ACUERDOS EN BALEARES, CANARIAS Y LA RIOJA

Iglesias presiona a Sánchez por el cogobierno con un 'superjueves' de pactos autonómicos

Comienzan las declaraciones cruzadas, pero también los gestos de entendimiento a nivel regional para allanar el camino a la investidura. El PSOE no se siente empujado por las alianzas en CCAA

Foto: El líder del PSOE canario, Ángel Víctor Torres (2d), junto con Casimiro Curbelo (i), Román Rodríguez (2i) y Noemí Santana, este 20 de junio en Santa Cruz de Tenerife. (EFE)
El líder del PSOE canario, Ángel Víctor Torres (2d), junto con Casimiro Curbelo (i), Román Rodríguez (2i) y Noemí Santana, este 20 de junio en Santa Cruz de Tenerife. (EFE)

PSOE y Unidas Podemos sellaron este jueves acuerdos para formar gobiernos de coalición en Baleares, Canarias y La Rioja, además de pactar en Aragón la composición de la Mesa de las Cortes regionales y sentar las bases para apoyar un Ejecutivo de los socialistas y el Partido Aragonés (PAR) y quizá la Chunta Aragonesista (CHA). El modelo pactado en Baleares sigue la estela del valenciano, con una vicepresidencia y dos consejerías que han recaído en manos de la formación liderada por Pablo Iglesias. Un paradigma a imitar a nivel del Estado y, por tanto, un impulso a las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez, según presumen desde el partido morado. “Este es el camino a seguir, vamos en buena dirección", destacaban fuentes de la dirección en referencia a la formación de un Gabinete de coalición y respondiendo así a la oferta verbalizada públicamente por la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, de que Unidas Podemos ocupase puestos de responsabilidad en segundos niveles de la Administración —el llamado 'sottogoverno'—, pero no en el Consejo de Ministros.

No opinan lo mismo, desde luego, en el PSOE. En Ferraz, siguen subrayando que el planteamiento del presidente en funciones "es la última palabra" y que de ahí no se moverá, porque ya ha cedido respecto a la posición inicial, que era un Gobierno en solitario. "Son lentejas, ahora toca que responda Iglesias", insisten en el círculo del jefe del Ejecutivo.

Sánchez echó balones fuera cuando se le preguntó este jueves, a su llegada a la reunión del Consejo Europeo, en Bruselas, sobre la posibilidad de tener ministros de Podemos. Afirmó que los ciudadanos han elegido con su voto que quieren un Ejecutivo "liderado por el PSOE". Y los socialistas, añadió, ya han explicado cómo entienden ellos el Gobierno de cooperación, de modo que ahora esperan la contestación.

Iglesias pide "respeto por el aliado", mientras que Sánchez enfría las opciones de los morados: España votó un Ejecutivo "liderado por el PSOE"


Pues bien, una hora después de que Sánchez enfriase desde la capital belga las posibilidades de un Ejecutivo conjunto con Unidas Podemos, Iglesias respondía a través de las redes sociales que llegaban “buenas noticias para la gente de Baleares, Canarias y La Rioja”, por lo que “se confirma que si hay respeto por el aliado, cooperación y coherencia, se sacan adelante investiduras y gobiernos”. Comienzan así las declaraciones cruzadas, con un cierto tono agrio, tras una semana de filtraciones, algunas de falsa bandera sobre hipotéticos ministrables, pero también los gestos de entendimiento a nivel autonómico para allanar el camino a la investidura.

Aferrarse a la discreción

A primera hora de la mañana, fuentes de la dirección de Podemos ya devolvían la pelota al tejado de los socialistas al indicar que "Ximo Puig en Valencia y [Francina] Armengol en Baleares han hecho los deberes y han resuelto el camino que tiene que recorrer Pedro Sánchez para conseguir un acuerdo de exito en el Gobierno de España”. Ejemplos a seguir, dicen, por la “proporcionalidad” de las distintas fuerzas a la hora de formar un Gobierno progresista conjunto. Hasta ese momento se habían negado a entrar a valorar la oferta del PSOE de que Unidas Podemos ocupe cargos en el denominado 'sottogoverno': secretarías de Estado, direcciones generales, altos comisionados o empresas y entes públicos. Alegaban, para no recoger el guante, que se mantenían fieles a lo pactado con el PSOE. Esto es, según aseguran, mantener la discreción sobre el avance de las conversaciones para no perjudicar la negociación.

Habrá gobiernos de coalición en Baleares, La Rioja y Canarias, y se afianza en Aragón un Gabinete PSOE-PAR apoyado por Podemos e IU

Durante la mañana, se fue despejando definitivamente el futuro de tres comunidades. En Baleares, el PSIB-PSOE dirigirá siete 'conselleries' —más la presidencia, en manos de Francina Armengol—, por dos que recaerán en Podemos —el juez en excedencia y exdiputado nacional Juan Pedro Yllanes será el nuevo vicepresidente— y dos en los econacionalistas de MÉS. Armengol podrá ser investida la próxima semana, previo consulta, el día 24, a las bases de su partido. Por primera vez, el PSIB gobernará ocho años consecutivos.

En Canarias, el PSOE cerró un acuerdo con los líderes de la formación morada (Noemí Santana), de Nueva Canarias (Román Rodríguez) y de la Agrupación Socialista Gomera (ASG) del exsenador Casimiro Curbelo. El sábado se conocerán los detalles, pero todo apunta a la conformación de un Ejecutivo cuatripartito, cuyo presidente será el líder autonómico socialista, Ángel Víctor Torres, que pondrá así fin a 26 años de gobiernos dirigidos por Coalición Canaria. Curbelo mantuvo en vilo el futuro de la comunidad hasta el último momento, ya que sus tres diputados en el Parlamento de las islas eran claves, y de hecho coqueteó con la opción de un Ejecutivo presidido por el PP y apoyado por CC, vía que se exploró la pasada semana. Al final, el dirigente gomero inclinó la balanza hacia la izquierda, ayudando a su antiguo partido: pertenecía al PSOE en 2011, cuando tuvo que dejar su escaño en la Cámara Alta por un altercado en una sauna de Madrid a la que había acudido con su hijo, suceso por el que fue detenido y procesado por el Supremo. En 2015, Ferraz le apartó de las listas por un caso de presunta corrupción que al final fue archivado, momento que aprovechó para fundar su propio partido, ASG.

La socialista Francina Armengol, presidenta en funciones de Baleares, este 20 de junio en la sesión constitutiva del Parlament, en Palma. (EFE)
La socialista Francina Armengol, presidenta en funciones de Baleares, este 20 de junio en la sesión constitutiva del Parlament, en Palma. (EFE)

En La Rioja, habrá Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos que presidirá la socialista Concha Andreu, que pondrá punto final a 24 años de gabinetes del PP. Ayer se constituyó el Parlamento autonómico, con mayoría de izquierdas. Mayoría progresista también en las otras dos Cámaras que arrancaron legislatura este jueves: en Baleares y en Aragón, donde se va afianzando la posibilidad de un Gobierno de PSOE y PAR (y quizá CHA), pilotado por Javier Lambán, con apoyo externo de Podemos e IU. El nuevo presidente de las Cortes aragonesas, el socialista Javier Sada, fue respaldado por toda la izquierda y el PAR.

"Son lentejas"

Y aunque Iglesias señale los pactos autonómicos como el camino a seguir, Ferraz dice no sentirse presionado. En la cúpula socialista reiteraban ayer que los pactos en aquellas autonomías donde la suma de las izquierdas era clara —Baleares y La Rioja, pero también Asturias o el ya cerrado pacto en la Comunidad Valenciana—, la alianza se daba por descontada. Pero en el Estado, insistían, PSOE y Unidas Podemos "no alcanzan la mayoría absoluta" y un Gobierno de coalición no garantizaría por sí mismo la estabilidad. La dirección se ha escudado en que ese formato ahuyentaría a otros socios, aunque lo cierto es que ni el PNV —como ayer reconocía en La Sexta su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban—, ni Compromís ni el PRC, con los que Sánchez formará un bloque de 173 escaños, ponen pegas a un bipartito.

Ministros temen "distorsiones" si entra Podemos en el consejo. Y en Ferraz subrayan que mientras el PSOE habla de "programa", Iglesias pide "sillones"

Las resistencias, algunas menos confesadas, son otras. Ministros consultados por este periódico, al igual que la cúpula, subrayan que el presidente "no cederá en lo que es su línea roja": no dejará entrar a la primera línea a los morados. Indican que persiste la desconfianza, el miedo al ruido y a que las discrepancias ideológicas sean aireadas, al choque en asuntos sensibles como Cataluña o la política de Defensa, y hasta la propia personalidad del líder: Sánchez no es un dirigente al que le guste compartir el poder. "Pedro está muy firme en esto. Podemos se cree que puede votar en un Consejo de Ministros, cuando quien decide es el presidente y quien corta las discusiones", sentencia un miembro del Gabinete. "Pedro no piensa solo en la investidura, sino en la legislatura, y la presencia de Podemos en el consejo claro que puede distorsionar. En los gobiernos autonómicos se abordan temas que no son tan sensibles y que no tienen tanta repercusión. En el Gobierno central sí, se habla de estrategia, de política... y si trascienden ciertas cuestiones, sería un lío", abunda otra ministra.

Iglesias presiona a Sánchez por el cogobierno con un 'superjueves' de pactos autonómicos

"La presión no es hacia nosotros. Nosotros hemos planteado discutir sobre ideas y programas y una agenda social, y ellos están todo el día pidiendo sillones", indican en Ferraz, donde subrayan que la oferta explicitada por Calvo es firme y es la "última". "Lentejas", ilustran. En la dirección auguran que será Iglesias quien se apeará de sus posiciones, porque en su pulso tiene todas las de ganar, creen, el presidente, ya que si el país se conduce a nuevas elecciones será el PSOE quien podrá captar más votos, aferrándose al relato de que no hay un Ejecutivo de progreso por la demanda de puestos de su socio.

El socialista Javier Sada (i), proclamado este 20 de junio nuevo presidente de las Cortes de Aragón con los votos de Podemos, CHA, IU y el PAR. A la derecha, el presidente regional en funciones, Javier Lambán. (EFE)
El socialista Javier Sada (i), proclamado este 20 de junio nuevo presidente de las Cortes de Aragón con los votos de Podemos, CHA, IU y el PAR. A la derecha, el presidente regional en funciones, Javier Lambán. (EFE)

A pesar de que las presiones hacia uno y otro lado se han incrementado, PSOE y Podemos adelantan que está previsto que Sánchez e Iglesias sigan conversando por teléfono y continuarán reuniéndose, sin cámaras de por medio, durante los próximos días. La oferta del 'sottogoverno' no deja de generar cierta sorpresa en los morados porque supondría un Gobierno mixto, con ministros de un color político y sus números dos de otro, con la cacofonía que ello implicaría. En un principio, desde el PSOE se habrían negado a esta propuesta, que ya verbalizó en su día el portavoz de los 'comuns', Jaume Asens, como un ejemplo más de lo que podría ser un Gabinete de coalición. En su lugar se veía más factible la distribución de cuotas de poder mediante compartimentos estancos de cada partido, según aseguran fuentes del partido morado cercanas a las negociaciones. En Ferraz, apuntan que el hecho de que ahora en Podemos se atribuyan esa idea es "la prueba de su debilidad".

Iglesias presiona a Sánchez por el cogobierno con un 'superjueves' de pactos autonómicos

Todos los escenarios están abiertos y en los últimos días se ha incidido tanto desde el PSOE como desde Unidas Podemos en la necesidad de priorizar las líneas programáticas para la próxima legislatura de un “Gobierno de cooperación” entre ambas fuerzas. Hasta que no se defina este plano, no entrarán en juego el resto de actores minoritarios, pero imprescindibles, para la investidura de Sánchez, principalmente el PNV, pero también el diputado de Compromís y el del PRC. Con todo, todavía no se han constituido formalmente los grupos de trabajo programáticos, a pesar de la previsión de celebrar la sesión de investidura entre la primera y la segunda semana de julio. Sí existen, sin embargo, conversaciones a otros niveles, como es el caso de la portavoz socialista, Adriana Lastra, y su homónima de Podemos, Irene Montero. Se espera que en unos días las negociaciones cojan algo más de vuelo aunque, como decía con sorna el peneuvista Aitor Esteban este jueves, todo lleva por ahora un cierto "ritmo caribeño".

Nueve CCAA gobernadas por los socialistas, y cinco para el PP

Casi un mes después de las elecciones del 26-M, se va perfilando el nuevo mapa de poder territorial

Al final, el PSOE, gracias a pactos con Unidas Podemos y fuerzas nacionalistas y regionalistas, presidirá un máximo de nueve comunidades autónomas, si es que no hay cambios de última hora: Comunidad Valenciana -que ya cerró su tripartito la semana pasada, porque celebró elecciones el 28 de abril-, Castilla-La Mancha, Extremadura (ambas con mayoría absoluta), Asturias, Baleares, Canarias, La Rioja, Aragón y Navarra. Además, cogobernará en Cantabria con el PRC de Miguel Ángel Revilla y seguirá compartiendo el Ejecutivo con el PNV en el País Vasco. Navarra, no obstante, está en el aire, pues el presumible pacto del PSN con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra necesita de la abstención de Bildu para que sea investida María Chivite como nueva presidenta foral. 

El PP se quedará, por tanto, con cinco comunidades: Madrid, Andalucía -dos de las más pobladas de todo el país-, Castilla y León, Murcia y Galicia, que celebrará elecciones (como Euskadi en 2020) en las que podría peligrar la mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijóo. Y Cataluña sigue en manos de los independentistas: la Generalitat la copilotan JxCAT y ERC. 

Los socialistas amplían en este periodo, por tanto, su poder autonómico, pues llegaron a los comicios del 26-M con la presidencia de seis comunidades (Asturias, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Extremadura, aparte de la Comunidad Valenciana), ya que a comienzos de 2019 perdieron Andalucía. La novedad son las dos mayorías absolutas de los barones Guillermo Fernández Vara y Emiliano García-Page y el estreno de gobiernos de coalición en donde por primera vez se integra Podemos. Las históricas victorias en Castilla y León, Murcia o Madrid no se traducirán casi con seguridad en gobiernos socialistas, sino en ejecutivos presididos por el PP con el apoyo de Ciudadanos y, en el caso de las dos últimas regiones, también de Vox. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios