UN PASO MÁS

Sánchez ofrece a Podemos que dé nombres para los puestos intermedios del Gobierno

Los socialistas defienden que se han movido respecto a su posición inicial, puesto que no hablan ya de un Ejecutivo en solitario, sino una especie de coalición, pero en los escalones inferiores

Foto: Carmen Calvo asiste a la presentación de la nueva página web del BOE, este 19 de junio. (EFE)
Carmen Calvo asiste a la presentación de la nueva página web del BOE, este 19 de junio. (EFE)

Pedro Sánchez mantiene su pretensión de que Unidas Podemos no ponga un pie en el Consejo de Ministros, aunque sí le abre la posibilidad a que se integre en los escalones intermedios del Gobierno. Ahora va un paso más allá para intentar contentar a su socio: los morados, si la negociación llega "a buen puerto", podrán proponer candidatos para aquellos cargos que se pacten. Es decir, que esos elegidos no serían designados por el presidente, sino nombrados en representación de Unidas Podemos. Serán cuota Pablo Iglesias. Una especie de Ejecutivo de coalición, con una gran diferencia, que la fuerza minoritaria no ascenderá hasta la primera fila del Gabinete, sino que se quedará un peldaño por debajo.

Esta es la propuesta del presidente en funciones. El lunes se reunió en la Moncloa con Iglesias y ya le anticipó, en línea con lo que la dirección del PSOE había venido manifestando, qué entiende por "Gobierno de cooperación", concepto que excluye ministros de Podemos. Este martes se conoció ese punto y este miércoles la vicepresidenta, Carmen Calvo, bajó más a los detalles y emplazó a Iglesias a dar una respuesta a esa oferta para seguir avanzando en el acuerdo. “La oferta que ha hecho el presidente no está ubicada en el Consejo de Ministros”, sostuvo Calvo, sino en cargos con responsabilidades “políticas y administrativas importantes en una Administración General del Estado importante para hacer una labor de carácter político importante”. “Estamos esperando que Unidas Podemos pueda dar una respuesta a la oferta que ya le ha sido formulada por el presidente”, agregó. Es esa formación la que ha de decir, avisó, "si le conviene o no a sus objetivos".

Calvo, en declaraciones a los medios, aseguró que la “oferta” se había lanzado a “la organización” morada, no a su secretario general en particular. “El presidente es libre de incorporar en su Gobierno a las personas que determine, sobre las que deposite la confianza y el encargo, y ha sido así en 40 años. La oferta ha sido a la organización. Si llega a buen puerto, las personas y los lugares se acordarán y el presidente no es a quien le tocará determinar las personas que puedan estar en nombre de Unidas Podemos”.

"Las personas y los lugares se acordarán y Sánchez no es a quien le tocará determinar las personas que puedan estar en nombre de Podemos", dice Calvo


La número dos argumentó que ese es el plan porque entiende el PSOE que para “colaborar en un espacio de cuatro años para un Gobierno progresista es importante poder tener una base de trabajo razonable con cierta estabilidad”.

"O construyes o destruyes"

Ahora bien, observó, en España no se dan las mismas circunstancias que en la Comunidad Valenciana, donde socialistas, morados y Compromís alcanzan la mayoría absoluta del Parlamento autonómico. En el Congreso PSOE y Unidas Podemos no suman, y por eso Sánchez considera que “necesita encontrar apoyos y día a día habrá que ir trabajándolo así para tener garantizada la tranquilidad de sacar los objetivos adelante”. Así, para el PSOE persigue poner en marcha un Ejecutivo “pronto”, porque los ciudadanos ya han votado cuatro veces y han lanzado su mensaje “nítidamente”, al dar la victoria a los socialistas y por amplia ventaja sobre el segundo, el PP, al que casi duplica en escaños, y además “no hay alternativa”. “O construyes o destruyes”, sentenció.

Podemos quiere negociar en un 'pack' los acuerdos programáticos y las responsabilidades de gobierno, sin renunciar a entrar en el Consejo de Ministros

La vicepresidenta, que asistía este miércoles a la presentación de la nueva web del Boletín Oficial del Estado, considera que Unidas Podemos "pueden ser socios preferentes, como lo han sido en estos 12 meses". Y puede seguir respaldando "los objetivos políticos y de política social en los que un Gobierno como el nuestro tiene que seguir avanzando". Esa es otra de las claves de la negociación: la garantía a Iglesias de que será el socio prioritario y sobre el que descansarán las decisiones claves.

Desde Podemos evitaron entrar a valorar la oferta de Sánchez y se mantienen en la misma posición de negociar en un 'pack' los acuerdos programáticos y las responsabilidades de gobierno, sin renunciar a entrar en el Consejo de Ministros. El secretario de Acción de Gobierno y presidente del comité negociador de Unidas Podemos, Pablo Echenique, sí afeaba que las negociaciones se realizasen a través de los medios de comunicación, en declaraciones al programa 'Al rojo vivo', de La Sexta, al entender que la primera regla para que salgan bien es "ser discreto y protegerlas".

Sánchez ofrece a Podemos que dé nombres para los puestos intermedios del Gobierno

Echenique insistió en que es optimista respecto a que se produzca un entendimiento de cara a la investidura de Sánchez, en la línea expresada por el resto de la dirección del partido. "Más allá del ruido y las presiones, confiamos en que Sánchez no traicione toda esa ilusión", afirmaba añadiendo que el jefe del Ejecutivo les trasladó su voluntad de "formar un Gobierno de izquierdas y creemos que nos dice la verdad".

El Gobierno de cooperación que persigue Sánchez es una "colaboración programática, parlamentaria e institucional" y debe definirse en esas tres esferas

Calvo también afirmó que la intención del Ejecutivo es "trabajar con una cierta elegancia, absoluta sinceridad y claridad para que todo el mundo sepa" sus objetivos y su "sentido de la responsabilidad".

Sánchez ofrece a Podemos que dé nombres para los puestos intermedios del Gobierno

Fuentes socialistas explicaban que la clave es que el partido se ha movido. En campaña el PSOE defendía un Ejecutivo en solitario y Podemos, uno de coalición. Ahora, señalan, hay que ser "coherentes" y tener altura de miras. El Gobierno de cooperación que persigue Sánchez es una "colaboración programática, parlamentaria e institucional" y hay que definirla "en esos tres ámbitos". El PSOE no quiere que Podemos esté en el Consejo de Ministros, pero pese a ese veto entiende que sí hay "margen" para perimetrar esa cooperación. Con el movimiento de abrir la puerta a altos cargos que sean de la formación morada y a su propuesta, los socialistas quieren lanzar la señal de que se mueve para "incorporar la influencia" de los de Iglesias, siempre según las mismas fuentes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios