EN SAN MILLÁN DE LA COGOLLA

Sánchez se lleva a sus 4 vicepresidentes a la cumbre y Urkullu y Torra amagan con no ir

El presidente quiere conferir el máximo empaque a la conferencia de presidentes del próximo 31 de julio en La Rioja, la primera presencial con el covid. Los temas: rebrotes y fondos europeos

Foto: Los presidentes autonómicos guardan el minuto de silencio durante el homenaje a las víctimas del covid-19, el pasado 16 de julio en el Palacio Real. (EFE)
Los presidentes autonómicos guardan el minuto de silencio durante el homenaje a las víctimas del covid-19, el pasado 16 de julio en el Palacio Real. (EFE)

Iba a ser en julio, así lo dijo Pedro Sánchez, y será en julio. Al límite, eso sí. El viernes 31 se celebrará una nueva conferencia de presidentes, la primera presencial después de las 14 inmediatamente anteriores y consagradas al covid-19, la que hace la número 21 de todas las convocadas hasta ahora, desde 2004. Y será la primera, con este formato y liturgia, que sale de Madrid para desplazarse a La Rioja, al monasterio de Yuso, en el municipio de San Millán de la Cogolla. El líder del Ejecutivo quiere conferir a esta cumbre el mayor empaque posible y por ello viajará hasta allí acompañado de sus cuatro vicepresidentes, además de los ministros de Sanidad y Política Territorial, Salvador Illa y Carolina Darias. Sin embargo, la conferencia puede quedar deslucida si finalmente no acuden el jefe de la Generalitat, Quim Torra, y el 'lehendakari' en funciones, Iñigo Urkullu. Por razones distintas. Uno, porque dada la preocupante situación epidemiológica, pide intervenir de manera telemática, y el segundo, porque no se ha citado la Comisión Mixta del Concierto. Ninguno de los dos, no obstante, ha adelantado portazo total.

Darias ha estado conversando en los últimos días con los mandatarios autonómicos, y este viernes la Moncloa confirmó las coordenadas del encuentro. La idea de llevar la XXI Conferencia de Presidentes a La Rioja partió de su presidenta, la socialista Concha Andreu. Ella misma ofreció el enclave de San Millán de la Cogolla, cuna del castellano, en la decimocuarta cumbre telemática por el coronavirus, el pasado 14 de junio. La razón es que ese fue el escenario de una primera reunión de presidentes autonómicos, junto a los Reyes, en un acto cultural de homenaje a la lengua, en octubre de 1992. El Gobierno de Sánchez, al elegir ahora el municipio riojano, quiere reconocer el "papel emblemático" que ha desempeñado este lugar "en la cultura europea desde hace mil años". Además, los monasterios de Suso y Yuso de San Millán de la Cogolla fueron catalogados en 1997 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El equipo del presidente barajó La Rioja y también mantener Madrid —las seis conferencias presenciales anteriores, desde la primera, en 2004, hasta la última en enero de 2017, se celebraron en el Senado—, por ser un punto mejor comunicado. Pero finalmente se optó por San Millán, 'candidatura' que defendió de manera muy activa Andreu.

El Gobierno quiere que los mandatarios regionales vayan acompañados de un vicepresidente y de sus respectivos consejeros de Sanidad


Sánchez quiere que los presidentes regionales acudan con uno de sus vicepresidentes y con sus respectivos consejeros de Sanidad. Y él, por su parte, como confirmaron a El Confidencial fuentes de su entorno más directo, acudirá con el núcleo duro de su Ejecutivo —Carmen Calvo, Pablo Iglesias, Nadia Calviño y Teresa Ribera—, más Darias e Illa. Implica así al socio menor del Gabinete, Unidas Podemos, menos visible en la gestión de la pandemia.

Los últimos datos

La vicepresidenta primera estuvo forzosamente ausente en la primera etapa de lucha contra el covid, porque ella misma cayó enferma y sufrió una larga cuarentena hasta que pudo reincorporarse. Después, tanto ella como los otros tres vicepresidentes se incorporaron al comité de desescalada. En la salida del confinamiento, adquirió especial protagonismo Ribera, al haber sido la responsable del diseño de la transición, junto a un equipo de expertos y al equipo directo de Sánchez, encabezado por su director de Gabinete, Iván Redondo, y el secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños.

Sánchez no prevé declarar otro estado de alarma, ni tampoco adoptar actuaciones coordinadas que impliquen a CCAA afectadas por un brote

Dos serán los temas que Sánchez abordará con los mandatarios autonómicos. Uno, los rebrotes, y eso justifica la lógica presencia de Illa y de los consejeros de Sanidad. Y dos, los fondos europeos, los 140.000 millones de euros que España calcula que recibirá, entre transferencias y préstamos, fruto del acuerdo del durísimo Consejo que culminó en la madrugada del pasado martes, y que acordó la movilización de 750.000 millones.

Fuentes del Ejecutivo consultadas por este diario advierten de que la propuesta en ambas cuestiones que haga Sánchez se irá trabajando a lo largo de la próxima semana. Respecto a la cuestión sanitaria, el Gobierno entiende que ha de estudiar a fondo no solo los datos epidemiológicos difundidos por Sanidad este viernes —922 nuevos positivos en las últimas 24 horas—, sino también los que se publiquen a partir del lunes. El presidente no tiene previsto decretar de nuevo el estado de alarma, ni siquiera de manera parcial. El Gabinete de coalición se resiste porque la situación actual, con repuntes más o menos graves, entraba dentro de la hoja de ruta, y porque ahora han de ser las comunidades autónomas las que gestionen el covid, aprobando más o menos restricciones según la evolución de la pandemia. En caso de que hiciera falta recurrir al mecanismo del artículo 116 de la Constitución, la Moncloa se plantea que, como ocurrió en la fase 3 de desescalada, sean los presidentes autonómicos las autoridades competentes delegadas.

Sánchez se lleva a sus 4 vicepresidentes a la cumbre y Urkullu y Torra amagan con no ir

"La clave radica en que no se sature el sistema sanitario, y no hemos llegado a ese punto. Lo que pretendemos es analizar la situación, explorar qué se puede mejorar", explican desde la Moncloa. Tampoco se contempla, como ratifican fuentes del equipo del presidente y del entorno más próximo a Illa, la adopción de actuaciones coordinadas en salud pública, que es el paso previsto para cuando un brote afecta a varias comunidades autónomas. En ese caso, corresponde su declaración al Ministerio de Sanidad, previo conocimiento del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud "y con audiencia de las comunidades directamente afectadas, salvo en situaciones de urgente necesidad", en los que se toman las medidas estrictamente necesarias y luego se informa de ellas a los consejeros del ramo.

Antes, la comparecencia en el Congreso

De la cumbre del próximo 31 de julio no saldrá un reparto de las ayudas por comunidades. No es el objetivo, indican en la Moncloa. "El presidente explicará la negociación, los fondos, la finalidad de los mismos, el régimen. Se estudiará cuál puede ser el rol de las comunidades. Pero aún falta letra pequeña", añaden. A la conferencia de presidentes seguirán, probablemente, reuniones ministeriales con los consejeros autonómicos, de carácter más técnico. En todo caso, Sánchez tiene, antes de la cita en La Rioja, una etapa por cubrir: dos días antes, el miércoles 29, comparecerá ante el pleno del Congreso para informar de los Consejos Europeos del 23 de abril, 19 de junio y del 17-21 de julio. Sánchez ya ha indicado reiteradamente que el compromiso de España está plenamente alineado con Bruselas, y destinará esos recursos a la transición ecológica de la economía y el impulso digital, materias capitales que quedan bajo el mando de Calviño y Ribera.

El 'lehendakari' rechaza "hoy por hoy" ir a San Millán porque no hay cita de la Comisión del Concierto; Torra pide intervenir telemáticamente por los brotes

En las 14 conferencias telemáticas dedicadas al covid participaron todos los presidentes autonómicos, incluidos Iñigo Urkullu y Quim Torra. También todos ellos asistieron a la ceremonia civil de Estado en memoria de las víctimas del covid, en Madrid. Sin embargo, en el encuentro del próximo 31, probablemente no estarán ni el jefe del Govern ni el 'lehendakari' en funciones. El líder independentista remitió este viernes una carta a Sánchez para pedirle poder intervenir por videoconferencia, dada los diversos y preocupantes rebrotes del virus que hay en Cataluña, hecho que "desaconseja la movilidad". "Las restricciones establecidas hacen muy difícil mi desplazamiento fuera de la ciudad de Barcelona", escribe Torra. Además, propone un trabajo preparatorio previo sobre las cuestiones a abordar.

Sánchez se lleva a sus 4 vicepresidentes a la cumbre y Urkullu y Torra amagan con no ir

Urkullu, en cambio, no tiene previsto "hoy por hoy" desplazarse a La Rioja dado que no se ha convocado la Comisión Mixta del Concierto Económico, como ha solicitado en varias ocasiones. Fuentes del Ejecutivo vasco señalaron que "no sería coherente" que el 'lehendakari' acudiera a una reunión para hablar de fondos europeos sin que se haya pactado, en ese órgano que invoca Vitoria, la capacidad de endeudamiento como consecuencia de la caída de la recaudación, informa EFE. Además, el Gobierno autonómico recuerda que en el último tramo del fondo covid no reembolsable que Hacienda aprobó y el Congreso convalidó, Euskadi no participa. Se trata de la última bolsa, de 5.000 millones, que busca compensar a las CCAA del régimen común por la minoración de ingresos. No obstante, Canarias, País Vasco y Navarra, que registraron superávit en años anteriores, podrán gastar sus remanentes.

Facilitar el desplazamiento

Desde la Moncloa, no obstante, se espera que puedan estar los dos presidentes, aunque aún no hay una respuesta a sus respectivas demandas. El Gobierno, además, estudia ya cómo facilitar el desplazamiento de los mandatarios regionales que tienen más dificultades para moverse hasta San Millán, a algo más de 40 kilómetros de Logroño. Queda en todo caso una semana para la cumbre, y las 14 anteriores se preparaban con bastante menos margen. Pero esta es muy distinta, por el contexto y por ser la primera presencial de la que es anfitrión Sánchez, y no en Madrid, sino en La Rioja.

Los barones pedirán una mayor coordinación a Sanidad ante los brotes y un reparto equilibrado y justo de los fondos europeos

Los presidentes, por su parte, pedirán a Sánchez mayor coordinación ante los brotes y un reparto justo de los fondos procedentes de la UE. El gallego Alberto Núñez Feijóo insistirá en la necesidad de que se cuente con una legislación adecuada para que las CCAA actúen de manera homogénea cuando surjan brotes. El presidente de la Xunta ha sido uno de los que más ha reclamado reformas legislativas para no tener que volver al alarma. Y, como ejemplo de descoordinación, pone las mascarillas, obligatorias en la inmensa mayoría de autonomías, al margen de la distancia de seguridad. Pero Madrid aún no lo considera necesario.

El rey Felipe VI (i) saluda a los presidentes de Valencia, Ximo Puig (3d); de Aragón, Javier Lambán (2d), y de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (d), a su llegada al homenaje de Estado a las víctimas de la pandemia de coronavirus, el pasado 16 de julio en el Palacio Real. (EFE)
El rey Felipe VI (i) saluda a los presidentes de Valencia, Ximo Puig (3d); de Aragón, Javier Lambán (2d), y de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (d), a su llegada al homenaje de Estado a las víctimas de la pandemia de coronavirus, el pasado 16 de julio en el Palacio Real. (EFE)

El castellanomanchego Emiliano García-Page reclamará que se cree una reserva estratégica de medicamentos y de vacunas contra el covid-19. También defenderá que el Gobierno central no puede "entrar en segundo plano" en este punto de combate contra la pandemia, como las CCAA "no se escondieron" cuando el mando único lo tenía Illa. Page propondrá la revisión de la financiación autonómica, "habida cuenta del éxito" de España en las negociaciones con la UE. El valenciano Ximo Puig, informa EFE, también socialista, volverá a remarcar que es "inaplazable y urgente" la reforma del modelo para que no haya "dos velocidades en la recuperación.

El máximo órgano de cooperación multilateral creado en 2004

Aunque San Millán de la Cogolla ya acogió en octubre de 1992 un primer encuentro de presidentes autonómicos, en un acto que sirvió de homenaje a todas las lenguas del Estado, el foro multilateral que es la Conferencia de Presidentes no se constituyó hasta el 28 de octubre de 2004. Impulsado por José Luis Rodríguez Zapatero, es hoy el órgano de máximo nivel político de cooperación multilateral entre el Estado y las 17 comunidades y las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

La conferencia ha sido, desde su creación, "una de las iniciativas políticas e institucionales más importantes para el desarrollo de la cooperación y la vertebración territorial de España", como resaltaba este viernes la Moncloa en su comunicado de convocatoria de la vigesimoprimera cumbre.

 

Han sido seis las cumbres presenciales celebradas hasta ahora. Desde su nacimiento, han tenido una periodicidad irregular. Con Zapatero en el poder se celebraron tres reuniones en su primer mandato (28 de octubre de 2004, 10 de septiembre de 2005 y 11 de enero de 2007) y otra más en el segundo (14 de diciembre de 2009). Mariano Rajoy celebró una sola conferencia en su primera legislatura (2 de octubre de 2012) y otra en la segunda (enero de 2017). El objetivo de Pedro Sánchez, como recordaba este viernes la Moncloa, es que esta reunión se celebre anualmente, tal como se fijó en el reglamento aprobado en la cuarta cumbre, la de 2009

A estas seis conferencias siguieron las 14 cumbres telemáticas celebradas con Sánchez como jefe del Ejecutivo, desde el 15 de marzo hasta el 14 de junio. La del 31 de julio será la XXI Conferencia de Presidentes. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios