caso villarejo

Patata caliente para BBVA: Béjar vuelve al banco tras su cese fulminante de DCN

El expresidente de la promotora de Operación Chamartín pedirá su reincorporación al banco, como permite su contrato. Oficialmente, todavía no le han comunicado su cese en DCN

Foto: Sede de BBVA en Madrid.
Sede de BBVA en Madrid.

Por sorpresa y con nocturnidad. Así fue como BBVA convocó el pasado viernes, a última hora, una junta general de accionistas de Distrito Castellana Norte (DCN), la promotora de Operación Chamartín, con el único objetivo de cesar al presidente de la compañía, Antonio Béjar, a la sazón uno de los ocho directivos del banco imputados por el caso Villarejo.

Rápidamente, empezaron a circular todo tipo de teorías sobre cuáles fueron las razones que habrían llevado al banco a tomar esta decisión, ya que hace tres semanas, cuando se conoció la imputación de Béjar, la entidad le dio un voto de confianza y le dejó seguir al frente de la promotora.

Tres teorías han sonado con fuerza. La decisión de Béjar de colaborar con la Justicia, como demostró con su declaración del pasado viernes, y que continuará hoy; la opción de que la entidad le esté usando como cabeza de turco, e, incluso, el deseo de construir un cordón sanitario en torno a DCN para evitar que afecte a la aprobación de Operación Chamartín, prevista para el pleno de este lunes.

Esta misma semana empezará a vislumbrarse si alguna de las tres teorías es correcta, ya que BBVA se enfrenta ahora a tener que readmitir a Béjar como directivo del banco y el modo en que la entidad decida afrontar este asunto puede ir arrojando luz.

Según explican fuentes conocedoras, el ejecutivo tiene un contrato de trabajo con la entidad, que quedaba suspendido mientras ejerciera su labor al frente de DCN, pero, a partir del día en que dejara de ser oficialmente presidente de la promotora, se reactivaba y, por tanto, Béjar volvía a ser directivo de BBVA, algo que en el entorno del directivo dan por hecho que pedirá.

Desde el banco, tras la publicación de esta noticia por parte de este medio, han reconocido que "el contrato de Antonio Béjar le faculta para reanudar su relación laboral con BBVA", y han añadido que la entidad "en aplicación de sus políticas y procedimientos laborales, está valorando la situación".

Manuela Carmena, Íñigo de la Serna y  Antonio Béjar, durante la presentación del proyecto urbanístico Madrid, Nuevo Norte, en una imagen de archivo. (EFE)
Manuela Carmena, Íñigo de la Serna y Antonio Béjar, durante la presentación del proyecto urbanístico Madrid, Nuevo Norte, en una imagen de archivo. (EFE)

Se trata de una auténtica patata caliente para BBVA, ya que si echa a Béjar, podría estar dando a entender que es culpable, cuando la investigación todavía está abierta; y si lo respalda, su postura contrastaría con la drástica decisión que tomó el viernes pasado de cesarle en DCN, cuando hacía ya tres semanas que se conocía su imputación.

Varias fuentes consultadas aseguran que a Béjar no se le ha comunicado oficialmente su destitución y que se habría enterado por la prensa, pero que sí se han bloqueado todas sus claves de acceso a los sistemas de DCN.

El cese de Béjar, la fianza de medio millón de euros que ha pedido la Fiscalía para él como cautelar y su ofrecimiento para colaborar con Anticorrupción llegan en un momento clave de la causa. Tras la imputación de ocho exdirectivos y del abogado de Villarejo, Rafael Redondo, la Fiscalía pidió la semana pasada que se señale como investigado a BBVA y estrecha el cerco para hacerlo cuanto antes con el expresidente del banco Francisco González.

Estrategia de la Fiscalía

Fuentes próximas al Ministerio Fiscal señalan que la estrategia pasa por reunir el máximo número de pruebas posible para tener 'atada' la imputación de FG. Y aquí, las declaraciones de Béjar, tanto la del pasado viernes como las previstas para esta semana, podrían ser clave para aclarar cómo y quiénes ordenaron contratar los servicios de Cenyt y quiénes sabían que esta empresa era propiedad del comisario Villarejo.

La hoja de ruta preparada por los fiscales es volver a citar a los nueve imputados que no declararon ante el juez Manuel García Castellón presumiblemente en septiembre, en caso de que ya se haya levantado el secreto de sumario, como se espera.

El presidente de BBVA, Carlos Torres. EFE Emilio Naranjo
El presidente de BBVA, Carlos Torres. EFE Emilio Naranjo

Los investigados son, además de Béjar, el exCEO Ángel Cano; el exdirector de Seguridad Julio Corrochano; su sucesora, Inés Díaz Ochagavía; el exdirectivo Ricardo Gómez Barredo; el director de Red, Ignacio Pérez Caballero; el interventor Javier Malagón Navas; el ejecutivo de Seguridad Nazario Campo Campuzano, y Redondo.

Los exdirectivos de BBVA —algunos siguen en el banco— se negaron a testificar hace algunas semanas por estar la causa secreta y no conocer los detalles de los que se les acusa. Esta medida de la Fiscalía se vio en el caso como una manera de presionarles y de que alguno tire de la manta y lanzar un mensaje para el banco, para que endurezca su informe forénsic.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios