migración, prioridad de la reunión con conte

Merkel, en la cuerda floja: tiende una mano a Roma

Con un panorama poco alentador, Merkel ha recibido al primer ministro italiano, Giuseppe Conte, con la migración como reto común

Foto: Merkel saluda a Conte a su llegada a Berlín. (Reuters)
Merkel saluda a Conte a su llegada a Berlín. (Reuters)

En 12 años de mandato, la canciller Angela Merkel no había pasado nunca por un momento tan delicado. Ha logrado sobrevivir a una década de crisis europea, a los sucesivos rescates de Grecia, incluso a la entrada de la ultraderecha en el Bundestag, el Parlamento alemán. Y, sin embargo, el Gobierno que tanto le costó formar se encuentra en la cuerda floja.

Con este panorama tan poco alentador, Merkel ha recibido este lunes al primer ministro italiano, Giuseppe Conte. El elegido por el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga para encabezar su coalición llega a Berlín consciente de la debilidad de la canciller, así como dispuesto a hacer escuchar la voz de Italia, la misma que sus electores y buena parte de los italianos sienten que ha sido ignorada durante años por sus socios europeos.

Conte y Merkel no podrían ser más distintos. Pero tienen un problema en común: la gestión de la migración. Y ambos han acudido al encuentro con peticiones. La canciller alemana, que necesita aplacar la rebelión encabezada por su ministro de Interior y líder de la CSU bávara, Horst Seehofer, busca cerrar rápido acuerdos para devolver a los refugiados que ya hayan sido registrados en otros países europeos. Además, sus socios de coalición, los socialdemócratas, ya han avisado de que también vetarán una postura que no les guste. Difícil equilibrio para la canciller.

Lo ha dejado claro el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert: lo que Merkel busca en Conte es “un socio para avanzar conjuntamente hacia soluciones y acuerdos europeos” en materia migratoria. Insiste la canciller en su receta, frente a Seehofer: "Dar una respuesta europea a los problemas que enfrentan muchos en Europa" y "no proceder de manera unilateral, sin consensuar y en detrimento de terceros”, en palabras de Seibert recogidas por EFE.

Angela Merkel y Giuseppe Conte, este lunes en Berlín. (Foto: Reuters)
Angela Merkel y Giuseppe Conte, este lunes en Berlín. (Foto: Reuters)

El planteamiento —después del movimiento unilateral de Matteo Salvini, ministro italiano de Interior y líder de la Liga, de cerrar los puertos italianos al Aquarius— será difícil de aceptar para Italia, sin algo más a cambio. Roma exige a sus socios una reforma de las normativas de Dublín, para poner fin a la política de que el primer país al que llega un demandante de asilo es el que debe hacerse cargo de él. Merkel podría mostrarse más comprensiva en este punto, así como en el refuerzo de Frontex y Europol, pero queda por ver hasta dónde está dispuesta a llegar —y cuánto calcula que puede ceder sin perder más apoyos entre sus propias filas—.

Conte, durante su encuentro la semana pasada con Emmanuel Macron tras la tensión vivida entre París y Roma a raíz del caso Aquarius, puso sobre la mesa una propuesta concreta: la creación de “centros de protección europeos en los países de origen y de tránsito para acelerar la identificación y las peticiones de asilo”. Conte, en Berlín, ha pedido también trabajar con Libia, principal país del que salen las embarcaciones con migrantes destino a las costas italianas.

Pero el primer ministro italiano llega con otra propuesta que promete atragantársele aún más a Merkel: que se destinen fondos europeos 'ad hoc' a combatir la pobreza en la UE, que el nuevo Gobierno italiano pretendería utilizar para poner en marcha una de sus promesas electorales: una renta básica universal, promesa electoral estrella del M5S.

Queda por ver si Merkel da prueba ahora de su conocida capacidad de supervivencia y hace de su debilidad una virtud, con la capacidad de atraer hacia ella no solo a Conte sino también a Macron, con quien se encuentra este miércoles. Los retos que tiene por delante no son menores, ya que aunque ha quedado eclipsado por la migración, el debate sobre el futuro del euro está también pendiente. Necesita respuestas, en apenas dos semanas. El tiempo que queda para la cumbre de líderes europeos del 28 y 29 de junio. Y el margen que da la CSU bávara a la canciller para lograr un acuerdo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios