Guerra de guerrillas: así queda el caso de BBVA y Villarejo en su recta final
  1. Empresas
LEVANTAMIENTO DEL SECRETO

Guerra de guerrillas: así queda el caso de BBVA y Villarejo en su recta final

FG, Béjar y BBVA dan versiones contradictorias ante la Audiencia y dejan un terreno complejo a la espera de las versiones de otros señalados como Cano, Arbizu y Corrochano

placeholder Foto: El caso BBVA-Villarejo entra en su fase final
El caso BBVA-Villarejo entra en su fase final

La última semana ha dejado una avalancha de información sobre el caso BBVA-Villarejo en los medios. El levantamiento del secreto de sumario ha provocado que, en apenas días, se aireen 13 años de presuntas malas prácticas en la segunda entidad del país, y 14 meses de investigación judicial, hasta ahora censurada. Una de las principales conclusiones es que los afectados tienen versiones muy alejadas y contradictorias, una situación que amenaza con dejarlos en posición de desventaja frente a la Fiscalía y otras acusaciones.

Así se ha plasmado en las declaraciones de imputados hechas públicas en los últimos días. Cada uno tiene su versión de los hechos y su estrategia. Y algunas pasan por encima del resto de investigados.

El caso más conocido es el del exdirector de Riesgos, Antonio Béjar, que tras ser señalado por la investigación interna del BBVA —conducida por Garrigues— decidió colaborar con el juzgado. Y en este camino disparó con fuerza contra el expresidente, Francisco González (FG), y el exdirector de los Servicios Jurídicos, Eduardo Arbizu. Son, para Béjar, los únicos que pudieron permitir que se saltaran los controles de cumplimiento del banco durante 13 años, con unas contrataciones de Cenyt (Villarejo) que no pasaron por la unidad de compras ni homologación.

Foto: Antonio Béjar, expresidente de Distrito Castellana Norte. (EFE)

El también expresidente de Distrito Castellana Norte (DCN) destacó además otros nombres involucrados en mayor o menor medida con Cenyt como el ex-CEO, Ángel Cano; el exdirector de Riesgos, Manuel Castro; el asesor del presidente, Juan Asúa; el exdirector de Jurídico en España, José Manuel García Crespo; Arbizu; y el exdirector de Contabilidad, Ricardo Gómez Barredo, entre otros. Todos están imputados en la causa. Y, además, implicó con su declaración al banco, también investigado, al exponer que los servicios de cumplimiento y auditoría tuvieron que fallar intencionadamente.

Este camino es de ida y vuelta. Ya que la entidad financiera, en su declaración como investigada que realizó el directivo Adolfo Fraguas, señaló a Béjar como uno de los directivos que se saltó los controles bien diseñados del banco. Este matiz es importante, ya que si las 'murallas' eran buenas y se esquivaron, la entidad no debe ser condenada, y viceversa.

placeholder El ex presidente del BBVA, Francisco González a su llegada a la Audiencia Nacional en Madrid (Efe)
El ex presidente del BBVA, Francisco González a su llegada a la Audiencia Nacional en Madrid (Efe)

Junto a Béjar, BBVA perjudicó con su declaración a Cano, por supuestamente autorizar la contratación, y Corrochano, como interlocutor de la agencia de Villarejo en la entidad. Mientras, Fraguas 'salvó' a Castro, Arbizu y Asúa, ya que la "violación de los procedimientos" pudo tener lugar "a sus espaldas". Aun así, reconoció que pudo haber fallos —"no de legalidad"— por parte de Arbizu, Castro e Ignacio Pérez Caballero (Riesgos) en la fase previa de contratación de Cenyt.

Fraguas también lanzó mensajes que plasman el alejamiento con FG, al apuntar que el banco usó a Villarejo en beneficio exclusivamente suyo. Pero lo hizo sin señalarle directamente en nada vinculado con Cenyt, más allá de que pidiera que se contratara a detectives en 2004 y que recomendara en 2009 que Béjar dejara a Kroll y se pusiera en manos de Corrochano.

Foto: Imagen: EC.

La estrategia de momento más defensiva es la de González. Más allá de algún dardo contra BBVA y su actual presidente, Carlos Torres, el banquero gallego defendió la legalidad de todo lo que se investiga. Lo hizo bajo la tesis de que se contrató a una agencia de la que no había ninguna pista de irregularidades ni de nexo con un comisario de Policía. Y de su Doctrina FG, que sorprendió a juez y fiscales.

Incluso en el caso de que fuera ilícito lo que hizo el banco, el expresidente puso un muro ante sí al descargar la potencial responsabilidad en Corrochano y Béjar, como nexos con Cenyt, y Cano y José Ignacio Goirigolzarri, ex-CEO y presidente Bankia, como cadena de mano intermedia.

Los más expuestos

De esta forma, los más expuestos hasta el momento en las pocas declaraciones que ha habido en el caso son Béjar y Corrochano. También se repite mucho el nombre de Cano, a pesar de que no tuvo contacto con Cenyt ni figura en ninguna reunión o correo electrónico de la investigación. De los tres, el único que ha declarado ante el juez es el primero, manifestando que estas prácticas tenían lugar antes de que él llegara al puesto de jefe de Riesgos en España y que siguieron cuando salió. Y remarcó que si los controles no funcionaron solo pudo ser porque los desactivara el presidente. Habrá que esperar a otras posibles declaraciones, que, salvo cambio de la Fiscalía, tendrán que ser voluntarias.

Esta es la foto de esta partida de ajedrez en la que acaba de encenderse la luz. Pero todavía hay muchas fichas que pueden moverse y cambiar la jugada por completo.

Noticias del BBVA Francisco González Ángel Cano Comisario Villarejo Garrigues Carlos Torres
El redactor recomienda