TERCER CONSEJO DE MINISTRAS Y MINISTROS DE LA ERA SÁNCHEZ

El Gobierno fuerza la renovación temporal de RTVE en 15 días y deshace el pacto PP-Cs

Defiende la "urgencia" de la medida excepcional, para recuperar una corporación que se atenga a sus principios fundacionales de independencia y pluralismo. Modifica el acuerdo de la Mesa del Congreso

Foto: Isabel Celaá, ministra portavoz del Ejecutivo, este 22 de junio junto al secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. (EFE)
Isabel Celaá, ministra portavoz del Ejecutivo, este 22 de junio junto al secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. (EFE)

Congreso y Senado tendrán que remangarse desde la próxima semana para proceder a la renovación temporal del consejo de administración de RTVE. En 15 días habrá nuevo presidente y nueva cúpula y, en caso de que la Cámara Alta jugase al bloqueo, se abrirá un nuevo plazo de 10 días para que el relevo se complete. Es decir, que en 25 días máximo pilotará la radio y televisión públicas un nuevo equipo o, como situación extrema, un administrador único.

De esta manera, se pone fin así a una etapa marcada por el descrédito y las acusaciones de "manipulación" y falta de "independencia". El Gabinete, así como la mayor parte de los grupos parlamentarios, estaba convencido de que no podía sostenerse por más tiempo la situación de parálisis en Radiotelevisión Española. Era "urgente" regenerar la casa, en palabras de la ministra portavoz, Isabel Celaá.

La decisión de cubrir el vacío de poder en RTVE ya estaba tomada desde días atrás, más aún cuando el Ejecutivo y el PSOE comprobaron que contaban con los apoyos suficientes para sacar adelante el real decreto ley, tal y como adelantó El Confidencial y confirmó este viernes por la mañana la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, en una entrevista en 'Los desayunos de TVE'. Pero esa decisión quedó materializada en el tercer Consejo de Ministras y Ministros de la era de Pedro Sánchez. Este mismo 22 de junio expiró el mandato del presidente de la corporación, el contestado José Antonio Sánchez, y tanto los socialistas como el resto de fuerzas, a excepción del PP, consideraban que la situación ya no era sostenible y había que "regenerar" con urgencia la cadena, forzando la entrada de un consejo de administración temporal que asumirá las riendas de la casa hasta que tome posesión una nueva cúpula, esta elegida por un concurso público cuya tramitación podría demorarse meses.

El Gobierno fuerza la renovación temporal de RTVE en 15 días y deshace el pacto PP-Cs

El real decreto ley se ha publicado este sábado en el BOE y entrará inmediatamente en vigor. El texto obliga a las Cortes Generales a elegir en un plazo máximo de 15 días naturales a los diez consejeros de RTVE —seis por el Congreso, cuatro por el Senado—, por mayoría de dos tercios en una primera votación y, si esta no se alcanzara, habría una segunda vuelta en 48 horas, en la que se requeriría de una mayoría absoluta, siempre que la candidatura hubiera sido respaldada por al menos la mitad de los grupos de cada Cámara (esto es, cuatro grupos). Se respeta así la fórmula de elección contenida en la reforma aprobada en septiembre de 2017, pero que desde entonces se hallaba paralizada. El presidente, antes y ahora, debe ser uno de los diez integrantes de la cúpula.

Si las dos Cámaras no fueran capaces de alcanzar ningún tipo de consenso, el Gobierno propondrá, para su ratificación, a un administrador único


La norma incluye la cláusula de desbloqueo que ya avanzaba este periódico ayer: si en esos 15 días se constatara que el Senado, donde el PP dispone de mayoría absoluta, no procede a la renovación, entonces la pelota volvería al tejado del Congreso, que en un periodo de diez días extra tendría que nombrar a los consejeros que faltasen hasta completar el número de diez. Finalmente, si no hubiera posibilidad de tejer ningún tipo de acuerdo, el Gobierno propondría a las Cámaras el nombre de un administrador único de la corporación, que en todo caso tendría que ser votado por la Cámara Baja, con el mismo juego de mayorías: dos tercios en primera ronda y mayoría absoluta en segunda fase, a las 48 horas. Por eso el Ejecutivo concluye que en 25 días máximo habrá un nuevo equipo (o un administrador único) al frente de la cadena pública. En tanto se produce el relevo, los nueve miembros actuales de la cúpula continuarán en su cargo en funciones. Eso quiere decir que no tienen ningún tipo de poder ejecutivo. De este modo, el Gobierno quiere curarse en salud y evitar toda posibilidad de bloqueo, previendo la respuesta a cualquier obstáculo.

Con los apoyos ya amarrados

"Podemos concluir que en un mes tendremos nombrado al presidente de RTVE y todo su consejo de administración [...]. España merece tener unos medios públicos de comunicación que no estén al servicio de ninguna ideología, por muy legítima que esta sea, y que estén al servicio del interés general", indicó Celaá. La portavoz aseguró que esta medida viene a actuar "ante un vacío de poder" y a "resolver un problema de urgencia". Se trata de una "regulación transitoria" que decaerá cuando las Cortes elijan al consejo de administración definitivo por la vía del concurso público. Es más, para evitarse cualquier problema legal —el PP ya ha avanzado que impugnará el decreto—, el Gabinete especifica que este texto pretende solucionar la interinidad actual, producida por la expiración del mandato del presidente y de los cuatro consejeros que fueron designados en 2012, porque los otros cuatro miembros ya tenían caducado su periodo en el poder desde 2013.

Celaá defiende que se consigue que RTVE no esté al servicio de ninguna ideología y se ataje una situación "anómala" y "de emergencia"

El decreto, que "cuenta con los apoyos" parlamentarios necesarios para ser convalidado —los grupos que apoyaron la moción de censura—, "es enteramente respetuoso con la ley en todos sus términos", insistió Celaá. Ella misma subrayó que el concurso "sigue su marcha". "Tendremos una RTVE que cumpla fielmente con los principios fundacionales" de la corporación: pluralidad, independencia, imparcialidad, veracidad y objetividad. "Queremos que la ley sea desarrollada y tenga cauce", pero en tanto eso no se hace, el decreto viene a solucionar una situación "anómala, excepcional y de emergencia". "El Gobierno toma acción, el Gobierno hace, el Gobierno gobierna [...]. No podemos dejar que nuestra radiotelevisión española, nuestros medios públicos de comunicación se mantengan con un control ideológico y político".

El Gobierno fuerza la renovación temporal de RTVE en 15 días y deshace el pacto PP-Cs

El texto aprobado por el Consejo de Ministros, en efecto, no invalida ni anula el concurso. Lo que pretende es poner una tirita para cambiar la cúpula de RTVE, mientras en las Cortes se sigue el procedimiento de convocatoria para la elección de un futuro consejo de administración que tendrá que asumir las riendas para un periodo de seis años. Pero lo que sí hace el decreto ley es liquidar el acuerdo alcanzado por la Mesa del Congreso del pasado martes, y que votaron solo PP y Ciudadanos.

¿Qué ocurrió entonces? Que las dos formaciones de derecha dieron vía libre al reglamento de concurso público redactado por los letrados de la Cámara. Con una modificación: que el comité de expertos encargado de hacer la criba de los candidatos a consejero estuviera compuesto por 13 personas (seis elegidas por el PP, tres por el PSOE, dos por Unidos Podemos, una por Cs y una por un minoritario), de forma que conservadores y naranjas se quedaban con una mayoría de bloqueo. Socialistas y morados no avalaron esa composición porque entendían que no representaba la proporcionalidad de la Cámara, a lo que el PP respondía que sí se ajustaba a la correlación de fuerzas existente en la Comisión Mixta de Control de RTVE, en la que los populares tienen más peso por su mayor representación en el Senado.

El decreto modifica la ley de 2017 para exigir que la comisión de expertos que hace la criba de candidatos cuente con un respaldo más amplio

El decreto ley, según explicaron fuentes gubernamentales, deshace ese acuerdo de la Mesa del Congreso, pues exige que el comité de expertos cuente con el respaldo de al menos cuatro grupos, y no solo de dos, y potencia su "pluralidad". Es decir, que no tendrá 13 integrantes, como pactaron PP y Cs, sino más. En la Moncloa no precisaban el número, pero sí que se acercaría a la cifra del primer documento que consensuaron PSOE, Podemos y naranjas, y al que después se sumaron el resto de fuerzas, salvo el PP. Esto quiere decir que el comité de sabios encargado de preseleccionar a los candidatos a consejeros de la radiotelevisión pública serán entre 15 y 17.

El Ejecutivo podrá ver convalidado su decreto con los votos de Unidos Podemos, ERC, PDeCAT o PNV, pero no tendrá el respaldo de PP y Ciudadanos, y ese es, de entrada, un problema no menor. Los populares anuncian recurso contra un texto "caciquil, ilícito e ilegal" y acusan a Sánchez de "prevaricar", mientras que los naranjas ya anticipan que no participarán en la negociación de la cúpula transitoria. "O concurso público o con nosotros que no cuenten. El decreto es una perversión de los medios públicos. Los mismos términos en los que se hace son perniciosos", sostenían este viernes a este diario fuentes de Cs.

No obstante, en partidos como ERC hay prevenciones. El PSOE ofreció a los republicanos, encabezados en Madrid por el diputado Joan Tardà, una silla en el consejo a cambio de su voto a favor, pero estos ponen por delante que los socialistas apoyen una moción suya en el pleno del martes en la que piden diálogo entre los Gobiernos de Cataluña y España sin condiciones ni renuncias.

Rechazo de los consejos de informativos

Pero tampoco respaldan este decreto los consejos de informativos de RTVE. En un comunicado hecho público por la tarde, los órganos que representan a los redactores de TVE, RNE y rtve.es apuntaron que la fórmula escogida por el Gobierno "no satisface las demandas de los profesionales de la información", que reclaman una dirección "independiente y estable". Sí celebran que el texto implique el cese de la actual cúpula, "que tanto daño ha hecho a la credibilidad" de la corporación. Pero insisten en que ellos aspiran al máximo consenso, y por eso "un decreto nunca es una buena noticia", aunque valoran que se "busque el apoyo de una mayoría de grupos de distintas sensibilidades".

Los redactores de RTVE celebran el fin de la actual dirección, pero avisan de que un decreto no resuelve nada y quieren concurso público ya

Los trabajadores recalcan que no quieren que nadie les conceda la independencia para que luego se les pueda quitar, y por eso siguen defendiendo que la renovación ha de ser el resultado de un proceso "intachable" para que la despolitización de RTVE no tenga "vuelta atrás" y sea "definitiva". Así, exigen que el periodo de provisionalidad que introduce el texto del Ejecutivo "dure lo menos posible" y para ello hay que poner en marcha "un concurso público cuanto antes y respetarlo", y que se desarrolle "de forma rápida y limpia, evitando cualquier maniobra que lo ponga en duda", justo porque la credibilidad de RTVE depende de su "transparencia y ejemplaridad".

En la plantilla ha causado un profundo malestar que Celaá diera por "concluidos" los #ViernesNegrosRTVE, las jornadas de protesta que los trabajadores llevan a cabo desde hace ya nueve viernes. El futuro de ellos depende "única y exclusivamente" de los profesionales de la casa, recuerdan. Y estos han decidido mantener esos #ViernesNegros a la espera de "hechos que sugieran lo contrario". Los periodistas no se dan por satisfechos, y seguirán dando la batalla para una radio y tele públicas que no sean de ninguna parte.

El Ejecutivo quiere un presidente "inapelable" y que pueda asumir la dirección definitiva

A partir de ahora, se abre oficialmente la negociación de nombres para componer el consejo de administración transitorio de RTVE. El Gobierno, no obstante, quiere que el presidente de la corporación que resulte nombrado sea un profesional "inapelable" e "inobjetable", que tenga experiencia en el manejo de grandes empresas audiovisuales, que conozca muy bien el sector, que tenga un perfil de gestión, pero también "creativo", sin descartar que proceda de la propia casa. 

Fuentes del Gobierno indicaron además que el deseo de Pedro Sánchez y de sus ministros es que el hombre o la mujer que se elija ahora para encabezar RTVE sea un nombre tan indiscutible que pueda ser la persona que se quede al frente de la corporación cuando se materialice el concurso público. Es decir, que la pretensión inicial es que el nuevo presidente de la corporación acabe convirtiéndose en el jefe definitivo, que cumpla el mandato de seis años que indica la ley

 

Uno de los nombres que siempre ha estado en las quinielas es el de Fran Llorente, director de los Servicios Informativos de TVE entre 2004 y 2012 (con Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero), el hombre con el que la casa alcanzó las mayores cotas de reconocimiento nacional e internacional y muy apreciado por la plantilla. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios