Cambio climático: El PSOE pone líneas a Rajoy en financiación: llegar al 5% en educación y al 7% en sanidad. Noticias de España
REUNIÓN DE LA PERMANENTE DE LA EJECUTIVA FEDERAL

El PSOE pone líneas a Rajoy en financiación: llegar al 5% en educación y al 7% en sanidad

Sánchez y el presidente han hablado y acordado desbloquear dos asuntos claves: financiación de las CCAA y agua. Ábalos revela que en verano los 'indepes' plantearon moción y renuncia al referéndum

Foto: Pedro Sánchez, en la reunión de la permanente del PSOE, flanqueado por Cristina Narbona y José Luis Ábalos, y Núria Marín y Patxi López, este 22 de enero en Ferraz. (EFE)
Pedro Sánchez, en la reunión de la permanente del PSOE, flanqueado por Cristina Narbona y José Luis Ábalos, y Núria Marín y Patxi López, este 22 de enero en Ferraz. (EFE)

Aún no hay negociación formal en marcha, pero sí disposición de las dos partes, Gobierno y PSOE, a llegar a un entendimiento en dos temas de peso: reforma del sistema de financiación autonómica y política de agua. Dos temas en los que se necesita el concurso de las dos principales fuerzas del país, ya que ambas gobiernan la mayoría de los gobiernos regionales, y que también suscitan divisiones internas, ya que en cada territorio cada Ejecutivo defiende sus propios intereses, por mucho que respondan a un color político. Mariano Rajoy y Pedro Sánchez han conversado sobre estas dos materias en los últimos días, y están dispuestos a negociar, aunque el PSOE ya advierte de que en lo que respecta al modelo de financiación, sus líneas rojas son que la inversión en educación llegue al 5% del PIB; en sanidad, al 7%, y en dependencia y servicios sociales, al 2%.

Los socialistas llevan propugnando, desde principios de año, sus diez acuerdos de país: la oferta de pactos con distintas formaciones, incluido el PP, en asuntos que entienden nucleares para España —pensiones, política industrial, agua y cambio climático, educación, rentas salariales, revisión de la Carta Magna, rescate a los jóvenes, financiación autonómica y local, ingreso mínimo vital e igualdad—. Sánchez trasladó esa propuesta al jefe del Ejecutivo, y este le trasladó su "voluntad de llegar a acuerdos" en dos temas prioritarios, agua y financiación, según confirmó este lunes el secretario de Organización, José Luis Ábalos, que sin embargo no quiso precisar si las conversaciones entre los dos líderes se habían producido cara a cara o únicamente por teléfono. Fuentes de la dirección señalaron después que Sánchez y Rajoy "combinan" los dos formatos. Los jefes de PSOE y PP mantienen, desde luego, una relación fluida desde que ambos tuvieron que afrontar juntos el freno al desafío soberanista en Cataluña y la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

A raíz de esa charla, Sánchez ordenó a las secretarías de Medio Ambiente y Economía, que pilotan Hugo Morán y Manu Escudero, trabajar cada una por su lado para producir una propuesta, que luego se "compartirá" con las federaciones del partido, con los barones regionales.

El número tres alega que hay que "definir antes qué Estado social" se busca: "Si recortado, residual o el que siempre hemos defendido los socialistas"


La materia más complicada técnicamente de negociar es la financiación autonómica, una demanda que repiten los líderes autonómicos del PSOE ante la falta de recursos y las carencias que presenta el actual modelo, caducado desde 2014. La dirección federal defenderá una "propuesta marco", genérica, pero no entrará al detalle, porque sigue entendiendo que es el Gobierno —y, en concreto, su responsable de Hacienda, Cristóbal Montoro— el que ha de perfilar la reforma del sistema y discutirlo en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde se sientan responsables de todos los gobiernos de las autonomías del régimen común (todas, salvo Euskadi y Navarra).

El PSOE pone líneas a Rajoy en financiación: llegar al 5% en educación y al 7% en sanidad

Sin plazos aún

Pero lo que aún no ha arrancado el PSOE es un plazo de presentación de la propuesta de Montoro. Ábalos comentaba irónicamente, de hecho, que el plazo que se tenía que haber cumplido y no se cumplió fue el de 2014, pues ahí fue cuando venció el sistema vigente. Lo cierto es que el jefe del Ejecutivo se comprometió con los presidentes autonómicos hace un año a tener lista un plan en 2017, y a día de hoy no está. Lo que ha trasladado simplemente Rajoy, pues, es su "voluntad" de llegar a un consenso con el PSOE. Propósito, por cierto, que verbalizó él mismo de nuevo el pasado sábado desde Sevilla. Ayer Sánchez ya recogió ese guante desde su asamblea abierta en Valencia. La víspera, el 'president' valenciano, Ximo Puig, quien lleva la voz cantante entre los barones socialistas a la hora de exigir una revisión del sistema de reparto, se reunió con su homólogo manchego, Emiliano García-Page, y ambos socialistas alumbraron un documento conjunto en el que además apostaban por una quita de la deuda para las CCAA infrafinanciadas.

Los socialistas presentarán una propuesta "marco", pero no un diseño acabado, pues entiende que eso es tarea del Gobierno y de las CCAA

El secretario de Organización concretó durante la rueda de prensa cuáles son los pilares de la propuesta socialista. Hasta ahora, sostenía que se debía asegurar que el nuevo modelo da cobertura al Estado del bienestar, que cualquier reforma ha de basarse en los principios de "igualdad, eficiencia y solidaridad". Hoy quiso dejar "bien claro" de qué se habla cuando se aborda este asunto. "Definir previamente qué Estado social queremos, si recortado, residual o el que siempre hemos defendido los socialistas". Y fue ahí cuando precisó las exigencias o líneas rojas del PSOE: pasar de una inversión actual 3,67% al 5% del PIB en educación; del 5,57% al 7% en sanidad y al 2% en dependencia y servicios sociales, partida en la que Ferraz no incluye la renta mínima de inserción.

Además, la dirección pone como condición al Ejecutivo negociar la revisión de la financiación local de manera simultánea, incrementando los recursos y "modificando la regla de gasto", para que los ayuntamientos con superávit puedan realizar mayores inversiones. A partir de la "propuesta marco" que presente el PSOE, el detalle será competencia de Gobierno y CCAA. En ese sentido, el número tres recordó que cada Ejecutivo regional es un mundo, no solo porque cada uno defiende las "especificidades" y "singularidades" de su territorio, sino porque están compuestos de diferente manera, ya que algunos presidentes gobiernan en solitario con apoyos parlamentarios (de Ciudadanos, como Susana Díaz en Andalucía) y otros en coalición (con Compromís en Valencia Puig, con Podemos en Castilla-La Mancha Page...).

El PSOE pone líneas a Rajoy en financiación: llegar al 5% en educación y al 7% en sanidad

Ábalos calificó de "muy normal" que el PSOE busque acuerdos con el Gobierno en dos materias prioritarias, en la medida en que ambos partidos están al frente de siete (el PSOE) y cinco (el PP) comunidades y los dos temas afectan a esos Ejecutivos regionales. En el caso del agua, precisó que se trata no solo de discutir sobre la escasez de recursos hídricos, sino de alcanzar una "estrategia más ambiciosa", relativa al cambio climático y la política energética y medioambiental. No obstante, insistió en la metodología por la que ha apostado la dirección: discusión de los diez acuerdos de país primero con colectivos sociales para después llevarlos al Parlamento, donde intentará tejer consensos con distintas fuerzas, también el PP.

Jamás jugarán con la "unidad territorial"

Durante la rueda de prensa salieron a colación las palabras del portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, quien anoche en 'El objetivo' (La Sexta) adelantó que su partido votaría a favor de una moción de censura liderada por el PSOE sin pedir nada a cambio, ni siquiera un referéndum de independencia. El único fin, dijo, es "echar a Rajoy del Gobierno". Carles Campuzano, del PDeCAT, también mostró su disposición favorable. En directo, en el programa, el portavoz de la ejecutiva socialista, Óscar Puente, cerró la puerta a esa posibilidad, igual que hizo Ábalos este lunes.

Los 'indepes' "tratan de burlar las consecuencias de sus actos unilaterales, buscar otros atajos para un proyecto del que no desisten", la secesión

"No vamos a participar en una moción de censura porque sí", respondió el secretario de Organización, quien recordó que "estos grupos" ya tuvieron una "gran oportunidad" de desalojar al PP en 2016, cuando se sometió a debate la investidura de Sánchez, y fracasó. "Prefirieron cegar caminos que abrir nuevos, aunque fueran inexplorados. Ahora en esta situación más bien parece que tratan de burlar algunas consecuencias de sus actos unilaterales, y tratar de buscar otros atajos para un proyecto del que no les escuchamos desistir, que es el independentismo. Estos no pueden ser en ningún caso aliados nuestros ni para una moción de censura".

Pero Ábalos reveló que esa oferta de Tardà no es nueva, que ya les llegó hace meses a los socialistas y la desestimaron. "Ya nos hicieron llegar esta posición en verano. Es más, nos apremiaron a que fuera antes [del referéndum unilateral] del 1-O y no encontraron más que nuestro rechazo, porque nosotros no tenemos tal ansia de gobernar a costa de nada, y desde luego nunca a costa de la unidad territorial, jamás. No hemos jugado jamás a un interés tan corto de poder, simplemente por tener un Gobierno en precario y dependiente de fuerzas políticas que no son aliadas y que no comparten nuestra visión de España, ni siquiera nuestro modelo de Estado. No nos sirve esta situación. No es posible presentar una moción de censura con esos apoyos", zanjó.

Ábalos remarcó que el PSOE busca "gobernar con los votos de la izquierda de este país, de una mayoría de progreso", y si quiere hacerlo debe dedicarse a "recoger confianza, y no a generar desconfianza", prueba de que Ferraz no persigue llegar a La Moncloa con los respaldos de los separatistas, porque es consciente del coste electoral que podría tener en el resto de España.

El PSOE pone líneas a Rajoy en financiación: llegar al 5% en educación y al 7% en sanidad

Apoyo a la euroorden

¿Descarta el PSOE abanderar una moción de censura contra Rajoy en lo que queda de legislatura?, se le preguntó. "Ni confirmamos ni descartamos", respondió, alegando que es un mecanismo habilitado en la Constitución del que los socialistas pueden hacer uso en cualquier momento. Además, la "situación del Gobierno" es ahora peor que hace seis meses, porque el desafío independentista "es mucho mayor", y también ha crecido el "deterioro institucional" o el nivel de desigualdad, mientras que la corrupción va "paralizando" al Ejecutivo. La coyuntura sí es más grave, "pero hay que pensar en la alternativa", y en que un Ejecutivo alternativo no estuviera "sujeto o condicionado" por fuerzas independentistas, y para el PSOE la cuestión territorial "no es en ningún modo negociable".

Los socialistas insisten en que Puigdemont no puede dirigir de nuevo la Generalitat y creen que debe volver a España a "dar la cara" ante el juez

Cataluña también salió durante la comparecencia, como no podía ser de otra manera. Ábalos respaldó la decisión de la Fiscalía de activar la euroorden de detención contra Carles Puigdemont en Dinamarca —opción denegada después por el magistrado del Supremo Pablo Llarena, como se conoció tras la rueda de prensa—, para que así el 'expresident', un "prófugo de la Justicia", regrese a España y pueda "dar la cara" ante los tribunales y "asumir las responsabilidades en las que haya podido concurrir". Sí respaldó la petición del nuevo jefe del Parlament, el republicano Roger Torrent, de reunirse con Rajoy, porque se trataría de un encuentro institucional, algo a lo que el líder del Ejecutivo central se niega.

El PSOE pone líneas a Rajoy en financiación: llegar al 5% en educación y al 7% en sanidad

El número tres enfatizó que Cataluña necesita un "Gobierno constitucional" que "en ningún caso" puede estar liderado por alguien como el 'expresident'. "El señor Puigdemont tiene que venir a este país y no puede dar esta imagen de un prófugo que va peregrinando, porque no es una buena imagen para este país ni un buen síntoma para una Justicia que debe aplicarse para todos con absoluta igualdad", sostuvo.

"Nadie de la dirección puso como un trapo a Rubalcaba"

La cita discreta de Alfredo Pérez Rubalcaba y la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, y su compañero de partido Jordi Xuclà, sigue resonando aún en la casa socialista. Este lunes el ex secretario general del PSOE estuvo en 'Los desayunos de TVE' y ofreció por primera vez su versión de los hechos. 

En la tele, Rubalcaba confirmó que no llamó a Ferraz el jueves pasado para informar de su "charla de café" con Pascal porque ya la dirección de su partido le había desacreditado, a su juicio. "¿Para qué? ¡si ya estaba todo vendido! ¡ya está, ya me habían puesto como un trapo!", protestó el exvicepresidente del Gobierno, informa EFE. Negó además que esa cita fuera "secreta", entre otras cosas porque el hotel era conocido, está a dos manzanas de la sede del PP y en la tertulia además participó un periodista, el catalán Josep Cuní.

Rubalcaba defendió que lo que tendría que haber hecho la ejecutiva de Pedro Sánchez es llamarle directamente, como hizo el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y como él mismo hizo cuando se enfrentó "centenares de veces" a situaciones semejantes tiempo atrás, en los años en los que ocupó cargos de responsabilidad. Ahora, él entiende que se ha "ido ya" de la política activa, pero renunciar a tener opinión le parece "excesivo". 

A sus duros reproches contestó en rueda de prensa en Ferraz, tras la reunión de la comisión permanente de la ejecutiva federal, José Luis Ábalos. El número tres sostuvo que "nadie" de la dirección hizo "ningún comentario en público o en privado" sobre su cita con Pascal y el diputado Jordi Xuclà. El secretario de Organización contó que cuando en Ferraz tuvieron conocimiento, a través de eldiario.es, que fue quien adelantó la noticia y la foto del encuentro, entendieron que no había "nada relevante" en el contenido. "Si lo hubiera habido, él mismo lo habría trasladado a la dirección del partido, no a Ferraz, que es una calle".

Insistió en que a él nadie le habrá "oído" cargar contra Rubalcaba, por el que manifestó su total respeto, en un gesto claro de distensión: "Yo además a un secretario general del PSOE no le puedo decir nada, porque él tiene más experiencia y solvencia que yo". En todo caso, lo que demuestra este cruce de palabras es que las relaciones entre Rubalcaba y Sánchez siguen completamente rotas. 

Hubo otro aspecto al que Rubalcaba y Ábalos se refirieron este lunes: el plácet del SPD a su líder, Martin Schulz, para forjar otro Gobierno de gran coalición con la canciller, la democristiana Angela Merkel. El exlíder socialista lo calificó de "buena noticia, porque Schulz siempre ha sido defensor del sur de Europa, del fin de la austeridad y del impuesto a las transacciones financieras", y eso implica "darle un empujón a Europa aprovechando que está [el francés Emmanuel] Macron". 

El aval del SPD a Schulz también se discutió en la ejecutiva federal de este lunes, como reconoció Ábalos. El PSOE "respeta" la decisión del partido hermano, igual que este respeto el proceso de primarias en España. "Además, la militancia socialdemócrata alemana tiene que pronunciarse aún. A partir de ahí, trazar paralelismos no corresponde, porque Alemania no es España, ni la cultura política es exactamente la misma, ni la derecha que gobierna en Alemania ni la derecha que gobierna allí tiene mucho parecido a la nuestra [al PP], ya nos gustaría. Son dos realidades distintas". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios