anuncio de juncker

Cumbre de urgencia sobre migración: Sánchez, convocado a Bruselas este domingo

"Soluciones europeas a un problema europeo", el de la migración. Eso es lo que, tras años de tiras y aflojas nacionales, busca al fin lograr la UE en 10 días clave

Foto: Macron y Merkel, en la reunión en que sellaron un gran acuerdo para el euro y la migración, con Jean-Claude Juncker. (EFE)
Macron y Merkel, en la reunión en que sellaron un gran acuerdo para el euro y la migración, con Jean-Claude Juncker. (EFE)

"Soluciones europeas a un problema europeo", el de la migración. Eso es lo que, tras años de tiras y aflojas nacionales, busca al fin lograr la Unión Europea en los próximos días. El último gesto es la convocatoria de una cumbre europea informal en Bruselas de urgencia, que se celebrará el próximo domingo. "El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, convocó una reunión de trabajo informal sobre cuestiones de migración y asilo este domingo en Bruselas, para tratar de hallar, junto a un grupo de jefes de Estado o de Gobierno de los estados miembros interesados, soluciones europeas antes de la próxima reunión del Consejo Europeo", anunció el pasado miércoles la Comisión Europea.


Pedro Sánchez es uno de los invitados al evento, al que no podían faltar Angela Merkel, Emmanuel Macron y Giuseppe Conte, líderes de Alemania, Francia e Italia respectivamente. También acudirán otros representantes de países que juegan un rol fundamental en materia migratoria en la UE, como el austriaco Sebastian Kurtz, el griego Alexis Tsipras y el maltés Joseph Muscat. Estará también presente Boyko Borissov, primer ministro de Bulgaria, el país que hasta finales de mes ostenta la presidencia semestral del Consejo de la UE, institución que representa a los estados miembros en Bruselas.

El encuentro será también el estreno de Sánchez en Bruselas como presidente del Gobierno español. Llegará a la capital europea justo después de su visita este sábado a Macron en París, antes de su viaje el lunes a Lisboa —que podría ser retrasado ahora al martes—. Acabará su semana europea en la cumbre formal de líderes que se celebra en Bruselas este jueves y viernes. La minicumbre convocada por Juncker este domingo servirá para calentar motores de cara a esa cita, y coordinar posiciones entre los países más afectados por la crisis migratoria, en presencia de uno de los partidarios de una línea dura en materia de migración y asilo, Austria.

Migración, la gran pelea europea

La idea de una minicumbre dedicada a la migración, el tema que ha copado la atención de Europa en los últimos días, tras la crisis del Aquarius y la tensión que amenaza al Gobierno de Merkel, lleva días circulando. Berlín ha impulsado esta idea, que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, rechazó organizar, para evitar convocar a solo un pequeño grupo de países apenas cuatro días antes del encuentro de los Veintocho, del que él es anfitrión, confirmaron fuentes europeas a El Confidencial.

Tusk, ex primer ministro polaco, siempre ha recelado de cualquier formato en que las grandes potencias europeas —Alemania, Francia, Italia y España— toman protagonismo, en detrimento de los países medianos y pequeños. La migración será uno de los temas principales de la agenda de la cumbre formal de Bruselas, una reunión en la que Merkel espera lograr acuerdos concretos con los que volver a casa y apaciguar la rebelión bávara en su Ejecutivo.

Tusk ha impulsado una idea, recogida ya en el borrador de las conclusiones que los líderes deberán acordar en la cumbre, hasta ahora tabú: crear centros de recepción y registro de personas que sean rescatadas en el mar tratando de llegar a las costas del sur de Europa en el Mediterráneo. Dicho de otro modo: puntos donde separar a los migrantes económicos de los posibles refugiados, probablemente en el norte de África.

Encuentros, llamadas y cumbres urgentes para lograr acuerdos

Los contactos se han intensificado en los últimos días para tratar de lograr consensos. Primero fue el turno de Conte y Macron, que se reunieron para enterrar el hacha de guerra tras el enfrentamiento entre Francia e Italia a cuenta de la decisión unilateral de Matteo Salvini, ministro de Interior italiano, de cerrar los puertos al Aquarius —finalmente acogido por España— y la falta de colaboración de París en temas migratorios.

Después, Conte se vio en un encuentro bilateral con Merkel, donde insistió en que si no se llega a soluciones europeas, no les quedará más alternativa que actuar por su cuenta. Nada más preocupante para la canciller alemana, que trata de contener los envites de su ministro de Interior, Hors Seehofer, para devolver en caliente a los demandantes de asilo que lleguen a las fronteras germanas y ya hayan sido registrados en otros países.

El puzle se completa con la reunión mantenida este martes entre Merkel y Macron, quienes llegaron a un amplio acuerdo para reforzar las fronteras exteriores de la UE, pero también buscar un mecanismo europeo que permita gestionar la llegada de migrantes y cambiar las normas de asilo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios