ENTRAN ESCRIVÁ, LAYA E ILLA

Sánchez rebautiza Fomento para Ábalos y confirma a Marlaska, Maroto y Planas

La cartera de Ábalos pasa a llamarse Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Se sucede la tanda de confirmaciones pero también se añaden dos nuevas salidas: Valerio y Delgado

Foto: Fernando Grande-Marlaska y Reyes Maroto, ministros en funciones de Interior y de Industria, Comercio y Turismo, este 30 de septiembre. (EFE)
Fernando Grande-Marlaska y Reyes Maroto, ministros en funciones de Interior y de Industria, Comercio y Turismo, este 30 de septiembre. (EFE)

Pedro Sánchez sigue despejando más piezas de su nuevo equipo. Por ahora, continúan las confirmaciones. De un lado, la de un peso pesado como José Luis Ábalos, cuya continuidad estaba garantizada desde noviembre, que mantiene Fomento, pero con un nuevo nombre: Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. También seguirán los ministros del Interior, Fernando Grande-Marlaska; de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; de Agricultura, Luis Planas y de Defensa, Margarita Robles.

Los cuatro seguirán en sus puestos en el nuevo Gobierno de coalición. Sus nombres, en realidad, no estuvieron demasiado en duda en ningún momento, porque gozan del aprecio y reconocimiento del presidente y porque sus departamentos se mantienen sin cambios, a diferencia de lo que ha ocurrido, por ejemplo, con Sanidad, que ha perdido Consumo, o Trabajo, del que se ha desgajado Seguridad Social y que se convertirá en un área propia, con este rótulo: Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones. En él entrará, como se confirmó a media mañana, el hasta ahora presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá.

Sánchez rebautiza Fomento para Ábalos y confirma a Marlaska, Maroto y Planas

Sánchez está jugando sus cartas para ir creando un clímax hasta el domingo, cuando comunique al Rey la composición íntegra de su Ejecutivo. Por ahora, ya está claro el primer escalón de poder, con cuatro vicepresidencias, tres de ellas para mujeres y del PSOE (Carmen Calvo, Nadia Calviño y Teresa Ribera, además de Pablo Iglesias), el ascenso de María Jesús Montero como portavoz, las salidas de Luisa Carcedo y José Guirao y la tanda de confirmaciones. Desde este jueves la Moncloa confirmó que seguían en sus puestos Isabel Celaá en Educación y Pedro Duque en Ciencia. Y este viernes continuó, asegurando a Ábalos, Marlaska, Maroto, Planas y Margarita Robles. También se anunció la entrada de tres nuevos, Arancha González Laya en Exteriores, José Luis Escrivá en Seguridad Social, y Salvador Illa en Sanidad y el relevo de Dolores Delgado en Justicia y de Magdalena Valerio en Trabajo.

La novedad respecto a Ábalos no es tanto que siga en el Ejecutivo como que su cartera cambie de denominación: Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Con ello, el presidente viene a señalar otra prioridad de su Gobierno: la necesidad de que las infraestructuras sean sostenibles y se fomente un transporte de energías limpias. Eso conecta, además, con el mayor relieve que ha conferido a Transición Ecológica y Reto Demográfico, que pasa a ser la Vicepresidencia Cuarta, en manos de Teresa Ribera.

En la Moncloa recordaban este viernes que el cambio de nombre se incluyó en el programa electoral del PSOE. "Se trata de una reorientación de las políticas de infraestructuras del país. Las infraestructuras son el medio, el objetivo es la movilidad de las personas y las mercancías, una movilidad conectada, segura y sostenible". Para el Gobierno, supone que España se homologue con esta denominación al resto de Europa y a la Comisión (Consejos de Ministros de Transportes o Comisaria de Transportes). También se incorpora la Agenda Urbana a sus competencias, "siguiendo las recomendaciones de Naciones Unidas y Europa". En este ámbito, se mantienen las competencias de Vivienda, que Unidas Podemos no quiso porque entendía que no podía hacer grandes transformaciones, pero irá más allá. "Es una apuesta por un desarrollo integral de las ciudades y pueblos de toda España".

Por ahora, se han sucedido las confirmaciones y dos salidas, las de Carcedo y Guirao, pero faltan las incorporaciones al Gabinete


Ábalos (Torrent, Valencia, 1959) es peso pesado del Gabinete y del partido —es secretario de Organización, número tres del escalafón— y su continuidad nunca estuvo en cuestión. Si había nombres fijos, desde luego el suyo era uno. No solo porque se diera por descontado en todas las esquinas del PSOE y en la Moncloa, sino porque el propio presidente se lo adelantó el pasado 12 de noviembre. Almorzó con él y con Carmen Calvo, y a ambos les trasladó que contaba con ellos para su Gabinete de coalición. También estaba claro que seguiría en Fomento, un ministerio inversor y que le permite estar en contacto con los territorios, muy a pie de obra. No se pensó en su ascenso a la Portavocía del Gabinete porque él prefiere compatibilizar la gestión en el Gobierno con otra Portavocía, la del PSOE.

Reformas en la industria

Marlaska (Bilbao, 1962) fue uno de los fichajes sorprendentes de Sánchez en junio de 2018. Su nombre fue de los últimos que apareció, al ser titular de uno de los ministerios de Estado. Juez de la Audiencia Nacional, había sido elegido vocal del Consejo General del Poder Judicial por el PP. El presidente introducía una dosis de moderación en aquel momento. El ministro ha ido creciendo en este tiempo e integrándose más en la vida de partido, pese a que es independiente. Lideró la lista por Cádiz en las elecciones del 28-A y del 10-N y es un habitual en los mítines del PSOE. Hasta ahora, su momento más complicado fue la gestión de los disturbios en Cataluña que sucedieron a la sentencia del 'procés', que tras varios días de violencia lograron apagarse. Entonces sí funcionó la cooperación de las Fuerzas de Seguridad del Estado, de Policía y Guardia Civil, con Mossos y Guàrdia Urbana.

Sánchez quiere reforzar la parte económica del Gabinete, con el Ministerio de Seguridad Social y subrayando la diplomacia económica en Exteriores

Maroto (Medina del Campo, 1973) también concurrió en las dos últimas generales, en su caso como seis por Madrid. Es la ministra a la que Sánchez reclutó de la Asamblea de Madrid, avalada por el líder del PSOE-M, José Manuel Franco. Su nombre llegó a circular como candidata al Ayuntamiento de la capital. Aunque muy discreta y de perfil político menor, Sánchez aprecia de ella su trabajo concienzudo y el haber sabido bregar con crisis importantes del sector, como la venta de las plantas de Alcoa al fondo suizo Parter que evitó el despido de centenares de trabajadores, la caída del gigante turístico Thomas Cook, o el cierre de de dos plantas de la multinacional cementera Cemex, a las que se buscó una alternativa. Ha trabajado para la creación de un ecosistema en España que favorezca el proceso productivo de movilidad sostenible.

El nuevo ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, el pasado 3 de enero en Madrid. (EFE)
El nuevo ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, el pasado 3 de enero en Madrid. (EFE)

Además, como señalan en el equipo de la dirigente madrileña, ella ha logrado tranquilizar a la industria, inquieto por la entrada de Unidas Podemos, por sus buenas relaciones con los diversos sectores. Es la encargada de dar la vuelta a una industria más refractaria a los cambios. Uno de los compromisos del acuerdo programático es que se creará la aprobación del estatuto del consumidor electrointensivo, para "potenciar la competitividad y la eficiencia de las empresas con altos costes energéticos, a través de compensaciones y exenciones de pago a cambio de que estas mejoren su eficiencia energética y mantengan y generen empleo".

Perfil técnico en Exteriores

Planas (Valencia, 1952), como confirmaron a este periódico fuentes de la Moncloa, continuará en Agricultura, Pesca y Alimentación, otro departamento que no ha afrontado crisis relevantes en estos meses y que ahora tiene que negociar la Política Agraria Común, materia muy delicada. Es un hombre al que las organizaciones agrarias ven como conservador. El ministro, cordobés como la propia vicepresidenta Calvo, atesora una larga trayectoria exterior —fue embajador de España en Marruecos entre 2004 y 2010 y representante permanente de España en la UE entre 2010 y 2011, además de secretario general del Comité Económico y Social Europeo desde 2014 hasta su incorporación al Ejecutivo de Sánchez—, además de exconsejero de la Junta de Andalucía en diversos periodos. Su nombre llegó a sonar como una de las opciones para Exteriores, cartera que interinamente ocupa Margarita Robles desde diciembre, cuando Josep Borrell asumió las riendas de la diplomacia de la Unión Europea.

La división de Trabajo obligada por la entrada de Unidas Podemos provoca la salida de Valerio y la llegada, para las dos áreas, de Díaz y Escrivá

Precisamente Exteriores es una de las carteras estrella, por su relevancia (es ministerio de Estado), en las que más expectativas había. La Moncloa facilitó a mediodía el nombre de su nuevo titular, la jurista Arancha González Laya (San Sebastián, 1969), actualmente subsecretaria general de la ONU y directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (ITC), cargo este último para el que la eligió el anterior secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en 2013. Ella tiene menor peso político que Borrell, pero sí una amplia trayectoria internacional y un perfil técnico de primer nivel.

Fuentes del Ejecutivo señalaron que el líder socialista pretende "constituir en su Gobierno el mejor equipo económico de la democracia española". Y este ámbito se verá reforzado desde dos departamentos adicionales, que tendrán, además de sus respectivas competencias habituales, un enfoque "con clara vocación económica".

Luis Planas, ministro de Agricultura, el pasado 4 de enero. (EFE)
Luis Planas, ministro de Agricultura, el pasado 4 de enero. (EFE)

Y ahí entra el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, en el que la diplomacia económica "será prioritaria" (la incorporación de González Laya lo prueba), y el nuevo Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, que se desgaja de Trabajo. Su nuevo titular será la persona a quien el ministro de Hacienda de Mariano Rajoy, Cristóbal Montoro, eligió para presidir la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá. Magdalena Valerio, ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, y miembro de la ejecutiva federal del PSOE, sale así del Ejecutivo, con su departamento repartido en dos, ya que Trabajo recaerá en Yolanda Díaz, de Unidas Podemos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios