Sánchez hace un guiño con una reforma legal del covid antes de ver a Casado y Arrimadas
  1. España
REUNIÓN EN MONCLOA

Sánchez hace un guiño con una reforma legal del covid antes de ver a Casado y Arrimadas

El jefe de la oposición y la líder de Ciudadanos llegan a Moncloa con dos posturas distintas sobre la negociación presupuestaria. El Gobierno hace un gesto de acercamiento con un anuncio

Foto: Sánchez y Casado, en su reunión del pasado febrero en Moncloa. (EFE)
Sánchez y Casado, en su reunión del pasado febrero en Moncloa. (EFE)

Pedro Sánchez inicia hoy una ronda de reuniones con los líderes políticos en el arranque del curso y con la futura negociación presupuestaria encima de la mesa. A las 10 de la mañana está citado el jefe de la oposición, Pablo Casado, que no volvía a la Moncloa desde el pasado 17 de febrero. Y las expectativas para este miércoles no difieren demasiado de lo que ocurrió en aquella jornada. No hubo acuerdo en la cuestión política ni tampoco en la renovación de órganos clave como el CGPJ, que sigue pendiente. Los puentes estaban rotos entre ambos. Sin embargo, el Gobierno lanzó a última hora del martes un guiño a las dos fuerzas de la oposición con la decisión de que sean los tribunales superiores de Justicia de las comunidades autónomas, y no los jueces de base, los que ratifiquen las disposiciones sobre la pandemia que tantos quebraderos de cabeza han generado a algunos gobiernos regionales.

Madrid, uno de ellos. De hecho, el PP llevaba días reclamando una reforma en este sentido para que las decisiones que algunas CCAA han ido tomando para frenar la expansión del coronavirus no fueran tumbadas por magistrados de lo Contencioso o de guardia, entendiendo que no se podían justificar sin el estado de alarma. A la comunidad madrileña le ocurrió con la prohibición de fumar en las terrazas y el responsable de Interior y Justicia en el PP, Enrique López, ya le dijo a Casado que hacía falta impulsar una reforma. También se comprometió en ese sentido el Gobierno con Ciudadanos. La decisión llega a escasas horas de que se produzca el encuentro con ambos líderes.

Foto: El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo. (EFE)

En todo caso, las cosas no pintan bien entre el Ejecutivo y el primer partido de la oposición. Casado fue al encuentro del pasado febrero con un “compromiso por España” sustentado en distintos pactos de Estado, incluida la negociación presupuestaria, siempre y cuando el Gobierno rompiera la negociación con los independentistas. Exigía a Sánchez, de alguna manera, una enmienda a la totalidad de su acuerdo de gobierno con Unidas Podemos. Los contactos entre el presidente y el líder del PP quedaron congelados y después estalló la pandemia. La última vez que ambos hablaron fue el 4 de mayo, hace cuatro meses, y antes apenas hubo tres contactos en mitad de la peor crisis sanitaria vivida en España.

El líder del PP regresa hoy a la Moncloa con pactos en materia sanitaria, social, económica y educativa, y lo hace sacudiéndose la presión que desde el Gobierno intentan endosar al principal partido de la oposición para que apoye las cuentas públicas en lo que Sánchez ha bautizado como “arrimar el hombro”. El líder del PP, que lleva días dejando claro que su formación no tiene por qué pronunciarse sobre unos Presupuestos que aún no existen —“no hemos visto un solo folio”, decía Cuca Gamarra a este diario en una reciente entrevista—, respondió ayer con firmeza al presidente: “A mí no me presiona nadie más que los españoles y sus intereses”.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Fuentes del PP insisten en que “esperarán” a ver qué cuenta el presidente del Gobierno sobre “por dónde van a ir los Presupuestos”, insistiendo en que por ahora “lo que hay es un papel en blanco”. En realidad, los populares tienen claro que esa estrategia de Moncloa no va a ningún sitio, máxime con la incompatibilidad que existe tan evidente con la otra parte del Ejecutivo, la de Podemos, que ya se ha manifestado públicamente en contra incluso de un posible acuerdo con Ciudadanos. Otra clave es pura aritmética: los votos del PP no son necesarios si hay un acuerdo con naranjas, PNV y otros partidos minoritarios.

El otro asunto pendiente es el de la renovación de las instituciones del Estado, a la que el PP vuelve a cerrar la puerta por la presencia de Podemos. El argumento es claro: “¿Cómo vamos a negociar la renovación de las instituciones con un partido que las ataca sistemáticamente?”, insisten, dejando claro que no habrá un acuerdo en torno al poder judicial.

placeholder Encuentro entre Pedro Sánchez e Inés Arrimadas durante la pandemia. (Moncloa)
Encuentro entre Pedro Sánchez e Inés Arrimadas durante la pandemia. (Moncloa)

Ciudadanos sí quiere negociar

La otra cita del día llegará a las cinco de la tarde con Inés Arrimadas. Ciudadanos ya ha manifestado con claridad su intención de entrar en la negociación presupuestaria, aunque mantiene cierta prudencia hasta conocer las líneas maestras de los planes del Gobierno. Su objetivo, repiten, es alejar al máximo los postulados de Podemos y ser “útiles” a los españoles para sacar adelante unas cuentas más necesarias que nunca. Sin esos Presupuestos, dicen, “¿cómo vamos a ejecutar el dinero que llegará de Europa de los fondos de reconstrucción?”.

Arrimadas acude por primera vez a la Moncloa como líder de Ciudadanos. El encuentro presencial que mantuvo con Sánchez en diciembre pasado fue en el Congreso. Y también es la primera vez que se encuentran directamente tras el giro en la estrategia del partido, hacia una postura pactista y de encuentro con el actual Ejecutivo.

Montero agradece a Ciudadanos su disposición a participar en la negociación de los PGE

En todo caso, el partido naranja pretende influir en las futuras cuentas. Fuentes de la cúpula aseguran que la única linea roja será la defensa de las clases medias y las familias para hacer unos Presupuestos “moderados y sensatos” que, en ningún caso, insisten, podrán corresponderse con el plan de gobierno inicial que tuviera la coalición de PSOE-Podemos. “No van a poder ser las cuentas ideológicas de Iglesias, ni tampoco contendrán los planes iniciales”, afirman a este diario.

Ciudadanos sí ha cambiado su postura inicial. Si una de sus prioridades siempre había sido la bajada de impuestos, ahora reconocen que se conformarían con “no subirlos”. Insisten a este diario en que “protegerán a las clases medias”, pero también saben que no podrá haber “posturas de máximos” y que habrá que “adecuarse” a la situación actual. Lo que sí es un objetivo a conseguir es la prolongación de los ERTE hasta final de año en los sectores más castigados por la pandemia. En concreto, dicen, sectores como el turismo o la industria que no han sido capaces de volver a generar actividad real.

Foto: El diputado de Ciudadanos Edmundo Bal (i) y el de ERC Gabriel Rufián. (EFE)

Arrimadas ya explicó ayer en una entrevista que “en circunstancias normales” su partido “no habría negociado con un Gobierno del que forma parte Podemos”. Pero insistió en que “las circunstancias excepcionales” a las que se encuentran sometidos todos los ciudadanos “obligan a los políticos también a hacer cosas impensables y ponerse a trabajar”. Con ese escenario, el partido naranja abordará una negociación presupuestaria que tratará de evitar a Podemos. Hasta ahora, todas las conversaciones (en el marco de las prórrogas del estado de alarma) se han producido con la parte socialista del Gobierno.

Es cierto que ha habido conversaciones con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, precisamente a cuenta de los ERTE. Pero nunca una fotografía. El partido de Arrimadas pretendía seguir en esta línea, evitando la imagen, consciente de que la negociación presupuestaria se llevaría a cabo con Hacienda, en manos del PSOE. Sin embargo, por la parte del Gobierno y acompañando a Montero estará Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales y gurú económico de Podemos. Es decir, la fotografía será inevitable. Es cierto que el partido naranja asume que la negociación se produce "con el Gobierno de España", del que forman parte dos partidos, aunque fuentes cercanas a la presidenta naranja no esconden que “cuanto más enfado provoque en Podemos nuestra presencia, mejor es para nosotros, porque los alejaremos de las cuentas”.

En Ciudadanos sí tienen clara la incompatibilidad entre su partido y ERC. Igual que sucediera en negociaciones anteriores de la pandemia, dejan claro que el Gobierno “tendrá que elegir” entre ambos.

Pablo Casado Pedro Sánchez Presupuestos Generales del Estado Ciudadanos
El redactor recomienda