni siquiera para evitar el titular clásico: “PSOE y PP se reparten el Poder Judicial”. Lo va a tener en todo caso y tiene una legislatura por delante para librarse de quienes le han marcado el paso hasta ahora. Porque se supone que lo de Cayetana Álvarez de Toledo no durará mucho, sobre todo, porque sus apoyos en el partido son inexistentes.

Pedro Sánchez Inés Arrimadas Ciudadanos Pablo Casado
El redactor recomienda