ENTREVISTA EN TELEVISIÓN ESPAÑOLA

Sánchez no veta a nadie tras el 28-A: ni independentistas, ni Podemos, ni Cs, ni PP

El presidente protesta contra la "exclusión" de Ciudadanos al darle portazo a un futuro pacto con el PSOE. Sostiene que lo que necesita el país es "unirse en torno a los grandes proyectos"

Foto: Pedro Sánchez, durante la entrevista con el periodista Carlos Franganillo en TVE, este 18 de febrero. (Borja Puig de la Bellacasa | Moncloa)
Pedro Sánchez, durante la entrevista con el periodista Carlos Franganillo en TVE, este 18 de febrero. (Borja Puig de la Bellacasa | Moncloa)

Todas las cartas de los pactos están sobre la mesa para Pedro Sánchez. No se "cierra" a entenderse con los independentistas, como tampoco renuncia a eventuales alianzas con Ciudadanos, con Podemos o con el PP. Es decir, que el presidente del Gobierno está dispuesto a hablar con todas las formaciones porque lo que necesita el país es "unirse en torno a los grandes proyectos" y no construir trincheras. Él desea situarse en la centralidad, entre los que utilizan el "agravio territorial" para sacar tajada electoral y el soberanismo que siente auténtico "pavor a dialogar".

Ese fue uno de los mensajes del presidente del Gobierno en la primera entrevista que concede tras la convocatoria de elecciones generales para el 28 de abril. La cita en La 1 de Televisión Española, pilotada por el periodista Carlos Franganillo, llegaba horas después, además, de la reunión de la ejecutiva federal de su partido de este lunes, la que lanzó el rápido proceso de confección de las candidaturas, que tendrán que ser ratificadas en su totalidad el próximo 17 de marzo.

Sánchez quiere cimentar su imagen presidencial y, frente a los "cordones sanitarios" que impone Ciudadanos, que este lunes se conjuró para no pactar ni con él ni con el PSOE, se quiere mostrar como el líder lejano a la crispación y que tiende la mano a todos. Propone hacer "pedagogía" a los ciudadanos, porque los demócratas han de "respetarse y reconocerse" entre sí. "Cuando un partido le dice a otro, en este caso al PSOE, que no va a pactar con él, lo que hace es excluir y tener una visión absolutamente excluyente de nuestro sistema democrático, porque yo estoy representando a millones de ciudadanos que pueden votar al PSOE. ¿Qué se dice con ese mensaje? ¿Que se excluye a los millones de españoles que votan al PSOE? Yo creo que el 28 de abril debe servir precisamente para unir a los españoles, y lo importante en esta campaña no es que digamos con quién vas a pactar o con quién no. Lo importante es primero demostrar qué proyecto de país queremos".

Entonces, ¿no "cierra" la puerta a esa posible alianza con los separatistas o contar con sus apoyos, como ocurrió en la moción de censura que le llevó al poder?, le preguntó Franganillo. "Pero como tampoco me cierro a entenderme con Ciudadanos, con Podemos o con el PP en múltiples cuestiones como hemos hecho en estos ocho meses. Si es que lo que necesita el país es unirse en torno a los grandes proyectos que tenemos por delante", como la educación, la sostenibilidad de las pensiones y del Estado del bienestar, el empleo, el tejido empresarial, la lucha contra el cambio climático o el combate por la igualdad entre hombres y mujeres. "Y para eso necesitamos reforzar todos nuestros lazos colectivos. Yo defiendo la unidad de España —reivindicó—, pero defender la unidad de España es unir a los españoles, no enfrentar a territorios ni a españoles. Y es lo que estamos viendo en los partidos de la derecha".

Defiende que "nunca ha habido un acuerdo con los independentistas", porque tras la moción ha tejido acuerdos con todos los grupos para sus iniciativas


Por sus palabras se deducía por dónde caminará la campaña socialista. Reivindicará el valor de su proyecto como pegamento de la sociedad y de los territorios, como el que busca la convivencia y no la "crispación" que, a su juicio, alimentan las derechas. Esa idea de la "unidad" que representa el PSOE es recurrente a lo largo de su trayectoria política. Ya en 2015 utilizó como lema de precampaña 'El cambio que une'.

Pero también Sánchez quiere escapar de la "cantinela patética", que decía este lunes su ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de que está abrazado al separatismo. El presidente "impugna" esa imagen. Rebatió incluso la expresión "bloque de la moción de censura" (Unidos Podemos, nacionalistas e indendentistas), porque si esta no hubiera prosperado porque ERC y PDeCAT hubieran sostenido a Mariano Rajoy no habría podido afirmarse que el entonces líder del PP hubiera tejido acuerdos con ambos partidos. Republicanos y convergentes hicieron prosperar la moción "sin condiciones", y desde aquel momento el Gobierno se aprestó a pactar "con todos y cada uno de los grupos, a izquierda y derecha y con las fuerzas independentistas" para sacar sus iniciativas adelante. "Nunca ha habido un acuerdo" con los soberanistas, proclamó, solo un ejercicio de responsabilidad de una "mayoría parlamentaria" que actuó al no dimitir Rajoy tras la sentencia de la Gürtel.

Diálogo dentro de la Constitución

Metidos ya en Cataluña, el presentador del 'Telediario 2' de TVE inquirió a Sánchez si se arrepiente de ciertos pasos dados en ese diálogo con el Govern, como el haber aceptado la figura del relator para la mesa de partidos, que tantas tiranteces internas provocó en el PSOE. Como la de Felipe González o el presidente manchego, Emiliano García-Page, cuyas declaraciones refrescó durante la entrevista, en directo. El presidente respondió que escucha todas las opiniones "con atención", pero que nunca se salió de los márgenes que se había impuesto: diálogo sí, pero dentro de la Constitución y la legalidad.

Hay partidos que viven del agravio territorial, que quieren solo un artículo 155 permanente para enquistar el problema

Los socialistas se encontraron, esgrimió, con que la comisión territorial del Congreso estaba varada porque no participaban de ella ni los nacionalistas, ni Ciudadanos. La mesa abierta en el Parlament tampoco contaba con populares, naranjas, ni la CUP. Porque "hay partidos que viven del agravio territorial, que quieren solo un artículo 155 permanente para enquistar el problema". Incidió en que el Gobierno ha estado, en cambio, reactivando los foros de diálogo, pero sin saltarse la ley. No quiso hablar por eso de los 21 puntos que le presentó Quim Torra, "un documento inasumible e inaceptable". Después de estos meses, está convencido de que "el independentismo tiene pavor a sentarse a dialogar" por miedo a que se le tache de traidor, como le sucedió. Aquel tuit de las 155 monedas de plata que lanzó el diputado Gabriel Rufián contra Carles Puigdemont y que le empujó a dar marcha atrás en su idea de convocar autonómicas, recordó, demuestra que los separatistas estan "bloqueados". "Ellos tienen pavor a sentarse a una mesa y dialogar, a ser conscientes de que la independencia no es posible en Cataluña y a decir a los elementos más radicales que les apoyan que les han mentido y que tienen que volver a la senda constitucional".

De nuevo, Sánchez se quejó de la falta de respaldo de PP y Cs, al contrario del comportamiento que tuvo el PSOE cuando era Rajoy quien lideraba el Ejecutivo. Populares y naranjas comparten una "visión más estrecha" de la Constitución, como se vio, adujo, en la concentración de la plaza de Colón de Madrid, en la que se manifestaron no "en contra de Torra" sino para "echarle".

Sánchez carga contra los separatistas: tienen "pavor a sentarse a una mesa y dialogar, a ser conscientes de que la independencia no es posible"

Y es que el "problema de la derecha, en su opinión, es que no quiere que gobierne el PSOE, y por eso le llama presidente "ilegítimo" o incluso "okupa", calificativos que encuentra "peligrosos" porque "empobrecen" la democracia. El mandatario socialista defendió que el 28-A también va de eso, de "sacar a la política de la crispación, del insulto".

Hablar de indultos, cuando toque

Para terminar con el bloque catalán, Sánchez insistió en que no cabe una aplicación "perpetua" del artículo 155, como quieren PP y Ciudadanos, porque la Generalitat, con Torra, no ha cometido aún ninguna "ilegalidad" todavía. Toda respuesta del Ejecutivo ha de ser "proporcional" al desafío, y se debe desplegar "juntos", entre Gobierno y oposición, como hizo Rajoy en 2017, sostuvo. El 155 no está, pues, para ser "utilizado como un arma electoral, de manera irresponsable por la oposición", porque eso solo contribuye a echar "más gasolina" al fuego. "Lo que plantean es un 155 a nivel nacional, una recentralización del Estado autonómico", concluyó.

Si es reelegido, hará unos PGE "sociales" y su Consejo de Ministros será "aún más abierto y con aportación de la sociedad civil y de referentes"

Por último, Franganillo le preguntó por los posibles indultos a los dirigentes del 'procés' que ahora están siendo enjuiciados por el Supremo y que responsables socialistas, como la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, ha defendido. El jefe del Ejecutivo mantuvo que hay debates que deben "sustanciarse" cuando corresponda, y todavía no ha habido ni condenas. "No quiere decir que los vaya a haber [los indultos]": que él quebrase ese "respeto" a jueces y fiscales podría "violentar" la presunción de inocencia.

Sánchez volvió a explicar por qué adelantó las generales al 28 de abril. "Al final, los Presupuestos lo son todo para un Gobierno", razonó. Cuando llegó al poder, las cuentas de Rajoy habían pasado el filtro del Congreso y decidió seguir con ellas hasta la elaboración de unas propias que cerraran la "brecha" social después de siete años de recortes. Pero no fue posible, recordó, por el voto de PP y Cs y los independentistas.

"Hemos llegado hasta aquí", y lo "más sensato" y "leal" es darle la voz a los españoles, ilustró. El presidente cree que el PSOE será primera fuerza, pero para llevar a cabo su proyecto, sin el "obstruccionismo" que los populares y los naranjas han ejercido en estos meses a través de la Mesa del Congreso, necesita "muchos más" escaños que los 84 que ahora tiene. De ahí que considere que, aparte de contar lo conseguido en este tiempo de gestión, haya que desgranar lo que ha quedado bloqueado por el "filibusterismo" de PP y Cs. Y, como hiciera el domingo, lanzó la alerta: "El 28-A votar va a significar progresar, y abstenerse, que España retroceda 40 años".

El uso del Falcon

Su primera medida, si es reelegido jefe del Ejecutivo, será dar vida a unos Presupuestos sociales. Y su Consejo de Ministros será "aún más abierto y con aportación de la sociedad civil y de referentes". Es decir, que incorporará a más independientes. Del nuevo grupo parlamentario, que será profundamente renovado, solo dijo que ha de representar la "pluralidad" del partido pero también estar "alineado" con su proyecto y la tarea que desempeña el Ejecutivo.

Dice de Borrell que es el "candidato natural" a las europeas por su condición de titular de Exteriores, pero no desvela si él encabezará la lista

¿Qué pasará con Josep Borrell? ¿Será candidato a las europeas? De nuevo, subrayó que es un "extraordinario ministro" de Asuntos Exteriores y que sería un "extraordinario candidato". "Es una de las personas que lógicamente tiene, como candidato natural, esa condición". Pero nada más. No dio pistas de si finalmente será él o no. Ahí aprovechó para reivindicar su agenda exterior, pese a las críticas, porque entiende que una de sus principales tareas como gobernante es recuperar el "prestigio" de España fuera de nuestras fronteras, su "capacidad de influencia" en España y en Iberoamérica. Lo decía por las invectivas que le ha dirigido la oposición por el uso del Falcon, imágenes que TVE aprovechó para recordar.

Sánchez reconoció que las dimisiones de dos de sus ministros, Màxim Huerta y Carmen Montón, le afectaron "en lo personal". "Apuestas por una serie de personas y, desgraciadamente, luego no cuaja esa apuesta", asumió. Pero a renglón seguido presumió de su Gobierno, porque ha demostrado "una ejemplaridad y una exigencia en el cumplimiento de la tarea pública sin parangón". "No digo que hayamos sido los mejores, pero lo hemos aplicado en primera persona", señaló.

Respecto a Francisco Franco, Sánchez apuntó que el Ejecutivo ha "cumplido con la ley", con el mandato del Congreso, y ahora espera que "más pronto que tarde" se pueda "materializar" la exhumación y enterramiento del dictador.

Sánchez pide una "reflexión" sobre el concurso público de RTVE

RTVE está dirigida desde el pasado verano por una administradora única, Rosa María Mateo. El concurso pactado por todos los grupos para garantizar un consejo de administración profesional y plural está empantanado por su deficiente diseño. 

Pedro Sánchez reconoció que hay que hacer una "reflexión sobre los concursos públicos", una fórmula de elección en la que más hicieron hincapié las formaciones emergentes, Podemos y Ciudadanos, pero que aceptó el PSOE.

 

"Ahora tenemos que hacer una reflexión a los grupos parlamentarios, que no han hecho su tarea durante estos meses. Y el Gobierno de España, si va a hacer algo, es garantizar la autonomía de un ente público para que se provea una información plural, diversa, objetiva, como la que ustedes están haciendo", indicó el presidente del Gobierno, dirigiéndose al presentador Carlos Franganillo, periodista de la casa y anterior corresponsal de Televisión Española en Washington (2014-2018) y Moscú (2011-2014).

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios