elaboró el manual de autoprotección del banco

BBVA confió a Villarejo la seguridad de sus directivos un mes antes de su detención

La entidad financiera pagó al comisario por una guía de seguridad para todos sus altos cargos solo un mes antes de que fuera arrestado por Asuntos Internos en la operación Tándem

Foto: La sede del banco BBVA. (iStock)
La sede del banco BBVA. (iStock)

La relación de BBVA con el comisario Villarejo se prolongó casi hasta el día de su detención e incluyó materias tan sensibles como la seguridad de los directivos del banco. BBVA confió al presunto cerebro de la operación Tándem la confección de un manual con las medidas de autoprotección que debían adoptar todos sus altos cargos en España y en sus filiales en el extranjero para tratar de garantizar su integridad personal. Villarejo envió su propuesta definitiva a la entidad el 25 de septiembre de 2017, solo cinco semanas antes de que fuera arrestado por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional.

El documento, que se titula 'Manual de Autoprotección' e incorpora el logo de BBVA, demostraría que el expresidente Francisco González (2000-2018) no fue el único que se benefició de los servicios del comisario, como trata de alegar ahora la nueva dirección del banco. Además, el trabajo, al que ha tenido acceso El Confidencial, habría sido abonado con dinero del banco en el marco de un acuerdo de colaboración suscrito con Villarejo en junio de 2016 por el que las empresas de este último se comprometían a elaborar informes periódicos de riesgo sobre los países en los que tenía intereses la cuarta compañía más importante del Ibex 35 por capitalización.

A cambio de esos informes de inteligencia, BBVA pagó al policía 60.500 euros mensuales hasta el otoño de 2017. Como ya reveló este diario, solo en el periodo 2010-2017, BBVA abonó a Villarejo un total de 6,1 millones de euros. La Fiscalía Anticorrupción solicitó este miércoles al instructor del caso Tándem que impute al banco en la pieza separada que se centra en sus vínculos comerciales con el funcionario ya jubilado. Ocho altos cargos de la entidad ya se encuentran imputados, entre ellos, el exconsejero delegado Ángel Cano y el exjefe de Seguridad Mundial del banco Julio Corrochano.

A lo largo de 31 páginas, el manual expone una exhaustiva lista de "recomendaciones" de seguridad para los directivos del banco, sobre todo, para los expatriados en zonas de alto riesgo. Abarca desde el momento de la llegada al aeropuerto al proceso de 'check-in' en el hotel, pasando por las salidas nocturnas y los desplazamientos a pie.

Sobre la llegada al país, por ejemplo, recomienda recoger el equipaje con calma para poder observar el "perfil de las personas" que se encuentran alrededor e incluso fotografiarlas con el móvil. "El aeropuerto suele ser un lugar donde las organizaciones del crimen organizado tienen desplegados a individuos que realizan tareas de señaladores e informan de posibles objetivos de interés", advierte el informe. Tras llegar al hotel, aconseja entonces mirar una vez más alrededor y "visualizar las imágenes que captamos en la recogida del equipaje para comprobar que no estamos sometidos a vigilancia".

El informe aconseja también sacar dinero en un cajero junto a una persona de confianza para "realizar acciones de observación" y "buscar a individuos que estén realizando tareas de vigilancia tanto a pie como en el interior de vehículos". "En estos países se dan a menudo los secuestros exprés -también llamados 'paseos millonarios'- que consisten en trasladar a la víctima por una serie de cajeros automáticos para obligarle a sacar dinero. EI problema no es tanto el robo sino, dependiendo de la banda criminal, que el final del paseo pueda ser la ejecución de la víctima", advierte el documento que elaboró el comisario, que se encuentra en prisión provisional en el centro penitenciario de Estremera desde hace casi dos años.


El manual también alerta del peligro de ser abordado por "falsos policías", de ser envenenado en zonas nocturnas con "escopolamina o burundanga como medio delictivo con el objetivo de anular la voluntad de la víctima" y de subir a medios de transporte improvisados. A los empleados que residen largas temporadas en el extranjero les aconseja que ni siquiera se fíen de los equipos de seguridad del propio banco, pues en ocasiones "realizan tareas de vigilancia y contravigilancia encubierta sobre los domicilios y desplazamientos de sus trabajadores", y que controlen qué personas forman parte del servicio del hogar. "Es fundamental que tengamos certeza de que el enemigo no está en casa", destaca. Por último, plantea la importancia de evitar "las rutinas de los horarios y los lugares" y de "variar frecuentemente la ruta" al ir en coche.

Según ha podido saber El Confidencial, el documento llegó a BBVA a finales de septiembre de 2017 y automáticamente habría sido reenviado a sus directivos para que tuvieran en cuenta las recomendaciones. Se trataría de uno de los últimos trabajos realizados por el comisario para el banco. Asuntos Internos lo detuvo el 1 de noviembre de ese mismo año.

Antes de encargarle el 'Manual de Autoprotección' para sus altos cargos, la entidad ya había recurrido a él en 2004 para tratar de desactivar el asalto de Sacyr y el Gobierno de Zapatero a su consejo de administración y, nuevamente en 2009, para que investigara el supuesto patrimonio oculto del constructor y máximo accionista de Martinsa Fadesa, Fernando Martín, que mantenía una deuda con el banco. Finalmente, en 2014, Villarejo habría redactado a petición de BBVA la denuncia anónima que terminó desencadenando la operación Nelson de la Policía Nacional contra la falsa asociación de usuarios de banca Ausbanc y el sindicato de funcionarios Manos Limpias.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios