"RESPETO A LOS PROCEDIMIENTOS JUDICIALES"

El capo de Operación Chamartín salva el primer asalto del caso Villarejo

BBVA ha decidido cerrar filas en torno al presidente de DCN, Antonio Béjar, que ha sido imputado junto a otros siete directivos de la entidad por el caso Villarejo

Foto: Antonio Béjar. (EFE)
Antonio Béjar. (EFE)

Nuevo bofetón a Operación Chamartín. El desarrollo urbanístico más polémico de las últimas décadas se ha visto salpicado por el caso Villarejo, después de que ayer la Audiencia Nacional decidiera ampliar la investigación a otros ocho directivos y exdirectivos de BBVA, entre los que figura Antonio Béjar, antiguo responsable de Riesgos de la entidad y actual presidente de Distrito Castellana Norte (DCN), la promotora del proyecto.

La noticia cayó como un auténtico jarro de agua fría en los despachos de todas las partes implicadas en este ambicioso desarrollo, un amplio abanico que abarca desde el Ministerio de Fomento y el gestor ferroviario Adif, hasta el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Sin embargo, al menos por el momento, se ha decidido cerrar filas y defender la presunción de inocencia del directivo.

Desde BBVA, accionista mayoritario de DCN, se ha optado por "no prejuzgar y actuar, en su caso, siempre con base en hechos contrastados y con la información suficiente", según han señalado desde la entidad. Una postura en línea con la mantenida por Fomento, que se ha limitado a señalar su "respeto a los procedimientos judiciales".

Esta no es la primera vez que un primer espada de Operación Chamartín es imputado en una gran investigación. El que fuera presidente de Adif hasta hace un año, Juan Bravo, vio cómo en las navidades de 2017 el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón le imputaba por el caso Lezo, investigación que ha derivado en la petición de siete años de cárcel por parte de la Fiscalía.

Entonces, como ahora con Béjar, se decidió cerrar filas en torno a la presunción de inocencia del directivo. Una postura que se ha adoptado en un momento crítico para este proyecto, que tras volver a quedarse al borde de su aprobación justo antes de las elecciones autonómicas y municipales, confiaba en el pacto de gobierno sellado entre PP y Ciudadanos, que incluye dar luz verde a este desarrollo de manera inmediata.

No obstante, todas las partes son también conscientes del varapalo que supone la imputación de Béjar, y no solo porque pone en duda el papel jugado por el directivo en el caso de espionaje más escandaloso de España, sino porque da alas a los críticos de este proyecto, con Podemos a la cabeza, que ha hecho de las grabaciones de Villarejo una de sus banderas en la pasada campaña.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios