CRISIS DE LOS SOCIALISTAS

López busca ganar la guerra de los avales a Sánchez para obligarle a pactar después

Dirigentes que sostienen al exlendakari creen que si queda por encima en ese duelo decisivo, el exlíder no tendrá más remedio que apartarse. Los sanchistas avisan: su jefe llegará hasta el final

Foto: Patxi López, en su último acto público con militantes, el pasado 27 de enero en Fuenlabrada, Madrid. (EFE)
Patxi López, en su último acto público con militantes, el pasado 27 de enero en Fuenlabrada, Madrid. (EFE)

Las primarias del PSOE se juegan a una sola ronda. Es secretario general quien gane en la competición, aunque sea por un voto. No pasan a una segunda fase los dos más votados por los militantes. Las urnas se abren una sola vez, y punto. Pero en realidad el sistema sí funciona como una doble vuelta. Porque la primera, y la que hasta ahora ha pasado más desapercibida, debido al baile de candidatos, es la de los avales. Ese es el primer pulso real entre los aspirantes, la primera prueba de fuego, la forma de evidenciar cuál es la temperatura interna del partido. El segundo tiempo es, ya sí, el día de la votación, que llegará a finales de mayo.

Así que la primera guerra psicológica que se librará en el PSOE es la de los avales. Y esa batalla se la quieren anotar Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López. Pero no solo importará quién quede primero —y ahí la presidenta de la Junta lo tendría, en principio, más sencillo, dada la engrasada maquinaria del PSOE andaluz y de las federaciones fieles—, sino quién de los dos contrincantes del flanco crítico, Sánchez y López, se sitúa por encima. Los partidarios del exlendakari confían en poder vencer y, de esta forma, hacer ver al ex secretario general que ya no es "el candidato de la militancia" —la etiqueta que él mismo se ha puesto— y que es mejor que se aparte y le ceda sus apoyos para, juntos, derrotar a Díaz el día de las primarias. Es la estrategia que barajan fuentes que apoyan a López en su carrera hacia el liderazgo del PSOE, y que confirmaron a este periódico, aunque es rebatida a continuación por los sanchistas, que insisten en que su líder no se rendirá y aguantará hasta el final, sin pactos de ningún tipo. Y menos con López, a quien consideran un "traidor" y del que creen que no representa una alternativa real a la baronesa andaluza. Los avales suelen medir las fuerzas de cada bando y suelen aproximar el resultado final. En 2014, Sánchez obtuvo el 54,04% de las rúbricas, y ganó la consulta a las bases por un 48,67%.

En el fondo, el intento de los patxistas de neutralizar la candidatura de Sánchez viene de bastante atrás. Su postulación sorpresa, el 14 de enero, apenas tres horas después de liquidado el comité federal que aprobó la fecha del 39º Congreso —17 y 18 de junio y primarias en mayo—, buscaba precisamente coger con el pie cambiado al exlíder. Un gesto que le decepcionó y le hirió primero, pero que luego le estimuló a dar el paso y oficializar su candidatura el pasado sábado en un multitudinario acto en Dos Hermanas (Sevilla). La 'alternativa López' venía guisándose desde muchas semanas antes. Los barones críticos con la gestora argumentan que nunca hubo "traición" a Sánchez porque siempre le mantuvieron al tanto de sus conversaciones —la vasca Idoia Mendia y la balear Francina Armengol fueron de las más explícitas con él a la hora de advertirle de que no lo consideraban el aspirante idóneo para rivalizar contra Díaz, por el riesgo de "fractura" del partido— y porque él nunca les dijo abiertamente que quisiera luchar para reconquistar el trono perdido de Ferraz. El último aviso se produjo días antes del 14 de enero, cuando los líderes autonómicos contrarios a Ferraz y López se reunieron para prestarle su apoyo: la apuesta por el exlendakari era ya oficial.

La primera prueba de fuego para todos los aspirantes se ventila en la recogida de firmas, porque aproxima el resultado final

Tras el anuncio de López, su equipo confiaba en que Sánchez fuera consciente de que no tenía sentido dividir un mismo espacio en dos candidaturas. Por eso le animaba a sumarse a su candidatura. Pero la maniobra no surtió efecto.

"Unir proyectos"

Las hostilidades entre López y Sánchez y sus respectivos entornos no han cesado. Pero dirigentes cualificados de ambos sectores siguen insistiendo en que no tiene lógica la competición entre ambos. De hecho, la secretaria general del PSOE-M, Sara Hernández, fiel aliada ahora del exjefe del Ejecutivo vasco, advertía el lunes de que trabajaría para "unir proyectos" con similitudes.

Pedro Sánchez, saludando a los militantes del PSOE a su llegada al acto de Dos Hermanas, el pasado sábado. (EFE)
Pedro Sánchez, saludando a los militantes del PSOE a su llegada al acto de Dos Hermanas, el pasado sábado. (EFE)


Entre los que respaldan al expresidente del Congreso creen que la oportunidad de un eventual pacto la brindará la fase de los avales. Una vez que el comité federal —su próxima reunión se prevé para primeros de abril— convoque formalmente el 39º Congreso, cerrará de manera automática el censo de militantes y detallará todo el calendario. La primera parte del proceso es la comunicación de las precandidaturas y la recogida de las firmas, para la que los aspirantes dispondrán de entre 10 y 20 días. Para pasar el corte, necesitarán las rúbricas del 5% del total de afiliados (en torno a 9.000 apoyos, ya que el censo ronda los 180.000 militantes), un umbral bajo pero que, para superarlo, requiere de una "mínima infraestructura" en toda España, según subrayan los patxistas. Y eso, remarcan, lo tienen.

Los patxistas entienden que el control de los aparatos regionales les da un plus, y advierten de que Sánchez no tiene una "mínima infraestructura"

López cuenta con el respaldo de la práctica totalidad de los barones que en su día sostuvieron a Sánchez. De forma clara, le arropan Idoia Mendia (Euskadi), Francina Armengol (Baleares), Sara Hernández (Madrid), César Luena (La Rioja) y Rafa González Tovar (Murcia), y de modo menos explícito Luis Tudanca (Castilla y León). Todos ellos son jefes de federaciones medianas y pequeñas. Algunas muy cohesionadas, como el PSE o La Rioja, pero otras mucho más fracturadas, como Castilla y León o Madrid. Ese control de los aparatos regionales, y también de cuadros medios, advierten los defensores del exlendakari, es un plus en esta carrera. Y más en la batalla de los avales, en la que los militantes dejan constancia pública de su apoyo a uno de los aspirantes.

En el entorno de López se muestran convencidos de que, gracias a esa tutela de los aparatos, será más fácil imponerse a Sánchez, hasta el punto de que algunos dirigentes dudan de que el exlíder sea capaz de recabar las firmas necesarias, al haberse quedado desprovisto del aval de los principales referentes orgánicos. Es más, creen que el 'efecto Sánchez' se irá "desinflando" con el paso de las semanas —"Será como la Coca-Cola. Mucha burbuja al principio y luego nada, y esto es una campaña muy larga", sentencia uno de los fontaneros de la candidatura— y no le bastará la estructura que le proporcionan las plataformas críticas con la gestora. Si se cumplen sus cálculos, un Sánchez más debilitado tras la guerra de los avales, se verá obligado a "reconsiderar" sus opciones. "Es evidente que si le conseguimos sacar de la carrera, mejor que mejor", advierte esta última fuente.

López busca ganar la guerra de los avales a Sánchez para obligarle a pactar después

La ola de "ilusión"

Pero todos saben que el ex secretario general no es un dirigente predecible. Sánchez se crece ante la adversidad, y ha dado sobradas muestras de ello en su corto mandato y aun después. Por eso entre los patxistas hay quienes que creen que la "pauta razonable de conducta" es que Sánchez, si se ve humillado en la disputa de los avales, ceda su capital a López. Pero otros vislumbran que ni en ese escenario habrá capitulación.

¿Y si el expresidente del Congreso es adelantado por su rival? Algunos de los suyos no contemplan directamente esa opción, otros entienden que debiera apartarse. Pero en su entorno más próximo insisten en que seguirá su camino "hasta el final", pase lo que pase.

Los sanchistas ven "en tierra de nadie" a López, y contraponen la falta de apoyo orgánico a la red de respaldos crecientes entre la militancia

Los capitanes sanchistas, por su parte, niegan toda posibilidad de pacto. Ocurra lo que ocurra. Ven a su líder muy seguro de sí mismo y, de hecho, ayer martes él mismo trasladó a los 'diputados del no' en una reunión que llegaría hasta el final. Los fieles al exsecretario se agarran a la elevada concurrencia de los tres únicos actos protagonizados por él desde su salida del Congreso, el mayor el de Sevilla —este miércoles estará en Castellón por la tarde—, al ambiente de "ilusión" y movilización que se respira en su militancia. Están seguros de que esa ola irá a más, y que les será fácil cabalgar en ella con un clima polarizado entre su alternativa y la de Díaz, dejando así fuera de foco, "en tierra de nadie", a López. En el equipo de Sánchez, encabezado por los diputados José Luis Ábalos (secretario provincial de Valencia, su principal bastión orgánico) y Adriana Lastra, no albergan dudas de que los afiliados quieren "alternativas claras", y no vías que entienden confusas y que, a la postre, podrían "converger" con Díaz. No cabe el "buenismo", arguyen.

José Luis Ábalos, Quico Toscano y Adriana Lastra, tres de los pilares de la candidatura de Sánchez, el pasado 27 de diciembre en Madrid. (EFE)
José Luis Ábalos, Quico Toscano y Adriana Lastra, tres de los pilares de la candidatura de Sánchez, el pasado 27 de diciembre en Madrid. (EFE)


La deserción de los barones críticos es una realidad que los sanchistas, sin embargo, creen posible contrapesar. Ellos también remarcan que cuentan con la ayuda de los cuadros intermedios, y que ellos serán fundamentales para captar avales, además de los "miles de voluntarios" que ya se han apuntado para echar una mano en la parte logística. La 'guardia de corps' del ex secretario general interpreta que las últimas convulsiones sufridas por el PSOE han hecho que el poder de prescripción de los mandos se haya reducido, así que los patrones de conducta vistos en anteriores procesos congresuales no sirven para hoy.

Los pronósticos susanistas

Los partidarios de Sánchez dudan de que López aguante el tirón y advierten de que la oferta de pacto, "que es su estrategia desde el primer día", es una "muestra de debilidad". "Si uno se considera muy seguro de sus opciones es que no lo tiene tan claro", advierte un diputado de su cuerda. Los sanchistas se han hartado de decir que el suyo es un proyecto "ganador" y netamente diferenciado del que encarna Díaz. El de López, en palabras del parlamentario guipuzcoano Odón Elorza, es una "copia algo borrosa" del de Sánchez, así que "es mejor quedarse con el original".

En el bando de Díaz se anticipa que ella ganará en avales y votos a sus rivales, y no desdeñan el poder movilizador del ex secretario general

Mientras las cuitas siguen en el flanco crítico, en el bando susanista no todos tienen el mismo pronóstico. Partiendo de la base de que creen que la presidenta se impondrá en avales y votos, hay quienes creen que el exlendakari puede convencer más y quienes anticipan que le ganará Sánchez, pese a no disponer de aparatos al uso, aunque sí de "redes paralelas". Otros estiman que ambos quedarán "muy igualados". Pero no prevén pacto entre los dos, por el enfrentamiento al que han llegado ellos y sus equipos.

López busca ganar la guerra de los avales a Sánchez para obligarle a pactar después

En algo coinciden todos los sectores: esta guerra será muy larga y tal vez devastadora. Y hasta mayo quedan aún cuatro meses. Demasiados como para saber cómo acabará una contienda turbia en la que nadie ha sacado toda la artillería y en la que cualquier error puede ser fatal.

Sánchez se reúne con los 'diputados del no' cerca del Congreso

Pedro Sánchez reanudará sus encuentros con militantes este miércoles, en Castellón. Pero ayer martes mantuvo otra breve reunión con diputados afines en un bar del barrio del centro de Madrid. En ella participaron la balear Sofía Hernanz, la castellanoleonesa Luz Martínez Seijo, el vasco Odón Elorza, la aragonesa Susana Sumelzo, la gallega Rocío de Frutos -todos ellos votaron no en la investidura de Mariano Rajoy-, la asturiana Adriana Lastra y los secretarios provinciales de Valencia, José Luis Ábalos, y Albacete, Manuel González Ramos. Los parlamentarios, ya sin Sánchez, comieron juntos posteriormente en un restaurante. A la cita con el exlíder no pudieron acercarse, por sus compromisos en el Congreso, ni la comandante en retiro Zaida Cantera -ya afiliada al PSOE-, ni la independiente Margarita Robles

En la reunión, adelantada por 'infoLibre', el ex secretario general les mostró su disposición de llegar hasta el final de la carrera y les trasladó la consigna de "tranquilidad" y de no responder a las descalificaciones del contrario. La cita se debía a un compromiso contraído desde hace meses por Sánchez con los 'diputados del no'. Ellos se habían quejado de falta de comunicación con el exlíder, y este no les correspondió porque había preferido un cierto aislamiento. Pero tras tomar la decisión de presentarse y anunciarlo públicamente, sintió que debía 'pagar' su deuda con los parlamentarios fieles. Según indicaron varios de ellos a este periódico, no hay pretensión alguna de romper la disciplina de voto del grupo ni de marcar una posición diferenciada. Ábalos y Lastra son los que, como se decidió la semana pasada, se encargarán de la parte logística de la campaña.

Los diputados sanchistas celebraron el paso adelante de su líder. Entretanto, Patxi López, en una entrevista en 'Los Desayunos de TVE', llamó a su partido a "dejar atrás el 'no es no'" y los "enfrentamientos fratricidas". Si el 39º Congreso termina siendo "un debate entre patxistas, susanistas y sanchistas será un desastre", advirtió, reconociendo además que le "duele que haya gente" que le acuse de "traición" a Sánchez. Fuentes muy próximas al candidato comentaban con desagrado que el modelo que presentó el ex secretario general en Sevilla es de "fractura", sin mostrar "ningún proyecto". 

Eduardo Madina, coordinador de la ponencia política del cónclave, se sumó este martes en la Ser a quienes consideran que hay que imponer el respeto y la calma entre los aspirantes, emulando la pauta de comportamiento de las primarias de 2014, en las que él compitió con Sánchez y José Antonio Pérez Tapias

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios