cooperación entre Macron y sánchez

Francia se ofrece para acoger a los migrantes del Aquarius que lo deseen

La conexión establecida entre París y el nuevo Gobierno socialista ha favorecido este ofrecimiento de las autoridades galas. El presidente agradece al jefe del Estado galo su ayuda

Foto: 'Briefing' de la Policía y la Guardia Civil para recibir a los migrantes del Aquarius, este 16 de junio. (Reuters)
'Briefing' de la Policía y la Guardia Civil para recibir a los migrantes del Aquarius, este 16 de junio. (Reuters)

Frente a las reticencias de países europeos como Italia y Malta a recibir a los migrantes que viajan a bordo del Aquarius, el Gobierno español ha encontrado un aliado para atender esta emergencia: Francia. Así lo confirmó este sábado el Ejecutivo en un comunicado en el que anunció el acuerdo alcanzado entre la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, y el Gobierno francés, cuando el barco ya navega por aguas españolas y llegará este domingo al puerto de Valencia.

Calvo, designada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para coordinar este dispositivo de acogida, ha mantenido estos días una estrecha comunicación con las autoridades galas hasta que el embajador de ese país en España, Yves Saint-Geours, ha propuesto participar en la recepción de estas personas.

Francia aceptará a los migrantes que, una vez hayan llegado a Valencia y cumplidos todos los protocolos del proceso de acogida, manifiesten su deseo de ir a este país. Sánchez, según informó La Moncloa, agradeció via telegrama al presidente galo, Emmanuel Macron, su cooperación. "Este es el marco de cooperación con el que Europa debe dar respuesta, en un espíritu de solidaridad europea con contenido real", escribió.

Mientras, en Valencia ya está todo listo. Más de 2.300 personas integran el operativo que ofrecerá una primera atención, principalmente sanitaria, a los 630 migrantes que comenzarán a llegar a primera hora de la madrugada de este domingo. Los tres barcos en los que se ha repartido a estas personas para su viaje a Valencia, llegarán de forma escalonada al Muelle Uno del Puerto de Valencia. La fragata italiana 'Dattilo', en la que va parte del pasaje, entrará en la ciudad levantina sobre las seis de la mañana y atracará a puerto a las 6:30. Tres horas después lo hará el Aquarius, y a las 12 el último barco, el Orione. Vigía, el patrullero de la Armada española, ya está junto al Aquarius y le acompañará a puerto. "El P-73 Vigía esperaba en aguas al Este de la isla de Menorca a la flotilla compuesta por el buque Aquarius, perteneciente a la ONG SOS Méditerránee, al que acompañan el patrullero Orione de la Marina Militare y el buque Luigi Dattilo de la Guardia Costiera, ambos italianos, que trasladan a parte de los migrantes rescatados", indicó el Ministerio de Defensa que dirige Margarita Robles en un comunicado.

Francia se ofrece para acoger a los migrantes del Aquarius que lo deseen

No habrá excepciones

El Gobierno ya ha advertido de que no será descartable que algunos de los migrantes tengan que ser devueltos. Este sábado, el ministro de Fomento y secretario de Organización, José Luis Ábalos, señaló desde Barcelona que los 630 rescatados por SOS Méditerranée tendrán una autorización especial de un mes, pero a partir de entonces se les tratará con la legalidad en la mano "sin excepciones". "No podemos hacer otra cosa", subrayó. "Por tanto, que nadie se ponga nervioso, que esto no es un problema de inmigración, sino de hacer frente a una situación en la que había que decidir entre salvar a una gente o dejar que muriera. No hay más", reiteró, informa EFE.

Ábalos: "No es un problema de inmigración, sino de hacer frente a una situación en la que había que decidir entre salvar a una gente o dejar que muriera"

Sánchez tomó la decisión de abrir las puertas de España al Aquarius el pasado lunes, apenas horas después de que encargara a Calvo que estudiara qué podía hacer el Ejecutivo tras la negativa de Italia y Malta de acoger a los migrantes. El Gobierno ha pretendido desde el principio lanzar un mensaje a sus socios, llamar a la reflexión. Como decía este viernes la ministra portavoz, Isabel Celaá, esto es un "aldabonazo en Europa" para que afronte "de una vez por todas" las políticas migratorias, porque las fronteras no son de un país concreto, son de la UE en su conjunto.

Francia se ofrece para acoger a los migrantes del Aquarius que lo deseen

Celaá negó que este gesto y otros del Ejecutivo —la previsible retirada de las concertinas y la futura restitución de la sanidad pública a los sin papeles— supongan un 'efecto llamada'. "No hay tal efecto, es una cuestión de democracia y de recursos económicos. Y, cuando se vive de manera muy pobre, las personas se arriesgan y cruzan el mar para poder vivir mejor", sostuvo la portavoz en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes. Su tesis es que, en un mundo tan conectado como el actual, los ciudadanos de los países de origen saben de sobra cómo se vive en Europa.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios