AGENDA YA CONFIRMADA

Sánchez se reúne en La Moncloa con Urkullu el 25 de junio y con Torra, el 9 de julio

La ronda del jefe del Ejecutivo con los presidentes autonómicos arranca la próxima semana. El lunes se verá con el lendakari y, dos semanas después, con el líder de la Generalitat

Foto: Pedro Sánchez, este 19 de junio en La Moncloa, antes de recibir al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. (Reuters)
Pedro Sánchez, este 19 de junio en La Moncloa, antes de recibir al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. (Reuters)

Ya hay fecha para la reunión de Pedro Sánchez con Quim Torra. Será el 9 de julio, a las 11.30 horas de la mañana y en el palacio de la Moncloa. Será el segundo presidente autonómico al que reciba el jefe del Ejecutivo. Antes pasará, por la sede gubernamental, el lendakari, Iñigo Urkullu: será este próximo lunes 25 de junio, a las 12 horas.

En realidad, solo faltaba ya por concretar los días exactos de las dos primeras entrevistas institucionales importantes de Sánchez. El viernes pasado, la portavoz del Ejecutivo, la ministra Isabel Celaá, señalaba que el presidente recibiría a los líderes autonómicos siguiendo el orden de creación de sus Estatutos, para evitar así cualquier suspicacia y agarrarse al protocolo. Ello implicaba que el primero en desfilar por La Moncloa sería el lendakari —su texto estatutario fue el primero en ser publicado en el BOE, en 1979—; el segundo, el 'president' de la Generalitat; el tercero, el gallego Alberto Núñez Feijóo, y la cuarta, la andaluza Susana Díaz.

Este pasado lunes, el propio Sánchez, durante su entrevista en Televisión Española, Sánchez afinó un poco más: su intención era verse con Torra a primeros de julio. Así será, finalmente. El día 9 del próximo mes llegará esa reunión del máximo nivel, rodeada seguro de la máxima expectación. No es para menos. Uno de los propósitos del nuevo Gobierno es "normalizar" las relaciones con el Govern, avanzar en el deshielo. Dialogar, sí, aunque siempre "con la Constitución en la mano", como ha reiterado el Ejecutivo en distintas ocasiones.

Sánchez comenzó la estrategia de deshielo desde su primer Consejo de Ministros, cuando levantó parcialmente el control de las cuentas catalanas


Los gestos de distensión hacia Cataluña llegaron en el primer Consejo de Ministras y Ministros de la era Sánchez, el pasado 8 de junio. Entonces, el Gobierno levantó parcialmente el control de las cuentas de la Generalitat, aunque no la vigilancia mensual de sus finanzas. Ese mismo día, el presidente telefoneó a Torra y ambos acordaron en verse "muy pronto". Luego, la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, subrayó que la reforma de la Constitución era urgente y "viable". Y más tarde La Moncloa se abrió al acercamiento de los presos del 'procés', aunque siempre después de que haya concluido la instrucción judicial. Idea que reiteró este lunes el presidente en TVE.

Mediación de Iglesias

Batet participará en la preparación de la entrevista de Sánchez con Torra. Y a favor de la misma remará igualmente el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, quien despachará con el 'president' este 25 de junio, con la intención confesada de reconstruir los puentes entre Barcelona y Madrid y de ayudar al Ejecutivo socialista.

Batet subraya que "dialogar no es ceder, ni venderse al enemigo" cuando el Gobierno propone explorar la reforma de la Constitución o reunirse con Torra

Este mismo miércoles se conocía la carta enviada por Torra al Rey, y firmada conjuntamente con los 'expresidents' Artur Mas y Carles Puigdemont, en la que destacaba que la inauguración de los Juegos Mediterráneos de este viernes en Tarragona —y a la que con seguridad acudirán Sánchez y el monarca— es una "oportunidad" para "reparar y recoser aquello que la violencia, la represión y la persecución contra el referéndum del 1 de octubre provocaron". "Entended, Señor, que el 1 de octubre es y será un día muy especial para la mayoría de los catalanes. Aprovechad este momento y no dejéis perder la ocasión", subraya la misiva, que tiene como fin, dice, "abrir una etapa de diálogo" y "negociación".

El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, este 20 de junio durante la sesión de control al Govern en el Parlament de Catalunya. (EFE)
El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, este 20 de junio durante la sesión de control al Govern en el Parlament de Catalunya. (EFE)

La carta contenía una posdata, que suscribía solamente Torra, en la que este le pedía a Felipe VI una reunión este viernes para exponerle la situación en Cataluña y explicarle "cómo se siente una gran parte del pueblo". El jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, en nombre del jefe del Estado, derivó el escrito a Sánchez. Alfonsín también mandún un acuse de recibo a Torra, para informarle de que, "de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 64.1 de la Constitución, se ha dado traslado de la misma al presidente del Gobierno". Ese precepto dispone que "los actos del Rey serán refrendados por el presidente del Gobierno y, en su caso, por los ministros competentes".

¿Habrá plante el viernes?

El Ejecutivo niega la posibilidad de que Felipe VI se entreviste con el 'president'. La reunión pedida será con Sánchez, pero no con el monarca, hecho que encendió al líder soberanista, tal y como manifestó en Twitter. Lo que sigue en duda es si Torra plantará al jefe del Estado en la inauguración de los Juegos del Mediterráneo en Tarragona el viernes.

Torra escribe al Rey para verse con él este viernes, pero la Corona le recuerda que los actos del monarca son refrendados por el Gobierno

Cataluña asomó este mismo miércoles durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso. Sánchez tuvo que defenderse de las acusaciones del portavoz popular, Rafael Hernando, de haber pagado un alto "precio" a los independentistas por su apoyo en la moción de censura. El líder socialista volvió a exigir "lealtad" a los conservadores y les pidió que hagan una reflexión sobre su estrategia en el pasado, cuando eran la oposición a José Luis Rodríguez Zapatero, que les pudo traer réditos políticos, pero a costa de la "convivencia" de los españoles.

Sánchez se reúne en La Moncloa con Urkullu el 25 de junio y con Torra, el 9 de julio

Más tarde, Batet recordó en una interpelación de la exministra de Sanidad Dolors Montserrat que "dialogar no es ceder, ni venderse al enemigo" cuando el Gobierno propone explorar la reforma de la Constitución o reunirse con Torra. Los socialistas están ya hechos a la idea, señaló, de que cuando ellos gobiernan, el PP se harte de decir que sus propuestas son "una ruptura del sistema", aunque luego cuando los conservadores regresan al poder "las hacen suya". "Qué seguridad deben tener en sus ideales que ni siquiera se atreven a dialogar con el que piensa distinto", se preguntó, y emplazó a los populares a que si quieren "vigilen todo lo que tengan que vigilar" sobre esas conversaciones con la Generalitat.

Los populares insisten en que si el PSOE ha llegado al Gobierno es por un pacto oculto con los independentistas, y se preguntó si va a introducir el derecho a decidir en la Constitución, como en su momento sí pedía el PSC, tesis abandonada años después. Batet recordó entonces que los populares jamás respondieron a las demandas de Cataluña en los más de seis años que estuvieron en el poder, y ese inmovilismo no solo no desenquistó la crisis territorial, sino que hizo "crecer el conflicto" y el desencuentro entre los catalanes y el resto de los españoles. La ministra reiteró que el PSOE cree en una España constitucional, plural, diversa y unida, donde quepan "todos", informa EFE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios