Es noticia
Menú
Sánchez se centra en el mensaje de la recuperación y la unidad
  1. España
LA ESTRATEGIA DE LA MONCLOA

Sánchez se centra en el mensaje de la recuperación y la unidad

El presidente del Gobierno cierra una agenda que le sirva para subrayar la idea de unos Presupuestos transversales que requieren de un gran acuerdo

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios tras la reunión del Consejo de Ministros celebrado el martes. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios tras la reunión del Consejo de Ministros celebrado el martes. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Pedro Sánchez pasa de la épica de la guerra a la retórica de la recuperación y la lírica de la unidad. Es la segunda parte del 'rally round the flag effect' o efecto enunciado en 1970 por John Mueller, según el cual en tiempos de crisis el pueblo tiende a agruparse en torno a su líder. Durante el estado de la alarma, Pedro Sánchez intentó provocarlo con invocaciones a la guerra contra el virus.

Y ahora su estrategia se centra en el mensaje de la recuperación y la unidad. Busca mostrar liderazgo en esos campos y, como ahora sí necesita apoyos, carga el mensaje de apelaciones al acuerdo, restando en lo posible las cargas ideológicas que alejen la transversalidad.

La estrategia diseñada por la Moncloa y transmitida a los ministros se basa en subrayar que la gestión sanitaria de la pandemia está en manos de las comunidades y la responsabilidad es de los presidentes autonómicos, con las connotaciones negativas que puede llevar aparejadas. Solo ellos hablarán de contagios, enfermos y muertos y tomarán decisiones restrictivas, como el estado de alarma autonómico.

Sánchez asegura tajante que los colegios serán ''centros seguros de covid''

El presidente del Gobierno se reserva ahora las connotaciones positivas de la recuperación y de la unidad. El martes, expuso a sus ministros la estrategia, luego la utilizó en el mensaje de la rueda de prensa de vuelta de vacaciones y a continuación ha empezado a ponerla en marcha en la agenda para la próxima semana.

El lunes, hará un acto con empresarios, sindicatos y lo que se conoce como 'sociedad civil'; el martes, iniciará una ronda con los diferentes partidos (salvo Vox), y el viernes 4, cerrará con una conferencia de presidentes autonómicos. Una agenda hiperactiva para conjurar la acusación de pasividad.

¿Cuál es el objetivo?

Presentar los Presupuestos Generales del Estado como un proyecto común y transversal y no de partido. Lo que llama “Presupuestos de país”. “Queremos aprobarlos con el mayor apoyo parlamentario posible. Queremos y necesitamos unos Presupuestos de país, no unos Presupuestos de un Gobierno u otro. Los Presupuestos antiguos eran ya inservibles antes de la crisis provocada por la pandemia. Ahora, tras la crisis, son peor que inútiles, son contraproducentes y nocivos, en definitiva, necesitamos unos Presupuestos de país”, dijo el martes.

Esos 'Presupuestos de país' deben reunir los votos de Unidas Podemos y de Ciudadanos, y por eso el mensaje ideológico o de partido debe ser sustituido en los discursos del presidente por el patriótico de la recuperación y la unidad. Y se presentan como el único instrumento posible para recibir y administrar el dinero que llegue de Europa, imprescindible para la recuperación.

placeholder El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

Quien no lo apoye será tachado de antipatriota y, por eso, Sánchez también interpela al PP, aunque nadie en el Gobierno cree que haya la más mínima opción de pactar con Pablo Casado las cuentas de 2021. Entre otras cosas, porque el líder del PP ya ha dejado muy claro que no lo hará.

El mensaje que se resume en el lema del 'España puede' —que transmitirá el lunes en un acto en la Casa de América de Madrid— le sirve a Sánchez, en todo caso, para presionar al PP o, al menos, para que el principal partido de la oposición tenga algún coste adicional por no negarse a pactar los Presupuestos.

Es la continuidad de la estrategia de aislar al principal partido de la oposición, con la única diferencia de que ahora sí llama a Casado y se hace la foto con él para que quede en evidencia su nula voluntad de acuerdo. O dicho en mensaje de Moncloa, “su nula voluntad de ayudar a la recuperación y el fortalecimiento de las instituciones”.

Casado acusa a Sánchez de dejación de funciones: ''Es una falta de respeto a los españoles''

Fuentes del PP aseguran, no obstante, que Casado no se siente presionado y que, en todo caso, los empresarios presionarán a Sánchez para que deje a Iglesias. Y explican que lo que les llega de los grandes empresarios es, precisamente, su rechazo al Gobierno de coalición.

Otra de las coordenadas de esa estrategia de la Moncloa es la del diálogo social, que ha mantenido desde la toma de posesión y que, con la ministra Yolanda Díaz a la cabeza, le ha aportado más fotos en los últimos meses. Para el Gobierno es vital mantener los acuerdos con sindicatos y patronal durante los meses difíciles de crisis que están por venir.

Pedro Sánchez pasa de la épica de la guerra a la retórica de la recuperación y la lírica de la unidad. Es la segunda parte del 'rally round the flag effect' o efecto enunciado en 1970 por John Mueller, según el cual en tiempos de crisis el pueblo tiende a agruparse en torno a su líder. Durante el estado de la alarma, Pedro Sánchez intentó provocarlo con invocaciones a la guerra contra el virus.

Moncloa Sindicatos Pablo Casado Yolanda Díaz Ciudadanos
El redactor recomienda