ESTRENO DE LA AGENDA EXTERIOR DEL LÍDER DEL EJECUTIVO

Sánchez se la juega con los 'amigos' de Rajoy: Macron, la UE y Merkel en cuatro días

Debuta en la arena internacional este sábado con su primera bilateral: será con el presidente francés en París. El domingo asiste a la cumbre informal de Bruselas y el martes vuela a Berlín

Foto: El Rey, Pedro Sánchez, Quim Torra y Meritxell Batet, durante la inauguración de los Juegos del Mediterráneo, este 22 de junio en Tarragona. (EFE)
El Rey, Pedro Sánchez, Quim Torra y Meritxell Batet, durante la inauguración de los Juegos del Mediterráneo, este 22 de junio en Tarragona. (EFE)

Pedro Sánchez estrena agenda internacional tres semanas después de acceder a la Moncloa. No lo hace en Marruecos, como sus predecesores, sino en un terreno que el propio presidente concibe más como de política interior: Europa. En varias plazas. París y Berlín, este sábado y el próximo martes, y Bruselas, el domingo —minicumbre de trabajo— y el jueves y viernes —Consejo Europeo—. Y Lisboa, algo más adelante, el 2 de julio.

El nuevo líder del Ejecutivo pasa en muy pocos días, pues, por su primer examen en una arena complicada y en la que hasta su llegada al cargo abundaban los parabienes hacia Mariano Rajoy. El ya expresidente solía presumir del apoyo de la UE a sus políticas, del aplauso de Angela Merkel al alumno disciplinado, de cómo España había hecho sus deberes y él había logrado sacar al país de la crisis económica. Ahora Sánchez quiere articular un eje estable con París y Berlín, para juntos construir una Unión "más fuerte y solidaria".

Desde la moción de censura que ganó a Rajoy, el mandatario socialista ha venido recalcando la vocación profundamente "europeísta" de su Gobierno, como contraste a los vientos euroescépticos que soplan en el Viejo Continente, el Brexit, la llegada al poder del Gabinete populista y xenófobo de Italia o la deriva del nacionalista y eurófobo Ejecutivo húngaro de Víktor Orbán. Sánchez se comprometió, primero, a "cumplir con las obligaciones derivadas como Estado miembro de la UE", a respetar los mandatos presupuestarios. Y ahora desea consolidar ayudar a edificar una UE distinta. Como ya advertía la Moncloa esta semana, el presidente "trabajará estrechamente con sus socios para liderar la búsqueda de respuestas a los grandes desafíos de la Unión, como los movimientos migratorios, la recuperación y consolidación de los derechos sociales y el afianzamiento del Estado del bienestar", y también "defender los intereses españoles en Europa y alcanzar una mayor integración".

El presidente quiere articular un "eje preferente" Madrid-París-Berlín para abordar el problema de la inmigración, materia central de la 'minicumbre'


Este viernes, tras el Consejo de Ministras y Ministros, la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, subrayó de nuevo la "fuerte vocación europeísta" del Gabinete y de cómo esta había presidido la última reunión. Y repasó la intensa agenda de los próximos días. La primera cita es este sábado. El presidente llega a las 13 horas al palacio del Elíseo para entrevistarse con el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron. Ambos almorzarán y luego ofrecerán una rueda de prensa conjunta. El domingo, estará en Bruselas en la cumbre informal convocada por el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, monográfica sobre migraciones y asilo. El martes 26, volará a Berlín para mantener un desayuno con la canciller, Angela Merkel, y los días 28 y 29 volverá a la reunión del Consejo Europeo en Bruselas. Para el 2 de julio queda el despacho en Lisboa con su homólogo portugués, el socialista António Costa, el espejo en el que tantas veces se ha mirado.

Contacto con el Aquarius

La relación con Macron ha empezado a cimentarse en los últimos días, aunque ambos mandatarios procedan de familias políticas diferentes. El presidente galo ofreció ayuda la pasada semana a España para acoger a los migrantes del Aquarius que deseasen pasar a su país, y Sánchez le agradeció el gesto. Al final, son 300, del total de 629, los que han manifestado su voluntad de pedir asilo en Francia. El líder socialista quiere tejer lazos estrechos con Macron no solo por una cuestión de vecindad, sino porque cree que ambos países pueden trabajar conjuntamente por el futuro de los dos países y de la UE, informa EFE. El Brexit, los temas de seguridad y defensa comunitarios o la reforma de la eurozona serán las materias que entrarán en la conversación, aunque obviamente su charla quedará muy atravesada por el problema de la migración, drama que el Gobierno español ha pedido abordar de forma conjunta, porque afecta al conjunto de la UE.

La acogida del Aquarius ha sido "un aldabonazo, un 'electroshock' en relación con las obligaciones que ha de afrontar Europa respecto a las migraciones"

De hecho, Sánchez ha evitado redoblar los ataques contra Italia y en particular contra su 'premier', Giuseppe Conte, y su vicepresidente y ministro del Interior, el líder de La Liga, Matteo Salvini, autor de frases incendiarias contra los inmigrantes. España ha insistido en que el problema azota ahora a Estados como Italia o Malta, como antes golpeaba a Grecia o mañana puede ser España. "Hay que hacer una política migratoria sensata. Es evidente que no vamos a abrir las fronteras. Lo que tenemos que hacer es gestionar bien los flujos migratorios. Más que un 'efecto llamada', lo que hay es una llamada a la solidaridad del conjunto de la UE", defendía el presidente el pasado lunes en una entrevista en TVE.

Sánchez se la juega con los 'amigos' de Rajoy: Macron, la UE y Merkel en cuatro días

El Ejecutivo socialista ha pretendido "sacudir" a la UE a la reflexión, y cree haberlo conseguido. Este viernes, la ministra portavoz, Isabel Celaá, esgrimía que el "catalizador" de la 'minicumbre' en Bruselas del domingo fue la decisión de Sánchez de ofrecer Valencia como puerto seguro a los ocupantes del Aquarius, después de que Roma y La Valeta cerraran sus puertos. Ha sido, dijo, un "verdadero aldabonazo", "un 'electroshock' en relación con las obligaciones que ha de afrontar Europa con respecto a las migraciones".

España ambiciona la articulación de una entente estable, la creación de un "eje preferente" Madrid-París-Berlín para abordar el asunto de la inmigración. Pero no será previsiblemente sencillo el acuerdo pleno con Merkel, puesto que ella se halla a su vez muy presionada por su partido hermano, la CSU de Baviera. La canciller y el presidente de los socialcristianos y ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, se dieron el lunes un plazo de dos semanas a la espera de lograr consensuar una línea común en la UE mientras mantiene en pie su desafío de sellar las fronteras.

Plataformas de desembarco

Sobre la mesa está la propuesta de la Comisión Europea de explorar el montaje de centros regionales de "desembarco" de inmigrantes en el Norte de África. El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, sí se mostró dispuesto a "escuchar soluciones" como esta si sirven para controlar los flujos migratorios, aunque siempre analizando "cómo se hace y con qué garantías". Madrid quiere saber, en definitiva, si esos campamentos pueden evitar que centenares de personas "se echen al mar". Estas plataformas, creadas en cooperación con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional de Migraciones (OIM) tendrían como objetivo 'clasificar' rápidamente a los que son "migrantes económicos" —los que huyen de la pobreza— o los que buscan protección internacional, y persigue además reducir "el incentivo de embarcarse en viajes peligrosos".

Borrell está en contacto con Malta, Francia e Italia para estudiar la respuesta de auxilio al barco con 224 migrantes al que Roma ha cerrado las puertas

Por lo pronto, hay otro barco a la deriva en el Mediterráneo, con 224 migrantes a bordo, que fueron rescatados en Libia y a los que Roma negó la entrada a puerto. Por eso Borrell está en contacto con Malta, Francia e Italia para estudiar la respuesta de auxilio. El ministro está en conversaciones con La Valeta para ver si es necesario prestar la ayuda humanitaria que los ocupantes puedan necesitar en unas horas, y con París porque ya Macron demostró "una gran empatía y solidaridad" cuando se ofreció a acoger a los inmigrantes del Aquarius que lo solicitaran.

Sánchez se la juega con los 'amigos' de Rajoy: Macron, la UE y Merkel en cuatro días

El 'examen' de la UE a España no se ciñe solo a la materia de control de fronteras. También a las obligaciones presupuestarias. Este viernes, la titular de Economía, Nadia Calviño, señaló a la prensa en la rueda de prensa posterior a su primera reunión del Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE, que aún es "absolutamente prematuro" saber si España logrará cerrar el año con un déficit del 2,2% del PIB, que era el objetivo pactado con la UE, aunque sí subrayó que el desvío quedará por debajo del 3%, lo que permitiría al país salir del procedimiento de déficit excesivo. "Primero tenemos que analizar la situación", observó.

Cita preparatoria Batet-Urkullu

Calviño insistió en que el Gobierno socialista solo lleva en el poder dos semanas —el de este viernes era su tercer Consejo de Ministras y Ministros— y por tanto Hacienda está aún "analizando en profundidad cuál es la ejecución presupuestaria". No obstante, el Ejecutivo está seguro de que el déficit estará por debajo del 3% y su "prioridad" es preparar las cuentas de 2019.

Calviño no se compromete aún ante la UE a cumplir con el objetivo pactado de déficit del 2,2% del PIB, pero sí está segura de que bajará del 3%

La ministra aseguró que el Ejecutivo comunitario "no ha planteado ninguna duda" respecto al hecho de que España abandonará el desequilibrio del 3%. Calviño también recalcó que no hay que apresurarse ni en tomar decisiones ni en "prejuzgar posibles anuncios" como la subida de pensiones, la eliminación del copago farmacéutico o la restitución de la sanidad universal —medidas avanzadas por el Ejecutivo y que comportan un incremento del gasto— "hasta evaluar cuál es el impacto económico real". "En esto estamos, en que las decisiones se tomen a la luz de un análisis de las posiciones y su impacto económico y en coherencia con el compromiso con la estabilidad presupuestaria del Gobierno de España", afirmó, informa EFE.

Sánchez tiene por delante una semana centrada casi en exclusiva en la política internacional, si se descuentan dos importantes citas en Madrid. El lunes, 25 de junio, el presidente recibirá en la Moncloa al lendakari, Iñigo Urkullu —el viernes se reunieron por la tarde, para preparar la entrevista, los 'delegados' de ambos, la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, y el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka—. El miércoles, comparecerá en el pleno del Congreso para informar de la posición con la que España acude al Consejo Europeo de los dos días siguientes. A mediados de julio, Sánchez volverá al hemiciclo para dar cuenta de los resultados de la cumbre y para concretar algo más sus planes de gobierno.

Sánchez se la juega con los 'amigos' de Rajoy: Macron, la UE y Merkel en cuatro días

Las "bases" del nuevo sistema de financiación... y nueva oleada de nombramientos

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes afloró una de las polémicas que ha perseguido a Pedro Sánchez esta semana: su afirmación de que la reforma del sistema de financiación llegará la próxima legislatura, porque en esta solo habrá "mejoras" a las comunidades, especialmente las más infrafinanciadas

La portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, puso en valor la "honestidad" del presidente, porque habló de "ambición", pero también de "realismo", y porque explicitó, primero en el Senado y luego en el Congreso, "lo que se puede hacer y hace en el tiempo que tiene previsto gobernar y lo que ha de dejar para otro momento". La ministra precisó que, tras la ronda de entrevistas con los presidentes autonómicos -las citas ya agendadas son las de Iñigo Urkullu, el 25 de junio; Quim Torra, el 9 de julio; Alberto Núñez Feijóo y Susana Díaz, el 17 y el 23-, y "conociendo" mejor las necesidades "perentorias" de cada territorio, se mejorarán los aspectos "especialmente graves", como la prestación de los servicios públicos. 

 

El Consejo de Ministras y Ministros procedió a la aprobación del real decreto ley de renovación urgente de RTVE. Y también dio luz verde a una nueva cascada de nombramientos

 

Entre los más destacados, el del secretario de Política Territorial, el diputado por Badajoz Nacho Sánchez Amor; la presidenta del Consejo Superior de Deportes, la esquiadora María José Rienda; el director general de Información Nacional de la Secretaría de Estado de Comunicación, el periodista Alberto Pozas, último director de la revista 'Interviú'; el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia; el director general de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, o la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios