INFORME 'FORENSIC'

BBVA ultima un informe autoexculpatorio por la crisis FG-Villarejo

La entidad y sus asesores —Garrigues, Uría & Menéndez y PwC— ya han hecho un avance del resultado ante los fiscales y el juez. Torres lo quiere antes de la presentación de resultados

Foto: El expresidente de BBVA Francisco González, tras declarar en la Audiencia en el caso Bankia. (EFE)
El expresidente de BBVA Francisco González, tras declarar en la Audiencia en el caso Bankia. (EFE)

BBVA ya tiene casi lista la investigación interna sobre las escuchas ilegales de Villarejo para el banco durante la presidencia de Francisco González (FG). Fuentes próximas a la entidad consultadas por este medio señalan que su finalización es cuestión de días, que parte de las conclusiones ya se han compartido con la Fiscalía y el juez, y que el objetivo es tenerlo todo atado antes de los resultados del primer semestre, el próximo 31 de julio. Desde el grupo financiero, no hicieron comentarios.

Las mismas fuentes añaden que gran parte del análisis gira en torno a la posible responsabilidad penal de BBVA, que se rechaza por parte del equipo de 150 expertos liderados por Helena Prieto, socia de Garrigues y una de las manos derechas de Eduardo Torres-Dulce tanto en la Fiscalía como en el bufete. Junto a Garrigues, trabajan expertos de Uría & Menéndez y PwC.

La clave del caso para el banco está en si se contrató a Cenyt conforme a los protocolos internos, quién lo ordenó y si se supo en algún momento que la empresa de Villarejo recurrió a escuchas ilegales para hacer su trabajo. La sociedad del comisario percibió en torno a 10 millones por trabajos para BBVA entre 2004 y 2018, para encargos tan diversos como parar el intento de asalto de Sacyr y la campaña de Ausbanc en su contra, entre otros.

El hecho de que se contratara durante tantos años a Villarejo puede hacer que presuntos delitos como cohecho y administración desleal no estén prescritos. De ahí la importancia para el banco de que quede clara su nula responsabilidad en la investigación y de que haya un chivo expiatorio.

Chivo expiatorio

En este sentido, el nombre en boca de todos es el de Julio Corrochano, exjefe de seguridad del banco. Este exejecutivo fue el encargado último de contratar a la empresa de Villarejo, y podría ser usado como 'cabeza de turco' en la investigación. Fuentes próximas a la misma dudan que la Fiscalía se vaya a conformar con esta versión y recuerdan que Corrochano tenía responsables por encima, y nunca hubiera tomado decisiones de este calado por su cuenta y riesgo. Uno de los datos que refuerzan esta versión es que el exjefe de seguridad sería uno de los pocos protagonistas que habrían descartado reunirse con la Fiscalía durante el comienzo de las investigaciones.

La fase final del informe llega tras casi un año desde que se iniciaron las investigaciones internas en BBVA. Inicialmente, las puso en marcha Garrigues ante las primeras informaciones que apuntaban a una contratación de Villarejo durante 2004 y 2005, sin resultados concluyentes.

Fue a raíz de las informaciones de El Confidencial y 'Moncloa.com' destapando las escuchas ilegales cuando BBVA decidió ampliar la investigación con el asesoramiento de Uría y el análisis de todos sus correos por parte de PwC, bajo la dirección de Helena Prieto.

Para el nuevo presidente de BBVA, Carlos Torres, solventar este capítulo con credibilidad es clave. El BCE da mucha importancia a estas cuestiones reputacionales y lleva desde principios de año presionando para que este ejercicio acabe cuanto antes.

Presión del mercado

La entidad también está en el foco del mercado por la crisis FG-Villarejo. Aunque la cotización no se ha visto resentida, el banco se ha visto obligado a reconocer los riesgos de este caso ante la CNMV y la SEC, y fuentes financieras señalan que hubo presión de accionistas extranjeros detrás de la decisión de FG de renunciar a su presidencia de honor antes de la junta. De ahí que el grupo no quisiera exponerse a seguir con la investigación a medias en los próximos resultados semestrales.

Otra cosa es cómo comunicará el cierre de la investigación, ya que hay un proceso judicial abierto con secreto de sumario. El proceso está algo parado por la falta de recursos de la Fiscalía, más centrada en otras piezas del caso Villarejo. Aun así, BBVA no se puede arriesgar a un nuevo golpe mediático o judicial por este caso, bajo los focos del BCE y los mercados.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios