HACIA EL 39º CONGRESO FEDERAL

Periodistas, exministros, andaluces, patxistas y ni un sanchista: los 230 ponentes del PSOE

Ferraz presenta el equipo que armará la ponencia marco del cónclave de junio. También se fijarán las líneas maestras de la oposición y las alianzas, que deberá asumir quien gane las primarias

Foto: Mario Jiménez, flanqueado por los dos coordinadores de la ponencia marco, el diputado Edu Madina y el economista José Carlos Díez. (EFE)
Mario Jiménez, flanqueado por los dos coordinadores de la ponencia marco, el diputado Edu Madina y el economista José Carlos Díez. (EFE)

Los socialistas ya van asfaltando el camino hacia su 39º Congreso. Tras la elección de la fecha (17 y 18 de junio) y la aprobación de las bases de la discusión política sobre las que basculará el cónclave, se adentra algo más en los contenidos, los nombres y los objetivos. Ya tiene configurado el equipo, aunque sigue "abierta" la lista, de los ponentes, una amplísima nómina de 226 participantes en la que figuran desde exministros, ex altos cargos de Gobiernos del PSOE, periodistas, dirigentes de varias federaciones y sensibilidades —andaluces, muchos (y fieles de Susana Díaz, por tanto), y otros cercanos a Patxi López, también—... y ni un colaborador directo de Pedro Sánchez. Y además de redefinir su proyecto político y económico, el congreso servirá para fijar las líneas maestras de la oposición parlamentaria, al concretar qué es "negociable" y qué no, que tendrá que asumir el candidato que gane las primarias. Esta meta no es extraña para un cónclave del PSOE, pero sí es relevante por cuanto la orientación del partido en las Cortes Generales es objeto de controversia entre los aspirantes al trono de Ferraz, sobre todo por parte de Sánchez y en menor medida por López.

Eduardo Madina y José Carlos Díez, coordinadores de la parte política y económica de la ponencia marco de este 39º Congreso, se tomaron una semana para cerrar los nombres de los que participarán en la reflexión sobre el proyecto socialista. Ambos los presentaron este viernes en Ferraz, acompañados del portavoz de la gestora, el andaluz Mario Jiménez. Un equipo de veteranos y jóvenes, "plural, "numeroso y diverso", de "altísimo nivel académico", de "distintas procedencias", de "dentro y fuera del PSOE", según incidieron los tres dirigentes.

[Consulta aquí en PDF todos los integrantes de la ponencia del 39º Congreso Federal del PSOE]

En el listado se encuentran hasta 14 exministros socialistas. De los Gobiernos de Felipe González proceden Javier Solana, José María Maravall, Gustavo Suárez Pertierra, Juan Manuel Eguiagaray y Carmen Alborch, además de Matilde Fernández y Rosa Conde, ambas integrantes del núcleo redactor (el llamado 'comité de sabios'). Y de los Ejecutivos de José Luis Rodríguez Zapatero se integran Juan Fernando López Aguilar, Fran Caamaño, Miguel Ángel Moratinos, Valeriano Gómez, Mercedes Cabrera y la cineasta Ángeles González-Sinde, a los que hay que sumar Ramón Jáuregui, también miembro del 'comité de sabios'.

Hay 14 exministros (Solana, Maravall, Cabrera, Alborch, Sinde, Moratinos o López Aguilar), más cuatro consejeros y tres alcaldes andaluces

El peso del PSOE andaluz —y obviamente, de Susana Díaz— se deja sentir en la selección de nombres del partido. Se contabilizan hasta cuatro consejeros actuales de la Junta (José Sánchez Maldonado, María Jesús Montero, Adelaida de la Calle y María José Sánchez Rubio), tres alcaldes de capitales de provincia (los de Sevilla, Juan Espadas; Córdoba, Isabel Ambrosio, y Granada, Paco Cuenca), el expresidente José Rodríguez de la Borbolla, y varios dirigentes y diputados, como Micaela Navarro, Juan Carlos Campo, Soledad Pérez Rodríguez, Gregorio Cámara, Pepe Caballos, Antonio Hurtado, María Jesús Serrano, Pepe Martínez Olmos, Elvira Ramón o Miguel Lorente. A ellos hay que sumar al malagueño José Andrés Torres Mora, miembro del núcleo redactor del documento.

Pero fieles susanistas no los hay solo en Andalucía. También fuera de ella, y muy significados, que figuran en el cuadernillo resumen facilitado este viernes a los medios. Entre ellos, los eurodiputados Elena Valenciano, Sergio Gutiérrez e Inma Rodríguez-Piñero, los parlamentarios Nacho Sánchez Amor, Soraya Rodríguez, Ángeles Álvarez y Julián López, el senador madrileño José Cepeda; el alcalde de Vigo y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, y su mano derecha, la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva; el exportavoz en el Ayuntamiento de Madrid Antonio Miguel Carmona; los exdiputados nacionales Juan Moscoso, Mariví Monteserín (hoy alcaldesa de Avilés), Leire Iglesias y Laura Seara —ambas, junto con el madrileño Borja Cabezón, miembros del gabinete de la gestora—; el alcalde de Soto del Real (Madrid), Juan Lobato; la exparlamentaria madrileña y exdelegada del Gobierno Amparo Valcarce, muy próxima al defenestrado Tomás Gómez, o el economista y dirigente abulense Juan Grande.

Susana Díaz, el pasado 28 de enero en Alcalá de los Gazules, con Elena Valenciano y Micaela Navarro. (EFE)
Susana Díaz, el pasado 28 de enero en Alcalá de los Gazules, con Elena Valenciano y Micaela Navarro. (EFE)


Ninguno de los 'diputados del no'

También Patxi López tiene a dirigentes cercanos en el equipo que dará forma a la ponencia. Para empezar, uno de los integrantes del 'comité de sabios', el diputado nacional Rafa Simancas. Y para seguir, el alcalde de Alcalá de Henares (Madrid), Javier Rodríguez; dos de los miembros de la gestora, el balear Francesc Antich y el riojano Paco Ocón, el exmiembro de la ejecutiva federal Manuel de la Rocha Vázquez o el alcalde de Ibiza, Rafael Ruiz. José Enrique Serrano, director de Gabinete de González y Zapatero en La Moncloa y miembro del equipo negociador de Sánchez y de su grupo de asesores, forma parte de la ponencia y ahora se halla más próximo al exlendakari, aunque por encima de todo es uno de los mejores fontaneros del partido.

Sí figuran miembros de la ejecutiva de Sánchez, ahora más distanciados, como Meritxell Batet, Manuel de la Rocha o Pilar Lucio

Pedro Sánchez no tiene a ninguno de sus actuales colaboradores más estrechos dentro del grupo de casi 230 ponentes. No tiene a ninguno de los 'diputados del no' ni a los cabezas visibles de su candidatura, el valenciano José Luis Ábalos o la asturiana Adriana Lastra. Pero sí figuran en el listado miembros de la ejecutiva que él dirigió, aunque ahora están más distanciados de él, como los diputados Meritxell Batet, Pilar Lucio y Manuel de la Rocha Vázquez, más las susanistas Micaela Navarro, María José Sánchez Rubio y Luz Rodríguez, miembro del grupo redactor. El diplomático José Manuel Albares era uno de sus asesores en política exterior, figura asimismo en la relación de nombres. Jiménez explicó a los periodistas que el equipo está "abierto" y cualquiera puede pedir su incorporación. De los 'comités de notables' que Sánchez montó para las generales se mantiene la filósofa y catedrática de Ética Victoria Camps.

La exministra de Cultura y cineasta Ángeles González-Sinde y el exdirector del ICAA Ignasi Guardans, en abril de 2009. (EFE)
La exministra de Cultura y cineasta Ángeles González-Sinde y el exdirector del ICAA Ignasi Guardans, en abril de 2009. (EFE)


La catalana Meritxell Batet, que es además una de las interlocutoras con el PSOE en la comisión bilateral, es una de las dirigentes elegidas por el PSC para sumarse a la ponencia congresual. Otros enviados por la dirección de Miquel Iceta son el eurodiputado Javi López, los diputados Manuel Cruz y Lídia Guinart, los exparlamentarios en el Congreso Francesc Vallès y Lourdes Muñoz; la responsable de Política Institucional, Eva Granados, o Jaume Collboni, teniente de alcalde de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona.

En el listado aparecen también expertos (el expresidente del CIS Fernando Vallespín, el historiador José Álvarez Junco, los politólogos Alberto Penadés, Sandra León, Rubén Ruiz-Rufino o David del Campo, la socióloga Charo Otegui, el exrector de la UNED Juan Gimeno, los juristas Mar Esquembre, Mariola Urrea, Araceli Mangas...), economistas (Mónica Melle, Francesc Trillas, Cecilia Castaño, Alain Cuenca...), referentes de la cultura (las cineastas Inés París y Josefina Molina o la actriz Mabel Lozano) o periodistas (Montserrat Boix, de TVE; Pablo Pombo, colaborador de El Confidencial; Sebastián Álvaro, creador de 'Al filo de lo imposible'; Isabel Martínez, exasesora en la Vicepresidencia del Gobierno, o Juan Zafra, director del diario digital Bez.es).

Jiménez subraya que frente al "inmovilismo" de los programas "en granito" del PP y los proyectos "líquidos" de Podemos, está la reflexión del PSOE

Destacan asimismo la vicepresidenta de Cantabria y secretaria regional, Eva Díaz Tezanos; el exsecretario de Estado para la UE Diego López Garrido; el ex director general del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales de España (ICAA) Ignasi Guardans, exeurodiputado de CiU; el portavoz socialista en el Congreso Antonio Hernando; la portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Puri Causapié; la presidenta del comisionado de Memoria Histórica del Consistorio de la capital, Paca Sauquillo; el veterano exeurodiputado Enrique Guerrero; el cofundador de CCOO y actual vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, Nicolás Sartorius, o el alcalde de Oviedo, Wenceslao López. De la gestora se incorporan a los trabajos casi todos sus miembros: Ascen Godoy, María Jesús Serrano, Ricardo Cortés, Lola Padrón, José Muñoz, Paco Ocón, Francesc Antich y Soraya Vega.

A esta abultada nómina de expertos y dirigentes se añade, subraya la dirección, "un amplio grupo de colectivos, asociaciones, 'think tanks', fundaciones y personas" que colaborarán en distintas fases de la ponencia. Jiménez subrayó, durante el encuentro informal con los periodistas, que "frente al inmovilismo de los que escriben sus programas en granito", el PP, y los "programas líquidos que representan el populismo", Podemos, "hay un partido que hace un proceso de reflexión compartida", que es el PSOE.

José Carlos Díez, Mario Jiménez y Edu Madina, tras sus declaraciones a los medios, este 3 de febrero en Ferraz. (Inma Mesa / PSOE)
José Carlos Díez, Mario Jiménez y Edu Madina, tras sus declaraciones a los medios, este 3 de febrero en Ferraz. (Inma Mesa / PSOE)


Los primeros hitos del trabajo de elaboración de la ponencia marco son casi inmediatos: el 16 y 17 de febrero Madina reunirá a los integrantes de la parte política; el 25 de este mes, convención temática sobre economía, el área que coordina José Carlos Díez, y el 25 de marzo, foro dedicado a las conclusiones del documento político. Después, el comité federal aprobará, junto con la convoctoria formal del 39º Congreso, el documento marco —al que se añadirá la reforma de los estatutos—, que se enviará a todas las agrupaciones del partido, para que envíen sus aportaciones. El capítulo político se articula en torno a tres ejes: la perspectiva internacional, que coordina Ramón Jáuregui; el diagnóstico de la España de hoy, que dirige el joven diputado por Teruel Ignacio Urquizu, y el retrato de la España 2020, a cargo de la filósofa Amelia Valcárcel y el parlamentario José Andrés Torres Mora, primer jefe de Gabinete de Zapatero en Ferraz.

Qué pasa con el ganador

Ninguno de los ex secretarios generales (ni expresidentes del Gobierno) está en el listado facilitado por el PSOE. Pero, según indicó Jiménez, podrán colaborar a lo largo de todo el proceso si así lo desean. También Pedro Sánchez.

Madina recuerda que el PSOE "tiene una cultura que es sencilla de entender": tiene "un líder que pone cara y voz al proyecto del partido"

¿Qué margen de maniobra tendrá el candidato que gane las primarias? Dado que la elección del secretario general, a finales de mayo, es previa a la remisión de las enmiendas a los documentos, el vencedor podrá proponer modificaciones al texto de la ponencia. E incluso plantearlas en el transcurso del congreso, y si se aprueban, se incorporarán al documento final. Madina subrayó que el PSOE "tiene una cultura que es sencilla de entender a poco que uno quiera entenderla": tiene "un líder que pone cara y voz al proyecto del partido".

De lo contrario, "sería una persona decidiéndolo todo y este partido no ha sido así desde su fundación", insistió. Era un aviso emboscado para Sánchez, que no podrá imponer su proyecto si no se lo valida el congreso. Eso sí, todos los militantes, también él, "van a poder opinar en todo lo que consideren oportuno", y una vez que se apruebe la ponencia definitiva, será el camino que siga el partido decidido por "el conjunto".

El proyecto que se apruebe en el cónclave del 16, 17 y 18 de junio contendrá una "guía de oposición". En ese apartado se establecerán, previo "consenso interno", cuáles son las "líneas rojas" en las que el PSOE va a ser "inflexible", y en qué políticas está dispuesto a acordar, dado que esta es una legislatura sin mayorías absolutas. El diputado vizcaíno defendió que frente a las "barricadas y los gritos de otros" (o sea, de Podemos), y el "inmovilismo" de la derecha, el PSOE quiere trabajar en el Parlamento por acuerdos que mejoren la vida de los ciudadanos. "El PSOE está dispuesto a pactar con las fuerzas con vocación de pacto. No vamos al Congreso a decir no a todo", señaló Madina, defendiendo la actual labor de oposición de su grupo, que es capaz de entenderse con la formación morada, Ciudadanos y otros partidos para frenar las medidas más lesivas del Gobierno y que a la vez puede entenderse con el PP para aprobar iniciativas como la subida del salario mínimo, la paralización de las reválidas o el comienzo del "desmontaje de la reforma laboral".

El PSOE, enfatizó, "tiene derecho a hacer este debate" para "fijar una posición de cara al futuro", de todo aquello que "considera innegociable y también de lo que considera negociable". Como ejemplo de lo primero, puso la soberanía nacional, que no es disponible para "ningún partido". En este caso, además, la dirección no piensa enmendar la propuesta de reforma constitucional en sentido federal que concretó en la 'Declaración de Granada', en julio de 2013, aunque sí se abre a enriquecerla y a precisar aspectos como la financiación de los ayuntamientos.

El diputado vasco subraya que el texto fijará qué es innegociable y qué no para el PSOE, y recuerda que no está para decir "no a todo" en el Congreso

El itinerario de la oposición no es algo extraño a la ponencia de un congreso del PSOE. La diferencia es que ahora sí está en cuestión. Patxi López entiende que a veces se queda corta respecto al PP y Pedro Sánchez, directamente, sigue abrazando el "no es no" y acusa a la gestora de un práctico entreguismo al Gobierno. Por eso la cúpula provisional ha previsto ese apartado específico en el documento marco del cónclave, para que ya no haya más dudas y no sea motivo de controversia. Si los delegados validan la estrategia actual, Sánchez, si recuperara el poder, no podría cambiarla, ya que se debería a lo aprobado en junio. Otra cosa es que planteara cambios en el texto y consiguiera el sí de los compromisarios.

Que el Gobierno pacte las medidas que pueda adoptar en Cataluña

El Gobierno de Mariano Rajoy está dispuesto a dar un paso más allá, a desplegar medidas "coercitivas", si la Generalitat de Catalunya insiste en la celebración de un referéndum de independencia. Los socialistas están de acuerdo con que se aplique la ley, pero también reclama diálogo. 

El portavoz de la gestora, Mario Jiménez, reclamó al Ejecutivo que "cualquier" medida que pueda adoptar para impedir el referéndum independentista sea "mesurada" y "contenida" y no sea "de parte", por lo que entiende que debe acordarla con la mayoría parlamentaria en el Congreso. 

"Pedimos que primero haya una reconducción hacia la sensatez en las autoridades catalanas y que después esa respuesta se comparta, se dialogue y sea fruto del debate", insistió. El dirigente andaluz alertó a la Generalitat de que no cabe nada "fuera de la ley" y lamentó los "pronunciamientos unilaterales" de los dirigentes soberanistas. 

En la misma línea, el presidente de la cúpula interina, Javier Fernández, abogó desde Asturias por que el Gobierno dé una respuesta "proporcionada al desafío que se plantea" y conocerla "antes de que sea realidad. Fernández dijo ignorar la respuesta concreta que dará Rajoy a la Generalitat. Señaló que, hasta donde conoce, esta respuesta corresponde al ámbito judicial, y admitió haber abordado ya la cuestión con el Ejecutivo, "como es normal", dado que, de no hacerlo, sería como "de otro planeta", informa Efe.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios