Es noticia
Menú
El negocio del deporte en TV: 1.775M en España por el que pugnan Telefónica y Dazn
  1. Empresas
cada vez más plataformas

El negocio del deporte en TV: 1.775M en España por el que pugnan Telefónica y Dazn

Los operadores tratan de recuperar la inversión a través de la publicidad o con acuerdos de sublicencia. El mapa es hoy muy distinto tras la llegada de OTT como Dazn

Foto: Semifinal de la Eurocopa 2020 entre España e Italia. (EFE/Kiko Huesca)
Semifinal de la Eurocopa 2020 entre España e Italia. (EFE/Kiko Huesca)

Esta semana finalizará el concurso abierto por Mediapro para presentar ofertas para emitir en abierto el Mundial de Qatar 2022. Será el evento deportivo más atractivo del año, más aún con los datos de audiencia en la mano: la Euro 2020 emitida en Telecinco copó las quince emisiones con mayor cuota de pantalla el año pasado, posible reclamo para que las ofertas tiendan al alza en el Mundial. Solo contando las grandes competiciones nacionales e internacionales, la factura audiovisual en España ya supera los 1.775 millones de euros anuales. Y Movistar+ se come una buena parte del pastel, en el que Dazn quiere una porción cada vez más grande y Mediaset hace tiempo que golea a RTVE por aquello que obligatoriamente debe ir al abierto.

La realidad es que el dinero que las telecos y nuevas plataformas OTT están dispuestas a pagar por los derechos audiovisuales parece haber tocado techo en los últimos años. Javier Tebas, presidente de LaLiga, ya avisó antes de lanzar el nuevo concurso -cerrado con una subida del 1%- que se conformaría “con crecer un 2%”. Finalmente serán diez millones más de lo acordado con Telefónica para el anterior ciclo, hasta 990 millones por temporada desde 2022-2023 hasta 2026-2027.

Aún se desconoce en cuánto podrían cifrarse los derechos audiovisuales del Mundial. En los últimos años Mediaset ha desembolsado entre 30 millones y 40 millones de euros por emitir tanto la cita mundialista como la Eurocopa, respectivamente. Esto sitúa al evento en el segundo rango de emisiones deportivas más caras, solo por detrás de LaLiga y la Champions League.

Foto: Cámara, en un estadio de fútbol. (EFE)

El pódium lo cierran los Juegos Olímpicos, por los que RTVE pagó cerca de 60 millones de euros a Eurosport para emitir en torno a 8.000 horas de competición. La necesidad de Dazn de consolidarse en España provocó el primer terremoto en el mapa audiovisual deportivo, con un pago de 55 millones de euros a MotoGP para dar el salto desde Movistar. Es una cuantía similar a la que cerró con la Fórmula 1 con la renovación hasta 2023, ahora también en manos de Dazn tras el pacto entre ambas plataformas para integrar sus contenidos.

Hace ya un año desde que la OTT y Movistar+ anunciaran su acuerdo de integración, algo que los aficionados esperan que se reedite con el fútbol a partir de 2022-2023, en el que cada compañía tendrá cinco partidos por jornada. Lo que entonces supuso toda una revolución, no fue sino la primera piedra de toque en la estrategia de ambos grupos. La tele de Telefónica ha trabajado en los últimos meses en convertir su plataforma en un catalizador para otras OTT, integrando servicios como LaLigaSportsTV y convirtiéndose en la casa de gran parte del deporte español.

Foto:

Dazn, por su parte, también inició acuerdos de integración en la televisión lineal u otros grandes operadores en países como Japón, Alemania o Estados Unidos a la par que preparaba su plataforma global. De hecho, se empieza a preparar lo que podría ser su segunda subida de precio tras hacerse con el paquete de LaLiga y dar gas a su línea de contenidos propios: en Alemania y Japón su precio es el doble que en 2021. Y no es para menos, pues a partir del próximo curso se ha comprometido a pagar 470 millones por el fútbol español cada año.

Durante estos últimos años el espectador ha convivido con cada vez más plataformas (y pagos mensuales) para poder ver el deporte. Movistar concentra el 45% de los suscriptores a televisión de pago en España, que hasta el segundo trimestre de 2021 se situaban en 8,3 millones de abonados, según los últimos datos disponibles de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Foto: Ibai Llanos fue el organizador de la velada. (YouTube)

El alza es reseñable en los últimos cuatro años, ya que en 2018 los abonados apenas eran 4,1 millones. Sin embargo, ese crecimiento no se ha trasladado al fútbol, que se ubica en los paquetes premium más caros. El número de clientes que pagan por LaLiga en Movistar ha caído de 3,7 millones de personas a apenas 2,4 millones en 2020, pues supone un desembolso mensual que, de media, supera los 150 euros.

En el caso de Orange, que cada temporada alcanza un acuerdo con Movistar para tener la licencia de los derechos, el retorno es mayor. Hasta un 75% de sus 674.000 clientes lo tenían contratado. Es una de las causas que explica que LaLiga fuera la única del Big-5 que perdiera audiencia en su mercado doméstico en 2019-2020 y la necesidad de introducir cambios en el próximo ciclo audiovisual, pero sin asumir excesivos riesgos.

En 2021 el deporte rey copó 22 de las 25 emisiones más vistas en televisión lineal gracias a la Euro 2020

El fútbol, sin embargo, sigue demostrando su poderío audiovisual cada vez que se emite en abierto. Es la principal palanca para que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) logre vender la Copa del Rey por 26,7 millones de euros anuales y para que Mediapro trate de elevar el precio del Mundial. En 2021 el deporte rey copó 22 de las 25 emisiones más vistas en televisión lineal gracias a la Euro 2020, según datos de Kantar.

La Euro 2020 copó las quince principales emisiones del año, donde destacó el partido entre España e Italia, que reunió a 14,17 millones de espectadores y dejó un 73% de share. En el resto de emisiones se encuentran otras como la clasificación al Mundial, la Uefa Nations League o la Copa del Rey. GOL, de hecho, volvió a reinar como el canal temático más visto.

Foto: Álvaro Morata se lamenta tras fallar una ocasión. (EFE)

¿En qué posición deja este monopolio al resto de deportes? Realmente, en una encrucijada en la que a menudo se apuesta por el tratamiento premium a costa de la audiencia, o la renuncia a los ingresos audiovisuales a cambio de ganar visibilidad. La Euroliga, como Premier League y MotoGP, aprovechó la irrupción de Dazn para lograr un contrato de 15 millones anuales, y solo la ATP y la NBA se acercan a los 10 millones al año con Movistar.

El acuerdo con la ACB se estima en torno a ocho millones anuales y también incluyen a Movistar como patrocinador principal. Es decir, no únicamente la venta de derechos audiovisuales. Por debajo, PGA Tour y European Tour (5 millones), El Tour (4 millones), y otras ligas de fútbol como Primera Femenina, Bundesliga y Serie A, todas en cuantías similares.

Para las ligas domésticas son los clubes los que cargan el gasto, ayudados en algunos casos por las federaciones

Clubes de ligas como la LEB Oro, Liga Femenina Endesa y otras ligas, incluso, lamentan que no solo no perciben ingresos audiovisuales, sino que en muchos casos incluso es un gasto añadido. RTVE, que desembolsa 2,6 millones anuales por La Vuelta, concentra la inversión en eventos como el Mundial de balonmano femenino, la Euro del masculino, ATP y otras competiciones internacionales.

Para las ligas domésticas, no cubre los gastos de producción y solo ofrece la señal y visibilidad. Es decir, son los clubes los que cargan el gasto, ayudados en algunos casos por las federaciones. Solo Asobal y LNFS han logrado repartir entre 700.000 y 1,3 millones por televisión entre los clubes, mientras que el resto se apoya en operadores locales para tratar de financiar el coste y ganar exposición regional, clave para activar una cartera de patrocinadores que, en su mayoría, buscan activaciones y visibilidad local y que, al pasar a una OTT, perderían relevancia.

Por el momento, son las ligas amateur las que esperan a seguir encontrando el resquicio que deja el fútbol, sea en abierto o en la televisión de pago. En positivo está la tendencia del mercado a agregar contenidos, que debería beneficiar a este tipo de competiciones con una plataforma que integre una mayor oferta y permita revalorizar sus derechos de forma conjunta, aun a costa de renunciar a la exposición en abierto.

Esta semana finalizará el concurso abierto por Mediapro para presentar ofertas para emitir en abierto el Mundial de Qatar 2022. Será el evento deportivo más atractivo del año, más aún con los datos de audiencia en la mano: la Euro 2020 emitida en Telecinco copó las quince emisiones con mayor cuota de pantalla el año pasado, posible reclamo para que las ofertas tiendan al alza en el Mundial. Solo contando las grandes competiciones nacionales e internacionales, la factura audiovisual en España ya supera los 1.775 millones de euros anuales. Y Movistar+ se come una buena parte del pastel, en el que Dazn quiere una porción cada vez más grande y Mediaset hace tiempo que golea a RTVE por aquello que obligatoriamente debe ir al abierto.

Cotizalia Sports Mediapro Mundial de Qatar 2022 Javier Tebas
El redactor recomienda