Pese a la foto de Colón de los regionalistas

Iglesias allana el camino para el "Gobierno de coalición" con pactos con PAR y los gomeros

Los morados están dispuestos a cerrar alianzas con el PSOE en Aragón y Canarias, aunque suponga trenzar acuerdos con formaciones más alejadas, para así cerrar el paso a las derechas

Foto: Pedro Sánchez y el presidente aragonés en funciones, Javier Lambán, el pasado 13 de mayo en Zaragoza. (EFE)
Pedro Sánchez y el presidente aragonés en funciones, Javier Lambán, el pasado 13 de mayo en Zaragoza. (EFE)

Después de que los 'comuns' de Ada Colau se decantasen en Barcelona por formar Gobierno con el PSC en lugar de con ERC, decisión que aplaudió Pablo Iglesias, Podemos acerca posturas con los socialistas para favorecer que dirijan Aragón y Canarias. Dos comunidades donde las negociaciones estaban encalladas por las dificultades aritméticas y donde, al contrario de la Comunidad Valenciana, Baleares y La Rioja, la formación morada se prestaría a acuerdos con partidos antagónicos. Se trata de la Agrupación Socialista Gomera (ASG) y, sobre todo, el Partido Aragonés (PAR), con quien el candidato socialista en Aragón, Javier Lambán, ya ha firmado un acuerdo de gobierno a la espera de sumar a Ciudadanos o Podemos para asegurarse la investidura. Los naranjas dieron portazo y ya la única opción posible es esta última, la de la alianza con los morados, cuyos votos están amarrados para la Mesa de las Cortes regionales.

Desde fuentes cercanas a la dirección de Podemos en Madrid, reconocen que un acuerdo a tres con el PSOE de Lambán y el PAR no sería el mejor escenario para sus intereses, aunque insisten en que la decisión está en manos de la ejecutiva del partido en Aragón y, en última instancia, de las bases a través de un referéndum. Si el PAR está en el Ejecutivo, la opinión de Madrid es priorizar un apoyo desde fuera a formar parte de un tripartito, pero dejan la decisión en manos de la dirección liderada por Nacho Escartín, quien este martes se abría a entrar en el Gabinete y hacer “todo lo posible para evitar que haya un Gobierno de derechas en Aragón y quitarle al PAR la tentación de sumarse al trío de Colón”.

La decisión adoptada por la ejecutiva de Podemos en Aragón fue "explorar” las distintas fórmulas de cara a pactar una investidura con los socialistas y el PAR o incluso entrar en el Ejecutivo. Este jueves se constituirán las Cortes y PSOE y Podemos ya han alcanzado un acuerdo para la formación de la Mesa, con mayoría de izquierdas. Los socialistas presidirán el órgano rector —el jefe del legislativo será Javier Sada— y tendrán una vicepresidencia, mientras que Podemos tendrá una secretaría y PP y Cs un asiento cada uno. En esta línea, se espera que su composición perfile los acuerdos de cara a la investidura, para cuya formación todavía queda un plazo máximo de dos meses.

Hoy se constituyen las Cortes de Aragón. La Mesa tendrá mayoría de izquierdas: dos puestos para el PSOE y uno para Podemos, para PP y para Cs


Desde el PSOE, se percibe que la investidura de Lambán está mucho más encarrilada. En Zaragoza y en Ferraz se celebra el "acierto" del presidente en funciones de amarrar primero el pacto con el PAR, porque ello cortó de cuajo la opción de un tripartito de derechas (PP, Ciudadanos, Vox), que forzosamente necesitaba a los regionalistas.

Quizá tripartito PSOE-PAR-CHA

Fuentes próximas a Lambán indicaron a este diario que aunque las negociaciones para formar Gobierno vendrán después de la constitución de las Cortes, una opción bastante probable es que entren en el Gabinete el PAR —quizá con la cartera de Industria— y Chunta Aragonesista —su líder, Pepe Soro, ya se integró en el Ejecutivo saliente como consejero, y someterá a debate esta cuestión del comité nacional de su partido, que se reunirá el sábado—. De este modo, Podemos e IU respaldarían a los socialistas desde fuera. Con esa complicada aritmética, Lambán lograría la investidura: sus 24 escaños se sumarían a los cinco de los morados, los tres del PAR, los tres de la CHA y el único representante de IU; 36 diputados, dos por encima de la absoluta. Por tanto, el fleco importante que queda por cerrar es el acuerdo programático y la composición del Gobierno, y si es factible un tripartito PSOE-PAR-CHA o bien solo prospera un bipartito con los regionalistas conservadores. Sí quedan descartadas las otras dos alternativas: un pacto de las derechas y nuevas elecciones. Fuentes del entorno de Lambán y de Soro advertían de que queda trecho por delante, que todo es muy "frágil" aún, aunque a renglón seguido añadían también que el camino va desbrozándose, cogiendo cuerpo, y que la experiencia incluso puede ser "emocionante".

Desde Podemos, se interpreta como una concesión un apoyo al PSOE con el PAR, pero se tiene como ejemplo el Gobierno de coalición en Valencia

El desarrollo de los pactos municipales y autonómicos no deja de tener su influencia en las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez que están llevando a cabo PSOE y Podemos. Ya antes de las elecciones del pasado 26 mayo, Podemos enfocaba sus resultados en estos comicios a sumar con los socialistas en la mayor parte posible de comunidades autónomas para vincular los hipotéticos pactos a las negociaciones para entrar en el Gobierno del Estado. Una suerte de negociación multinivel que extendiese los pretendidos acuerdos a todos los niveles institucionales.

Iglesias allana el camino para el "Gobierno de coalición" con pactos con PAR y los gomeros

Esta estrategia de palanca para escalar los pactos ya obtuvo resistencias durante la campaña, al igual que ahora, entre la mayoría de dirigentes socialistas, que se mostraban partidarios de limitar solo a las comunidades y gobernar en solitario en el Ejecutivo central aun con el apoyo en la investidura de Unidas Podemos. Los resultados estuvieron por debajo de las expectativas, pero se espera formar gobiernos de coalición, además del ya cerrado de la Comunidad Valenciana, en al menos tres comunidades.

El caso de Aragón, si finalmente se apoya desde fuera a Lambán tras su pacto con el PAR, se interpretaría desde Podemos como una concesión. Con todo, la reedición del acuerdo del Botànic, junto al PSPV de Ximo Puig y Compromís, se enarbola como ejemplo del Gobierno de cooperación tras obtener una vicepresidencia y dos consejerías en el tripartito.

Reunión clave en Canarias

En Canarias, la complejidad también es mayúscula, porque en las negociaciones se mezclan el Ejecutivo regional con los cabildos insulares, a punto de constituirse, y los ayuntamientos, ya conformados desde el pasado sábado. Pero también el acuerdo de progreso para el archipiélago va cogiendo color. Este jueves, se celebra una reunión en Santa Cruz de Tenerife que los socialistas definen como "clave", y en la que participan socialistas (25 escaños en un Parlamento de 70 diputados), Nueva Canarias (5), Podemos (4) y la ASG (3) del exsenador Casimiro Curbelo.

Los socialistas confían que prospere el acuerdo de progreso con Podemos, Nueva Canarias y la ASG de Curbelo tras el estallido del diálogo de las derechas

Tanto en Ferraz como en las islas hablan de "optimismo moderado", conscientes de que todo está en manos de un socio tan diletante como la Agrupación Socialista Gomera, cuyos tres representantes son cruciales para la investidura y la gobernabilidad. Sin ir más lejos, la semana pasada parecía que la balanza se iba a inclinar hacia la derecha, porque Coalición Canaria (20 actas), la formación que ha dirigido el Gobierno regional en los últimos 26 años pese a no ganar siempre los comicios, lanzó un órdago arriesgado que le permitía preservar parte de su poder institucional: ofreció al PP, tercera fuerza (11 escaños), presidir el archipiélago. La operación necesitaba del concurso de ASG y también de Ciudadanos, que pidió la cabeza del actual jefe del Ejecutivo en funciones, el nacionalista Fernando Clavijo, implicado en el caso Grúas. CC no retiró la candidatura de Clavijo a la vicepresidencia y la negociación saltó por los aires. A su vez, para Curbelo era un aliciente que estuviera el actual presidente en el nuevo organigrama, por su relación cercana con él, al que ha estado apuntalando en los últimos años.

El secretario general del PSOE canario y candidato a la presidencia de las islas, Ángel Víctor Torres, el pasado 5 de junio en Las Palmas. (EFE)
El secretario general del PSOE canario y candidato a la presidencia de las islas, Ángel Víctor Torres, el pasado 5 de junio en Las Palmas. (EFE)

El líder de ASG y reelegido presidente del Cabildo de La Gomera ha dejado en estos días las puertas abiertas a izquierda y derecha, aunque parece inclinarse, y así lo perciben los socialistas, hacia la izquierda. Este miércoles, Curbelo restaba importancia a lo sucedido en el municipio gomero de Valle Gran Rey el pasado sábado: el PSOE local incumplió el compromiso de dejar gobernar a la lista más votada, la de ASG, y se hizo con la alcaldía.

El exsenador socialista señaló que es "un desatino" lo ocurrido en ese municipio, pero no es lo más importante: "Nosotros estamos en el camino de seguir trabajando en las distintas opciones y lo que nos preocupa son los ciudadanos canarios y, especialmente, cómo queda también en este ámbito la realidad de la isla de La Gomera". "Canarias es mucho más importante que un municipio —añadió—, inclusive que una isla, y por tanto en ese camino estamos y haremos todo lo que sea necesario". Y aunque se abre a un Gobierno de progreso, su prioridad es alcanzar un Ejecutivo estable para las islas "y que sea posible". Por encima de las "afinidades personales" y de su "amistad" con Clavijo, "está el interés de los canarios", zanjó. Esta modulación podría ayudar al candidato socialista, Ángel Víctor Torres. Las formaciones políticas tienen tiempo para seguir sus conversaciones: el Parlamento autonómico no se constituirá hasta el próximo 25 de junio. En el plazo de los 10 días siguientes, el nuevo jefe de la Cámara regional propondrá un candidato a la investidura.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, tras la comparecencia ante los medios que siguió a su reunión con Pedro Sánchez en el Congreso, el pasado 11 de junio. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, tras la comparecencia ante los medios que siguió a su reunión con Pedro Sánchez en el Congreso, el pasado 11 de junio. (EFE)

Sin ministros de Podemos en España

En Navarra, mientras, los socialistas avanzan hacia un acuerdo con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, que suman 23 escaños de un total de 50 miembros del pleno. Este miércoles se constituyó el Parlamento y se visualizó esa nueva mayoría: el PSN dio la presidencia a GBai y a su candidato, Unai Hualde, líder navarro del PNV. La aspirante socialista, María Chivite, confía en presentarse a la investidura con esos 23 diputados amarrados, pero para salir elegida necesitaría la abstención de Bildu, que no es segura.

Podemos no ha recogido el guante a la triple cooperación que ofrece el PSOE: programática, parlamentaria e institucional. Ferraz se ha "movido"

La gobernabilidad en las comunidades que quedan pendientes por cerrar y que pueden tener presidente socialista influirá, y así lo reconocen en Ferraz, a la hora de allanar las relaciones entre PSOE y Unidas Podemos de cara a la reelección de Sánchez. Este ya trasladó el lunes a Pablo Iglesias que no quiere ministros morados, aunque sí le ofreció puestos intermedios en el nuevo Ejecutivo que podrían ser designados por la formación aliada. La dirección de Podemos no recogió el guante aún. Su portavoz parlamentaria, Irene Montero, sí insistía en buscar un acuerdo de gobierno "completo" con el PSOE, sin renunciar a su idea de formar un Ejecutivo de coalición de izquierdas.

Iglesias allana el camino para el "Gobierno de coalición" con pactos con PAR y los gomeros

La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, detallaba este miércoles la propuesta de Sánchez y emplazaba a Iglesias a dar una respuesta. Fuentes socialistas subrayaban a este periódico que esa oferta implica que los socialistas se han "movido" respecto a su planteamiento inicial de Ejecutivo en solitario. "Un Gobierno de cooperación significa cooperar en tres ámbitos. Primero, contenidos, una hoja de ruta con avances sociales. Segundo, cooperación parlamentaria, siendo ellos el socio preferente del Gobierno. Y tercero, cooperación institucional, con representantes de Unidas Podemos en la Administración, sin sentarse en el Consejo de Ministros", explicaban. En el Ejecutivo no bajaban al detalle de qué puestos intermedios puede ejercer la formación morada, porque eso quedará en el ámbito de la negociación. Pero fuentes socialistas sí indicaban que Sánchez quiere "aguantar el pulso con esta posición", ya que entienden que ha habido cesiones y que ahora es Iglesias quien ha de dar el siguiente paso.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios