pueden llegar a una quincena de adeptos

La gestora teme que los sanchistas quiebren la unidad de voto del grupo socialista

La reunión de Sánchez con una decena de diputados afines dispara las alarmas ante el comportamiento imprevisible de Pedro ‘Jano’ Sánchez

Foto: Vista general de la reunión de la comisión gestora que preside Javier Fernández, el pasado 26 de enero en Ferraz. (EFE)
Vista general de la reunión de la comisión gestora que preside Javier Fernández, el pasado 26 de enero en Ferraz. (EFE)

Todo se ha vuelto a envenenar en el PSOE con el anuncio de Pedro Sánchez de que competirá de nuevo por la secretaría general, que provocó —por el contenido de su intervención en Dos Hermanas— una airada reacción de Juan Cornejo, el número dos de Susana Díaz en el partido. Las suspicacias, cuando no las descalificaciones, vuelven a dominar la ‘convivencia’ interna.

La gestora teme que los sanchistas quiebren la unidad de voto del grupo socialista

Tras el ‘golpe de los coroneles’ que el 1 de octubre tumbó al ahora ex secretario general, la presidenta andaluza creía que muerto el perro, se acabó la rabia. Pero la rabia se ha propagado y al ‘perro’ lo dejaron agonizando, sin rematarlo, y vuelve a morder. Los susanistas acertaron en el pronóstico de que los barones que lo respaldaron se irían distanciando de él, como así ha ocurrido, pero los apoyos internos con los que cuenta el ex secretario general no se limitan a las tan traídas y llevadas bases, como dice la doctrina oficial de Ferraz y del susanismo. Sánchez cuenta también con el respaldo de secretarios provinciales, alcaldes, concejales y parlamentarios.

La divulgación de la reunión que este martes mantuvo con una decena de diputados afines ha encendido las alarmas en la gestora. A esta reunión, desvelada por ‘infoLibre’, asistieron: José Luis Ábalos (Valencia), Adriana Lastra (Asturias), Sofía Hernanz (Baleares), Susana Sumelzo (Aragón), Odón Elorza (País Vasco), Rocío de Frutos (Galicia), Luz Martínez Seijo (Castilla y León) y Manuel González Ramos (Castilla-La Mancha).

Ábalos, de la dirección parlamentaria, descarta que vayan a romper la disciplina de voto, pero reconoce la política de alianzas como un elemento de división

La presencia de González Ramos, secretario provincial de Albacete —como Ábalos lo es de Valencia—, sorprendió a sus compañeros de bancada, que no lo situaban en las filas del sanchismo, aunque según fuentes de este sector “siempre ha estado con Pedro”. No llegó a tiempo Zaida Cantera (fichada como independiente por Madrid, pero ya militante) y tampoco pudo asistir la también independiente Margarita Robles (Madrid), que tenía obligaciones parlamentarias, con las que hubieran sumado 10. Pero en el grupo parlamentario se calcula que los adeptos a Sánchez pueden llegar a la quincena —más si algunos, como César Luena y Rafael Simancas, no se hubieran decantado por Patxi López—. No en vano, por su mano pasaron las últimas listas electorales.

La posibilidad de que los diputados sanchistas actúen de forma coordinada dentro del grupo parlamentario ha desatado los temores dentro de la mayoría que representa la gestora encabezada por Javier Fernández, y no solo porque se ha demostrado que Sánchez dispone de apoyos institucionales en prácticamente todo el territorio, sino porque se teme que vuelvan a romper la disciplina de voto, como ya hicieron cuando se acordó la abstención para posibilitar la investidura de Mariano Rajoy.

Uno de los ejes principales de la campaña de Sánchez es subrayar la evidencia de que el PSOE está, en estos momentos, partido en “dos almas”. Y, según destacados miembros de este sector, esta dualidad se manifiesta especialmente en la política de alianzas, no solo en el trazo grueso (la defensa de una alianza con Podemos que ahora hace Sánchez versus la preferencia por los acuerdos puntuales con el PP), sino en el día a día. Desde la investidura de Rajoy, se han sucedido las votaciones parlamentarias en las que el PSOE ha votado con el PP, al que ya ha dado apoyo para convalidar siete decretos leyes.

El ‘fichaje’ del secretario provincial de Albacete, Manuel González Ramos, sorprende a la gran mayoría de sus compañeros de escaño

Para la dirección provisional, son expresiones de la “oposición útil” con que el PSOE pretende posibilitar la gobernación y, al mismo tiempo, arrancar concesiones del Gobierno para sus bases electorales. Pero para los sanchistas son demostraciones de la “derechización” del partido a la que se oponen. Incluso Patxi López, muy crítico con la estrategia de “enfrentamiento y división” de Sánchez, ha censurado que el PSOE actúe como “analgésico” para “atemperar” las políticas de la derecha.

Se temen cualquier cosa de Pedro

De López, que acató la disciplina de voto en la investidura de Rajoy, no se espera ningún comportamiento fraccionario. Pero inquieta sobremanera lo que puedan hacer los diputados sanchistas, porque el comportamiento de Pedro ‘Jano’ es imprevisible: “Hay dos Pedros. Uno que se comporta como un ex secretario general, que sabe que no debe hacer daño a su partido, y otro que solo se guía por su ambición personal y el ansia de venganza”.

La gestora teme que los sanchistas quiebren la unidad de voto del grupo socialista

José Luis Ábalos, portavoz de su candidatura y secretario general adjunto en la dirección del grupo socialista, ve en estos temores un síntoma más de “la desorientación y nerviosismo” de quienes se reclaman mayoría en el partido. “Para nada vamos a romper la disciplina de voto, y menos estando yo en la dirección del grupo. No vamos a mezclar el debate de las primarias con la vida parlamentaria. El propio Pedro nos ha instado a tener todos los debates que haga falta en el grupo parlamentario, pero sin romper la disciplina de voto”, aseguró a este diario. Y rebaja la trascendencia de la reunión del martes al cumplimiento de un deseo largamente expresado por los 'diputados del no', que no habían tenido una reunión colectiva con Sánchez desde la investidura de Rajoy.

Pero ¿qué ocurriría si la dirección del grupo parlamentario diera su apoyo a una iniciativa como la que ha tenido el alcalde de Vigo y presidente de la Federación de Municipios, Abel Caballero, de homenajear y condecorar a Rita Barberá, lo que ha generado un profundo malestar interno? Ábalos deja la respuesta en suspenso.

Sánchez se compromete a que los acuerdos de gobierno sean refrendados por las bases

Por Juanma Romero 

Pedro Sánchez hizo este miércoles su primera parada tras el acto de Dos Hermanas, en Sevilla, en el que anunció su postulación como precandidato a las primarias. Fue en Castellón, en el espacio cultural La Bohemia, acompañado por diputados como José Luis Ábalos, Odón Elorza y Zaida Cantera. Acudieron 800 personas (más 300 fuera), según la organización, cifra que el PSPV rebaja a 300 en total. 

Allí, Sánchez, recibido al grito del "no es no" y de "¡Pedro, presidente!", anunció el primer candidato de su candidatura: incluir en los estatutos del partido la "consulta obligatoria a la militancia" de los acuerdos de gobierno. "Tal y como hicimos en 2016", recordó, cuando se sometió a refrendo de las bases el pacto con Ciudadanos. 

El ex secretario general también lanzó el decálogo de propuestas en el que quiere convertir el PSOE, que ya había avanzado vía Twitter: un PSOE "autónomo, libre de injerencias", "que sea la fuerza del cambio en España", "de izquierdas", "plural y diverso, de liderazgos compartidos", "coherente y creíble", "que sea la fuerza que vertebra España", "feminista y ecologista, federalista y laico", "donde la militancia decida", "que sea el partido de los jóvenes", y "unido". 

Sánchez volvió a defender "la alianza entre las fuerzas progresistas con el PSOE como vertebrador del cambio", frente al "camino emprendido por la gestora y quienes la apoyan, y que ha dejado al socialismo en tierra de nadie". Así que la resolución del liderazgo, adujo, no se puede resolver de otra forma que votando en primarias. "Quienes no fueron escuchados sobre la abstención al PP, los militantes, esta vez harán escuchar su voz, votando", proclamó. Sánchez podía haber convocado una consulta a las bases en lugar de un congreso exprés, y los barones críticos con él no se lo habrían podido impedir, como reiteran varios de ellos. Pero optó por la fórmula del cónclave (apuesta que le costó su caída) para sobrevivir al frente del PSOE. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios