NO HAY PREVISIÓN DE CONVOCATORIAS ESTA SEMANA

Sánchez reaparece en España y guarda silencio sobre Delgado, Duque y el 1-O

El presidente limita su exposición desde el jueves, cuando estalló el caso que afecta a su ministro de Ciencia. En su primer acto a su vuelta de Norteamérica, se centra en honrar a las víctimas de ETA

Foto: Pedro Sánchez, con Édouard Philippe y su ministra de Justicia, Nicole Belloubet, y Dolores Delgado y Fernando Grande-Marlaska, este 1 de octubre. (EFE)
Pedro Sánchez, con Édouard Philippe y su ministra de Justicia, Nicole Belloubet, y Dolores Delgado y Fernando Grande-Marlaska, este 1 de octubre. (EFE)

Primer aniversario del referéndum del 1 de octubre. La situación fiscal de Pedro Duque. Nuevos audios del caso Villarejo. Pedro Sánchez no ha abordado aún ante la prensa estos tres asuntos, los que en buena medida han marcado la actualidad política desde que por última vez compareciera ante los medios, el pasado miércoles en Nueva York. El presidente siguió desde aquel día con su agenda en Estados Unidos, retornó en la madrugada del domingo a Madrid y este lunes presidió primero la reunión de la ejecutiva de su partido y después acogió en La Moncloa la ceremonia de entrega de Francia a España de los documentos incautados a ETA en el país galo. No hubo ocasión de que pudiera responder preguntas de los periodistas. Esta semana no tiene por ahora prevista ninguna rueda de prensa, ni tampoco hay sesión de control en el Congreso ni en el Senado.

Sánchez ha preferido quedarse a resguardo en los últimos días, a medida que se le fue torciendo la semana. A las complicaciones del caso que afecta a su ministra de Justicia, Dolores Delgado —investigada por la Audiencia Nacional en una pieza secreta y en una situación comprometida por sus constantes cambios de versión respecto de su relación con el comisario jubilado, y hoy en prisión por el caso Tándem, José Manuel Villarejo—, se le sumaron las revelaciones de que el titular de Ciencia, Pedro Duque, había cobijado su vivienda de la playa y su residencia en la capital bajo una sociedad patrimonial. El ministro astronauta acabó admitiendo que, en caso de haber "errores" con sus obligaciones tributarias, se subsanarían.

En el equipo del presidente, antes de su partida de España hacia su gira por Norteamérica, habían previsto una rueda de prensa de balance en Los Ángeles, en la última estación de su viaje. Pero finalmente no fue así. Sánchez limitó su exposición en el tramo final de su visita. En California, tanto en Sacramento como en Los Ángeles, mantuvo su agenda de actos previstos y sus discursos. No hubo comparecencia ni tampoco un encuentro informal con los periodistas. Tuvo más fácil esquivarlos, porque en esta ocasión no le acompañaban en su delegación ni volaban con él, a diferencia de lo que ocurrió con su visita a cuatro países latinoamericanos de finales de agosto. Así, sus contactos con la prensa desde el 23 al 29 de septiembre —los días en que se repartió entre Canadá y EEUU— se redujeron a la rueda de prensa en Montreal con Justin Trudeau, el domingo; a una conversación informal en la residencia del embajador español, el martes, y a su comparecencia pública del miércoles en Nueva York.

El presidente no hizo una rueda final de balance de su viaje a Canadá y EEUU, ni mantuvo un encuentro informal más con los periodistas


En esta última sí pudo ser preguntado por Delgado. Sí le manifestó su apoyo y descartó su salida del Ejecutivo. "No nos va a marcar la agenda política un corrupto", dijo en referencia a Villarejo. Insistió en que su Gobierno no acepta "chantajes" ni "amenazas", y no tiene "hipotecas".

"Al ataque"

El jueves, saltó el caso Duque. El ministro aseguró que había podido hablar con su jefe y que le había expresado su respaldo. Dato que sí confirmaron en La Moncloa, donde se dieron por satisfechos con sus primeras explicaciones.

Ábalos lleva el peso de la respuesta del Gobierno en una jornada en la que coleaban los casos de Delgado y Duque y marcada totalmente por el 1-O


Apenas 24 horas después, el Gabinete salía "al ataque". A la ofensiva. Con toda la artillería. La portavoz, Isabel Celaá,. denunciaba la "cacería", la "campaña", el "acoso brutal" de PP y Ciudadanos del que el Gobierno se sentía víctima. La ministra reiteró el apoyo a Delgado y a Duque, y se remitió a las palabras de ambos. "Este es un equipo de granito", que está "perfectamente engrasado", subrayó, para destacar la coordinación interna. La indignación de los socialistas había ido galvanizando en las jornadas anteriores, y también su sentimiento de agravio, de forma que la defensa de los dos ministros cuestionados se hizo más pétrea.

Sánchez reaparece en España y guarda silencio sobre Delgado, Duque y el 1-O

José Luis Ábalos, ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, llevó la batuta del mensaje del Gobierno este lunes. Lo hizo desde Ferraz, al término de la reunión del plenario de la ejecutiva federal. El número tres del partido continuó con la línea discursiva desplegada en los días anteriores. Se quejó de que el acento se ponga en los “chismes y chascarrillos” —como la comida de Delgado con Villarejo en 2009, y de la que se han ido filtrando audios— y no en las noticias de presunta corrupción que siguen atenazando al PP aun después de la sentencia del caso Gürtel que acabó desalojando a Mariano Rajoy de La Moncloa. Se trata, sentenció, de una "ausencia de proporcionalidad" o de dos varas de medir a la hora de comparar al Ejecutivo socialista, a cuyos miembros no se permite ni la más mínima irregularidad con Hacienda, con el anterior del PP, que aprobó una amnistía fiscal declarada inconstitucional.

Sánchez reaparece en España y guarda silencio sobre Delgado, Duque y el 1-O

El objetivo es generar "ruido" mediático y que no se hable de "lo importante", que son las políticas que está desplegando el Gobierno, ya sea de pensiones, educación o sanidad. Y es que hay "intereses de mucha naturaleza" que no quieren que pilote España un equipo que apueste por la reconstrucción del Estado del bienestar y que por tanto constituye para esos sectores una "amenaza".

Duque no está en la ejecutiva

Para Ábalos, la palabra de Sánchez en 2015, cuando dijo que echaría de su dirección a quien hubiera montado una sociedad interpuesta para pagar menos impuestos, no queda comprometida ahora con Duque, porque no es miembro de su dirección y tampoco sabe si el ministro pudo tributar menos a través de su patrimonial y, en tal caso, se preguntó cuál sería la cuantía de ese hipotético fraude.

El Gobierno confiere una "importancia relativa" a las palabras de Torra alentando a los CDR y pone por delante que el diálogo con el Govern continúa

En cualquier caso, la actualidad del día la marcaba el aniversario del 1-O. La jornada empezó revuelta, con cortes de tráfico en Barcelona y en las vías del AVE, y una presión creciente de los CDR, que se desbordó a las puertas del Parlament ya por la noche. El 'president', Quim Torra, quiso hacer un guiño a los radicales, remarcando que hacían bien en empujar. Ábalos dijo dar una "importancia relativa" a la arenga del jefe del Govern, porque de nuevo la clave reside en que el Ejecutivo catalán no se ha saltado la ley y sigue sentado en las comisiones bilaterales con el Estado. Por eso, el Gobierno considera que la situación está "algo mejor" que hace un año. La aplicación del 155, que pide el PP de Pablo Casado, "no se hace por unas declaraciones, te gusten o no te gusten", sino por unos hechos contrastados que aún no se han producido, abundó el ministro de Fomento.

Ya por la tarde, en un acto de partido en Cantabria, Ábalos preguntó a PP y Cs sobre qué supuestos piensan que procede la intervención de Cataluña y acusó a Casado de recurrir a la "línea dura" y no plantear ninguna propuesta.

Sánchez reaparece en España y guarda silencio sobre Delgado, Duque y el 1-O

Sin presencia del PP

Sánchez mantuvo su agenda prevista. Reunión de la ejecutiva por la mañana y acto de entrega de los 'sellos' de ETA por parte de Francia por la tarde. Fue una ceremonia austera, a la que acudieron los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero; el lendakari, Iñigo Urkullu, varios ministros —entre ellos, la vicepresidenta, Carmen Calvo, y los titulares de Justicia e Interior, Dolores Delgado y Fernando Grande-Marlaska—, mandos policiales de los dos países y colectivos de víctimas del terrorismo. El PP optó por el vacío institucional y no acudió ninguno de sus representantes, ni los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy, ni los jefes de Congreso y Senado, Ana Pastor y Pío García-Escudero, ni el presidente madrileño, Ángel Garrido.

Sánchez mantuvo su agenda: reunión de la ejecutiva por la mañana y el acto de entrega de los documentos de ETA por parte de Francia a la tarde

El discurso de Sánchez puso el acento en la necesidad de construir un relato de la verdad y en dignificar a las víctimas, sin caer en la "tentación de la desmemoria". Sus palabras se ciñeron al contenido del acto, que compartió con el primer ministro galo, Édouard Philippe, con quien había almorzado en La Moncloa. No hizo referencia al 1-O, ni a los disturbios que se estaban produciendo en Barcelona o a las palabras de Torra. En la mañana de este martes en cambio sí hubo un tuit, en la línea del mensaje enviado por su equipo a primera hora a los informadores: avisa al 'president' de que debe "cumplir" con sus responsabilidades y no poner "en riesgo la normalización política alentando el asedio de las instituciones. "La violencia no es el camino".

El presidente celebró su última rueda de prensa en España, en La Moncloa, el 3 de agosto. Era la habitual, la de balance del primer semestre del año, la que sus antecesores también hacían justo antes de las vacaciones de verano. La otra gran comparecencia es la de finales de diciembre. No obstante, Sánchez sí ha atendido las preguntas de los periodistas en algunas entrevistas, en los pasillos del Congreso y fuera del país. Durante su gira por Latinoamérica, compareció en los cuatro países que visitó (Chile, Bolivia, Colombia y Costa Rica) junto a sus homólogos, y lo mismo hizo en su viaje a Suecia o tras la cumbre informal de líderes europeos en Salzburgo.

Sánchez reaparece en España y guarda silencio sobre Delgado, Duque y el 1-O

La Moncloa entra en la sala de máquinas electoral del PSOE: Iván Redondo gana espacio e influencia

El plenario de la ejecutiva del PSOE eligió este lunes su comité electoral, con el que el partido se pone oficialmente en modo campaña de cara a los comicios municipales, autonómicos y europeos de mayo de 2019. El órgano, que asumirá a partir de ahora el día a día de la gestión del PSOE, será dirigido por el secretario de Organización, José Luis Ábalos, en calidad de coordinador general. Una tarea en la que estará "asistido" por el hombre fuerte de Pedro Sánchez en La Moncloa, Iván Redondo

El director de Gabinete del presidente ha ido ganando influencia desde que hace un año entrara en Ferraz como asesor del entonces secretario general repuesto en su cargo. Él fue el muñidor de la moción de censura que le llevó en volandas a La Moncloa, y el hombre en quien el jefe del Ejecutivo confía plenamente para pilotar la estrategia del Gobierno y la resolución de las crisis. 

 

Redondo ahora gana espacio y entra en el comité electoral, aunque no figura su nombre en el organigrama oficial [aquí en PDF], al no ser afiliado del PSOE. Altos mandos del partido señalan que su aterrizaje era lógico y esperado, en la medida en que se tienen que coordinar los mensajes y agendas de Sánchez y de sus ministros con el partido, de manera que no haya descoordinación entre los dos territorios y la maquinaria esté bien engrasada. Realmente, no es nuevo en la política española. Jorge Moragas, director de Gabinete de Mariano Rajoy, dirigió las campañas del PP de 2015 y 2016. 

Los vicecoordinadores del comité serán los dos hombres de Ábalos en el aparato: Santos Cerdán (Organización) y Paco Salazar (Acción Electoral). El primero es quien lleva el día a día en el PSOE desde la asunción de Fomento por parte de Ábalos, y el segundo es el director general de Análisis y Estudios en La Moncloa. 

Del organigrama también forman parte Susana Ros como coordinadora de igualdad; Luz Martínez Seijo, de institucional, y Maritcha Ruiz Mateos, al frente de la comunicación. 

 

El comité de estrategia, el órgano que monitoriza la campaña al minuto, el núcleo duro, estará dirigido por la vicesecretaria general, Adriana Lastra, con tres coordinadores para cada una de las tres elecciones que se ventilan en mayo de 2019: Iratxe García se encargará de las europeas; Patxi López, de las autonómicas, y Susana Sumelzo, de las municipales. A la portavocía del comité se aúpa a la diputada por Burgos Esther Peña, y como número dos actuará el parlamentario por Jaén Felipe Sicilia, miembro de la dirección del grupo en el Congreso y apoyo de Susana Díaz en las primarias de 2017. Al final, la llevanza de la campaña descansará en los hombros de Ábalos, Lastra, Cerdán y Salazar, con la intervención clara de Redondo.

El programa electoral estará coordinado por la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y su adjunto, Odón Elorza. Guillermo Fernández Vara dirigirá la parte del manifiesto electoral correspondiente a las autonómicas; Óscar Puente, la correspondiente a las municipales, y Héctor Gómez, la de las europeas. En el área programática de economía y transición ecológica trabajarán el responsable de Economía de la dirección y embajador de España ante la OCDE, Manu Escudero, y el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios