Impuestos: Sánchez propone un impuesto a la banca de 1.000 M€ al año para costear las pensiones. Noticias de España
desayuno informativo en madrid

Sánchez propone un impuesto a la banca de 1.000 M€ al año para costear las pensiones

Alega que es "justo" que si los españoles rescataron a las entidades "con el sudor de su frente", ahora ellas ayuden a sostener el sistema. Enfila también el camino a las generales con diez acuerdos de país

Foto: Pedro Sánchez, durante su intervención en el desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, este 9 de enero en el hotel Palace de Madrid. (Borja Puig | PSOE)
Pedro Sánchez, durante su intervención en el desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, este 9 de enero en el hotel Palace de Madrid. (Borja Puig | PSOE)

Pedro Sánchez se había reservado el anuncio. Su partido había presentado el lunes su propuesta para reequilibrar el déficit de la Seguridad Social y asegurar la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Y había adelantado que apostaba por la creación de una nueva cesta de impuestos que sirviera para inyectar más recursos. Pero no quiso precisar más. Este martes el secretario general del PSOE sí lo hizo. Era su as en la manga en el desayuno informativo en la capital que él protagonizaba y con el que daba el pistoletazo de salida al año político.

El PSOE plantea, anunció, la implantación de dos nuevos impuestos finalistas: uno, sobre las transacciones financieras, y otro, a la banca, para que “sostenga también el sistema público de pensiones”. “Si los españoles contribuyeron con el sudor de su frente al rescate de la banca, es justo que ahora sea la banca quien ayude a sostener el sistema de pensiones”, argumentó durante el concurrido desayuno informativo en el hotel Palace de la capital, en el que estuvo arropado por numerosos cargos federales y territoriales del partido, así como de diputados y senadores.

El otro gravamen finalista que plantea el secretario general es sobre las transacciones financieras. Defiende así abrir "nuevos canales" de financiación

Sánchez argumentó que el impuesto extraordinario sobre los beneficios de la banca es un “gravamen exigido por organismos nada sospechosos de radicalidad, como el FMI o la propia UE, y también puesto en marcha por gobiernos como el británico o el francés”. El secretario general sostuvo que, para sufragar un sistema que padece un enorme agujero y que además cuenta con una hucha —el Fondo de Reserva de la Seguridad Social— “esquilmada” y “en situación de emergencia” por el progresivo vaciamiento aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy, hacen falta nuevos ingresos, y la salida no es subir las cotizaciones a la Seguridad Social, ni elevar los costes de contratación para los empresarios. Se trata, pues, de "abrir nuevos canales de financiación" como hacen en otros países de nuestro entorno. De modo que como los ciudadanos han desembolsado "77.000 millones de euros" para impedir la quiebra del sector bancario, es "justo" demandarle que contribuya al sistema. Sánchez cree que por esta vía se podrían recaudar entre 800 y 1.000 millones de euros al año.

La búsqueda de nuevas vías de ingresos es una de las tres patas de la propuesta socialista en materia de pensiones [consulta aquí íntegra la intervención del secretario general en el Fórum Europa en PDF]. Las otras dos son derogar la "contrarreforma" del sistema público impulsada por el Gobierno, que "condena" a pérdidas medias de jubilación para las próximas generaciones de entre el 30% y el 40% de su cuantía, como han denunciado organismos internacionales y sindicatos, recordó, y "abrir una senda de aumento salarial" de trabajadores, autónomos, funcionarios y un incremento del salario mínimo para elevar las bases de cotización y la recaudación de la Seguridad Social.

Sánchez propone un impuesto a la banca de 1.000 M€ al año para costear las pensiones

Los detalles de la propuesta

-Impuesto extraordinario a la banca

El rescate de la banca costó 77.702 millones de euros, de los que se estima que se recuperará solo un 19% (14.948 millones), pero ese auxilio proporcionará a las entidades mayor cuota de mercado, mejor capitalización y unos balances saneados", dice el PSOE en su documento actualizado, facilitado tras el desayuno [aquí en PDF]. "No se trata tanto de que se devuelvan las ayudas concedidas como de que un sector crítico" como la banca "realice mayores aportaciones que, de un lado, desincentiven conductas excesivamente arriesgadas y, de otro, permitan socializar recursos que puedan plantear de forma justa los rescates pasados y futuros". El gravamen es un "seguro frente a un riesgo sistémico", similar al establecido en el Reino Unido.

Por este impuesto el PSOE prevé recaudar 800 millones de euros al año, según el texto. Entre 800 y 1.000 millones, en palabras de Sánchez. La dirección especifica que, técnicamente, sería un gravamen sobre la base imponible del impuesto de sociedades (prácticamente igual a un impuesto sobre los beneficios de las entidades), a un tipo del 8%

-Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF)

Este gravamen no va dirigido a los bancos sino al "tráfico financiero, con independencia de quién lo realice". El PSOE recuerda que en la UE se aprobó una propuesta de directiva que prevé un ITF, pero no cuenta con unanimidad. Por ello el partido apuesta por crear un impuesto "comparable al que ya está en vigor en algunos países europeos que no han esperado al proceso de armonización, tomando Francia como ejemplo". Con esa tasa, se persigue desalentar la especulación financiera y conseguir que el sector contribuya más a los esfuerzos de recuperación de las arcas públicas. Por este gravamen, el Estado captaría otros 800 millones. El tipo calculado es del 0,1% para las transacciones internacionales "normales" y del 0,01% para los productos financieros complejos (derivados). Ferraz en este caso no se separa de las tasas "sugeridas por la directiva de la UE", con el propósito de "no inventar la rueda".

Dado que el PSOE espera recaudar 2.745,28 millones en nuevos ingresos, aún quedarían por especificar el origen de otros 1.145. La dirección, indican desde el Área de Economía del partido, baraja esta medida: destopar "muy gradualmente las bases de cotización", para que las rentas más altas coticen más. En ello están de acuerdo CCOO y UGT. Además, a través de racionalización del gasto (que la Seguridad Social deje de afrontar gastos "que no debe" asumir, como el pago de las tarifas planas), prevé contar con 4.347,83 millones. En total, 7.092 millones. Un pico más que los 7.000 millones en los que se estima el desequilibrio anual a cubrir con menores gastos y mayores ingresos. 

El Gobierno descartó rápidamente la vía propuesta por Sánchez. El secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, la rechazó desde Bruselas: "Lo que sostiene las pensiones no son los impuestos, que destruyen empleo y reducen el crecimiento, sino las aportaciones de empresarios y trabajadores al sistema de seguridad social porque quién no estaba trabajando, ahora está trabajando". Además, aumentar la carga fiscal "no es la mejor forma" de apuntalar el crecimiento económico y la creación de empleo en un contexto con "alto nivel" de paro y "muchas debilidades" en la estructura económica española, argumentó, informa María Tejero Martín desde la capital belga.

Sánchez propone un impuesto a la banca de 1.000 M€ al año para costear las pensiones

Tres grandes retos

Las pensiones, el asunto con el que la dirección federal quiere recorrer España en este mes —Sánchez inaugurará la gira de asambleas abiertas este jueves en Granada, y seguirá en Madrid el sábado—, es el primero de los "diez acuerdos de país" que el PSOE quiere construir en esta legislatura, aunque también mirando a las siguientes elecciones generales. El partido entiende que tiene dos opciones: o "esperar" a que acabe este cuatrienio para proponer las transformaciones que necesita España para el siguiente o liderar desde la oposición, y desde los gobiernos municipales y autonómicos, las reformas precisas. Se queda con esta última alternativa. Y ahí el secretario general incardina su planteamiento de "diez acuerdos de país", que responderán a "los tres principales retos" de España: combate contra la desigualdad, regeneración democrática y propiciar una recuperación económica justa.

Con su propuesta de "diez acuerdos de país", sobre distintas materias, Sánchez encarrila el camino hacia las siguientes generales

El primer pacto propuesto gira, pues, en torno a la sostenibilidad de las pensiones. Dos, la educación: articulación de un pacto de Estado, reducción de la ratio alumno-profesor o lucha contra el fracaso escolar. Tres, pacto por la ciencia y la industria y transición ecológica de la economía. Cuatro, una nueva política de agua. Cinco, creación de un ingreso mínimo vital para las familias más vulnerables —una de las medidas estrella de sus dos últimos programas electorales—. Seis, un pacto de rentas salariales, para que haya trabajo "digno". Siete, rescate de los jóvenes, romper su "muro invisible". Ocho, la igualdad de género, con la lucha contra la violencia machista y la equiparación salarial como primerameta. Nueve, reforma de la financiación autonómica y local (el PSOE se dice dispuesto a dialogar "ya, ahora" con el Gobierno, pero es a Mariano Rajoy a quien "le corresponde la facultad de propuesta"). Y diez, nuevo pacto constitucional.

Un momento del desayuno informativo de Pedro Sánchez organizado por Nueva Economía Fórum en el hotel Palace de Madrid, este 9 de enero de 2018. (Borja Puig | PSOE)
Un momento del desayuno informativo de Pedro Sánchez organizado por Nueva Economía Fórum en el hotel Palace de Madrid, este 9 de enero de 2018. (Borja Puig | PSOE)

¿Cómo piensa la dirección ir tejiendo esos "diez acuerdos de país"? Sánchez apuntó que "el nuevo PSOE" que ganó las primarias del año pasado tiene una "posición clara" sobre cada una de estas diez grandes transformaciones, pero el partido quiere "enriquecerlas" con las aportaciones de la sociedad, porque en ellas encontrará "más legitimidad". Así que la cúpula entablará "una conversación con los colectivos sociales" para diseñar juntos esos "acuerdos de país", y espera tener la redacción culminada "en el mes de mayo". Después, el PSOE trasladará a las Cortes esos pactos y buscará "el mayor número de apoyos parlamentarios" para aprobarlos, entre junio y final de año. "Desde el PP, pasando por Unidos Podemos, Ciudadanos y hasta el Grupo Mixto". Si esos acuerdos no prosperasen en el Congreso, "formarán parte del contrato que el nuevo PSOE firmará con la ciudadanía en las próximas contiendas electorales", subrayó. Es decir, que los socialistas van desbrozando el camino hacia las siguientes generales, engrasando la maquinaria electoral.

"Guerra fría por el poder" entre PP y Cs

Sánchez definió la coyuntura actual como la "legislatura de las oportunides perdidas", con un Gobierno con tres características fundamentales: un proyecto "agotado", un Ejecutivo "dividido internamente, a la espera de ver a Rajoy deshojar la margarita de su sucesión", y "en estado de 'shock' por el auge de su socio competidor conservador", Ciudadanos. De nuevo, el secretario general quiso hacer hincapié en que la subida espectacular de la formación naranja en Cataluña —primera fuerza en votos y en escaños el 21-D— y el presumible tirón en el resto de España, según las últimas encuestas, es una mera pugna en el espectro de la derecha, y que no afecta al PSOE, que ya ganó su disputa por la izquierda a Podemos.

El líder socialista reprocha a Arrimadas que no se haya molestado en llamar a Iceta desde el 21-D: "La campaña electoral ya terminó"

Precisamente las elecciones autonómicas catalanas han "intensificado" la "parálisis" del Gobierno. Eso dio pie a Sánchez a hacer tres reflexiones sobre el momento de incertidumbre actual. Primero, que el PSOE está dispuesto a "dialogar siempre", pero solo para discutir cómo mejorar la relación de unidad, "y no para rompernos", y en ese sentido recordó que mañana miércoles arrancan los trabajos en la comisión de revisión del modelo autonómico, y que es una buena ocasión para que los grupos nacionalistas y soberanistas se sienten. Y advirtió de que "ante cualquier intento de quebrantamiento" del orden constitucional, el PSOE defenderá "siempre al Estado y su integridad territorial", la Carta Magna y el Estatut. Aviso a navegantes: si los separatistas vuelven a saltarse la ley, habrá un nuevo 155 apoyado por Ferraz.

Segunda reflexión, dirigida al PP: que no se puede ser un partido "grande a nivel nacional si se es una anécdota electoral en Cataluña". Y tercera, una petición "al tándem" de Mariano Rajoy y Albert Rivera: que se comprometan con los trabajos de la comisión territorial, porque para combatir "la raíz del secesionismo" hace falta "avanzar hacia una nueva España autonómica", federalizar el país y no recentralizarlo.

Tres son también, a juicio de Sánchez, las consecuencias del 21-D. La primera es la "guerra fría abierta entre el PP y Cs, una guerra fría de poder, de reparto de escaños", no "ideológica", pues en su ideario las dos fuerzas lo "comparten el 100%", afirmación categórica que casa mal con una evidencia: que él mismo firmó con Rivera un pacto de gobierno hace ahora casi dos años. Que el PSOE es "la única esperanza de cambio" es la segunda derivada de los comicios: el "nuevo PSOE" frente a la "doble ración del PP y Cs", ya que "la otra izquierda", Podemos, quedó "desbordada por su error histórico de no defender la soberanía nacional".

Sánchez propone un impuesto a la banca de 1.000 M€ al año para costear las pensiones

¿Opciones para una moción?

Sánchez quiso mandar un recado a la formación naranja. Reprochó a Inés Arrimadas que aún no se haya puesto en contacto con el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, para hablar de la Mesa del Parlament —que se constituye el 17 de enero— o explorar las posibilidades de un Govern alternativo. El líder del PSOE se quejó de que ayer la jefa de Cs en Cataluña, en una entrevista en 'El País', se dedicara a "despotricar" contra uno de sus "potenciales socios", el PSC, lo que le lleva a pensar que "no está tanto en formar gobierno, sino en otro tipo de estrategias". "La campaña electoral ya terminó y hay que poner encima de la mesa propuestas. Ganar es liderar", sostuvo, en línea con el aviso de este lunes del portavoz de la ejecutiva, Óscar Puente. Cuando ponga medidas entonces se verá si socialistas y Cs pueden "llegar a acuerdos o no", apuntó.

Sobre su ruptura con Podemos: "La pregunta es al revés: si nosotros hemos sido considerados socios preferentes por el partido de Pablo Iglesias"

Y con este análisis negro de la coyuntura actual, ¿hay opciones para una moción de censura?, se le preguntó. Sánchez no contestó directamente. Aludió a la "repercusión" de las palabras de su número tres, José Luis Ábalos, el pasado 29 de diciembre en Ferraz, cuando dio por finiquitada la relación "preferente" con Podemos. Su primera "reflexión" es que se confiesa "muy identificado y próximo" a los "votantes de Unidos Podemos", que se pueden sentir "consternados" por la posición de Pablo Iglesias respecto a Cataluña y el cuestionamiento de la soberanía nacional.

Y luego sacó el látigo: si uno mira "el modus operandi de las decisiones de Iglesias", dijo, se observa que su partido y las mareas se han "alineado con el bloque independentista" con cada ocasión importante que han tenido: votaron en contra de su investidura como presidente del Gobierno, votaron juntos la moción de censura a Rajoy del verano pasado y Ada Colau echó del Gobierno de Barcelona al PSC antes del 21-D. "La pregunta es al revés: si nosotros hemos sido considerados socios preferentes por el partido de Pablo Iglesias", despachó.

Sánchez propone un impuesto a la banca de 1.000 M€ al año para costear las pensiones

El líder no descarta a Robles como candidata a la Alcaldía de Madrid... pero ella rechaza la oferta

En un dirigente político, tan importante es lo que se dice como lo que no se dice o no se descarta. Esto último fue lo que no hizo Pedro Sánchez cuando se le preguntó por la posibilidad de que la magistrada y actual portavoz parlamentaria socialista, Margarita Robles, sea la candidata al Ayuntamiento de la capital en 2019: "Tiempo al tiempo". 

"Lo importante es que vamos a fijar en breve los plazos para los procesos de primarias y que será la militancia y también la ciudadanía que quiera decidir junto con nosotros los que tendrán que decidir quien vaya a ser nuestra propuesta electoral en los distintos municipios y comunidades autónomas", aseguró, agarrándose al argumento de que los cabezas de cartel serán decididos en primarias abiertas, que se pondrán en marcha, previsiblemente, en el segundo semestre de 2018, aunque eso lo decidirá un próximo comité federal que ni siquiera tiene fecha. 

Lo cierto es que el nombre de Robles lleva circulando semanas en los mentideros del partido en Madrid y en Ferraz. Ella está en las quinielas, junto con la exministra Beatriz Corredor, miembro de la ejecutiva federal. El problema con la portavoz en el Congreso es que ella no quiere. Se niega tajantemente a abandonar la política nacional para ocupar un escaño en el Consistorio de la capital, y es consciente de que las posibilidades de ganar las municipales del año próximo son escasas. Fuentes de la dirección federal añadieron tras el desayuno informativo que Sánchez sí está barajando otras alternativas, pero no quiere cerrar la puerta a la alternativa de Robles por si tuviera que echar mano de ella. 

La portavoz no acudió al desayuno de Sánchez: sigue de baja médica. De hecho, ha pasado todas las navidades hospitalizada. Se espera que pronto reciba el alta y pueda reincorporarse a su trabajo. 

¿Seguirá prestando apoyo el PSOE a Manuela Carmena en Madrid? Sánchez recordó que los socialistas "no apoyan a personas, sino a políticas que benefician a la ciudadanía", y por eso su partido no respaldó el plan económico financiero pactado con Hacienda.

En el Palace hubo este martes lleno total. Además de varios miembros de la cúpula federal, el líder estuvo arropado por los presidentes de Extremadura y Baleares, Guillermo Fernández Vara y Francina Armengol; los líderes de Madrid, Euskadi, Galicia, Navarra y La Rioja, José Manuel Franco, Idoia Mendia, Gonzalo CaballeroMaría Chivite y Paco Ocón; dirigentes territoriales como Micaela Navarro (Andalucía), Sergio Gutiérrez (Castilla-La Mancha) o Àngel Ros (PSC), diputados, senadores, alcaldes y ediles madrileños; el presidente de la FEMP y regidor de Vigo, Abel Caballero...

Y también estaban exministros, como el actual portavoz socialista en la Asamblea de Madrid (y previsible candidato en 2019 a las autonómicas), Ángel Gabilondo; el eurodiputado José Blanco, ex vicesecretario general y exsecretario de Organización del PSOE —y apoyo de Susana Díaz en las últimas primarias, como Abel Caballero—, o la exvicepresidenta del Ejecutivo Elena Salgado

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
58 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios